Guía Repsol

Todos los destinos temáticos

Mostrando 12 de 39 resultados

Cargando

Cargando resultados

Foto de La Mar de Músicas

EDITORIAL

La Mar de Músicas

La Mar de Músicas Dos décadas de ritmo mestizo Ya son 20 los años que lleva el festival La Mar de Músicas trayendo hasta Cartagena la mejor mezcla de culturas del mundo. Para celebrarlo, la organización ha apostado por una programación especial con dos protagonistas de excepción: artistas que ya pasaron por los escenarios del certamen en sus inicios y Noruega, país invitado de este año. Del 18 al 26 de julio la ciudad entera se volcará en este certamen que ofrecerá 43 conciertos (muchos de ellos gratuitos), 13 producciones audiovisuales, 17 propuestas literarias y 7 exposiciones. Será difícil aburrirse en Cartagena durante esta semana en la que las fronteras se borrarán para dejar paso a la cultura más internacional. Los 3.200 kilómetros que separan Oslo de Cartagena desaparecerán como por arte de magia durante la celebración del festival, ya que la cultura noruega inundará cada rincón de la ciudad en una de las ediciones más especiales este certamen. Entre los artistas nórdicos más destacados se encuentra Bugge Wesseltoft, padre del nu jazz, que presentará su último trabajo OK World Ensemble, donde mezcla la guitarra flamenca con las percusiones indias. Desde la misma Laponia llega Mari Boine, a quien oiremos cantar en sami, su lengua materna. Thomas Dybdahl, uno de los cantautores de más talento en la escena noruega, también subirá al escenario del festival. Lo mismo harán los disc-jockeys Lindstrom y Ost & Kjex , que nos harán bailar como nadie en la noche cartagenera.  20 años de historiaPara conmemorar dos décadas de festival, los organizadores han apostado por recuperar en esta edición algunas de las grandes figuras que han pasado por sus escenarios en años anteriores, como el africano YoussouN’Dour, que rendirá un homenaje al fallecido Nelson Mandela; Arcangel, que actuará junto a un grupo de voces búlgaras; el grupo portorriqueño Calle 13, que presentará su último trabajo Multi_Viral; o la española Russian Red, que presentará su disco Agent Cooper. Otros nombres nacionales destacados en el cartel de este año son Amaral, Rozalén y Martirio, que actuará junto a Raúl Rodríguez. Con motivo de esta efeméride tan especial, el festival también ha ampliado sus propuestas no musicales. En el programa de La Mar de Arte, nos ofrecen hasta siete exposiciones, entre ellas la de Per Barclay, que presentará una muestra antológica de su obra en el Palacio Consistorial. Las propuestas audiovisuales llegarán de la mano de La Mar de Cine, donde podremos ver algunos de los títulos más destacados de los últimos años en la cartelera noruega, como Olso, 31 Agosto o Headhunters. Los amantes de la literatura encontrarán su espacio en La Mar de Letras, con escritores como Kjartan Flogstad, uno de los autores noruegos más importantes y leídos, y autor de Gran Manila, una de sus novelas más laureadas. Y para las familias, una propuesta muy interesante: La Mar Chica. Esta sección del festival nos trae conciertos infantiles con grupos como Crudo Pimiento, Djlandiang o La Carraca. Además, la Orquesta Sinfónica Región de Murcia se une a El Hechizo Teatro, para ofrecer un concierto teatral basado en una obra del escritor noruego Henrik Ibsen. Escenarios de películaLa ciudad de Cartagena tiene 2.500 años de antigüedad, por lo que no es de extrañar que muchos de sus rincones estén cargados de historia y parezcan salidos del decorado de una película. Es el caso de algunos de los escenarios que se llenarán de cultura durante La Mar de Músicas, como el Castillo Árabe, la Catedral o el auditorio Parque Torres, desde el que tenemos impresionantes vistas de la bahía y el Teatro Romano. Otros escenarios que acogerán eventos del festival son el auditorio Batel o las plazas del Ayuntamiento, el ICUE y San Francisco. En total, siete localizaciones distintas que harán que toda la ciudad se sumerja en la marea del festival. Recorrer cada uno de estos escenarios, respirar la historia de Cartagena y dejarse llevar por el ambiente internacional que emana La Mar de Músicas, es una de las mejores propuestas que nos regala la agenda cultural del mes de julio.   El miércoles 23 será el día grande del certamen ya que, con motivo de su 20 aniversario, todos los conciertos de la jornada serán gratuitos. Otra cita ineludible de este cumpleaños es el homenaje a Omara Portuondo, que recibirá el primer premio La Mar de Músicas por haber sabido transmitir durante 60 años la esencia de la música popular cubana.  También te puede interesar: Especial La Mar de Músicas Durante 9 días la cultura inundará cada rincón de Cartagena. En su vigésimo aniversario el certamen ha organizado una programación especial con más de 70 propuestas que van desde conciertos y exposiciones hasta conferencias y proyecciones audiovisuales.

