Guía Repsol

MAPAS
TURISMO
GASTRONOMÍA
ALOJAMIENTOS
Maleta

¿Vas a hacer un viaje?

Organiza los detalles con nuestro planificador y no te pierdas nada.

Empezar

Todos los destinos temáticos

Mostrando 12 de 75 resultados

Foto de Destinos para descargar adrenalina

Destinos para descargar adrenalina

EDITORIAL

Turismo activo Destinos para descargar adrenalina Somos afortunados de contar con una gran diversidad paisajista y cultural donde, además de hacer escapadas para visitar el patrimonio histórico, tenemos ocasión de realizar alguna actividad rodeados de paisajes que ya son por sí mismos, espectaculares. Si somos de los que nos gusta dedicar una jornada de nuestras vacaciones a hacer deporte, sin duda un rincón donde practicar alguna de estas actividades y descargar adrenalina y, cómo no, el estrés que tengamos acumulado. Y si nuestra excusa del viaje es el deporte en sí, por qué no dedicarle ese día de descanso a conocer la zona y hacer turismo. Escalada en Siurana, Tarragona No hay escalador, nacional o internacional que no conozca este pequeño pueblo de la comarca del Priorato, en Tarragona. Además de atraer por su espectacular pared de roca caliza, lo hace por sus calles empedradas y sus leyendas. No en vano, se cuenta que su castillo fue uno de los últimos fuertes resistentes de los musulmanes y que Abdelazia, reina mora, prefirió lanzarse al vacío a lomos de su caballo, antes de ser conquistada por los cristianos. Es una de las historias que nos contarán en la visita guiada por el conjunto histórico de Siurana, una localidad de apenas 21 habitantes. Barranquismo en HuescaEn esta zona de los Pirineos encontramos el mayor número de lugares para practicar barranquismo, sea cual sea nuestro nivel o bien si nos queremos iniciar en este deporte. Uno de los que los expertos aseguran es el más espectacular y de nivel 1, para principiantes, es el barranco de las Gloces y que pueden incluso conocerlo niños a partir de los 7 años. El punto de partida es Torla, un pueblo típico pirenaico que, dada su cercanía con Francia, fue un importante enclave de defensa. De ahí que sigan en pie algunas fortificaciones que pueden visitarse, como parte de su castillo, del siglo XVI.  Tirolina en Cabezón del Pisuerga, ValladolidEs la tirolina más larga de España y la cuarta de Europa, con un total de 1.300 metros de longitud y 150 metros de desnivel que nos permiten descender a 130 kilómetros por hora. Sin duda una experiencia única para descargar adrenalina. Pero no seremos los únicos en atravesar por lo alto los paisajes de la zona, ya que fueron los romanos quienes atravesaron el Pisuerga construyendo el puente que sigue hoy día, siendo orgullo de la localidad. Además, desde el pueblo salen diversas rutas de senderismo que recorren los alrededores. Puenting en Lozoya, MadridSon muchos los lugares donde podemos saltar al vacío practicando puenting o bungee. Hacerlo en el viaducto del Lozoya o puente de Taboada nos permite una experiencia diferente, ya que el salto es desde un antiguo puente ferroviario proyectado en 1928. Y si buscamos una experiencia poco convencional, en Portugalete, en fechas bastante concretas, se organizan saltos desde el mítico puente colgante. Hidrospeed en Picos de EuropaUna disciplina poco conocida por muchos que consiste en dejarse llevar por las aguas bravas de un río, como si de rafting se tratase, pero de manera individual y ayudados por una especie de trineo para el agua y aletas. Aunque en España hay muchos lugares donde podemos practicarlo, el hecho de elegir los Picos de Europa tiene como añadido numerosos atractivos turísticos y gastronómicos. De esta forma, será sencillo recuperar las fuerzas o, si nos quedan ganas, seguir realizando otros muchos deportes extremos. Paracaidismo en  Empuriabrava, GironaNo nos engañemos. Si ya nos hemos armado de valor y queremos tirarnos desde un avión, no cualquier sitio es el ideal para hacerlo y aquí sí, el entorno influye mucho. Y lo saben paracaidistas experimentados que vienen desde otros países a lanzarse y contemplar el perfil dibujado de la bahía de esta localidad catalana. Una apuesta segura si además hacemos una escapada a esta parte del litoral de la Costa Brava, repleta de pueblos costeros, calas de aguas turquesas y los 24 kilómetros de canales navegables con los que cuenta y que nada tienen que envidiar a Venecia. Parapente en Sopelana, BizkaiaCorrer ladera abajo y justo al llegar al borde del precipicio levantar el vuelo es una sensación que incluso a los más valientes les hace soltar toda la adrenalina del mundo. Pero no nos asustemos si es nuestra primera vez, ya que iremos en biplaza con expertos monitores. Lo más espectacular es sin duda sobrevolar una de las playas más visitadas por los vizcaínos y donde siempre tendremos ocasión de ver gente haciendo surf. A pocos kilómetros de Bilbao, es una actividad que podemos combinar tras hacer turismo por la capital vasca.

