Guía Repsol

MAPAS
TURISMO
GASTRONOMÍA
ALOJAMIENTOS
Maleta

¿Vas a hacer un viaje?

Organiza los detalles con nuestro planificador y no te pierdas nada.

Empezar

Todos los destinos temáticos

Mostrando 12 de 69 resultados

Foto de Piscinas naturales

Piscinas naturales

EDITORIAL

Siéntete en el paraíso Piscinas naturales La playa no gusta a todos por igual. O puede ser que nos entusiasme pero no tengamos ocasión de acercarnos a la costa en verano. ¡Pero no guardemos el bañador! somos afortunados al poder contar con una diversidad tan natural que nos permite disfrutar de un refrescante baño en aguas cristalinas incluso si nos encontramos a cientos de kilómetros del mar. Algunas incluso con cascadas impresionantes. Merece la pena para conocer algunas caminar un poco. La recompensa está cerca. Garganta de los Infiernos (Cáceres)No puede faltar en ninguna selección de piscinas naturales porque, sí, es de las más conocidas, pero no solo nos cautiva sus rocas esculpidas y alisadas por el río Jerte a su antojo,  sino también el entorno, en pleno valle que es cuna de las mejores cerezas y rodeado de montañas. Más conocidas por los lugareños como “Los Pilones”, se accede a ellos tras un agradable paseo entre el bosque y bien señalizado. Los más perezosos verán su esfuerzo recompensado al ver esta sucesión de pequeñas piscinas. Salt de Brull, Aniol d’Aguja (Girona)Es cierto que playas de infarto no le faltan a esta provincia. Pero su interior no tiene nada que envidiar ni a los más increíbles cenotes mexicanos. Está situado en el mismísimo parque de La Garrotxa, lo que le confiere un halo de naturaleza salvaje. Para llegar, deberemos caminar un poco, siempre al lado del agua. Desde el inicio del camino hasta la cascada se tardan aproximadamente dos horas y media pero, al ver el lugar al que llegaremos, seguro que nos sentimos como si hubiésemos descubierto uno de los paisajes más increíbles de la zona. ¡Y sin tener que irnos a ningún país exótico! Arenas de San Pedro (Ávila)Por toda la sierra de Gredos se suceden gran cantidad de charcas, pozas y piscinas naturales gracias a que durante todo el año es una zona donde llueve habitualmente.  Así, el río Pelayos nos ofrece diferentes zonas de baño donde aplacar las altas temperaturas estivales. Es el caso del Charco de Pelayos o el Charco Verde, en Guisando. Siendo además zonas de fácil acceso y cercanas a las poblaciones, son perfectas para ir en familia, aunque suelen estar bastante concurridas durante las vacaciones. El Parrizal de Beceite (Teruel)Esta ruta turolense de 7,5 kilómetros en total (ida y vuelta) es muy sencilla y puede realizarla gente de todas las edades, ya que no hay desniveles y todo el recorrido se realiza por el lecho del río. Una de las partes más impresionantes es cuando, al no haber camino por la orilla, debemos avanzar por unas pequeñas pasarelas de madera y donde el río es de color verde esmeralda y donde podremos darnos un baño en un entorno increíble. Merece la pena, no obstante, continuar un poco más para llegar a un desfiladero de unos 2 metros de ancho que nos dejará boquiabiertos. Pou Clar d'Ontinyent (València)La proximidad al pueblo de este paraje natural lo han convertido en  una de las zonas preferidas por los habitantes del mismo para pasar un rato de ocio y disfrutar de un refrescante baño en unas aguas con una temperatura constante durante el año (unos 16 grados que, si bien en verano parece frío, viene fenomenal en aquellos días de mucho calor). Al ser un lugar tan concurrido, se construyeron rampas y otras medidas de seguridad para que las personas con movilidad reducida puedan también acercarse. Así, encontramos también mesas y bancos para hacer un picnic. Charca Verde de la Pedriza (Madrid)En verano en la capital suben demasiado las temperaturas. Por ello, si no tenemos vacaciones, una refrescante idea es acudir a la sierra, donde además de tener menos grados, existen lugares como la Charca Verde. Conviene llegar temprano, sobre todo el aparcamiento donde se deja normalmente el vehículo, suele haber bastante gente en verano.  Madrugar merecerá la pena cuando lleguemos, tras apenas media hora caminando,  a este lugar donde incluso es posible deslizarse por una especie de tobogán natural de piedra. Pozas del Río Verde (Otívar, Granada)Puentes colgantes, cañones y numerosas zonas de baño. Es lo que nos espera si decidimos realizar una hermosa ruta que recorre el nacimiento del río Verde. Pese a no ser de los caminos más sencillos, cuando lleguemos a la poza principal tendremos la sensación de habernos transportado al paraíso, al descubrir sus aguas color turquesa y una cascada en forma de “y” de fondo que nada tiene que envidiar a otros famosos paisajes del extranjero.