Foto de El verano es cosa de niños

EDITORIAL

El verano es cosa de niños

Actividades El verano es cosa de niños MadridEntre el 23 de junio y el 1 de agosto, el Jardín Botánico de la capital propone un campamento de verano para niños de entre 5 y 11 años que incluye diferentes talleres para que estén en contacto con el mundo vegetal, como Plantar, disfrutar y recolectar o Del huerto a la mesa. Los niños algo más mayores, de 8 a 16 años, pueden participar en la propuesta que durante el mes de julio organiza el centro cultural Medialab-Prado: Ciudad laboratorio. A través de juegos, investigarán cómo podríamos transformar la ciudad de Madrid en un lugar más cómodo y divertido. Por otro lado, en el Teatro Galileo, ofrecen hasta finales de julio la actividad Face2Face, una propuesta teatral para aprender inglés. Y para los pequeños que ya demuestran inquietudes artísticas, el Museo del Prado también abre sus puertas en temporada estival, lo hace con unos talleres didácticos centrados en la figura de El Greco. BarcelonaEn la Ciudad Condal, el Museo Nacional de Arte de Catalunya organiza hasta el mes de septiembre una propuesta que mezcla arte y lenguaje. Juegos de palabras, rimas y pareados ayudarán a los niños mayores de 8 años a descubrir el mundo de la pintura. Si lo que nos gusta es disfrutar de las actividades con nuestros hijos, podemos participar en una de las tres excursiones al río Besós que nos proponen desde la Fundación Pere Tarrés y que están dirigidas a toda la familia. La misma fundación gestiona también un taller de orientación con GPS para padres e hijos (se harán 3 sesiones durante el mes de agosto). Y para los que no pueden separarse de la pantalla ni siquiera en verano, CaixaForum Barcelona organiza (durante los meses de julio y agosto) un ciclo de cine solidario con historias centradas en la tolerancia y el respeto. BilbaoEl gran emblema de la ciudad de Bilbao, el Museo Guggenheim, se pone al servicio de los más pequeños este verano. Lo hace durante todo el mes de julio, con una serie de talleres matutinos donde los niños conocerán la obra de uno de los artistas más importantes del siglo XX, Georges Braque. Dibujar música o descubrir las posibilidades del cubismo son algunas de las propuestas creativas que les plantearán. Muy cerca del Guggenheim tenemos otro centro cultural bilbaíno, la Alhóndiga, donde podemos acercar la lectura a nuestros hijos en el Txikiland, un espacio pensado especialmente para ellos. Y para los niños con aptitudes científicas, la Universidad de Deusto propone una oferta irresistible de talleres dentro de su programa Camptecnologico. Se dirige a niños de entre 7 y 16 años y incluye cursos tan interesantes como creación de videojuegos, desarrollo de aplicaciones móviles o construcción de robots. ValenciaEn Valencia seis piscinas municipales organizan este verano cursos intensivos de natación para todo tipo de público, desde prescolares hasta jóvenes de 16 años. En la Alquería de Félix, los sábados por la mañana, se realizarán talleres variados para toda la familia en los que aprendemos a reutilizar y reciclar residuos. La actividad incluye también visitas al propio caserón, al Parque de Marxalenes, y a la laguna situada en el Centro de Interpretación Ambiental. En otro parque, el de Benicalap, la Federación de Baloncesto de la Comunitat Valenciana organiza una escuela de verano hasta finales del mes de julio para niños de entre 6 y 15 años. Y para los amantes de los animales, la Asociación de Profesionales de Terapia con Caballos, propone a los jóvenes de entre 8 y 11 años, pasar el verano a caballo, aprendiendo a relacionarse con ellos y cuidarlos. GranadaUna de las propuestas más interesantes en la ciudad de Granada son las actividades para niños que se organizan en la Alhambra. El programa dura hasta finales de septiembre e incluye itinerarios guiados por el monumento así como talleres dedicados, por ejemplo, a la elaboración de perfumes o la creación de alicatados. En la Universidad de Granada, el Centro de Actividades Deportivas organiza un año más un campus deportivo para niños de entre 7 y 17 años. Se realizará durante los meses de julio y septiembre e incluyen la práctica de todo tipo de disciplinas: natación, fútbol o incluso malabares y baile. Del 23 al 27 de Julio, el Cirque du Solei aterriza en la ciudad para ofrecer su espectáculo Dralion que, sin lugar a dudas, hará las delicias de los más pequeños. ¿Quién dijo que el verano solo se disfruta a la orilla del mar? En la ciudad también hay diversión, y mucha. Museos, centros cívicos, parques y asociaciones nos ofrecen un amplio abanico de actividades dirigidas a los niños y jóvenes sin necesidad de salir de la ciudad. Madrid, Barcelona, Valencia, Bilbao y Granada son algunos de los lugares que cuentan con una mayor oferta de ocio para los próximos dos meses. De entre todos sus planes, hemos seleccionado los más interesantes y divertidos, para que tus hijos lo pasen en grande este verano.

