Guía Repsol

MAPAS
TURISMO
GASTRONOMÍA
ALOJAMIENTOS
Maleta

¿Vas a hacer un viaje?

Organiza los detalles con nuestro planificador y no te pierdas nada.

Empezar

Todos los destinos temáticos

Mostrando 12 de 51 resultados

Cargando

Cargando resultados

Foto de A la caza y captura de la seta

EDITORIAL

A la caza y captura de la seta

Top 5 A la caza y captura de la seta Si de algo podemos presumir en España, es de tener una gran despensa micológica, con mucha variedad y cantidad de setas a lo largo y ancho de nuestros bosques. Con la llegada del otoño y las primeras lluvias, se abre la veda para cazadores de hongos, un colectivo que ha crecido mucho en los últimos años, lo que hace cada vez más difícil la búsqueda. Por ello, ahora es más importante que nunca cumplir con las reglas básicas de todo buen recolector: utilizar una navaja para no arrancar la raíz y usar un cesto de mimbre -y no una bolsa de plástico- para que las esporas puedan caer al bosque y se garantice la reproducción. De entre los muchos destinos de España donde podemos encontrar este manjar tan preciado, hemos elegido cinco enclaves donde tenemos garantizado volver con la cesta llena. Navaleno, SoriaLa gran masa forestal que existe en la región, compuesta en gran parte de pinares, hace de Soria una de las mayores reservas micológicas de toda la península. Uno de los paraísos sorianos por excelencia es la comarca de Pinares (que linda con Burgos), donde podemos tomar como referencia y punto de partida el municipio de Navaleno. En sus alrededores encontramos un gran número de especies diferentes, de hecho, durante las jornadas Tiempo de Setas de 2013, se llegaron a contabilizar más de 150 distintas, como boletus, níscalos, seta de cardo o incluso seta de pie azul. Además de aventurarnos por libre en los bosques del entorno o incluso el cañón del río Lobos, podemos optar por una de las visitas guiadas que organiza el Centro Micológico de Navaleno. Tanto para estas excursiones como para las que hagamos por libre, es necesario adquirir un permiso de turista que tiene un precio de 5€ por persona para dos días. Podemos conseguirlo en la página web  de la comunidad de Castilla y León, en el ayuntamiento los días de diario o en el propio Centro Micológico los fines de semana. Valle de Ultzama, NavarraA escasos 25 kilómetros de Pamplona encontramos un oasis de naturaleza en estado puro, el valle de Ultzama. Más del 60% de este entorno natural está cubierto de hayedos y robledales y a su sombra nace una de las mayores concentraciones de setas de toda la comunidad, con especies como la Trompeta de los muertos, la Gamuza o la Palometa. Para protegerlas, se ha delimitado un Parque Micológico que ocupa casi 6.000 hectáreas. La creación de este parque no solo supone la garantía del equilibrio entre la producción y recolección de hongos sino también muchas facilidades y servicios para los recolectores. Desde el punto de información del parque, en el municipio de Alkotz, no sólo nos indican de las rutas donde encontrar setas sino que nos informan de las especies que podemos encontrar y nos ayudan a identificar aquellas que hayamos recolectado a lo largo del día. Para recoger en esta zona es necesario adquirir un permiso de recolector que tiene un precio de 5€ diarios y se puede adquirir en la oficina de información o en su página web. Parque Natural de Gorbeia, País VascoLos mejores lugares para encontrar hongos comestibles en el País Vasco son un pequeño gran secreto entre los aficionados a la micología, por lo que lo más aconsejable aquí es buscarse un buen aliado vasco con el que salir a cazar setas. Un buen lugar para iniciar nuestra incursión si vamos en solitario es acercarnos hasta el Parque Natural de Gorbeia, una impresionante área montañosa entre Araba y Bizkaia. Dentro del parque encontramos varias zonas de robredal y pineda donde encontrar buenos ejemplares de setas aunque, el auténtico paraíso lo encontramos en el hayedo de Altube, donde prolifera la especie más buscada en la zona, el boletus edulis. A diferencia de otras comunidades, en el País Vasco no hay que pagar una tasa para la recogida de setas pero sí existen unas normas cuyo incumplimiento está sancionado con multas de entre 30 y 250 euros. La normativa marca un límite de recogida de dos kilos por persona y día y la obligación de recolectar usando navaja y cesta de mimbre. Parque natural del Montseny, BarcelonaRovellón, níscalo, negrilla y trompeta de los muertos son las principales especies que podemos encontrar en Catalunya, una de las regiones con mayor tradición en la recolección de setas. Aunque la zona del Pirineo es la más rica en hongos, encontramos un pequeño paraíso micológico cerca de Barcelona, en el Parque Natural del Montseny. Los hayedos de este paraje son un buen lugar para empezar a buscar, así como el entorno del municipio de Viladrau, aunque es importante ser madrugadores ya que se trata de una zona muy codiciada por los cazadores de bolets, como se llaman aquí a las setas. Aunque no es obligatorio, la Generalitat aconseja a los recolectores sacarse la licencia pública, que es gratuita y se obtiene por internet. Por ahora, el único bosque del territorio catalán donde hay que pagar, 10€ por temporada, es el de Poblet, en Tarragona. Sierra norte de MadridLa Sierra de Madrid es la gran despensa micológica de la capital y desde muchos de sus pueblos podemos hacer excursiones cortas en las que volver con setas suficientes para darnos un buen festín. Uno de los mejores lugares es el valle de Lozoya, donde podemos recoger boletus, níscalos o setas de cardo, entre otros. Para encontrarlos, tenemos que prestar especial atención en las zonas de pinares y robledales, ya que las setas proliferan precisamente gracias a la presencia de estos árboles y la elevada humedad. También conseguiremos buenas capturas si visitamos el entorno de Rascafría, donde podemos aprovechar para conocer el monasterio de El Paular. 