Foto de Almagro, puro teatro

Almagro, puro teatro

EDITORIAL

Castilla La Mancha Almagro, puro teatro Capital histórica de La Mancha, Almagro es una ciudad de poco más de 9.000 habitantes que cada verano se transforma en un inmenso teatro con capacidad para acoger a los 60.000 espectadores que asisten a su famoso Festival de Teatro Clásico. No es de extrañar, pues las obras cobran otro valor cuando se representan en un lugar como el Corral de Comedias, cuna de la dramaturgia española. Allí imaginaron sus textos algunos de nuestros más grandes escritores, como Lope de Vega o Calderón de la Barca. Pero no solo en verano Almagro sabe a teatro, los escenarios son protagonistas de esta localidad los 365 días del año. El Corral de Comedias de esta localidad es el único del siglo XVII que se conserva en toda Europa, además de ser único también en mantenerse activo cuatrocientos años después de su inauguración. Su actividad, sin embargo, no ha sido continua durante todo este tiempo ya que a partir del siglo XIII fue utilizado como mesón y posada. Fue en la década de los años cincuenta cuando, tras el hallazgo de una baraja de cartas del siglo XVIII, se decidió iniciar las obras en busca del corral, del cual se localizó el escenario prácticamente intacto. Un proceso de rehabilitación integral y la declaración de Almagro como Conjunto Histórico-Artístico acaban impulsando el valor patrimonial y cultural de este espacio. El Festival Internacional de Teatro Clásico es el otro gran promotor del Corral y de todo el pueblo de Almagro. El certamen, que cuenta en su haber con más de treinta ediciones, involucra a toda la ciudad que se convierte cada mes de julio en un gran escenario. El evento tiene prestigio y reconocimiento internacional y en él actúan compañías reconocidas representando grandes clásicos como Shakespeare, Tirso de Molina, Calderón de la Barca, Lope de Vega o Fernando de Rojas, entre otros muchos autores. Además de en el Corral, las obras se representan en multitud de espacios del municipio como el teatro Municipal, la antigua Universidad Renacentista, el palacio de Valparaíso, la ermita de San Juan o escenarios callejeros como la propia plaza Mayor. La escena no solo es protagonista en verano ya que prácticamente durante todos los fines de semana del año se realizan en la localidad representaciones de las obras clásicas más características de la comedia y el teatro del Siglo de Oro. Almagro, además, cuenta con otro importante certamen, el Festival Iberoamericano de Teatro Contemporáneo, que se celebra en octubre. Qué verAunque Almagro respira teatro por los cuatro costados, lo cierto es que en el municipio hay mucho más que ver a parte de los escenarios. Solo con pasear por sus calles, nos estaremos trasladando siglos atrás, cuando nobles, frailes y dominicos transitaban entre los edificios emblemáticos del municipio, como el claustro de los Dominicos o el patio de los Fúcares. En nuestros paseos no podemos dejar de entrar en alguna de las muchas tiendas dedicadas al encaje y productos artesanales así como a los vinos y aceites de la región. También es muy recomendable pasar por el Museo Etnográfico, donde podemos conocer los viejos oficios de la zona o la recuperación de productos con Denominación de Origen, como la berenjena, así como la creación del Museo Nacional del Teatro. Qué comerLa gastronomía manchega tiene tantas propuestas sabrosas que sería un pecado marcharse de esta tierra sin sentarse en una buena mesa. En el mismo Almagro, por ejemplo, podemos pasar por el mesón El Corregidor donde probar aperitivos tradicionales como las berenjenas de Almagro o el pisto, así como platos de caza como el lomo de cierva con salsa de grosellas o la perdiz escabechada. A sólo unos kilómetros, en Daimiel, encontramos el restaurante El Bodegón, ubicado en una antigua bodega del siglo XVII, donde todavía se conserva una cueva subterránea en la que guardan los mejores vinos para acompañar un exquisito lingote de queso manchego con albahaca y cristal de jamón ibérico o unas patatas trufadas con hongos.

Foto de Teatros de Bilbao

Teatros de Bilbao

EDITORIAL

Teatros de Bilbao ¡Arriba el telón! El circuito teatral bilbaíno presenta su programación más activa durante la Semana Grande de la capital vizcaína. Las compañías teatrales más conocidas aprovechan toda la semana para representar sus obras más recientes y de más éxito, ya que existe una gran tradición en la villa de acudir al teatro entre fiesta y fiesta. Pero además, durante todo el año estos cinco teatros cuentan con una completa agenda de diferentes artes escénicas. Teatro Arriaga, el más antiguo y querido El más querido por los bilbaínos, el más antiguo de la ciudad y desde donde se lanza el txupinazo que da comienzo a las fiestas. Aunque hasta hace relativamente poco era conocido por acoger ópera, conciertos clásicos y zarzuela, ha apostado por una renovación total ofreciendo todo tipo de obras destinadas a un público más general.  Aunque el edificio en sí ya es toda una obra de arte.www.teatroarriaga.com Palacio Euskalduna, de barcos a emociones Emplazado en los antiguos astilleros, el Palacio Euskalduna es, además de la sede de la temporada de Ópera de Bilbao, un punto de encuentro para amantes de las artes escénicas en general. Y no es para menos, ya que cuenta con unas modernas instalaciones que le otorgan una acústica envidiable.www.euskalduna.net La Fundición, la apuesta por artes contemporáneas Lleva desde 1986 albergando las representaciones más transgresoras de Bilbao y es la sede del Festival Dantzaldia. Pertenece al Circuito Red de Salas Independientes, apoyando a compañías emergentes. Durante todo el año además, organizan diversos talleres, exposiciones y conferencias, convirtiéndose en un espacio compartido entre artistas y público.www.lafundicion.org La Alhóndiga, cultura y ocio en un mismo espacio Un edificio emblemático que comenzó como almacén de vino y que a lo largo de sus 100 años de existencia ha sido multiusos hasta llegar a ser punto de encuentro de todos los bilbaínos para tomar un café, asistir al teatro, estudiar en su biblioteca o incluso hacer deporte. Impresiona además su arquitectura, de la que se ha conservado la fachada reformando el interior con toques vanguardistas.www.alhondigabilbao.com Teatro Campos Elíseos, modernista y singular Un clásico de Bilbao renovado. Comenzó a construirse en 1901 y, desde entonces, ha sido uno de los referentes teatrales de la capital. Su quinta planta acoge, además, un restaurante donde se sirve cocina de fusión orientada especialmente hacia la oferta cultural del propio teatro. El lugar perfecto para tomar también una copa tras disfrutar de una tarde de teatro.www.teatrocampos.com