Foto de 5 planes culturales para el verano

EDITORIAL

5 planes culturales para el verano

5 planes culturales para el verano Además de playas, piscinas y otras actividades de agua, el verano viene cargado de planes para todos los gustos. No sólo son festivales de música de grupos del momento (enlace a reportaje festivales de música), sino que los Ayuntamientos de grandes ciudades se han movilizados para ofrecer a autóctonos y turistas las mejores ofertas culturales para disfrutar de la ciudad. Música, teatro, danza y cine en un solo festivalLas noches de Madrid en junio, julio y agosto tienen un brillo especial gracias a Los Veranos de la Villa. Un festival que aúna todas las patas del entretenimiento. En diversos escenarios como el Teatro Circo Price, el Matadero Madrid o los Jardines de Sabatini entre otros,  se podrá disfrutar de la música de El Cigala o Jorge Drexler, la danza de Joaquín Cortes, la representación teatral de El Señor de las Moscas o conciertos de música clásica, entre las más de 40 actividades de la agenda. Entre acto y acto siempre se puede ir a picar algo por la ciudad para probar algunas de las mejores tapas.www.veranosdelavilla.com La Emérita Augusta más clásicaUna edición más Edipo, Aquilés o Salomé cobran vida en este escenario que nos transporta al año XVI a.C Durante los meses de julio y agosto, en el Festival de Mérida se podrá disfrutar de nueve obras diferentes, además de una película documental que muestra cómo fue el pasado, presente y futuro del teatro. Ciclos de conferencias, pasacalles y exposiciones completan las tardes del verano en la capital extremeña. El restaurante Tábula Calda será la mejor opción para comer cerca del templo de Diana.www.festivaldemerida.es Gijón cubierto por las palabrasCon una semana de diez días, la intriga de la literatura policiaca se mezcla con las calles de Gijón, del 4 al 13 de julio, cumpliendo ya 27 años. El lugar elegido para las actividades será el Astillero Naval. Allí, los seguidores del cómic, la novela histórica, la poesía e incluso la literatura de ciencia ficción y fantasía, tendrán también un hueco. La Semana Negra se reinventa cada edición con charlas, conferencias y encuentros con escritores de renombre, con un único objetivo: fomentar la lectura. Además, Gijón es una ciudad ideal para hacer turismo con ciertos rincones como la escultura de Chillida o la Cuesta del Cholo que no nos podemos perder.www.semananegra.org A ritmo de jazzEl País Vasco rinde homenaje a este género musical con dos festivales: Festival de Jazz de Vitoria-Gasteiz y Heineken Jazzaldia; el primero en la capital alavesa y el segundo en Donostia. La mejor noticia para los amantes de este estilo es que las fechas permiten poder acudir a las dos ciudades. Una gran variedad de artistas  y un homenaje a Paco de Lucia son las piezas clave del Festival de Jazz de Vitoria-Gasteiz, que se celebra del 14 al 19 de julio. Jazzaldia, en su 49 edición, ofrece, del 23 al 27 de julio, 17 escenarios para disfrutar de la música. Entre ellos el conocido restaurante Mugaritz, que con tres Soles Repsol aporta su acogedor jardín en el que se llevarán a cabo dos conciertos mientras se degusta un cóctel de bienvenida y otros aperitivos.Acudir a cualquiera de estos dos festivales es la mejor excusa para conocer Donostia y Vitoria-Gasteiz a fondo en tan sólo dos días.www.jazzvitoria.comwww.heinekenjazzaldia.com Culturas del mundo se dan cita en BurgosCinco días bastan para hacer de Burgos una ciudad de integración de diferentes culturas. Del 15 al 19 de julio, la ciudad será un encuentro multicultural con danzas, recitales de música, actuaciones y conciertos de diferentes grupos internacionales, nacionales y locales. Representando a otros países estarán grupos de Costa Rica, Polonia, Osetia del Norte y Sudáfrica. La Agrupación Folclórica de Canarias y nueve grupos locales serán los embajadores nacionales.Durante estos días además de hacer turismo urbano por Burgos podemos visitar El Mirador del Cañon del Ebro que fue candidato a El Mejor Rincón 2012 o la Cascada de Orbaneja del Catillo, el rincón que representa a Castilla y León este año.www.folcloreburgos.net

Foto de 5 motivos para ir al Festival de Peralada

EDITORIAL

5 motivos para ir al Festival de Peralada

Girona 5 motivos para ir al Festival de Peralada Escenarios de película Cualquier actuación cobra un sentido único cuando se interpreta sobre uno de los escenarios del Castillo de Peralada. Todos ellos son recintos góticos y renacentistas erigidos entre los siglos XIV y XVI: el auditorio Parque del Castillo, la iglesia del Carmen, el claustro del Carmen y las terrazas del Cotton Club.  Mucho más que ópera Aunque en sus inicios el festival se centraba especialmente en las representaciones operísticas y la música clásica, con el paso de los años la programación se ha ido diversificando y actualmente ofrece también propuestas de danza o música pop, ambas con un gran éxito de público. Por aquí han pasado grandes nombres como el bailarín Ángel Corella o el cantante Alejandro Sanz.  Cartel de primer nivel Desde las primeras galas musicales que se organizaban en el entorno del castillo, en el año 1983, han pasado por los escenarios de este festival primeras figuras de las artes escénicas a nivel nacional e internacional. Montserrat Caballé, Paco de Lucía, Nacho Duato,  la Orquesta Filarmónica de San Petersburgo o Woody Allen, son algunos de los artistas que han actuado aquí. En tierra de Salvador Dalí A solo 15 minutos en coche desde el castillo de Peralada nos espera la ciudad natal del genio Salvador Dalí, Figueras. Aquí se encuentra su Teatro-Museo, una obra de arte en sí mismo supervisada por el propio artista. Durante el mes de agosto se pueden realizar visitas nocturnas, en las que podemos contemplar las obras del artista a la luz de la luna y mientras degustamos una copa de cava. El mar a nuestros pies Mientras disfrutamos de cualquiera de los conciertos o espectáculos del festival podemos casi sentir el olor a mar, ya que la playa se encuentra a escasos 20 kilómetros de aquí. Por eso asistir a este certamen es una buena excusa para descubrir la increíble Costa Brava catalana. Abruptos acantilados, vegetación salvaje, calas de arena dorada y pequeños pueblos marineros de casas blancas nos están esperando. De entre todos los festivales del verano, el del Castell de Peralada destaca por encima del resto por la espectacularidad de su cartel y su ubicación. Artistas de primer nivel nacional e internacional se reúnen en un entorno de película: el castillo y palacio de Peralada y sus impresionantes jardines. Este conjunto monumental de la época medieval ofrece un marco incomparable para disfrutar de la música y la danza durante los meses de julio y agosto. De entre todos los motivos para asistir al certamen, hemos seleccionado los cinco que lo convierten en un evento imprescindible del verano.