Foto de Parques urbanos para correr

EDITORIAL

Parques urbanos para correr

Parques urbanos para correr Turismo en zapatillas Footing, running o correr. Solos, con amigos o en pareja. No importa ni cómo lo llamemos ni con quién lo practiquemos. Lo fundamental es que vivir en una gran ciudad ya no es excusa para no hacer deporte al aire libre. Cada vez es más fácil encontrar parques que son un ir y venir de corredores entrenando a cualquier hora del día. Una forma diferente de hacer turismo. Incluso hay empresas que guían a pequeños grupos por la ciudad practicando deporte y visitando los puntos más emblemáticos. Pero esta vez, nos entrenaremos en los parques urbanos elegidos por los habitantes de cada una de estas capitales. Nos ponemos las zapatillas pero antes… ¡No olvides hacer unos estiramientos! Madrid: Parque del Buen RetiroA su perfecta ubicación en el centro de la ciudad y buena comunicación con transporte público se le añade el hecho de que podemos hacer diversos recorridos, bien por caminos de tierra o asfalto y eligiendo la distancia que queremos recorrer. En días de calor además podemos seguir disfrutando, ya que cuenta con muchas zonas de sombra. Y es un buen lugar para conocer algunas curiosidades, como el monumento del Ángel Caído, uno de los tres de este tipo que existen en el mundo.  En el Parque del Buen Retiro se celebran algunas de las carreras más importantes del calendario nacional, como la Media Maratón Villa de Madrid o la Rock and Roll Maratón.  Barcelona: Carretera de les AigüesPese a no encontrarse en medio de Barcelona, es el preferido por los runners de la Ciudad Condal. Y no es para menos, ya que las vistas que se obtienen desde el recorrido de Barcelona nos acompañan durante los 9 kilómetros de recorrido. Para llegar hasta allí, podemos ir tanto en transporte público como en coche. O caminando para ir calentando. Así nos lo recomiendan además desde 360runningbarcelona, que realizan rutas guiadas por esa misma zona.  Valencia: Parque de CabeceraMuchos corredores valencianos y visitantes eligen este enorme parque como complemento al Parque Natural del Turia, que transcurre en paralelo al cauce del río y que permite obtener un recorrido de entre dos y 30 kilómetros si se combinan ambos. Hay pendientes pronunciadas, por lo que resulta perfecto para entrenar alternando diferentes ritmos. El agua juega un papel importante (y refrescante) en este parque, ya que tiene  también un gran lago en el que podemos alquilar un patín con forma de pato. Toda la información del parque aquí. Bilbao: Parque EuropaNo es ni el más céntrico ni el más espectacular de la capital vizcaína pero es el elegido por los bilbaínos para entrenar. Tiene dos recorridos a elegir, de asfalto o de hierba, ambos de un kilómetro.  Y para que el ejercicio sea completo y no olvidarnos que estamos en el País Vasco, encontramos un frontón, mesas de ping-pong y una zona para patinar o practicar skate. Ha servido además como escenario de conciertos e incluso una carrera popular organizada por la asociación de comerciantes de Txurdinaga, barrio en el que se encuentra. Sevilla: Parque de Maria Luisa                                        Decir que Sevilla tiene duende es decir poco. Y en el Parque de María Luisa queda más que demostrado que así es. Inaugurado en 1914, es de estilo romántico y se convierte cada día en uno de los más concurridos y es que tiene muchas zonas de sombra, algo fundamental para una ciudad tan calurosa. Es otro de los elegidos para disputar carreras populares y siempre cuenta con gran participación.  Santander: Parque de la MagdalenaSentiremos la brisa marina a cada zancada, ya que el recorrido discurre paralelo al mar, bordeando la península de la Magdalena y su palacio homónimo. Se puede combinar con diferentes rutas para hacerlo más largo, como por ejemplo yendo hasta el faro Cabo Mayor, con lo que se obtiene una ruta de más de 7 km. Y, si la cercanía al mar nos resulta insuficiente, nada como darnos un refrescante baño en su pequeña playa de arena dorada. Todo un lujo para recompensar el esfuerzo y relajar los músculos.  Zaragoza: Parque del Agua. Parque del Agua “Luis Buñuel” de ZaragozaMás que un parque es todo un universo para el deporte y el ocio. Para practicar running hay dos recorridos, de cinco y de 10 kilómetros. Este último además, se adentra en la zona donde se celebró la Expo en 2008 y en la que, al igual que en el parque, el agua tuvo un protagonismo especial. De hecho, el Parque del Agua Luis Buñuel está proyectado a orillas del Ebro y encontramos mucha vegetación gracias a su caudal. Nos sorprenderá la cantidad de actividades que podemos realizar gracias a sus instalaciones: campo de golf, zona multiaventura ¡e incluso rafting!  Pamplona: Vuelta al castilloPara poder correr en los sanfermines, primero conviene entrenar. Una de las rutas preferidas por los pamplonicas es la que discurre bordea la Ciudadela y que nos da la oportunidad de descubrir rincones de gran atractivo patrimonial. Además, al ser un terreno totalmente llano, es cómodo para cualquier tipo de corredores.  La vuelta al castillo es de aproximadamente dos kilómetros y puede realizarse por pavimento o los caminos de tierra y encontramos diversas fuentes donde poder saciar nuestra sed. Toledo: Senda ecológica del río TajoSiete kilómetros a orillas del río Tajo y bordeando Toledo. Todo un lujo para los corredores más exigentes. Además de entrenar, tenemos ocasión de ver la monumental ciudad desde diferentes ángulos. El recorrido completo comienza desde el puente romano de Alcántara y nos lleva hasta las afueras de la ciudad. Para quienes necesiten más recorrido, que sepan que está planteado ampliar esta senda con siete kilómetros más. Más información aquí

Foto de Destinos de pelicula

EDITORIAL

Destinos de pelicula

Top 10 localizaciones de cine en España Destinos de película Star Wars II, Sevilla Solo dos de los 132 minutos de Star Wars II: El ataque de los clones están rodados en la plaza de España de Sevilla, pero ha sido suficiente para que los fans de la saga la hayan convertido en lugar de culto. ¿Cómo resistirnos a dar un paseo emulando al gran Anakin Skywalker? La plaza, además, tiene historia propia ya que se construyó con motivo de la EXPO de 1929 y en sus bancos están representadas todas las provincias de España.  8 apellidos vascos, País Vasco Además de hacernos reír a carcajadas, también nos provocó unas ganas irremediables de viajar al País Vasco, donde están la mayor parte de las localizaciones del rodaje. Aorgoitia es el pueblo de la protagonista, Amaia, y aunque en realidad no existe, sí podemos reconocerlo en muchos lugares. Su puerto es el de Getaria y las calles, la plaza y hasta la casa de Amaia, están en Leitza. La iglesia donde se celebra la boda está en el impresionante acantilado de Zumaia. Los Otros, Cantabria ¿Quién no siente un escalofrío al recordar las sombras y sonidos extraños que recorrían la mansión en la que Grace (Nicole Kidman) vivía con sus dos hijos fotosensibles? Podemos revivir parte de esa emoción si nos acercamos hasta el valle de Iguña, en Cantabria, donde se encuentra el Palacio de los Hornillos, en el que se rodó la película. Aunque es privado, podemos contemplarlo desde el exterior de la finca y disfrutar del espectacular paisaje de la zona.  Lucía y el sexo, Formentera Es probable que si nos acercamos hasta el cabo Barbaria, en Formentera, veamos en mitad de la carretera a turistas posando sobre una moto, dando la espalda al precioso faro que corona el cabo. Están emulando a una de las escenas más famosas de Lucía y el sexo, de Julio Medem. Es solo una de las muchas localizaciones que se escogieron en esta espectacular isla.  Noche y Día, Cádiz Aunque la escena emulaba un encierro de Sanfermín, lo cierto es que se rodó en las calles de Cádiz, donde los toros dieron algún que otro susto, incluyendo una escapada que acabó en la playa. Tom Cruise y Cameron Díaz, protagonistas del la película, se pasearon por la capital gaditana, así como por Sevilla, para rodar trepidantes escenas de acción repletas de tiros y persecuciones.  Abre los ojos, Madrid Podemos reconocer las calles o locales de la capital en infinidad de películas pero solo en Abre los ojos nos enseñan Madrid de una forma que jamás podremos ver en persona: completamente vacía. La escena mítica por excelencia es aquella en la que el protagonista, Eduardo Noriega, corre por una Gran Vía totalmente desierta, algo inimaginable ya que esta es la zona de la capital que nunca duerme.  Vicky, Cristina, Barcelona Dicen las malas lenguas que la palabra Barcelona aparece en el título de la película como imposición para recibir la subvención administrativa. Sea verdad o no, lo cierto es que el reflejo de la ciudad que hace la película, bien merece que su nombre aparezca junto al de las protagonistas. Al verla, es imposible no sentir ganas de pasear por La Rambla, el mercado de la Boquería, el Tibidabo o La Pedrera. Varias escenas de la película se rodaron también en Gijón.  Volver, La Mancha Para el rodaje de Volver, Pedro Almodóvar decidió regresar a sus orígenes y reflejar en la película no solo los escenarios sino también las costumbres de la tierra que le vio nacer. Así se muestra en la primera escena del filme, en el cementerio de Granátula de Calatrava, donde vemos a todas las mujeres del pueblo limpiando las tumbas de sus familiares. Almagro y Calzada de Calatrava son otros de los lugares que podemos ver en Volver.  Las brujas de Zugarramurdi, Navarra Álex de la Iglesia lo tuvo fácil para ambientar el akelarre de su película, porque la cueva de Zugarramurdi, en Navarra, es tan impresionante que no necesita atrezo alguno. Para compensar, De la Iglesia se propuso un difícil reto, rodar una persecución en la siempre abarrotada Puerta del Sol de Madrid. Con ella abre una de sus películas más exitosas. El bueno, el feo y el malo, Almería Sería imperdonable hablar de localizaciones de cine en España y no nombrar a ninguno de los grandes clásicos que se han rodado aquí. El desierto de Tabernas en Almería, por ejemplo, ha servido de escenario para infinidad de westerns, entre ellos el famoso El bueno, el feo y el malo. No muy lejos de allí se rodó también la mítica Lawrence de Arabia.  El séptimo arte nos transmite en infinidad de ocasiones ganas de viajar, de conocer esos lugares que vemos a través de la gran pantalla. Pues bien, no hace falta ir muy lejos para poder pasear por alguno de esos escenarios de película ya que España ha sido elegida en innumerables ocasiones como plató de rodaje, tanto para producciones nacionales como internacionales. De entre todas las cintas que se han rodado en nuestro territorio, hemos elegido diez que han destacado por su espectacularidad, éxito en la taquilla o singularidad del escenario elegido. Silencio, cámaras... ¡acción!