Foto de Fiestas y tradiciones El Rocío, mucho más que tradición

Fiestas y tradiciones El Rocío, mucho más que tradición

EDITORIAL

Fiestas y tradiciones El Rocío, mucho más que tradición Al acercarse Pentecostés, fiesta del descenso del Espíritu Santo, hermandades y feligreses ponen rumbo al pueblo de Almonte para venerar a la virgen del Rocío en el santuario de la Blanca Paloma. Esta romería es mucho más que una demostración de fe mariana, es una de las tradiciones más arraigadas en Andalucía, un recorrido cargado de sentimiento con el Guadalquivir como testigo. Durante los días de procesión se da una curiosa combinación, la del silencio, las promesas y la fe, junto a la música, el cante y la fiesta. Todo ello forma parte de una celebración digna de ver, sentir y disfrutar. Hay quien dice que El Rocío no se puede describir, solo vivir. No es de extrañar ya que ésta es una de  las mayores peregrinaciones que puede verse en España. Desde la localidad onubense de Almonte, la Hermandad Matriz, junto a sus hermandades filiales, ha hecho de esta romería un fenómeno que traspasa fronteras. La fecha de la celebración varía cada año ya que se comienza 50 días después del Domingo de Resurrección y éste cambia en función de la Semana Santa. Todo apunta a que la tradición comenzó en época de Alfonso X El Sabio, quien pudo haber erigido aquí la primera ermita con la imagen de la virgen, conocida entonces como La Rocina. Actas del Ayuntamiento de Almonte indican la existencia de la hermandad ya en el siglo XVI. Poco a poco la ermita fue creciendo gracias a donaciones particulares, al igual que la figura de la virgen, que en 1653 pasó a ser considerada patrona del pueblo, ya conocida como Nuestra Señora del Rocío. No fue hasta un siglo después cuando se asoció con el Espíritu Santo, identificándola con La Blanca Paloma. Fe y fiestaActualmente, más de un millón de personas y decenas de hermandades participan cada año en esta romería que tiene como fin del camino el santuario de la virgen del Rocío. Lo más tradicional es hacer el recorrido a caballo, en carreta o a pie. Una de las imágenes que más nos impresionará es ver el desfile de carrozas –entoldadas y repletas de flores-, las monturas y los simpecados –insignias que abren la marcha en las romerías sevillanas-, marchando en fila entre pinares, marismas y caminos de tierra. También es una estampa única ver a los romeros: ellos, con sombrero cordobés y chaquetilla corta; ellas, con vistosos trajes flamencos. La mayoría de personas pasan la noche al raso, aunque lo cierto es que se duerme poco en esta procesión, sobre todo en la segunda parte de la romería, cuando Almonte ya está cerca y empiezan a sonar las guitarras flamencas que nos invitan al baile y a la diversión. Este ambiente festivo y la fe en la virgen, son los motivos por los que esta cita religiosa se ha vuelto tan popular.  La llegada a AlmonteEl camino se programa de forma que los rocieros lleguen a la aldea del Rocío a mediodía del sábado, en víspera de Pentecostés. Aquí se acampa en espera del resto de hermandades y el sábado desfilan juntas en procesión, en busca de la santa figura. El cansancio ha desaparecido. La virgen espera en el santuario dispuesta a sanar las fatigas físicas y espirituales de todo peregrino. Es en la madrugada del lunes cuando sacan a la patrona del retablo de la ermita. Se trata de uno de los momentos más emocionantes de la fiesta, el conocido como salto de la reja, en el que los rocieros entran en la ermita entre aglomeraciones para conseguir ser los porteadores de la virgen. Una vez fuera, la pasean a hombros por la aldea ante la pasión de los fieles que se abren paso entre el gentío para, al menos, rozarla. Consejos para peregrinosSi nos animamos a hacer esta romería, sobre todo sin formar parte de alguna hermandad, debemos ir bien preparados, midiendo las provisiones de agua y comida para hacer frente al fatigoso recorrido y sin que el peso de la mochila se convierta en un lastre. Igualmente, la ropa deberá ser ligera y cómoda, especialmente el calzado, pero sin olvidar algo con que lo que abrigarnos en las madrugadas. Existen varios caminos, como el de Moguer, el de Los Llanos o el Sevillano, pero la ruta más espectacular es la de Sanlúcar, que une la aldea a través de Doñana con la desembocadura del Guadalquivir. Además de ser un bello paisaje para los amantes de la naturaleza, es una curiosa  estampa ver a la multitud de peregrinos cruzando parajes casi vírgenes. 

Foto de Street art

Street art

EDITORIAL

El arte toma la calle Street art: al alcance de todos Los artistas de Street Art no suelen considerarse a sí mismo grafiteros, ya que la diferencia principal entre ambas disciplinas radica en que mientras un graffiti es comúnmente el apodo en forma de firma de quien lo realiza, el arte urbano va un paso más allá dotando al soporte en el que se realiza de un mensaje, una expresión, una interacción entre los elementos urbanos y sus creaciones. Cada vez más aceptado, es una forma de acercar el arte a todo el mundo, ya que sin darnos cuenta nos topamos con él caminando. O incluso lo vamos incluyendo en nuestros planes de viaje. Mucho más aceptado que el graffiti convencional, el Street Art nos acerca a diversas disciplinas plásticas y ha pasado a convertirse en todo un fenómeno, logrando atraer la atención hacia el arte de todo tipo de personas. No en vano, está en la calle, fuera de museos y salas de exposiciones, en cualquier rincón de cualquier ciudad. Tanto es así, que en muchas ciudades se realizan recorridos guiados a través de sus obras más destacadas, promocionando una forma de turismo en crecimiento: salir a recorrer las calles a la caza de la obra de artistas que en muchos casos, se están haciendo un nombre y son incluso requeridos por ayuntamientos de todo el mundo para que realicen trabajos en sus muros, edificios municipales etc. El Street Art no es algo nuevo ni todos quienes lo realizan tienen la misma forma de vestir, de ver la vida etc. Aquí nos quitamos los estereotipos y nos fijamos, por ejemplo, en el pintor vasco Ibarrola, que pintó un bosque haciendo que, según la perspectiva que tomemos, veamos líneas de colores o figuras (anamorfosis), o sus famosos Cubos de la Memoria en el puerto de Llanes, bloques de hormigón pintados con numerosos colores y patrones. Y ¿Quién no recuerda por ejemplo la Cow Parade? Esa exposición de vacas de fibra de vidrio que artistas internacionales pintaban y recorrieron el mundo y se convirtieron en una foto más de nuestras vacaciones. Cualquier soporte urbano es adecuado para crear una obra de arte, haciendo que el trabajo y el elemento sobre el que se pinta o el más próximo a él interactúen a capricho del autor.  Un proyecto más actual que ha tenido una gran trascendencia en ese sentido fue el realizado por el colectivo Boa Mistura en Madrid y Barcelona en el que, a fin de humanizar las ciudades, escribieron versos en los pasos de peatones. Tal fue la repercusión, que su nombre terminó de consolidarse y la gente organizaba tours para encontrarlos todos y fotografiarlos. Este grupo de artistas, realiza diversas intervenciones a nivel mundial y transforman edificaciones en desuso, para integrarlos en el entorno y dotarlos de significado más humano. Como los realizados con los antiguos nidos de ametralladora de las playas de Sa Rápita y Es Trenc, que se construyeron como defensa durante la II Guerra Mundial y quedaron abandonados. Boa Mistura hizo una intervención llamada “Paisajes de Paz”, pintó de blanco (color típico mediterráneo) las construcciones bélicas y añadió versos del poema Cala Gentil del poeta mallorquín Miquel Costa i Llobera. También hay artistas urbanos que en sus obras callejeras pareciera que usaran las paredes como lienzos de cuadros tradicionales. Es el caso de Gonzalo Borondo que, a través de sus murales, nos transmite la impresión de que un gigante ha tomado los pinceles y ha creado cuadros melancólicos en los edificios. Pero no solamente se trata de pintar. Al igual que el arte en los museos, que comprende diferentes especialidades, el arte urbano también se vale de diversas técnicas. Es el caso por ejemplo de las esculturas en bronce que recrean oficios pasados o escenas de la vida cotidiana, y que los transeúntes aprovechan para fotografiarse interactuando con ellas, imitando sus poses etc. Proliferan en muchas ciudades siendo un reclamo turístico más.  O hasta fundas de ganchillo para los árboles o los bolardos de las calles pintados han llenado de color diferentes ciudades españolas. Se trata en definitiva de callejear cámara en mano, de investigar, de descubrir las ciudades desde un punto de vista diferente y vivir el arte fuera de los museos. Turismo cultural al alcance de todos.