Foto de Ballena a la vista

Ballena a la vista

EDITORIAL

Bahía de Mazarrón ¡Ballena a la vista! Argentina, Escocia, Canadá, la Antártida… ¡y Mazarrón! Son muchos los destinos en los que podemos avistar grandes cetáceos como las ballenas pero ninguno tan cercano y económico como la costa murciana. Desde el mismo puerto de Mazarrón podemos zarpar en un velero, viento en popa a toda vela, para avistar estos mamíferos. Aunque lo más habitual es ver especies como el delfín común, listado y mular, si somos afortunados, también podremos divisar cachalotes e incluso rorcuales comunes. La aventura es todavía más atractiva si le sumamos la oferta de ocio y gastronomía de la costa murciana. Irresistible. El litoral de Murcia, Almería y Cádiz es uno de los pocos lugares de Europa donde se puede experimentar la emoción de avistar cetáceos. Es gracias a que esta zona apenas tiene plataforma continental, es decir, las aguas profundas (de entre 2.000 y 2.500 metros) están muy cerca de la costa y ése es precisamente el hábitat que necesitan estas especies marinas. Esto, acompañado de un clima benigno que permite una navegación tranquila, es la combinación perfecta para convertir la experiencia en una gran aventura marina. Nuestro viaje en busca de los reyes del mar puede empezar en el puerto de Mazarrón o en el de Cartagena, desde donde zarpamos hacia aguas profundas. A lo largo de nuestro recorrido debemos estar bien atentos al horizonte y a las explicaciones de la tripulación que, como si de una clase de biología se tratara, explica las características de las especies que van apareciendo a nuestro paso. Lo más habitual es que consigamos ver delfines (común, listado y mular) o calderones comunes (también llamados ballenas piloto, que pueden medir entre 4 y 6 metros) pero, si tenemos suerte, pueden cruzarse en nuestro camino grandes cetáceos como cachalotes o rorcuales. Estos últimos no viven de forma habitual en estas aguas sino que pasan por ellas como zona de migración, por lo que es algo más difícil contemplarlos. Ver cómo los delfines juguetean con la proa del barco o comprobar cómo asoma bajo el agua el lomo de un cachalote (que puede medir entre 15 y 18 metros) es una experiencia única para la que, sin duda, necesitaremos ampliar la memoria de nuestra cámara.  De vuelta a tierraPor si la aventura con los cetáceos fuera poco, Cartagena y Mazarrón tienen mucho que ofrecernos cuando estamos de vuelta en tierra. Mientras en la primera podemos sumergirnos en sus mil rincones cargados de historia, como la Muralla Púnica o el Teatro Romano, en la segunda podemos descubrir la cultura marinera de la zona visitando, por ejemplo, su impresionante lonja de pescado. Y como no podemos pasar por Murcia sin degustar su sabrosa cocina, a base de productos de la huerta y el mar, sugerimos acabar nuestro viaje con una propuesta gastronómica. Mero de Mazarrón con patatas, ajotomate (con pimentón dulce y comino molido), albóndigas de merluza, migas a la mazorrera o torrijas de Bolnuevo son algunas de las delicias irresistibles de la zona. Para probarlas, podemos pasar por el restaurante Miramar (Playa de la Isla; 968 594 008) de Puerto de Mazarrón, una apuesta segura sobre todo si queremos degustar el arroz a banda o los calamares a la plancha. Si preferimos comer en Cartagena,  podemos hacerlo en La Catedral (Plaza Condesa de Peralta 7; 868.066.558), muy cerca del puerto deportivo, donde el bacalao con tomate y muselina de ajo gratinada nos sabrá a gloria.    Para vivir esta aventura, tenemos la posibilidad de elegir entre excursiones de uno o varios días, en función de nuestro bolsillo y ganas de disfrutar del mar. En las salidas de una jornada navegamos en busca de los animales y regresamos a puerto en la misma mañana; mientras que, en las propuestas de entre dos y cinco días, además de divisar cetáceos, atracamos en calas de ensueño para darnos un baño, descansar o practicar actividades acuáticas como snorkel, submarinismo o piragua. La guinda del pastel de este viaje es el propio barco en el que navegamos: podemos hacerlo en un velero de película, el Karyam, o en un antiguo barco de pesca reconvertido, el Osprey II, ambos con un gran encanto. 