Foto de A la caza de las perseidas

EDITORIAL

A la caza de las perseidas

Los mejores lugares para ver la lluvia de estrellas A la caza de las perseidas Aunque podemos ver una estrella fugaz cualquier noche del año, el momento ideal para hacerlo es a mediados del mes de agosto, cuando la Tierra cruza la órbita del cometa Swift-Tuttle. Esta órbita está llena de pequeñas partículas que se han desprendido de la cola del cometa y al chocar con la atmósfera de la tierra, se queman y dan lugar a las estrellas fugaces. La mayor actividad de perseidas, también conocidas como Lágrimas de San Lorenzo, se prevé para la noche del 12 al 13 de agosto. Desafortunadamente, la luna estará a punto de ser llena, por lo que su brillo iluminará el cielo nocturno haciendo algo más difícil ver las estrellas fugaces. Aún así, dado que pasarán entre 60 y 100 perseidas a la hora, si nos situamos en los lugares adecuados, seguro que conseguimos ver alguna y pedir nuestro correspondiente deseo. Parque Astronómico del Montsec, Lleida Este enclave está considerado uno de los mejores lugares de Catalunya para la observación del universo, por ello se instaló aquí el Parque Astronómico. Está situado en plena sierra del Montsec, al este del pico de la Corona, a unos 1.570 metros sobre el nivel del mar. Estar rodeados de naturaleza nos garantiza un lugar ideal para la disfrutar de la lluvia de estrellas. Conoce más sobre la zona.  Parque Nacional de Monfragüe, Cáceres Aunque en este parque las vistas son espectaculares miremos a donde miremos, nada mejor que levantar la cabeza hacia el cielo y disfrutar de un increíble manto de estrellas. El espectáculo está garantizado ya que Monfragüe ha sido declarado Reserva Starlight, que certifica la calidad de la zona para contemplar los astros. Conoce más sobre la zona.  La Pedriza, Madrid A causa de su densidad poblacional, Madrid es uno de los lugares con más contaminación lumínica. Por eso una opción muy recomendable es ir a La Pedriza, a unos 50 km del centro de la ciudad. Si nos gusta la aventura, lo mejor que podemos hacer es acercarnos hasta este enclave natural, subir a alguno de sus montículos y hacer vivac, es decir, dormir bajo la luna. Conoce más sobre la zona.  Beneixama, Alacant A poco más de una hora de dos grandes ciudades como Alacant y Murcia, encontramos este pequeño pueblo que ha sido elegido en varias ocasiones por la Asociación para el Estudio y Divulgación de la Astronomía de Alacant, como punto de encuentro para divisar la lluvia de perseidas. Conoce más sobre la zona.  Roque de Los Muchachos, La Palma La isla de La Palma es un lugar ideal para contemplar las estrellas, por eso su observatorio, instalado en el Roque de los Muchachos, está considerado uno de los mejores del mundo. Desplazarnos hasta aquí es una opción inmejorable para ver esta lluvia de meteoros, gracias a su altitud y la ausencia de contaminación lumínica. Conoce más sobre la zona.  RecomendacionesPuesto que la luna estará casi llena, lo más recomendable es que miremos a la zona más oscura del cielo, siempre alejados de la ciudad o cualquier otro campo lumínico. Lo más recomendable es que nos orientemos al norte o el oeste y no utilizar ningún tipo de prismático o telescopio porque nos limitan el campo de visión.