Foto de La patum

EDITORIAL

La patum

Fiestas y tradiciones 5 cosas que debes saber antes de ir a La Patum de Berga Es una de las fiestas más famosas de Catalunya y sus cifras impresionan: más de 400 años de historia, 5.000 asistentes y 18.000 petardos tirados cada año. La Patum, hay que vivirla. Se celebra siempre coincidiendo con el Corpus Christi y es probablemente una de las representaciones teatrales más impresionantes que podamos ver en nuestra vida. Durante cinco días, las comparsas, los desfiles y los personajes más variopintos (como demonios, águilas o caballos de cartón) se mezclan con el fuego y los cohetes en un pueblo, Berga, que llega a multiplicar por seis su población. Si nos animamos a vivir en primera persona esta impresionante fiesta, hay cinco cosas imprescindibles que debemos saber. 1. Tiene un lenguaje propioEstos son algunos de los conceptos necesarios para entender la fiesta: El Tabal, pregonero que va siempre acompañado de un tambor de grandes dimensiones; Turcs i Cavallets, personajes que representan a cuatro caballeros cristianos y cuatro turcos que protagonizan una batalla en la que los primeros siempre son vencedores; Les Maces, comparsa que interpreta la lucha entre el Bien y el Mal; Les Guites, unos de los elementos del bestiario popular, que representa a un dragón de cuello de jirafa que lanza fuego por la boca; L'Àliga, figura que representa a un águila y cuyo particular baile es uno de los momentos más esperados de la semana; els Plens, es el espectáculo más grande de La Patum, las luces se apagan en la plaza del pueblo y cientos de cohetes se encienden a la vez convirtiéndolo en una auténtica bola de fuego. 2. El uniforme es imprescindibleEl fuego y los petardos son los grandes protagonistas de esta fiesta, por eso es importante que cumplamos a rajatabla las recomendaciones de indumentaria para evitar accidentes, especialmente si asistimos a els Plens. El uniforme se compone de: calzado resistente (preferiblemente, botas de montaña), camiseta de algodón y manga larga, pantalones vaqueros o de cualquier tejido que no sea sintético y, por supuesto, el pañuelo de La Patum, que podemos comprar en cualquier tienda del pueblo. La indumentaria no es lo único que debemos tener en cuenta, las personas con problemas respiratorios, además, deben evitar asistir a los espectáculos de fuego ya que el humo es intenso y podría ocasionarles problemas. 3. Si la sed aprieta, nos sacia la barrejaSi no queremos que nos miren mal, cuando nos acerquemos a la barra de un bar durante las fiestas de Berga, podemos olvidarnos de pedir un refresco, cerveza o agua con gas. Lo que manda la tradición es que en La Patum bebamos la famosa y popular barreja. Se trata de una combinación a base de tres partes de moscatel por una de anís (siempre con hielo, por supuesto). Esta bebida la tomaban antiguamente los campesinos que debían trabajar duro de buena mañana y necesitaban entrar en calor. 4. Sé espectador antes que protagonistaLa mayoría de espectáculos incluidos en La Patum se caracterizan por ser multitudinarios y con presencia de petardos, por eso es recomendable que antes de sumarnos a la fiesta, conozcamos en qué consiste. Además de informarnos sobre su funcionamiento, es muy recomendable que observemos antes cómo se desarrolla y veamos después como participar en ella. En el caso de Els Plens, por ejemplo, cuando las luces se apagan, los cohetes, el humo y el gentío (cerca de 6.000 personas) toman la plaza. Si no queremos agobiarnos entre tanto alboroto, lo mejor que podemos hacer es ver la primera representación desde fuera y valorar después si queremos vivir la escena desde dentro o simplemente desde los extremos de la plaza. Se hacen cuatro Plens diarios así que tenemos varias oportunidades para sumarnos a la multitud. 5. Es cosa de niñosPese a que el fuego está presente de forma continua, por extraño que nos parezca, La Patum también es cosa de niños. De hecho, existe una fiesta exclusiva para ellos. El viernes se celebra La Patum infantil, formada por los mismos elementos que la de los adultos pero con dimensiones más reducidas. Por la mañana, un pasacalles anuncia el inicio de las actividades y a partir de aquí, toda la jornada sigue a rajatabla las tradiciones: comparsas, bailes y petardos, aunque todo con la garantía y seguridad adecuadas para los más pequeños. Si nos animamos a llevar a nuestros hijos a Berga, les estaremos haciendo partícipes de una fiesta que ha sido declarada Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad.