Foto de Montserrat a vista de pájaro

Montserrat a vista de pájaro

EDITORIAL

Turismo de vértigo Montserrat a vista de pájaro Muchos destinos pueden hacernos sentir en la gloria, pero pocos nos hacen sentir en el cielo. Ódena, sin embargo, lo consigue. Esta pequeña población a una hora escasa de Barcelona cuenta con un aeródromo desde el que podemos despegar para contemplar a vista de pájaro un paisaje salpicado de viñas, cultivos de cereales, bosques y un monte muy especial: Montserrat, un macizo de formas redondeadas al que los vecinos de la zona han llegado incluso a atribuirle propiedades mágicas. ¿Y cómo podemos disfrutar de estas vistas? En globo, avioneta o ultraligero; dependiendo de nuestro valor y ganas de vivir experiencias nuevas. El aeródromo de Igualada-Òdena General Vives convierte al pueblo de Òdena, de poco más de 3.500 habitantes,  en un auténtico referente para los amantes de la aeronáutica. Esta pista de aterrizaje, también es punto de encuentro para turistas con ganas de vivir emociones fuertes o simplemente amantes de la fotografía que quieren conseguir una panorámica aérea de la zona. Si llegamos hasta el aeródromo tenemos claro que hemos dejado el vértigo en casa pero una vez aquí, ¿elegiremos la alternativa más atrevida o nos decantaremos por un paseo relajado?La mejor opción para quienes buscan un viaje más tranquilo y pausado es el vuelo en globo. Se trata de una experiencia única, no sólo por la sensación de contemplar el paisaje desde el aire sino porque  nos involucraremos en las tareas de preparación desde el principio. Si optamos por esta propuesta, tendremos que ayudar a extender la tela del globo y demostrar nuestro buen equilibro para entrar en la cesta.  En el camino, disfrutaremos de las increíbles vistas de la comarca del Anoia: pequeños pueblos con innumerables iglesias y ermitas, masías y campos de cultivo con una especial presencia de vides y cereales. La joya de la corona en este entorno natural es sin duda el macizo de Montserrat, con su particular relieve de formas redondeadas. Se trata de un enclave natural único, venerado incluso por las civilizaciones celtas, que está coronado por el monasterio donde se encuentra la famosa Virgen de Montserrat, La Moreneta.  Ya en tierra, y después de ayudar a recoger los cerca de 20 metros nylon de la “envoltura” (tras el paseo en globo habremos aprendido la terminología característica), la mayoría de empresas ofrecen un buen desayuno o, como mínimo, una copa de cava.Pocos paisajes, vistos desde el aire, impresionan tanto como la montaña de Montserrat y sus excepcionales cimas redondeadas.  