Foto de La Paloma, la verbena más castiza

EDITORIAL

La Paloma, la verbena más castiza

¿Dónde vas con mantón de manila? ¿Dónde vas con vestido chiné? A lucirme y a ver la verbena, y a meterme en la cama después… Así empieza uno de los chotis más famosos de Madrid y es imposible no canturrearlo mientras paseamos por las calles del barrio de La Latina durante la celebración de la verbena de La Paloma, la fiesta más castiza de la capital. Cada 15 de agosto, chulapos y chulapas salen a pasear su arte por la que es, sin duda, una de las fiestas populares con más tradición de España. La celebración, además, se suma a las verbenas de San Cayetano y San Lorenzo, por lo que la fiesta se alarga durante casi diez días. Fiestas y tradiciones La Paloma, la verbena más castiza El origen de la fiestaLa historia de esta fiesta se remonta a finales del siglo XVIII cuando unos niños encuentran el lienzo de la virgen de la Soledad en un viejo corralón. Una devota madrileña les compra el cuadro y decide exponerlo en su casa particular, en la calle de La Paloma. Tal es la devoción que el vecindario muestra por el lienzo que la virgen finalmente acaba conociéndose por el nombre de la virgen de La Paloma. La popularidad de la imagen hizo que pronto tuviera que trasladarse a una pequeña ermita y, finalmente, en 1912 se construyera la iglesia de La Paloma, donde se ha mantenido el lienzo hasta nuestros días. Lo que empezó siendo una salve la noche del 14 de agosto y una misa el día 15, se ha convertido con el paso de los años en toda una semana de celebraciones en honor a la virgen y a la tradición castiza de Madrid. La parte más litúrgica de la fiesta se representa actualmente con la procesión de la virgen. El lienzo de la Paloma se coloca en una carroza adornada con claveles de colores y es llevada a hombros por los bomberos de la ciudad. El recorrido es prácticamente igual todos los años, pasando por algunos de los rincones más famosos del barrio de la Latina, como la calle Toledo, la plaza de la Cebada o la Basílica de San Francisco el Grande. La procesión tiene algo distinto al resto de las que se celebran en España, no sólo porque son los bomberos los encargados de descolgar y transportar la imagen sino porque aquí los chulapos madrileños compiten en desparpajo por regalar a la virgen los piropos más originales y divertidos. Una fiesta muy chulaPrecisamente uno de los grandes atractivos de la verbena es ver las calles del centro de Madrid repletas de chulapos y chulapas luciendo con arte sus mejores galas. Para ellos, camisa blanca almidoná, pantalón gris de rallas, chaleco a cuadros, pañuelo blanco al cuello, gorra de medio lado y zapatos negros de charol. Para ellas, vestidos largos ceñidos, pañuelos con clavel en la cabeza y, por supuesto, mantón de Manila. Verles bailando uno de los famosos chotis a ritmo de organillo es sin duda una de las imágenes más castizas que podemos llevarnos de Madrid. Nos resultará casi imposible frenar las ganas de juntar los pies y bailar al ritmo de Pichi, ese chulo que castiga… La modernización de la verbenaEl baile no es la única tradición que conserva la verbena de La Paloma. Todavía hoy en día, los vecinos suelen invitar a limoná, sangría y vermú, para combatir el calor veraniego, mientras en todo el barrio puede degustarse la gastronomía típica de Madrid: gallinejas, callos, bocadillos de calamares y, de postre, barquillos y churros para endulzar. La fiesta, además, se ha ampliado y modernizado en los últimos años con propuestas que se salen de la tradición castiza pero que añaden atractivo a la celebración. Ahora la programación incluye también conciertos con los grupos de moda, charangas, concursos literarios, propuestas teatrales e incluso rutas de tapas.Si visitamos Madrid en agosto, sumergirnos en las fiestas de la Paloma es sin duda la mejor forma de conocer y vivir la cultura y tradición madrileña.

Foto de La Mar de Músicas

EDITORIAL

La Mar de Músicas

La Mar de Músicas Dos décadas de ritmo mestizo Ya son 20 los años que lleva el festival La Mar de Músicas trayendo hasta Cartagena la mejor mezcla de culturas del mundo. Para celebrarlo, la organización ha apostado por una programación especial con dos protagonistas de excepción: artistas que ya pasaron por los escenarios del certamen en sus inicios y Noruega, país invitado de este año. Del 18 al 26 de julio la ciudad entera se volcará en este certamen que ofrecerá 43 conciertos (muchos de ellos gratuitos), 13 producciones audiovisuales, 17 propuestas literarias y 7 exposiciones. Será difícil aburrirse en Cartagena durante esta semana en la que las fronteras se borrarán para dejar paso a la cultura más internacional. Los 3.200 kilómetros que separan Oslo de Cartagena desaparecerán como por arte de magia durante la celebración del festival, ya que la cultura noruega inundará cada rincón de la ciudad en una de las ediciones más especiales este certamen. Entre los artistas nórdicos más destacados se encuentra Bugge Wesseltoft, padre del nu jazz, que presentará su último trabajo OK World Ensemble, donde mezcla la guitarra flamenca con las percusiones indias. Desde la misma Laponia llega Mari Boine, a quien oiremos cantar en sami, su lengua materna. Thomas Dybdahl, uno de los cantautores de más talento en la escena noruega, también subirá al escenario del festival. Lo mismo harán los disc-jockeys Lindstrom y Ost & Kjex , que nos harán bailar como nadie en la noche cartagenera.  20 años de historiaPara conmemorar dos décadas de festival, los organizadores han apostado por recuperar en esta edición algunas de las grandes figuras que han pasado por sus escenarios en años anteriores, como el africano YoussouN’Dour, que rendirá un homenaje al fallecido Nelson Mandela; Arcangel, que actuará junto a un grupo de voces búlgaras; el grupo portorriqueño Calle 13, que presentará su último trabajo Multi_Viral; o la española Russian Red, que presentará su disco Agent Cooper. Otros nombres nacionales destacados en el cartel de este año son Amaral, Rozalén y Martirio, que actuará junto a Raúl Rodríguez. Con motivo de esta efeméride tan especial, el festival también ha ampliado sus propuestas no musicales. En el programa de La Mar de Arte, nos ofrecen hasta siete exposiciones, entre ellas la de Per Barclay, que presentará una muestra antológica de su obra en el Palacio Consistorial. Las propuestas audiovisuales llegarán de la mano de La Mar de Cine, donde podremos ver algunos de los títulos más destacados de los últimos años en la cartelera noruega, como Olso, 31 Agosto o Headhunters. Los amantes de la literatura encontrarán su espacio en La Mar de Letras, con escritores como Kjartan Flogstad, uno de los autores noruegos más importantes y leídos, y autor de Gran Manila, una de sus novelas más laureadas. Y para las familias, una propuesta muy interesante: La Mar Chica. Esta sección del festival nos trae conciertos infantiles con grupos como Crudo Pimiento, Djlandiang o La Carraca. Además, la Orquesta Sinfónica Región de Murcia se une a El Hechizo Teatro, para ofrecer un concierto teatral basado en una obra del escritor noruego Henrik Ibsen. Escenarios de películaLa ciudad de Cartagena tiene 2.500 años de antigüedad, por lo que no es de extrañar que muchos de sus rincones estén cargados de historia y parezcan salidos del decorado de una película. Es el caso de algunos de los escenarios que se llenarán de cultura durante La Mar de Músicas, como el Castillo Árabe, la Catedral o el auditorio Parque Torres, desde el que tenemos impresionantes vistas de la bahía y el Teatro Romano. Otros escenarios que acogerán eventos del festival son el auditorio Batel o las plazas del Ayuntamiento, el ICUE y San Francisco. En total, siete localizaciones distintas que harán que toda la ciudad se sumerja en la marea del festival. Recorrer cada uno de estos escenarios, respirar la historia de Cartagena y dejarse llevar por el ambiente internacional que emana La Mar de Músicas, es una de las mejores propuestas que nos regala la agenda cultural del mes de julio.   El miércoles 23 será el día grande del certamen ya que, con motivo de su 20 aniversario, todos los conciertos de la jornada serán gratuitos. Otra cita ineludible de este cumpleaños es el homenaje a Omara Portuondo, que recibirá el primer premio La Mar de Músicas por haber sabido transmitir durante 60 años la esencia de la música popular cubana.  También te puede interesar: Especial La Mar de Músicas Durante 9 días la cultura inundará cada rincón de Cartagena. En su vigésimo aniversario el certamen ha organizado una programación especial con más de 70 propuestas que van desde conciertos y exposiciones hasta conferencias y proyecciones audiovisuales.