Foto de Top 10 Haro

Top 10 Haro

EDITORIAL

Ermita de San Felices Desde lo alto de los riscos de Bilibio, esta ermita se erige como un vigía perpetuo de los campos y bodegas de la Rioja Alta. A la belleza de su vertiginosa ubicación, se suma su historia, que tiene origen a finales del siglo V, cuando aquí se retiraron a vivir San Felices, cuya efigie en piedra corona el cerro, y su discípulo, San Millán. La ermita, además, es escenrio de la fiesta más famosa de Haro, la Batalla del Vino.   Batalla del vino Se desconoce el año en el que un vecino del pueblo, en el trascurso del almuerzo que seguía siempre a la romería y misa en honor a San Felices, decidió refrescar a su vecino de mesa con el vino de su bota. Este gesto fue el origen de esta fiesta declarada de Interés Turístico Nacional en la que llegan a lanzarse, con todo tipo de artilugios, cerca de 130.000 litros de vino. Hay que vivirlo.  Basílica de Nuestra Señora de la Vega Cuenta la tradición popular que esta basílica existe desde tiempos de la aparición de la Virgen, allá por el siglo X, aunque el templo, tal como lo conocemos ahora, empezó a construirse en el siglo XVIII. Es de estilo barroco, con tres naves, y está dedicada a la patrona de Haro. En su interior destaca el retablo del altar mayor, también de estilo gótico, donde podemos ver una talla gótica de la Virgen de la Vega. Antigua sede del Banco de España Haro fue una de las siete poblaciones que, no siendo capital de provincia, tuvo una sucursal del Banco de España. El motivo para tal honor fue el gran crecimiento económico que vivió la ciudad a finales del siglo XIX. En esta época, las plagas de filoxera acabaron con los viñedos en Francia y el cultivo de la vid se trasladó en gran parte a España, haciendo crecer a núcleos productores como Haro.  Iglesia Parroquial de Santo Tomás Se levantó en el siglo XVI en honor a Santo Tomás y está considerada Bien de Interés Cultural. La encontramos a los pies del cerro de La Mota, el que fue el primer núcleo urbano de la ciudad. Está construida sobre un edificio anterior de piedra sillar y cuenta  con tres naves de la misma altura. Cuenta en su interior con el retablo del altar mayor más grande de La Rioja. Museo al Aire Libre Una de las sorpresas que Haro nos tiene reservadas sale a nuestro paso cuando menos lo esperamos. Se trata de las esculturas que componen el Museo al Aire Libre y que podemos encontrarnos en cualquier paseo por la ciudad. Son obras dedicadas al trabajo artesanal que durante siglos se ha desarrollado en la zona, vinculado siempre al mundo de la viticultura y elaboración del vino.  Museo de Arte Contemporáneo El Torreón Esta galería tiene un valor doble. Por un lado, tenemos la historia y pasado del propio edificio, ya que se trata del único resto existente de las antiguas murallas que defendían la ciudad de Haro desde finales del siglo XII. Por otro lado, destaca el valor de las colecciones de arte contemporáneo que se exhiben en su interior, todas ellas obras de autores riojanos.    La Herradura Toda ciudad española que se precie tiene una zona conocida por su buena oferta gastronómica. En el caso de Haro, el lugar que debemos visitar si queremos darnos un buen homenaje es La Herradura, llamada así por la forma que componen sus calles principales. Aquí encontraremos los mejores bares para ir de pinchos y tomar buenos vinos. Irresistible.   Barrio de la Estación Probablemente el lugar más emblemático de Haro, allí donde se concentra toda la tradición y esencia del oficio que ha hecho crecer a la ciudad, la vinicultura. Aquí se encuentra la mayor concentración de bodegas centenarias del mundo, como la de Viña Tondonia, auténtica historia viva del vino.   Gastronomía No cabe duda que la gastronomía es siempre una excusa perfecta para visitar cualquier destino riojano ya que el buen comer y mejor beber es un rito obligado aquí. Algunos de los platos que no podemos perdernos son la menestra de verduras, las patatas con chorizo, los pimientos rellenos, las chuletillas al sarmiento o las rosquillas.  Top 10 Los 10 lugares imprescindibles de Haro La ermita de San Felices, situada sobre los riscos de Bilibio, es uno de los lugares de Haro que nos dejarán con la boca abierta, pero no el único. Sus campos de viñas, sus bodegas centenarias, un museo de esculturas al aire libre y una oferta gastronómica sin igual, son otros de los muchos atractivos de este pueblo cuya historia ha estado marcada por la tradición vitivinícola de La Rioja. Descúbrelos en esta selección y empieza a hacer hueco en tu agenda porque vas a querer visitarlo y muy pronto.