Foto de Fuerteventura, la isla que te mima

EDITORIAL

Fuerteventura, la isla que te mima

Islas Canarias Fuerteventura, la isla que te mima No hace falta salir de España para darnos un baño en una playa paradisíaca. En Fuerteventura, la isla tranquila de Canarias, tenemos más de 150 kilómetros de playas de arena blanca bañadas por las aguas turquesas del Atlántico, un paisaje de película en el que perdemos, por completo, la noción del tiempo. Por si el paisaje fuera poco, la isla cuenta además con una amplia oferta de hoteles y centros de spa en los que podemos recibir todo tipo de tratamientos corporales de relajación, belleza, y salud ideales para mimarnos durante nuestras vacaciones. ¿Qué más se puede pedir? El primer regalo que nos hace Fuerteventura es su clima. Con una temperatura media anual que ronda los 22º, la isla nos invita a salir, pasear y disfrutar del paisaje en cualquier época del año. Hablamos de la conocida como isla tranquila, gracias a sus extensas playas vírgenes, donde no existen aglomeraciones ni atascos de bañistas sino kilómetros de arena blanca salpicada de palmeras y bañada por un espectacular agua turquesa. Esta isla nos proporciona un lugar de intimidad junto al mar donde relajarse es casi obligatorio y desconectar del estrés es inevitable.Probablemente para aprovechar el estado de tranquilidad en el que nos sumerge el paisaje, en la isla han surgido gran número de hoteles y spas que nos ofrecen todo tipo de tratamientos corporales. Con ellos conseguimos que la relajación sea máxima, tanto por dentro como por fuera, y es que no hay nada como disfrutar de sus masajes y tratamientos para regresar como nuevo de nuestras vacaciones.Para los más selectos, algunos complejos ofrecen instalaciones con termas romanas, piscinas de vitalidad, de hidroterapia, duchas de sensaciones, jacuzzis, así como servicios de masajes exóticos, de acupresión (técnica similar a la acupuntura, que consigue beneficios para la salud a través de la presión en diferente partes del cuerpo) y otros tratamientos con chocolate, algas y sal del Himalaya. Una de las propuestas más interesantes son los masajes con Aloe Vera autóctono de Fuerteventura, al que se le ha reconocido importantes propiedades curativas y saludables. Los productos más integrales y especializados son los de talasoterapia, que utilizan el clima de la isla, el agua del mar o las algas autóctonas, así como los barros volcánicos. Cualquiera de estos tratamientos multiplica sus efectos si además tenemos la suerte de poder divisar a través de las ventanas del spa, alguna de las magníficas playas de la isla, sus pueblos teñidos de blanco o, por supuesto, la espectacular montaña Tindaya. Mucho más que tranquilidadPor si después de tanto relax necesitamos algo más de emoción, Fuerteventura nos reserva también otras propuestas de ocio más activas e interesantes. Es el caso de los deportes acuáticos. Gracias al viento que a menudo sopla en la isla, sus playas son el lugar ideal para practicar actividades como el surf, windsurf o kitesurf. También existen infinidad de lugares donde hacer submarinismo ya que sus aguas cristalinas permiten que aquí se pueda observar el fondo marino como en pocos lugares en España, con una visibilidad de hasta treinta metros. El terreno llano, arenoso y poco profundo facilita las inmersiones en la isla, bajo sus aguas nos espera un increíble paisaje de formaciones volcánicas con caídas de profundidad e impresionantes arrecifes. El Veril de Jandía o Las Salinas son dos de los lugares de inmersión preferidos por los buceadores. Hoteles con Spa recomendados:

Foto de La Jayona

EDITORIAL

La Jayona

La Jayona Viaje al centro de la mina Hay pocos lugares más misteriosos que una mina abandonada. Normalmente, se tienen pocas oportunidades de visitar una, pero en La Jayona, en la sierra que separa Extremadura de Andalucía, tenemos una ocasión única para hacerlo. Recorriendo los pasadizos de esta excavación minera podemos ver cómo la mano del hombre y la acción de la naturaleza se aúnan creando un paraje sin igual, cargado de historia y misterio. En plena sierra de La Jayona, a unos cinco kilómetros de Fuente del Arco, nos espera una experiencia cargada de naturaleza, historia y aventura. La Mina de la Jayona se cerró como explotación minera en 1921. Hasta entonces, centenares de sufridos mineros se habían encargado del duro trabajo de la extracción del hierro. Primero lo hicieron con la ayuda de caballerías, después con la de un cable aéreo que enlazaba la mina con la estación de ferrocarril.Tuvieron que pasar más de setenta años hasta que, en 1997, se sacó del olvido la mina, que fue declarada Monumento Natural. Durante los años de oscuridad de la excavación, la naturaleza se había adueñado de las galerías abandonadas para crear un rico ecosistema que actualmente convive con los restos mineros de la cavidad. Helechos, plantas trepadoras, musgos, insectos, murciélagos e incluso aves habitan actualmente en los roquedales de la mina.En el interior, las galerías siguen las vetas naturales del mineral, lo que permite contemplar fenómenos geológicos como chamelas de pliegues, procesos kársticos, estrías y espejos de falla. Cada una de estas formaciones, mezcladas con la naturaleza exuberante y la luz del sol que se abre paso entre pequeñas grietas y cavidades, llena nuestro recorrido por la mina en un viaje mágico y apasionante.Para poder visitar La Jayona, que es de acceso gratuito, es necesario llamar al ayuntamiento de Fuente del Arco (667 756 600). El consistorio organiza los grupos y un guía nos conduce por las las tres galerías habilitadas de las once que llegaron a estar en funcionamiento. En el exterior, los restos de escombreras y polvorines recuerdan todavía el pasado industrial de la zona. La Capilla Sixtina extremeñaLa mina es el principal reclamo turístico de Fuente del Arco, un pequeño pueblo que todavía vive alrededor de su Plaza Mayor, donde podemos ver la iglesia parroquial de Nuestra Señora de la Asunción.El edificio más importante del municipio es la ermita de Nuestra Señora del Ara, situada a unos pocos kilómetros, en la sierra. Es una iglesia de inspiración mudéjar y barroca que, por fuera, llama poco la atención, pero, si entramos nos dejará literalmente sin habla. Los muros y las bóvedas están recubiertos de frescos de gran belleza y colorido que, sin duda, recuerdan a su “hermana mayor” del Vaticano. Rutas para conocer La JayonaDesde Fuente del Arco podemos realizar varias rutas para conocer mejor el resto de poblaciones de la comarca de la Campiña Sur. En Casas de Reina, por ejemplo, se encuentran las ruinas del teatro romano de Regina. En Reina, destaca la alcazaba árabe que domina la ciudad. También podemos aprovechar la estancia en la zona para seguir el recorrido de las distintas cañadas reales por las que se llevaban los rebaños de ovejas desde Extremadura hasta Andalucía.La condición fronteriza de esta tierra se plasma en su gastronomía, que mezcla la cocina de montaña, más contundente, con platos de raíz árabe. En Fuente del Arco podemos probar estas recetas caseras en el Mesón La Fuente (Constitución 5; 924 878 077). Merece la pena alargar la ruta, cruzando los montes hasta Cazalla de la Sierra, ya en la provincia de Sevilla y allí, en el hotel Posada del Moro, comer en el restaurante Julia y Lucía, regentado por estas dos hermanas, sin duda, el mejor de la zona (Paseo del Moro s/n; 954 884 858) .