Foto de El verano es cosa de niños

EDITORIAL

El verano es cosa de niños

Actividades El verano es cosa de niños MadridEntre el 23 de junio y el 1 de agosto, el Jardín Botánico de la capital propone un campamento de verano para niños de entre 5 y 11 años que incluye diferentes talleres para que estén en contacto con el mundo vegetal, como Plantar, disfrutar y recolectar o Del huerto a la mesa. Los niños algo más mayores, de 8 a 16 años, pueden participar en la propuesta que durante el mes de julio organiza el centro cultural Medialab-Prado: Ciudad laboratorio. A través de juegos, investigarán cómo podríamos transformar la ciudad de Madrid en un lugar más cómodo y divertido. Por otro lado, en el Teatro Galileo, ofrecen hasta finales de julio la actividad Face2Face, una propuesta teatral para aprender inglés. Y para los pequeños que ya demuestran inquietudes artísticas, el Museo del Prado también abre sus puertas en temporada estival, lo hace con unos talleres didácticos centrados en la figura de El Greco. BarcelonaEn la Ciudad Condal, el Museo Nacional de Arte de Catalunya organiza hasta el mes de septiembre una propuesta que mezcla arte y lenguaje. Juegos de palabras, rimas y pareados ayudarán a los niños mayores de 8 años a descubrir el mundo de la pintura. Si lo que nos gusta es disfrutar de las actividades con nuestros hijos, podemos participar en una de las tres excursiones al río Besós que nos proponen desde la Fundación Pere Tarrés y que están dirigidas a toda la familia. La misma fundación gestiona también un taller de orientación con GPS para padres e hijos (se harán 3 sesiones durante el mes de agosto). Y para los que no pueden separarse de la pantalla ni siquiera en verano, CaixaForum Barcelona organiza (durante los meses de julio y agosto) un ciclo de cine solidario con historias centradas en la tolerancia y el respeto. BilbaoEl gran emblema de la ciudad de Bilbao, el Museo Guggenheim, se pone al servicio de los más pequeños este verano. Lo hace durante todo el mes de julio, con una serie de talleres matutinos donde los niños conocerán la obra de uno de los artistas más importantes del siglo XX, Georges Braque. Dibujar música o descubrir las posibilidades del cubismo son algunas de las propuestas creativas que les plantearán. Muy cerca del Guggenheim tenemos otro centro cultural bilbaíno, la Alhóndiga, donde podemos acercar la lectura a nuestros hijos en el Txikiland, un espacio pensado especialmente para ellos. Y para los niños con aptitudes científicas, la Universidad de Deusto propone una oferta irresistible de talleres dentro de su programa Camptecnologico. Se dirige a niños de entre 7 y 16 años y incluye cursos tan interesantes como creación de videojuegos, desarrollo de aplicaciones móviles o construcción de robots. ValenciaEn Valencia seis piscinas municipales organizan este verano cursos intensivos de natación para todo tipo de público, desde prescolares hasta jóvenes de 16 años. En la Alquería de Félix, los sábados por la mañana, se realizarán talleres variados para toda la familia en los que aprendemos a reutilizar y reciclar residuos. La actividad incluye también visitas al propio caserón, al Parque de Marxalenes, y a la laguna situada en el Centro de Interpretación Ambiental. En otro parque, el de Benicalap, la Federación de Baloncesto de la Comunitat Valenciana organiza una escuela de verano hasta finales del mes de julio para niños de entre 6 y 15 años. Y para los amantes de los animales, la Asociación de Profesionales de Terapia con Caballos, propone a los jóvenes de entre 8 y 11 años, pasar el verano a caballo, aprendiendo a relacionarse con ellos y cuidarlos. GranadaUna de las propuestas más interesantes en la ciudad de Granada son las actividades para niños que se organizan en la Alhambra. El programa dura hasta finales de septiembre e incluye itinerarios guiados por el monumento así como talleres dedicados, por ejemplo, a la elaboración de perfumes o la creación de alicatados. En la Universidad de Granada, el Centro de Actividades Deportivas organiza un año más un campus deportivo para niños de entre 7 y 17 años. Se realizará durante los meses de julio y septiembre e incluyen la práctica de todo tipo de disciplinas: natación, fútbol o incluso malabares y baile. Del 23 al 27 de Julio, el Cirque du Solei aterriza en la ciudad para ofrecer su espectáculo Dralion que, sin lugar a dudas, hará las delicias de los más pequeños. ¿Quién dijo que el verano solo se disfruta a la orilla del mar? En la ciudad también hay diversión, y mucha. Museos, centros cívicos, parques y asociaciones nos ofrecen un amplio abanico de actividades dirigidas a los niños y jóvenes sin necesidad de salir de la ciudad. Madrid, Barcelona, Valencia, Bilbao y Granada son algunos de los lugares que cuentan con una mayor oferta de ocio para los próximos dos meses. De entre todos sus planes, hemos seleccionado los más interesantes y divertidos, para que tus hijos lo pasen en grande este verano.