Foto de Músicas del mundo al abrigo del Pirineo

Músicas del mundo al abrigo del Pirineo

EDITORIAL

Festival Pirineos Sur Músicas del mundo al abrigo del Pirineo El carácter inexpugnable de los montes pirenaicos se desdibuja cada verano con la llegada de Pirineos Sur, un festival multicultural con más de 20 años de historia. Las fronteras naturales que suponen las cimas oscenses desaparecen cada mes de julio para reunir, en un pequeño pueblo a más de 1.000 metros de altitud, a artistas llegados de todas partes del mundo. Desde Carlinhos Brown hasta Macaco pasando por el gran Paco de Lucía o Compay Segundo se han subido al escenario de este certamen que cuenta con el mejor atrezo imaginable, el impresionante valle de Tena, repleto de bosques, altas cimas y pequeños lagos. Aunque hoy en día es impensable un verano sin el Pirineos Sur en Huesca, quienes organizaron la primera edición de este festival debieron tener poco menos que un arranque de locura. ¿Quién podía imaginar el éxito de un certamen internacional en un pueblo de poco más de 1.500 habitantes, a más de 1.000 metros de altitud? Es evidente que tanto esquiadores como senderistas o amantes del turismo rural no tienen problema alguno en recorrer miles de kilómetros para disfrutar de la naturaleza, pero… ¿lo harían también los amantes de la música? Las cifras han demostrado que sí porque en los últimos años la media de asistentes al Festival Internacional de las Culturas ha rondado las 50.000 personas. Al llegar hasta él no sólo superamos las fronteras naturales que suponen los picos del Pirineo sino también las fronteras morales que todavía hoy siguen separando a las diferentes culturas y etnias del mundo.  Mucho más que músicaEl éxito de público ha hecho que el festival amplíe y mejore cada año su programación. A los conciertos de destacados artistas llegados de todo el mundo, se suma también una amplia oferta de actividades dedicadas a la multiculturalidad. Exposiciones, talleres y proyecciones audiovisuales sirven para dar a conocer no solo otros países sino lo más importante, la cultura que se crea y se vive en ellos. Así, por ejemplo, podemos ver un documental sobre Palestina y acto seguido asistir a un taller de percusión africana. Uno de los grandes atractivos del festival es que tanto Sallent de Gállego como Lanuza, el otro municipio sede del Pirineos Sur, se convierten en una auténtica fiesta durante los días del festival, por lo que con sólo pasear por sus calles somos partícipes de la celebración: títeres, funambulistas, magos y músicos nos rodean allá donde vayamos. Y una de las propuestas más esperadas cada año, los Mercados del Mundo: un sinfín de puestos de venta de gastronomía, artesanía y otros productos llegados de cualquier lugar del mundo.  Escenarios de películaLos artistas que participan en este festival no deben darle muchas vueltas a su puesta en escena ya que cuentan con el mejor atrezo imaginable: el valle de Tena. El escenario principal para las actuaciones musicales está en el municipio de Lanuza y es simplemente espectacular. Se trata de una plataforma flotante en el propio embalse de Lanuza, rodeado completamente de naturaleza, que deja perplejos a los espectadores. Las actividades de día se organizan principalmente en Sallent de Gállego, donde la danza, el circo y los pasacalles no descansan nunca.Si tienes ganas de recorrer mundo sin salir de España, consulta la programación de este año y prepara la mochila, el Pirineo te espera.  ¿Qué ver? Además de hacer una ruta obligatoria por los encantadores pueblos del valle, todos ellos de casas de tejados de pizarra, podemos hacer un par de excursiones divertidas. Una de ellas están en Panticosa, donde podemos subir en telecabina para conseguir unas impresionantes vistas del Pirineo; la otra está en  Piedrafita de Jaca, en el Parque Faunístico Lacuniacha, donde podemos ver desde osos hasta bisontes en estado de semi libertad.  Telecabina de Panticosa. ¿Dónde comer? Además de probar la gastronomía internacional que nos ofrece el festival, debemos dejar también hueco para la cocina tradicional oscense. A pocos kilómetros de Sallent de Gállego encontramos propuestas muy interesantes como la del restaurante Casa Pelentos, donde preparan un exquisito ternasco aragonés, o El Privilegio de Tena, donde cuentan además con una excelente bodega. A los pies de la estación de Formigal, el restaurante Vidocq es un acierto seguro.  Cochinillo crocante con puré de zanahoria. / El Privilegio de Tena.