Propuestas para valientesSi el viaje en globo nos parece una opción demasiado tranquila, el aeródromo nos propone otras alternativas con algo más de emoción. Es el caso de los vuelos en avioneta, en los que recorremos el mismo paisaje pero con la posibilidad de ser nosotros mismos quienes llevemos los mandos de la aeronave. La experiencia se ofrece en vuelos para una sola persona, acompañada del piloto que maneja la avioneta y que nos enseña lecciones básicas de vuelo para que a lo largo del trayecto podamos experimentar, aunque sólo sea por unos minutos, la sensación de llevar los mandos de un avión.Y por si pilotar una avioneta fuera poco, todavía nos queda el más difícil todavía: vuelo sin motor. En las mismas instalaciones del aeródromo tiene su sede el Club de vuelo a vela Igualada-Òdena desde el que nos proponen surcar el cielo en un ultraligero que se desplaza únicamente planeando aprovechando las corrientes de aire. Una elección solo apta para los más atrevidos, que podemos vivir acompañados de un instructor o, si ya tenemos experiencia, en solitario.La única premisa para poder disfrutar de la aventura de volar es olvidarnos del vértigo, cruzar los dedos para que el buen tiempo acompañe y deleitarnos con el paisaje. Si lo visitamos alrededor del mes de abril, además, podemos tener la suerte de coincidir con la celebración de Aerosport, el Festival de Aeronáutica de Òdena, la única feria especializada en aeronáutica deportiva de España.  Más información ¿Qué ver? Tras visitar el aeródromo de Igualada-Anòia, podemos aprovechar para ver ambas localidades, donde encontraremos una gran presencia de arquitectura renacentista. En Igualada, es imprescindible conocer la iglesia Sant Jaume Sesoliveres, de los siglos XII y XIII, y el claustro de la Escuela Pía, un antiguo convento del siglo XVII.  En Igualada es especialmente recomendable acercarnos hasta los restos de su castillo, entre los que se encuentra una torre poligonal de once caras. Muy cerca de allí nos espera el pueblo de Espelt, con una antigua villa romana del siglo I a.C.  ¿Qué comer? Uno de los productos gastronómicos más interesantes de la zona son  los “garbancitos de la Alta Anoia”, una variedad muy sabrosa y de excelente calidad que pueden prepararse en infinidad de recetas. En esta comarca además, se produce una miel excelente, gracias a la gran diversidad de flora en la zona y el clima, que colaboran para que así sea. Es interesante degustarla de una manera poco convencional, como por ejemplo, catando el vino de miel de Vallbona de l’Anoia. Si somos más tradicionales y queremos probarla en estado puro, las más recomendadas son las de Castellfollit, Piera, Els Prat de Rei o Vilanova del Camí. A media hora de Òdena, en Sant Sadurní d’Anoia, podemos comer en La Cava d’en Sergi, una buena opción para disfrutar de la cocina de temporada. Más cerca de Òdena, la masía restaurante Samuntà goza de una extensa carta de vinos, con más de setenta referencias. Agradecimientos: Aeródromo General Vives. Globus Kon-Tiki. Consell Comarcal de l’Anoia. Ajuntament d’Igualada. Club de Vol a Vela d'Igualada-Òdena.