Foto de La patum

EDITORIAL

La patum

Fiestas y tradiciones 5 cosas que debes saber antes de ir a La Patum de Berga Es una de las fiestas más famosas de Catalunya y sus cifras impresionan: más de 400 años de historia, 5.000 asistentes y 18.000 petardos tirados cada año. La Patum, hay que vivirla. Se celebra siempre coincidiendo con el Corpus Christi y es probablemente una de las representaciones teatrales más impresionantes que podamos ver en nuestra vida. Durante cinco días, las comparsas, los desfiles y los personajes más variopintos (como demonios, águilas o caballos de cartón) se mezclan con el fuego y los cohetes en un pueblo, Berga, que llega a multiplicar por seis su población. Si nos animamos a vivir en primera persona esta impresionante fiesta, hay cinco cosas imprescindibles que debemos saber. 1. Tiene un lenguaje propioEstos son algunos de los conceptos necesarios para entender la fiesta: El Tabal, pregonero que va siempre acompañado de un tambor de grandes dimensiones; Turcs i Cavallets, personajes que representan a cuatro caballeros cristianos y cuatro turcos que protagonizan una batalla en la que los primeros siempre son vencedores; Les Maces, comparsa que interpreta la lucha entre el Bien y el Mal; Les Guites, unos de los elementos del bestiario popular, que representa a un dragón de cuello de jirafa que lanza fuego por la boca; L'Àliga, figura que representa a un águila y cuyo particular baile es uno de los momentos más esperados de la semana; els Plens, es el espectáculo más grande de La Patum, las luces se apagan en la plaza del pueblo y cientos de cohetes se encienden a la vez convirtiéndolo en una auténtica bola de fuego. 2. El uniforme es imprescindibleEl fuego y los petardos son los grandes protagonistas de esta fiesta, por eso es importante que cumplamos a rajatabla las recomendaciones de indumentaria para evitar accidentes, especialmente si asistimos a els Plens. El uniforme se compone de: calzado resistente (preferiblemente, botas de montaña), camiseta de algodón y manga larga, pantalones vaqueros o de cualquier tejido que no sea sintético y, por supuesto, el pañuelo de La Patum, que podemos comprar en cualquier tienda del pueblo. La indumentaria no es lo único que debemos tener en cuenta, las personas con problemas respiratorios, además, deben evitar asistir a los espectáculos de fuego ya que el humo es intenso y podría ocasionarles problemas. 3. Si la sed aprieta, nos sacia la barrejaSi no queremos que nos miren mal, cuando nos acerquemos a la barra de un bar durante las fiestas de Berga, podemos olvidarnos de pedir un refresco, cerveza o agua con gas. Lo que manda la tradición es que en La Patum bebamos la famosa y popular barreja. Se trata de una combinación a base de tres partes de moscatel por una de anís (siempre con hielo, por supuesto). Esta bebida la tomaban antiguamente los campesinos que debían trabajar duro de buena mañana y necesitaban entrar en calor. 4. Sé espectador antes que protagonistaLa mayoría de espectáculos incluidos en La Patum se caracterizan por ser multitudinarios y con presencia de petardos, por eso es recomendable que antes de sumarnos a la fiesta, conozcamos en qué consiste. Además de informarnos sobre su funcionamiento, es muy recomendable que observemos antes cómo se desarrolla y veamos después como participar en ella. En el caso de Els Plens, por ejemplo, cuando las luces se apagan, los cohetes, el humo y el gentío (cerca de 6.000 personas) toman la plaza. Si no queremos agobiarnos entre tanto alboroto, lo mejor que podemos hacer es ver la primera representación desde fuera y valorar después si queremos vivir la escena desde dentro o simplemente desde los extremos de la plaza. Se hacen cuatro Plens diarios así que tenemos varias oportunidades para sumarnos a la multitud. 5. Es cosa de niñosPese a que el fuego está presente de forma continua, por extraño que nos parezca, La Patum también es cosa de niños. De hecho, existe una fiesta exclusiva para ellos. El viernes se celebra La Patum infantil, formada por los mismos elementos que la de los adultos pero con dimensiones más reducidas. Por la mañana, un pasacalles anuncia el inicio de las actividades y a partir de aquí, toda la jornada sigue a rajatabla las tradiciones: comparsas, bailes y petardos, aunque todo con la garantía y seguridad adecuadas para los más pequeños. Si nos animamos a llevar a nuestros hijos a Berga, les estaremos haciendo partícipes de una fiesta que ha sido declarada Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad.

Consejos imprescindibles para el Camino de Santiago

EDITORIAL

Consejos imprescindibles para el Camino de Santiago

El verano es la época elegida por la mayoría de peregrinos para realizar la ruta más famosa de nuestro país: el Camino de Santiago. Existen múltiples opciones para completar este recorrido hasta la capital gallega. Ya sea a pie, en bicicleta o a caballo, desde Francia, País Vasco o Andalucía, realizar el Camino implica siempre un importante esfuerzo físico y una impresionante experiencia vital. Para completarlo sin contratiempos y aprovechar al máximo el viaje, hay unos consejos básicos que no podemos pasar por alto. Toma nota, Santiago te espera. Todos los caminos llevan a Santiago Debemos elegir la ruta que mejor se adapta a nuestras necesidades: tiempo disponible, forma física y objetivo personal. Si tenemos buen fondo y muchos días por delante, por ejemplo, podemos hacer el Camino Francés que parte desde Saint Jean de Pied de Port (Francia) y nos plantea el reto de hacer 770 kilómetros. Si, por el contrario, tenemos poco tiempo, podemos conseguir la Compostela (certificado de haber realizado el Camino) recorriendo los últimos 100 kilómetros de esta ruta, que unen Sarria (Lugo) con Santiago. Menos es más Aunque pueda parecer una obviedad, a la hora de hacer la mochila no todos los peregrinos recuerdan que van a tener que cargar con ella durante todo el camino. Por eso es de vital importancia que valoremos muy bien lo que vamos a necesitar. Hay algunos elementos imprescindibles que pueden sernos de gran ayuda a lo largo del recorrido: toalla de secado rápido, un chubasquero, papel higiénico,  imperdibles (nunca sabes cuándo los vas a necesitar) y tapones para los oídos y antifaz (no siempre es fácil dormir en los albergues).  Cuida tu mejor tesoro Nuestros pies son nuestro gran tesoro, por ello debemos empezar a cuidar de ellos incluso antes de empezar el Camino. Lo más importante es elegir el calzado adecuado. Aunque muchos peregrinos optan por las botas de montaña, si no estamos acostumbrados a ellas la mejor opción son unas zapatillas de deporte. Sea cual sea nuestra elección, es imprescindible que estrenemos el calzado días antes del viaje para evitar rozaduras, de hecho, es incluso mejor que las botas sean viejas. Por otro lado, es recomendable llevar unas sandalias con las que los pies respiren y descansen al terminar la etapa. El saber no ocupa lugar El Camino de Santiago es una de las mejores formas de conocer el paisaje español, por lo que es vital que viajemos informados si no queremos perdernos detalle. Para evitar llevar documentación impresa o guías de viaje que ocupen un lugar imprescindible en nuestra mochila, lo mejor que podemos hacer es optar por alguna aplicación móvil que podamos consultar desde nuestro teléfono. El Planificador de Guía Repsol, por ejemplo, te permite añadir las fichas de todo aquello que quieras ver en tu viaje y descargar un pdf que puedes consultar offline cuando quieras y donde quieras.  Abre tu mente Independientemente del motivo por el que se realice el Camino de Santiago –religioso, espiritual o simplemente turístico- esta es una experiencia única y especial. A lo largo de la ruta encontraremos a peregrinos llegados del mundo entero, cargados de vivencias e historias. No debemos dejar perder esta oportunidad de charlar con ellos, conocer otras culturas y compartir el objetivo que nos ha reunido en ese lugar del camino: llegar a Santiago de Compostela. Siempre es una buena idea llevar con nosotros un pequeño diario donde podamos anotar las experiencias que vivamos a lo largo del viaje.    Consejos imprescindibles para el Camino de Santiago