Foto de San Juan en A Coruña

San Juan en A Coruña

EDITORIAL

San Juan en A Coruña La noche más corta ilumina las playas coruñesas Cada año, la noche del 23 de junio el fuego es el protagonista indiscutible en nuestro país. Hogueras en las playas, rituales, conciertos…Pero es en A Coruña donde esta fiesta se vive a lo grande, con una completa programación de actividades que se prolonga durante 11 días. San Juan se lleva celebrando en la capital gallega desde el siglo XIX y, aunque los festejos no son como antaño sino que ha ido evolucionando, es la magnitud que ha cobrado lo que le ha valido convertirse en un evento de Interés Turístico Internacional. Magia, fuego y agua“No creo en las meigas, mais haberlas, haylas”.  De hecho, tienen un especial protagonismo durante toda la semana. Con la elección de las Meiga Mayor y Meiga Infantil, comienzan diversos actos en los que participan y son ellas las encargadas de encender la hoguera principal la noche del 23 de junio. A pesar que días ante comienzan el extenso programa de actividades, es la noche de San Juan cuando cielo y tierra se iluminan por el fuego. Más de 10.000 hogueras se prenden en las playas de Riazor y Orzán en la que llaman A Noite da Queima, donde se congregan más de 100.000 personas cada año. A las 12 de la noche comienzan también los fuegos artificiales, que se reflejan en el mar gallego y que visten de color el cielo.Es ahora cuando los supersticiosos y los que no lo son tanto, comienzan los rituales para obtener salud, fortuna y amor: quema de deseos, saltar las olas o lavarse la cara al día siguiente con el agua donde previamente habremos metido toda la noche hierbas de San Juan.  No sabemos si estas costumbres tendrán el efecto esperado. Lo que sí es seguro es que ésta es la noche más corta del año y el comienzo del verano. Gastronomía y actividades para los más pequeñosSan Xoan Pequeniño, dentro del marco de los festejos de San Juan, permite a pequeños y mayores disfrutar de gran variedad de conciertos, talleres o títeres. Para hacer más llevadero los actos, se habilita incluso un chill out infantil y una zona para “aparcar” los carritos de los niños y disfrutar así con toda comodidad.Con tanto movimiento, no podemos olvidarnos de comer bien para recuperar fuerzas. El plato típico de esta noche tan especial es, como no podía ser de otra manera, grelos y sardinas, y es habitual que se celebren grandes sardiñadas para cenar entre amigos, siempre prestando atención a las normas de seguridad. Si ya hemos dicho que el cielo coruñés se ilumina con los fuegos artificiales la noche de San Juan, durante el resto de días, se llena de color gracias a Festicor (Festival internacional del viento Nordés). Los mejores pilotos de cometas del mundo volarán ejemplares antiguos, curiosos, gigantes etc aprovechando el viento que sopla en la costa gallega.  Por si fuera poco, se incluyen otro tipo de actividades relacionadas con el viento, como circo, espectáculo de pompas de jabón gigantes etc. No te pierdas toda la programación y las recomendaciones de seguridad para disfrutar de la noche más mágica de todas. Vive A Coruña A Coruña en 48 horas Ruta Picasso por la ciudad De tapas Restaurantes con Soles Repsol Top 10 productos gallegos Pescados, mariscos, vinos, quesos...seleccionamos los mejores productos gallegos que encontrarás en la Guía de alimentos y bebidas y que podrás consumirlos durante todo el año.

Foto de San Juan

San Juan

EDITORIAL

San Juan La fiesta del fuego Es la noche más corta del año, pero nos parecerá eterna si la vivimos en uno de estos tres destinos donde el fuego, la pólvora y la música se prolongan hasta el amanecer. La fiesta de las hogueras de San Juan tiene origen pagano, ya que con ella se conmemoraba el inicio del verano y se ahuyentaban los malos augurios. Con la llegada del cristianismo, la celebración se mantiene pero pierde su carácter mágico para adquirir un significado religioso. Según la Biblia, Zacarías mandó encender una hoguera para anunciar el nacimiento de su hijo Juan Bautista. Sea cual sea el motivo por el que nos sumamos a la fiesta, lo cierto es que ésta es una noche especial llena de buenas vibraciones y numerosos rituales. La forma ideal de renovar energías, pedir nuestros deseos y recibir al verano con nuestra mejor cara. Alacant, la noche de la cremáEn pocos lugares se vive de forma tan intensa como en Alacant la noche de San Juan. Se trata de una de sus fiestas más populares, de hecho, existe constancia de ella desde el año 1928. Este particular homenaje al fuego se inicia con la plantá, cuando las comisiones festivas colocan en distintos puntos de la ciudad los famosos ninots. Estas esculturas de cartón piedra y madera representan de forma satírica los temas que han estado de actualidad en los últimos meses (figuras que nada tienen que envidiar a las fallas valencianas). Aquí empieza una semana de festejos, dondela pólvora y la tradición son las protagonistas. Si visitamos la ciudad en estos días, disfrutaremos con las verbenas populares y la gastronomía, sobre todo si probamos la exquisita coca amb tonyina, una coca salada de atún. Como no podía ser de otra forma, el momento más especial llega el día 23 de junio, cuando el fuego se apodera de la ciudad en la noche de la cremá y se queman los ninots. Además de la capital, hay muchos otros pueblos alicantinos que celebran esta noche de hogueras, como Torrevieja, Jávea, Benidorm o San Joan de Alacant. Para más información. Barcelona, la noche de la pólvoraDías antes de la celebración de San Juan ya resuenan por todos los rincones del litoral catalán los primeros petardos. Y es que también en Barcelona esta fiesta la protagoniza el fuego y, sobre todo, pólvora. La noche de la revetlla (verbena, en catalán) es conocida como la noche de las brujas o simplemente, del fuego. Los festejos se disfrutan especialmente en los barrios, donde la revetlla se acompaña de música y baile hasta el amanecer. El otro gran foco de atención, por supuesto, es la playa. En ambos lugares, las hogueras prenden durante horas quemando trastos viejos ylas penas vividas durante el año, esperando que el fuego las borre para siempre. Si pasamos la noche de 23 de junio aquí, no podemos saltarnos una de sus tradiciones más arraigadas: comer coca de Sant Joan. Existe una gran variedad de recetas, pero las más populares son la de fruta confitada y mazapán, piñones, chicharrones o crema pastelera. Si no nos gusta trasnochar, lo mejor será evitar pasar esta noche en Barcelona, porque los petardos y los fuegos artificiales inundan de ruido la ciudad hasta el amanecer. Más información. Málaga, noche de júasEn las playas malagueñas lo que se salta la noche de San Juan es mucho más que fuego ya que en las hogueras prenden los populares júas. Se trata de muñecos de trapo que según la tradición cristiana representan al traidor Judas Iscariote. Actualmente recrean la figura de algún personaje que haya sido famoso, de forma negativa, durante el año. Muchos malagueños siguen la costumbre de quemar en esta hoguera un papel con tres deseos escritos para que se cumplan en el próximo año. Un consejo: si nos decidimos a hacerlo, debemos guardar una copia del mismo y leerlo al año siguiente para comprobar que se han cumplido. Y si lo que queremos es conservar la belleza, en esta noche también hay que saltar tres olas con el pie derecho, según reza la creencia popular. Para acompañar al ritual, nada mejor que saborear los tradicionales espetos de sardinas. Los mejores lugares para vivir esta fiesta en Málaga son las playas de La Misericordia y La Malagueta, donde además de hogueras y reuniones de amigos, se organizan conciertos. Más información.