Foto de Guadarrama, pura aventura

Guadarrama, pura aventura

EDITORIAL

Turismo activo Guadarrama, pura aventura Descubrir la naturaleza del centro de la península y vivir, a la vez, una gran aventura. Es la experiencia que podemos tener al recorrer la sierra de Guadarrama realizando además alguna de las muchas propuestas de turismo activo que se ofrecen en la zona. Senderismo, descensos verticales, tirolina, rutas a caballo e incluso en todoterreno, nos están esperando. Conoceremos un paisaje de excepción mientras descargamos adrenalina. ¿Qué más se puede pedir? La mejor forma de conocer un paraje natural es siempre a pie, paseando, explorando, descubriendo cada rincón. Por eso las rutas de senderismo son una apuesta segura para disfrutar de la sierra de Guadarrama, que en el año 2013 fue declarada Parque Nacional, con el objetivo de preservar al máximo su fauna y flora. En la zona existen varias empresas que disponen de servicios de guía adaptados a distintos niveles de dificultad y exigencia física. Se ofertan desde visitas sencillas de una única jornada hasta rutas completas -con una duración total de seis días. Si preferimos ir por libre, la Comunidad de Madrid propone en su web una decena de rutas de senderismo con una descripción detallada del camino y los lugares por los que acceder.Tanto si vamos por nuestra cuenta como si elegimos en una excursión organizada, en ningún caso podemos dejar de visitar dos lugares de excepción. El primero de ellos es el Alto de las Guarramas (conocido popularmente como La bola del mundo), un pico de 2.262 metros desde donde tendremos la mejor panorámica de la sierra. En segundo lugar, la laguna de Peñalara (de origen glaciar). Luce espectacular con el deshielo primaveral, aunque hay valientes que también realizan esta ruta en invierno, en una excursión con raquetas de nieve. 100% adrenalinaPara grandes aventureros, y también pequeños exploradores, Guadarrama cuenta con un lugar ideal para la descarga de adrenalina. Se trata del Forestal Park, ubicado en el paraje natural del embalse de las Encinillas. Este espacio de ocio cuenta con un centenar de juegos para todas las edades, la mayoría de ellos en altura, recorriendo un laberinto de pasarelas que unen los árboles de la zona. Los más valientes pueden incluso lanzarse por la docena de tirolinas del parque, alguna de las cuales atraviesa los más de 21 metros de anchura del embalse. Otro de los grandes atractivos de esta sierra es La Pedriza, un auténtico paraíso para los amantes de la escalada que convierten el espacio en una escuela para la práctica de este deporte. Todo es gracias a sus más de 2.000 vías de ascensos de todos los niveles de dificultad, además de regletas, fisuras, romos e incluso desplomes. Si nos atrevemos a explorar la zona de esta forma, sólo debemos tener en cuenta que es imprescindible respetar los nidos de buitre negro, una especie en peligro de extinción presente en estas montañas.La Pedriza es un paraíso para los amantes de la escalada con más de 2.000 vías de ascensos en los que se consigue las mejores vistas de la zona.Si queremos aventura pero no nos gustan las alturas, también podemos optar por una de las rutas en 4x4 que recorren la sierra. Los todoterreno circulan por espacios protegidos, siempre en senderos habilitados para el paso de vehículos de motor. Los itinerarios a caballo son otro de los grandes atractivos de la sierra, especialmente porque con ellos se puede llegar a lugares de difícil acceso. Existen tanto propuestas para principiantes como para expertos que quieran disfrutar de este parque natural durante varios días. Más información ¿Qué ver? Visitando la sierra de Guadarrama en su vertiente madrileña tenemos dos lugares de parada obligatoria. Uno de ellos es el Real Monasterio de Santa María del Paular, situado en el municipio de Rascafría. Una joya arquitectónica del siglo XIV que mezcla estilos gótico, barroco, renacentista y flamenco. El otro es Buitrago de Lozoya, el único municipio de la Comunidad de Madrid que conserva íntegro su antiguo recinto amurallado. ¿Un secreto? Buitrago cuenta con un pequeño museo dedicado a Picasso con obras originales que el pintor cedió a su barbero, Eugenio Arias, vecino del municipio.  ¿Qué comer? Como nos hará falta energía para recorrer la sierra, lo mejor que podemos hacer en la zona es coger fuerzas con sus carnes de vacuno, con Indicación Geográfica Protegida. En los restaurantes del entorno la encontraremos servida con plantas aromáticas, especias y, en temporada, setas y hongos, todo productos de la tierra. Tampoco podemos dejar de probar el queso elaborado con leche de cabra del Guadarrama. La miel es otra delicia gastronómica de la zona que nos dejará muy buen sabor de boca.