Foto de El edén surfero de Fuerteventura: Playa Blanca

EDITORIAL

El edén surfero de Fuerteventura: Playa Blanca

Islas Canarias El edén surfero de Fuerteventura: Playa Blanca Es la niña bonita de los majoreros -término con el que se denomina a los habitantes de Fuerteventura- y la preferida por los amantes de los deportes acuáticos. Playa Blanca es una delicia costera que hay que disfrutar sin prisa, porque las preocupaciones y el estrés desaparecen al primer contacto con su arena dorada. Situada a escasos dos quilómetros de la capital de la isla, Puerto del Rosario, es una playa poco turística, ideal para quienes buscan un poco de aventura en el mar así como para quienes simplemente quieren dar largos paseos sobre la arena mojada. Con 875 metros de largo y unos 45 de ancho, Playa Blanca es la más frecuentada por los vecinos de la capital majorera, en parte gracias a su fácil acceso ya que se encuentra a escasos cinco minutos de la ciudad y se puede llegar a ella cómodamente en coche, en autobús o incluso dando un paseo a pie. Aún siendo tan fácil llegar a ella, se trata de una playa poco masificada por lo que es perfecta si lo que queremos es relajarnos y dar un tranquilo paseo a la orilla del mar sin tener que esquivar sombrillas, toallas, neveras y bañistas jugando a las palas.  Aunque Playa Blanca sea considerada la joya de la corona de esta zona de la isla, Puerto del Rosario tiene otras playas que también tienen mucho que ofrecernos. Puerto Lajas y Los Molinos, por ejemplo, conservan el encanto de los paisajes marineros, mientras la Playa de los Pozos, frente al paseo marítimo de la ciudad, ofrece lo mejor del mar a solo unos metros del núcleo urbano.Puerto del Rosario, una ciudad abierta al marLa cercanía de Playa Blanca con Puerto del Rosario, nos permite conocer a fondo la capital de Fuerteventura, una ciudad que ha crecido al abrigo de su importante puerto, que centraliza gran parte de la actividad comercial de la zona y recibe a los cruceros que llegan a la isla. Paseando por sus calles de casas blancas tendremos la sensación de encontrarnos en un auténtico museo al aire libre ya que la ciudad cuenta con un Parque Escultórico con más de un centenar de obras de artistas y tendencias de toda índole, obras de arte que salen a nuestro encuentro en cualquier plaza, parque o avenida.  Y si lo que nos apetece no es una jornada sosegada sino todo lo contrario, Playa Blanca también es nuestro lugar ya que en esta zona, sobretodo en invierno, es habitual que el viento sople con fuerza convirtiendo sus aguas en un paraíso para los amantes del surf, el windsurf o el kitesurf. Quienes no dominen el arte de cabalgar las olas, pueden aprovechar para iniciarse en ello ya que aquí existe un gran número de escuelas y cursos intensivos para principiantes.  La cultura, de hecho, es una de las grandes apuestas de Puerto del Rosario que se enorgullece de haber contado entre sus habitantes con uno de los escritores más famosos de la Generación del 98, Miguel de Unamuno. Por ello, una buena alternativa es visitar la Casa Museo Unamuno donde vivió el filósofo y escritor, desterrado por orden del dictador Primo de Rivera a principios del siglo XX, cuando Fuerteventura estaba considerada un territorio de ultramar, destino de los exiliados políticos españoles.La Fuerteventura tradicionalPodemos aprovechar nuestra estancia en Puerto del Rosario para hacer un par de excursiones muy interesantes al interior de la isla. Una de las opciones sería acercarnos hasta el pueblo de Tefía, donde podemos visitar el Ecomuseo de La Alcogida. Se trata de un conjunto de casas antiguamente ocupadas por los campesinos del pueblo, que acabó perdiendo la mayoría de su población. Este museo permite echar la vista atrás y conocer la curiosa y dura vida rural de la isla en las décadas anteriores a la explosión del turismo. Las casas se han rehabilitado siguiendo la tradición de las viviendas de piedra de los majoreros y en ellas podemos ver cómo trabajan los artesanos de la palma, el calado, el barro, la piedra o el telar. Otra interesante propuesta es visitar las Casas de Felipito, cerca del pueblo de Guisguey. Esta finca, situada a escasos quilómetros de la capital, recrea el hábitat de los majoreros de Fuerteventura que tuvieron que adaptarse al paisaje desértico para poder cultivar (su principal reto era lograr una superficie resguardada y cultivable en un suelo ocupado por roca caliza y en una zona muy ventosa). El lugar, además, está destinado al ocio y el descanso ya que tiene habilitados unos merenderos que son perfectos para pasar el día con la familia y amigos.Aprovechando que visitamos el interior de la isla, podemos saborear los platos más populares de Fuerteventura. Una buena alternativa es que, desde Tefía, recorramos los apenas 20 kilómetros que nos separan de Betancuria, donde podremos comer en Casa Santa María. Se trata de un caserón con jardín del siglo XVI donde podremos degustar el mejor cabrito y cordero de la zona.  Ver mapa

Foto de Parque Nacional de Monfragüe

EDITORIAL

Parque Nacional de Monfragüe

Parque Nacional de Monfragüe El último refugio del buitre negro En pleno corazón de Extremadura y al abrigo del cauce del río Tajo, se esconde un edén de dimensiones y belleza descomunales. El Parque Nacional de Monfragüe, último refugio del buitre negro, es un paraíso más divino que terrenal. A su valor natural, apreciable a primera vista, se suma un importante componente histórico, ya que en este lugar encontramos tanto muestras de pinturas rupestres como restos arqueológicos prerromanos. Descubrirlo a través de cualquiera de sus rutas de senderismo es una de las mejores propuestas para descubrir tierras extremeñas. Más de 18.000 hectáreas de naturaleza pura nos esperan en pleno corazón de Extremadura, en el triángulo formado por las localidades de Plasencia, Trujillo y Navalmoral de la Mata. Este inmenso bosque es hábitat natural de numerosos rapaces que han contribuido a prodigar por el mundo entero el carácter excepcional de este paraje. Y es que son numerosos los aficionados a la ornitología que acuden al reclamo del buitre negro, un ave de casi tres metros de envergadura que está en grave peligro de extinción y ha hallado en el parque su último refugio para vivir en libertad. Monfragüe, de hecho, posee la población más importante de esta ave en Europa. El águila imperial ibérica, el búho real, el mochuelo, la lechuza y la cigüeña negra son otras de las especies que podemos encontrar en la zona.Para preservar intacto el hábitat de flora y fauna, el parque tiene restringido el acceso a una amplia extensión de zonas sensibles. Sin embargo, para compatibilizar su conservación con las visitas turísticas, existen itinerarios señalizados que nos permiten disfrutar del bosque. El castillo de Monfragüe, señor de las tierrasUna de las excursiones más recomendables en la zona es la que nos lleva desde la parte baja de Villarreal de San Carlos hasta el castillo de Monfragüe. Su silueta, muy afectada por el paso del tiempo, domina el parque desde un elevado promontorio. La distancia es de algo más de 10 kilómetros, por lo que necesitaremos varias horas para completar la ruta. La excursión, digna de cantimplora y bocadillo, es fatigosa por la elevada pendiente pero sin duda queda compensada por la intensa belleza de la vegetación que nos acompaña a lo largo de todo el ascenso, que realizamos a la sombra de la sierra.Ya en el recinto del castillo, donde aún se mantienen en pie restos de su muralla, podremos disfrutar de unas impresionantes vistas. Sus dos torres datan de época cristiana, está permitido el acceso a una de ellas, la Torre del Homenaje, de forma pentagonal y construida en el siglo XV; la otra está cerrada al público por su estado de deterioro. Debemos andarnos con cuidado porque quizás paseando por el castillo nos encontremos con el espíritu de la princesa Noeima que, según cuenta la leyenda, vaga eternamente tras ser castigada por su padre por enamorarse de un cristiano al que contó cómo acceder a la fortaleza.Junto al castillo encontramos también una ermita, de construcción más moderna, que alberga a la Virgen de Monfragüe, una talla bizantina traída en el siglo XII desde las puertas de Jerusalén, en Palestina, por los caballeros cruzados. Vistas espectaculares desde el cerro GimioOtro de los mejores lugares para contemplar el parque es el mirador de Collado, al que podemos llegar con otra excursión que parte también desde Villareal de San Carlos. El itinerario, de siete kilómetros, comienza junto a la carretera de Trujillo-Plasencia, donde encontramos la primera señal del recorrido. A través de un camino de eucaliptos, especie muy abundante por las replantaciones en las décadas de los 60 y 70, llegamos al arroyo de Malvecino y siguiendo el curso de éste, al encantador puente homónimo de madera y mampostería que lo cruza. Desde este punto comienza la ascensión por la ladera hasta el monte Collado, a su vez antesala del cerro Gimio. Podemos recuperar el aliento en el mirador del Collado, donde nos espera una impresionante panorámica. Desde el cerro, el paisaje enlazado con el azul del río Tajo -la zona conocida como Salto del Gitano- domina y embarga los sentidos.Tanto para ésta como para el resto de rutas de la zona podemos solicitar información y mapas señalizados en el Centro de Información de Villareal de San Carlos. Vestigios prehistóricosLa amplia variedad de fauna y flora no son los únicos tesoros de Monfragüe. En los numerosos "abrigos"" que ofrecen sus montañas, se han descubierto más de 70 representaciones de arte rupestre, tanto en profundas cuevas como en pequeñas oquedades. En vivos colores rojos que se preservan hoy en día gracias al amparo de la sierra, aparecen representadas figuras antropomórficas, ídolos y animales. Un motivo más para recorrer y descubrir este increíble paraje extremeño."