Foto de Almagro, puro teatro

EDITORIAL

Almagro, puro teatro

Castilla La Mancha Almagro, puro teatro Capital histórica de La Mancha, Almagro es una ciudad de poco más de 9.000 habitantes que cada verano se transforma en un inmenso teatro con capacidad para acoger a los 60.000 espectadores que asisten a su famoso Festival de Teatro Clásico. No es de extrañar, pues las obras cobran otro valor cuando se representan en un lugar como el Corral de Comedias, cuna de la dramaturgia española. Allí imaginaron sus textos algunos de nuestros más grandes escritores, como Lope de Vega o Calderón de la Barca. Pero no solo en verano Almagro sabe a teatro, los escenarios son protagonistas de esta localidad los 365 días del año. El Corral de Comedias de esta localidad es el único del siglo XVII que se conserva en toda Europa, además de ser único también en mantenerse activo cuatrocientos años después de su inauguración. Su actividad, sin embargo, no ha sido continua durante todo este tiempo ya que a partir del siglo XIII fue utilizado como mesón y posada. Fue en la década de los años cincuenta cuando, tras el hallazgo de una baraja de cartas del siglo XVIII, se decidió iniciar las obras en busca del corral, del cual se localizó el escenario prácticamente intacto. Un proceso de rehabilitación integral y la declaración de Almagro como Conjunto Histórico-Artístico acaban impulsando el valor patrimonial y cultural de este espacio. El Festival Internacional de Teatro Clásico es el otro gran promotor del Corral y de todo el pueblo de Almagro. El certamen, que cuenta en su haber con más de treinta ediciones, involucra a toda la ciudad que se convierte cada mes de julio en un gran escenario. El evento tiene prestigio y reconocimiento internacional y en él actúan compañías reconocidas representando grandes clásicos como Shakespeare, Tirso de Molina, Calderón de la Barca, Lope de Vega o Fernando de Rojas, entre otros muchos autores. Además de en el Corral, las obras se representan en multitud de espacios del municipio como el teatro Municipal, la antigua Universidad Renacentista, el palacio de Valparaíso, la ermita de San Juan o escenarios callejeros como la propia plaza Mayor. La escena no solo es protagonista en verano ya que prácticamente durante todos los fines de semana del año se realizan en la localidad representaciones de las obras clásicas más características de la comedia y el teatro del Siglo de Oro. Almagro, además, cuenta con otro importante certamen, el Festival Iberoamericano de Teatro Contemporáneo, que se celebra en octubre. Qué verAunque Almagro respira teatro por los cuatro costados, lo cierto es que en el municipio hay mucho más que ver a parte de los escenarios. Solo con pasear por sus calles, nos estaremos trasladando siglos atrás, cuando nobles, frailes y dominicos transitaban entre los edificios emblemáticos del municipio, como el claustro de los Dominicos o el patio de los Fúcares. En nuestros paseos no podemos dejar de entrar en alguna de las muchas tiendas dedicadas al encaje y productos artesanales así como a los vinos y aceites de la región. También es muy recomendable pasar por el Museo Etnográfico, donde podemos conocer los viejos oficios de la zona o la recuperación de productos con Denominación de Origen, como la berenjena, así como la creación del Museo Nacional del Teatro. Qué comerLa gastronomía manchega tiene tantas propuestas sabrosas que sería un pecado marcharse de esta tierra sin sentarse en una buena mesa. En el mismo Almagro, por ejemplo, podemos pasar por el mesón El Corregidor donde probar aperitivos tradicionales como las berenjenas de Almagro o el pisto, así como platos de caza como el lomo de cierva con salsa de grosellas o la perdiz escabechada. A sólo unos kilómetros, en Daimiel, encontramos el restaurante El Bodegón, ubicado en una antigua bodega del siglo XVII, donde todavía se conserva una cueva subterránea en la que guardan los mejores vinos para acompañar un exquisito lingote de queso manchego con albahaca y cristal de jamón ibérico o unas patatas trufadas con hongos.