Foto de Parques para hacer un picnic

Parques para hacer un picnic

EDITORIAL

Cesta y mantel a cuadros Parques para hacer un picnic No importa si no tenemos tiempo de salir de la ciudad para disfrutar del aire libre. Desde las grandes capitales hasta los pueblos más pequeños tienen lugares estupendos donde improvisar un picnic en familia, con amigos, o hasta romántico. Tú eliges con quién y lo que llevarás en tu cesta. Nosotros te damos algunas ideas de parques donde seguro, no podrás evitar echar una siesta después o pasar la tarde a la sombra charlando. No olvides un buen mantel y llevar comida que pueda comerse con la mano, ya que en un picnic comeremos en el suelo, que es lo divertido. Bilbao. Parque EtxebarriaEs el más grande de la capital vizcaína y, pese a encontrarse algunas zonas en cuesta, obtendremos unas vistas de excepción del Casco Viejo o del Guggenheim dependiendo del lugar que elijamos para nuestro picnic. Cuesta imaginar que tan sólo 25 años atrás este pulmón verde de la ciudad lo ocupase una gran fundición de acero. Además de su característica chimenea, legado de la fábrica, tiene diversas instalaciones deportivas.No olvides meter en tu cesta: Queso Idiazábal, como parte del almuerzo o como postre con unas nueces.   Barcelona. Parque de la CiutadellaDebe su nombre a la ciudadela que mandó construir Felipe V y que fue derribada tras la Revolución del 68. No fue el parque que actualmente conocemos hasta su construcción en 1888 con motivo de la Exposición Universal de aquel año. Con sus 17 hectáreas, es un oasis en plena ciudad donde, además de numerosas zonas ajardinadas y muy frecuentadas por los barceloneses, encontramos una impresionante cascada, un zoo y un gran lago donde poder remar. ¡Perfecto para pasar un día completo!No olvides meter en tu cesta: Una butifarra del perol, los más golosos pueden incluso probar su versión dulce, con miel en el interior.  Madrid. Parque Juan Carlos IMenos frecuentado que el famoso parque de El Retiro, pero cada vez más habitual para quienes se ejercitan al aire libre. Es una de las muchas opciones para plantear una comida al aire libre que ofrece la capital. Al igual que en otros parques madrileños, encontramos un gran lago y una ría de casi dos kilómetros y hasta 19 esculturas, por lo que es una buena opción para combinar deporte, cultura y reponer fuerzas almorzando en una de sus explanadas, debajo de un árbol o cerca del agua, si el calor aprieta.No olvides meter en tu cesta: unas aceitunas de Campo Real, aperitivo por excelencia y que armoniza con cualquier cosa que queramos beber.  A Coruña. Parque de San PedroUnas vistas privilegiadas, porque preparar un picnic en este parque nos permite combinar mar y montaña. Y si aún queremos más, podemos subir en el ascensor panorámico, de forma esférica y desde donde veremos hasta la famosa Torre de Hércules. Tras el almuerzo en el parque, ¿qué tal si nos acercamos al laberinto inglés que está realizado con plantas italianas? ¿O tal vez visitar los cañones que conformaron años atrás la Batería de Costa que protegía la ciudad?No olvides meter en tu cesta: Sería pecado no incluir entre nuestros aperitivos, unos mejillones o una ensalada fresca con atún en aceite de oliva. Benalmádena Costa. Parque de la PalomaTal vez sea el de los preferidos por los niños, ya que mientras damos un paseo antes de comer podemos ver pavos reales, tortugas, conejos e incluso emúes. Además de numerosos senderos para pasear y abrir apetito, los más pequeños lo pasarán en grande en cualquiera de las dos zonas de columpios. Y cuando llegue la hora, extenderemos nuestro mantel en alguno de los montículos desde donde además se ve la sierra de Benalmádena o el teleférico.No olvides meter en tu cesta: Uno de los productos andaluces más apreciados en el mundo: una selección de ibéricos con los que hacer una exquisita tabla de embutidos.  Donostia-San Sebastián. Parque Cristina EneaMerece la pena alejarse un poco de la espectacular bahía de La Concha y descubrir otros entornos naturales de la capital guipuzcoana. Porque cuando descubramos este parque, a más de uno le va a costar volver a la arena. No es para menos, ya que está considerado uno de los parques urbanos más frondosos de España. Además, está situado en un pequeño montículo en uno de los meandros formados por el Urumea. Casi podría asemejarse a una mini-selva en mitad de la ciudad, lo que lo convierte en una de las zonas más especiales para preparar una comida o una merienda.No olvides meter en tu cesta: Dulces de Tolosa para el postre. En esta localidad encontramos una de las confiterías de mayor tradición que tiene los dulces más apetecibles.  Alacant. Fuentes del AlgarPese a no encontrarse en pleno centro urbano como los anteriores, merece una visita, o varias. Ya que apenas lo separa una hora de la ciudad llegamos a una zona donde se suceden cascadas, “tolls” (pozas de agua donde bañarse) y numerosos lugares donde preparar nuestro picnic. También tenemos en la misma zona el DinoPark Algar, un parque educativo con reproducciones de dinosaurios que tanto los niños como los mayores disfrutarán y que cuenta con una ruta didáctica y zona también habilitada para comer nuestros tentempiés.No olvides meter en tu cesta: Alcachofas, que puedes rellenar con queso de untar y añadirle salmón o jamón y algo de cebollino y que son un estupendo entrante para comer en frío. 