Foto de San Juan

EDITORIAL

San Juan

San Juan La fiesta del fuego Es la noche más corta del año, pero nos parecerá eterna si la vivimos en uno de estos cuatro destinos donde el fuego, la pólvora y la música se prolongan hasta el amanecer. La fiesta de las hogueras de San Juan tiene origen pagano, ya que con ella se conmemoraba el inicio del verano y se ahuyentaban los malos augurios. Con la llegada del cristianismo, la celebración se mantiene pero pierde su carácter mágico para adquirir un significado religioso. Según la Biblia, Zacarías mandó encender una hoguera para anunciar el nacimiento de su hijo Juan Bautista. Sea cual sea el motivo por el que nos sumamos a la fiesta, lo cierto es que ésta es una noche especial llena de buenas vibraciones y numerosos rituales. La forma ideal de renovar energías, pedir nuestros deseos y recibir al verano con nuestra mejor cara. Alacant, la noche de la cremáEn pocos lugares se vive de forma tan intensa como en Alacant la noche de San Juan. Se trata de una de sus fiestas más populares, de hecho, existe constancia de ella desde el año 1928. Este particular homenaje al fuego se inicia con la plantá, cuando las comisiones festivas colocan en distintos puntos de la ciudad los famosos ninots. Estas esculturas de cartón piedra y madera representan de forma satírica los temas que han estado de actualidad en los últimos meses (figuras que nada tienen que envidiar a las fallas valencianas). Aquí empieza una semana de festejos, dondela pólvora y la tradición son las protagonistas. Si visitamos la ciudad en estos días, disfrutaremos con las verbenas populares y la gastronomía, sobre todo si probamos la exquisita coca amb tonyina, una coca salada de atún. Como no podía ser de otra forma, el momento más especial llega el día 23 de junio, cuando el fuego se apodera de la ciudad en la noche de la cremá y se queman los ninots. Además de la capital, hay muchos otros pueblos alicantinos que celebran esta noche de hogueras, como Torrevieja, Jávea, Benidorm o San Joan de Alacant. Para más información. A Coruña, ¡meigas fora!Si es verdad que las meigas, ‘haberlas haylas’ , todas huyen durante la noche de San Juan en A Coruña, donde llegan a arder cerca de 10.000 cacharelas (hogueras en gallego). La fiesta se inicia días antes, con un amplio programa cultural cargado de conciertos y espectáculos infantiles. Durante la mañana del 23 de junio, una comitiva de fiestas encabezada por la Meiga Mayor recorre la ciudad anunciando la llegada de la noche más mágica del año. Ya en la tarde, podemos ver la marea de gente que camina, como si de una procesión se tratara, en dirección a las playas de Riazor y Orzán portando maderas y cartones para quemar. A la orilla del mar, la celebración empieza con una buena comilona a base de churrascada o sardiñada, acompañada de cachelos (patatas asadas) y, por supuesto, una potente queimada (elaborada con aguardiente, frutas y azúcar). Cuando se acerca la medianoche, se encienden las hogueras que arderán hasta el amanecer: ¡meigas, fóra! Música, baile, fuegos artificiales y el rumor de las olas son la compañía ideal para disfrutar de esta mágica noche gallega. Si somos valientes y saltamos nueve veces sobre el fuego, nos aseguraremos un año de buena suerte. Más información. Barcelona, la noche de la pólvoraDías antes de la celebración de San Juan ya resuenan por todos los rincones del litoral catalán los primeros petardos. Y es que también en Barcelona esta fiesta la protagoniza el fuego y, sobre todo, pólvora. La noche de la revetlla (verbena, en catalán) es conocida como la noche de las brujas o simplemente, del fuego. Los festejos se disfrutan especialmente en los barrios, donde la revetlla se acompaña de música y baile hasta el amanecer. El otro gran foco de atención, por supuesto, es la playa. En ambos lugares, las hogueras prenden durante horas quemando trastos viejos ylas penas vividas durante el año, esperando que el fuego las borre para siempre. Si pasamos la noche de 23 de junio aquí, no podemos saltarnos una de sus tradiciones más arraigadas: comer coca de Sant Joan. Existe una gran variedad de recetas, pero las más populares son la de fruta confitada y mazapán, piñones, chicharrones o crema pastelera. Si no nos gusta trasnochar, lo mejor será evitar pasar esta noche en Barcelona, porque los petardos y los fuegos artificiales inundan de ruido la ciudad hasta el amanecer. Más información. Málaga, noche de júasEn las playas malagueñas lo que se salta la noche de San Juan es mucho más que fuego ya que en las hogueras prenden los populares júas. Se trata de muñecos de trapo que según la tradición cristiana representan al traidor Judas Iscariote. Actualmente recrean la figura de algún personaje que haya sido famoso, de forma negativa, durante el año. Muchos malagueños siguen la costumbre de quemar en esta hoguera un papel con tres deseos escritos para que se cumplan en el próximo año. Un consejo: si nos decidimos a hacerlo, debemos guardar una copia del mismo y leerlo al año siguiente para comprobar que se han cumplido. Y si lo que queremos es conservar la belleza, en esta noche también hay que saltar tres olas con el pie derecho, según reza la creencia popular. Para acompañar al ritual, nada mejor que saborear los tradicionales espetos de sardinas. Los mejores lugares para vivir esta fiesta en Málaga son las playas de La Misericordia y La Malagueta, donde además de hogueras y reuniones de amigos, se organizan conciertos. Más información.

Aviso

Uso de cookies

El presente sitio web y otros vinculados de Repsol utilizan cookies, propias y de terceros, para la mejora de nuestros servicios y de su experiencia como usuario, así como para ofrecerle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Más información sobre nuestra Política de cookies aquí.

Cerrar el tooltip