Foto de Tarifa, paraíso del surf

EDITORIAL

Tarifa, paraíso del surf

En el extremo sur de la península, bañada al este por el mar Mediterráneo y al oeste por el océano Atlántico, encontramos una ciudad gaditana que desafía al viento. Este elemento convierte las bellas playas tarifeñas en un paraíso para los surfistas. Además de agua cristalina y arena blanca, aquí podemos encontrar las corrientes aéreas perfectas para descubrir deportes tan excitantes como el kite surf y todas las variedades de portes acuáticos de tabla y vela. Unas temperaturas agradables durante todo el año, una gastronomía de infarto y el ambiente más cosmopolita que podamos imaginar completan la propuesta de viaje perfecta para los amantes de la aventura. Desde su posición en la punta más meridional de la península Ibérica, Tarifa lleva destacando como una de las zonas de surf más importantes del país desde que el deporte fuera importado del Pacífico. Además de esta modalidad, en la zona también se practica habitualmente otras variantes como el winsurf, para el que se utiliza una vela; el kite surf, que usa una cometa como tracción; y la última novedad, el paddle surf, consistente en surcar las olas de pie sobre la tabla y ayudado por un remo. Las corrientes de aire, el buen tiempo y la belleza de las playas, son la combinación idónea para disfrutar de todos ellos. Gracias a los surfistas llegados de todo el mundo y el impulso turístico que esto ha supuesto, al visitar Tarifa nos encontramos con una ciudad cosmopolita y moderna.  Existe una importante infraestructura que cubre todas las necesidades de los turistas: hoteles, restaurantes, bares y campings. La primera vez que visitemos la ciudad nos sorprenderá sin duda cómo el mundo que rodea al surf inunda cada uno de sus rincones. En sus calles, siempre llenas de gente joven y con un ambiente muy animado, proliferan todo tipo de tiendas especializadas en material para practicar este deporte e incluso boutiques con moda surfista. Por supuesto, y dado que aquí se dan cita aficionados de todos los niveles -desde expertos a curiosos y principiantes- encontramos también un gran número de escuelas dedicadas a la iniciación y enseñanza de las diferentes modalidades. Playas y mucho másTarifa cuenta con 38 kilómetros de playas, de arena blanca y fina, moderada profundidad y aspecto casi salvaje. Entre ellas destacan Los Lances o Punta Paloma, dos estupendos parajes desde los que podemos ver una de las mejores panorámicas de la zona: la costa africana. Sus transparentes aguas, además, son idóneas para la pesca, en embarcación o desde la orilla.Aunque lo más significativo de Tarifa sean sus arenales, la ciudad tiene muchos otros encantos. La oferta recreativa es muy amplia y en ella destacan algunos de los más hermosos campos de golf de Europa, como son Montenmedio, Sotogrande, San Roque o Valderrama. Otros deportes en contacto con la naturaleza que podemos practicar aquí son el senderismo o la bicicleta de montaña, sin olvidar placeres tan diferentes como cabalgar por la playa o el paintball. Tarifa legendariaLa localidad gaditana es algo más que un moderno núcleo turístico para surfistas. La ciudad comenzó a destacar desde la construcción del castillo califal, que se conserva en el casco antiguo y data del siglo X. La fisonomía y el trazado urbano actual mantienen la impronta árabe con sinuosas calles blancas que no podemos dejar de ver. Si nos aventuramos a conocer este legado monumental, es muy recomendable visitar también la capilla de Santiago, de estilo gótico-mudéjar, el convento de San Francisco o las iglesias de Santa María y de San Mateo.Otro placer que nos brinda Tarifa es su exquisita y variada oferta gastronómica. En la ciudad se conserva todavía la tradición marinera, sobre todo la pesca de atún y bonito, por lo que los restaurantes de la zona sirven unos platos a base de pescado fresco que son, sencillamente, irresistibles.Surfistas experimentados o no, nos resultará difícil resistir a la tentación de conocer este rincón perdido entre dos continentes. Tal vez ese sea el encanto de la costa tarifeña: la fantasía de que al coger la próxima ola, África quedará más cerca. Cádiz Tarifa, paraíso del surf Ver mapa

Foto de Surcando el viento en Castejón del Sos

EDITORIAL

Surcando el viento en Castejón del Sos

Turismo activo Surcando el viento en Castejón de Sos Saltar desde las laderas del valle de Benasque y lanzarnos a volar sobre el paisaje verde intenso atravesado por el río Ésera. Éste es el plan perfecto si dejamos el vértigo en casa y nos atrevemos a probar el vuelo libre. Solos o en compañía, realizar esta actividad en Castejón de Sos implica el privilegio de hacerlo en una de las capitales europeas del parapente y el ala delta. La localidad, situada en la zona del Alto Ésera (en el noreste de la provincia de Huesca) tiene una situación estratégica, tanto para conseguir las corrientes de aire necesarias para volar como para disfrutar del increíble paisaje del pirineo Aragonés. Las cimas Aneto y Posets por el norte, y Cotiella y Turbón por el sur, delimitan una zona de más de 100.000 metros cuadrados que es ideal para la práctica del parapente, con numerosas zonas de despegue y aterrizaje señalizadas. Estas localizaciones han hecho que en Castejón de Sos haya un gran número de escuelas y centros de asociaciones, como Volar en Castejón, Parapente Pirineos o Tandem Team, con las que poder experimentar una forma diferente de contemplar el paisaje.  La práctica del vuelo libre es un proceso progresivo que se inicia con los vuelos biplaza. En ellos, vamos sujetos a un monitor que nos guía durante todo el viaje, que dura unos 25 minutos. Los más valientes pueden seguir practicando el resto de niveles: iniciación, progresión y perfeccionamiento. El vuelo comienza en tierraAntes de lanzarnos al vacío, es necesario hacer en tierra un proceso de formación. En terreno llano conocemos las diferentes partes del parapente y empezamos a practicar el inflado mediante la carrera en tierra (técnica imprescindible para el despegue) en la que nos enseñan a situar el parapente en vertical sin que se caiga.Las maniobras de despegue y aterrizaje se empiezan a practicar en laderas con desniveles poco pronunciados y de 20-80 metros de longitud. Los vuelos de altura, por su parte, sirven para que aprendamos a desplazarnos, hacer giros y controlar la aproximación a la hora de la toma de tierra tras el vuelo. Durante estas prácticas contamos en todo momento con la ayuda y supervisión de monitores especializados, con los que estamos permanentemente conectados por radio. Esto nos permite conocer a fondo las reacciones del parapente en determinadas maniobras y aprender las técnicas para ascender y realizar rápidos descensos sin peligro.  Un punto de vista diferente sobre RibagorzaDespués de haber superado la fase de iniciación, solo nos falta sobrevolar el cielo del valle de Benasque. Desde el aire podremos seguir el curso del río Ésera a lo largo de 1.350 metros de desnivel. Desde lo alto nos daremos cuenta  también de lo abrupto del paisaje de este valle, salpicado de iglesias románicas y pequeños pueblos. En cada giro del viento aparecerán ante nuestros ojos bosques, lagos y ríos, además de un protagonista indiscutible: el gran Aneto.  La emoción y el cansancio por el ejercicio realizado seguro que nos despierta el apetito al llegar a tierra de nuevo. No debemos preocuparnos por ello porque estamos en el lugar idóneo para saciarnos. La  cocina altoaragonesa tiene la merecida fama de tener platos recios, cocinados según la costumbre, en horno de leña. Es una gastronomía de montaña, donde abundan los guisos (potaje), embutidos (longaniza) y carnes (guiso de jabalí). Un buen lugar para probarlo es el restaurante El Fogaril, en Benasque (Avenida de los Tilos s/n; 974 551 080) donde es una obligación dejar hueco para sus postres caseros. También podemos acercarnos hasta Anciles, para comer en Ansils (Calle General Ferraz 6; 974 551 150) donde el guiso de perdiz y la longaniza aragonesa son excelentes. Ver mapa