Foto de Tarifa, paraíso del surf

Tarifa, paraíso del surf

EDITORIAL

En el extremo sur de la península, bañada al este por el mar Mediterráneo y al oeste por el océano Atlántico, encontramos una ciudad gaditana que desafía al viento. Este elemento convierte las bellas playas tarifeñas en un paraíso para los surfistas. Además de agua cristalina y arena blanca, aquí podemos encontrar las corrientes aéreas perfectas para descubrir deportes tan excitantes como el kite surf y todas las variedades de portes acuáticos de tabla y vela. Unas temperaturas agradables durante todo el año, una gastronomía de infarto y el ambiente más cosmopolita que podamos imaginar completan la propuesta de viaje perfecta para los amantes de la aventura. Desde su posición en la punta más meridional de la península Ibérica, Tarifa lleva destacando como una de las zonas de surf más importantes del país desde que el deporte fuera importado del Pacífico. Además de esta modalidad, en la zona también se practica habitualmente otras variantes como el winsurf, para el que se utiliza una vela; el kite surf, que usa una cometa como tracción; y la última novedad, el paddle surf, consistente en surcar las olas de pie sobre la tabla y ayudado por un remo. Las corrientes de aire, el buen tiempo y la belleza de las playas, son la combinación idónea para disfrutar de todos ellos. Gracias a los surfistas llegados de todo el mundo y el impulso turístico que esto ha supuesto, al visitar Tarifa nos encontramos con una ciudad cosmopolita y moderna.  Existe una importante infraestructura que cubre todas las necesidades de los turistas: hoteles, restaurantes, bares y campings. La primera vez que visitemos la ciudad nos sorprenderá sin duda cómo el mundo que rodea al surf inunda cada uno de sus rincones. En sus calles, siempre llenas de gente joven y con un ambiente muy animado, proliferan todo tipo de tiendas especializadas en material para practicar este deporte e incluso boutiques con moda surfista. Por supuesto, y dado que aquí se dan cita aficionados de todos los niveles -desde expertos a curiosos y principiantes- encontramos también un gran número de escuelas dedicadas a la iniciación y enseñanza de las diferentes modalidades. Playas y mucho másTarifa cuenta con 38 kilómetros de playas, de arena blanca y fina, moderada profundidad y aspecto casi salvaje. Entre ellas destacan Los Lances o Punta Paloma, dos estupendos parajes desde los que podemos ver una de las mejores panorámicas de la zona: la costa africana. Sus transparentes aguas, además, son idóneas para la pesca, en embarcación o desde la orilla.Aunque lo más significativo de Tarifa sean sus arenales, la ciudad tiene muchos otros encantos. La oferta recreativa es muy amplia y en ella destacan algunos de los más hermosos campos de golf de Europa, como son Montenmedio, Sotogrande, San Roque o Valderrama. Otros deportes en contacto con la naturaleza que podemos practicar aquí son el senderismo o la bicicleta de montaña, sin olvidar placeres tan diferentes como cabalgar por la playa o el paintball. Tarifa legendariaLa localidad gaditana es algo más que un moderno núcleo turístico para surfistas. La ciudad comenzó a destacar desde la construcción del castillo califal, que se conserva en el casco antiguo y data del siglo X. La fisonomía y el trazado urbano actual mantienen la impronta árabe con sinuosas calles blancas que no podemos dejar de ver. Si nos aventuramos a conocer este legado monumental, es muy recomendable visitar también la capilla de Santiago, de estilo gótico-mudéjar, el convento de San Francisco o las iglesias de Santa María y de San Mateo.Otro placer que nos brinda Tarifa es su exquisita y variada oferta gastronómica. En la ciudad se conserva todavía la tradición marinera, sobre todo la pesca de atún y bonito, por lo que los restaurantes de la zona sirven unos platos a base de pescado fresco que son, sencillamente, irresistibles.Surfistas experimentados o no, nos resultará difícil resistir a la tentación de conocer este rincón perdido entre dos continentes. Tal vez ese sea el encanto de la costa tarifeña: la fantasía de que al coger la próxima ola, África quedará más cerca. Cádiz Tarifa, paraíso del surf Ver mapa

Foto de Balcones de Madrid

Balcones de Madrid

EDITORIAL

El Mejor Rincón 2014 Galicia Balcones de Madrid Desde este mirador de Parada de Sil (Ourense) se contempla, desde lo más alto, el profundo cañón de la Ribeira Sacra. Poco antes de morir en el Miño, el río Sil surca un cañón que sobrecoge por lo profundo que es (hasta 300 metros), salpicado de monasterios medievales. Es la Ribeira Sacra. En Parada de Sil está uno de los mejores miradores, los Balcones de Madrid. No es que se distinga desde aquí la capital de España, que casi, sino que era el lugar escogido por las mujeres para ver marchar a sus maridos emigrantes. Muchos eran barquilleros e iban con su canción (“¡Al rico barquillo de canela para el nene y la nena!”) a las verbenas de Madrid. Así se explica también por qué en el pueblo hay un monumento al Barquillero. Desde esta atalaya conviene asomarse al atardecer sobre la sencilla barandilla de madera para contemplar cómo las aguas del río parecen detenerse, a la vez que se vuelven de un azul oscuro. Río abajo, en Nogueira de Ramuín, se halla el monasterio de Santo Estevo, el monumento más bello de la Ribeira Sacra y la base perfecta para recorrerla. Actualmente es un magnífico Parador, ideal para alojarse en pareja. Placer de los grandes es poder pasearse por sus tres claustros y otro aún mayor, cenar en las caballerizas, saboreando las truchas recién pescadas en el Sil y los vinos de la D. O. Ribeira Sacra.Miradores vertiginosos, monasterios milenarios y viñedos al borde del abismo. Recuerdos imborrables de la Ribeira Sacra.Con un buen ribeiro y con amigos, se puede regar en Santa María de Arcos una buena ración de pulpo a feira, que tiene fama de ser el mejor de la región, o llegarnos hasta Bentraces para disfrutar de la cocina de A Rexidora, situado en una impresionante casona a diez minutos en coche desde Ourense.  Un cañón vertiginoso en la Ribeira Sacra Balcones de Madrid, Ourense. / Cedida por: Turismo Ribeira Sacra Plan de viaje para conocer los Balcones de Madrid Este tesoro natural se encuentra a menos de una hora de camino de Ourense capital. Por eso no podemos perder la oportunidad de conocer la ciudad. Plan de viaje Ver mapa Si vamos con niños, merece la pena dejarnos envolver por la magia que ofrece el conjunto histórico de Berán. Siempre conviene llevar un buen paraguas o un chubasquero, pues la lluvia, desde que descubrió estos parajes, apenas los abandona. 

Aviso

Uso de cookies

El presente sitio web y otros vinculados de Repsol utilizan cookies, propias y de terceros, para la mejora de nuestros servicios y de su experiencia como usuario, así como para ofrecerle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Más información sobre nuestra Política de cookies aquí.

Cerrar el tooltip