Foto de El Cipotegato

EDITORIAL

El Cipotegato

Fiestas y tradiciones El Cipotegato En España podemos presumir de tener fiestas para todos los gustos y colores, entre ellas, algunas centenarias y tan curiosas que se convierten en Interés Turístico Nacional. Es el caso del Cipotegato, el ritual que da el pistoletazo de salida, cada 27 de agosto, a las fiestas de Tarazona, en Zaragoza. Ese día, a las 12 en punto de la mañana, el personaje del Cipotegato sale del Ayuntamiento y recorre las calles de la ciudad mientras la multitud le arroja tomates a su paso. Al llegar de nuevo a la plaza consistorial, es alzado en el monumento a su figura y vitoreado por el pueblo. Sin duda, la forma más original y llamativa de comenzar las fiestas patronales de San Atilano. Durante todo este siglo, el Cipotegato ha ido adquiriendo más y más importancia como acto de inauguración de las fiestas de la ciudad, pasando de ser una atracción infantil a constituir un acto multitudinario compartido por toda la ciudadanía. Este curioso personaje es más que reconocible en su recorrido por su llamativa indumentaria. Su traje (chaqueta y pantalón) es acolchado, de anchas bandas de telas de color rojo, verde y amarillo, cruzadas por cintas estrechas de los mismos colores, creando un patrón de rombos sobre todo el conjunto. El tocado, también tricolor como el traje, le cubre la cabeza completamente, también el rostro a modo de máscara, y termina por detrás en una especie de coleta. Lo primero que debemos saber si queremos ver en persona esta tradición es que, como pasa en el chupinazo pamplonés o la Tomatina valenciana, no es una fiesta apta para claustrofóbicos. Partiendo de la plaza de España, el Cipotegato, ayudado por los miembros de su cuadrilla y los veteranos de las peñas de fiestas, trata de abrirse paso entre miles de personas que se agolpan a su paso para realizar una carrera por la ciudad.  El itinerario es secreto y se deja a la elección de la persona que encarna al personaje. Aunque en un principio la tradición era que el pueblo lanzara tomates al protagonista de la fiesta, lo cierto es que el recorrido acaba siendo una auténtica batalla campal entre todos los asistentes. A su vuelta a la plaza, es izado hasta el monumento a la figura del Cipotegato, desde donde saluda a la multitud que le vitorea. Desde allí es llevado a hombros nuevamente hacia el interior del Ayuntamiento. Las fiestas patronales y la diversión, han empezado oficialmente. Qué verLa catedral de Nuestra Señora de la Huerta, del siglo XIII, nos impresionará con su mezcla de estilos gótico, mudéjar y renacentista. También el monasterio de Veruela, a unos 60 kilómetros de aquí, una de las construcciones cistercienses más importantes de España. Y, si nos gusta la naturaleza, no podemos dejar de visitar el Parque Natural del Moncayo. Qué comerEn Tarazona, el restaurante Saboya 21 (Marrodán 34; 976 643 515), tiene una carta exquisita a base de productos locales como las setas del Moncayo o las verduras de la vega del río Queiles. Si no acercamos a Tudela, a unos 20 kilómetros, tenemos el restaurante Treintaitrés (Pablo Sarasate 7; 948 827 606) donde las hortalizas tienen un intenso sabor. Ver mapa Se cree que esta curiosa celebración tiene su origen en los festejos organizados por las autoridades eclesiásticas durante los siglos XVI y XVII. En un principio, la figura del Cipotegato (por aquél entonces conocido como Pellexo de Gato) recorría las calles del pueblo por orden del Cabildo, con la finalidad de ahuyentar a los niños antes del inicio de las procesiones. Los pequeños, a su vez, le arrojaban los restos de verduras que habían quedado en el suelo de la plaza donde se había celebrado el mercado. Es a principios del siglo XX cuando la figura se desvincula de la tradición eclesiástica para depender únicamente de la administración municipal.

Aviso

Uso de cookies

El presente sitio web y otros vinculados de Repsol utilizan cookies, propias y de terceros, para la mejora de nuestros servicios y de su experiencia como usuario, así como para ofrecerle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Más información sobre nuestra Política de cookies aquí.

Cerrar el tooltip