Foto de Músicas del mundo al abrigo del Pirineo

Músicas del mundo al abrigo del Pirineo

EDITORIAL

Festival Pirineos Sur Músicas del mundo al abrigo de los Pirineos El carácter inexpugnable de los montes pirenaicos se desdibuja cada verano con la llegada de Pirineos Sur, un festival multicultural con más de 20 años de historia. Las fronteras naturales que suponen las cimas oscenses desaparecen cada mes de julio para reunir, en un pequeño pueblo a más de 1.000 metros de altitud, a artistas llegados de todas partes del mundo. Desde Carlinhos Brown hasta Macaco pasando por el gran Paco de Lucía o Compay Segundo se han subido al escenario de este certamen que cuenta con el mejor atrezo imaginable, el impresionante valle de Tena, repleto de bosques, altas cimas y pequeños lagos. Aunque hoy en día es impensable un verano sin el Pirineos Sur en Huesca, quienes organizaron la primera edición de este festival debieron tener poco menos que un arranque de locura. ¿Quién podía imaginar el éxito de un certamen internacional en un pueblo de poco más de 1.500 habitantes, a más de 1.000 metros de altitud? Es evidente que tanto esquiadores como senderistas o amantes del turismo rural no tienen problema alguno en recorrer miles de kilómetros para disfrutar de la naturaleza, pero… ¿lo harían también los amantes de la música? Las cifras han demostrado que sí porque en los últimos años la media de asistentes al Festival Internacional de las Culturas ha rondado las 50.000 personas. Al llegar hasta él no sólo superamos las fronteras naturales que suponen los picos del Pirineo sino también las fronteras morales que todavía hoy siguen separando a las diferentes culturas y etnias del mundo.  Mucho más que músicaEl éxito de público ha hecho que el festival amplíe y mejore cada año su programación. A los conciertos de destacados artistas llegados de todo el mundo, se suma también una amplia oferta de actividades dedicadas a la multiculturalidad. Exposiciones, talleres y proyecciones audiovisuales sirven para dar a conocer no solo otros países sino lo más importante, la cultura que se crea y se vive en ellos. Así, por ejemplo, podemos ver un documental sobre Palestina y acto seguido asistir a un taller de percusión africana. Uno de los grandes atractivos del festival es que tanto Sallent de Gállego como Lanuza, el otro municipio sede del Pirineos Sur, se convierten en una auténtica fiesta durante los días del festival, por lo que con sólo pasear por sus calles somos partícipes de la celebración: títeres, funambulistas, magos y músicos nos rodean allá donde vayamos. Y una de las propuestas más esperadas cada año, los Mercados del Mundo: un sinfín de puestos de venta de gastronomía, artesanía y otros productos llegados de cualquier lugar del mundo.  Escenarios de películaLos artistas que participan en este festival no deben darle muchas vueltas a su puesta en escena ya que cuentan con el mejor atrezo imaginable: el valle de Tena. El escenario principal para las actuaciones musicales está en el municipio de Lanuza y es simplemente espectacular. Se trata de una plataforma flotante en el propio embalse de Lanuza, rodeado completamente de naturaleza, que deja perplejos a los espectadores. Las actividades de día se organizan principalmente en Sallent de Gállego, donde la danza, el circo y los pasacalles no descansan nunca.Si tienes ganas de recorrer mundo sin salir de España, consulta la programación de este año y prepara la mochila, el Pirineo te espera.  ¿Qué ver? Además de hacer una ruta obligatoria por los encantadores pueblos del valle, todos ellos de casas de tejados de pizarra, podemos hacer un par de excursiones divertidas. Una de ellas están en Panticosa, donde podemos subir en telecabina para conseguir unas impresionantes vistas del Pirineo; la otra está en  Piedrafita de Jaca, en el Parque Faunístico Lacuniacha, donde podemos ver desde osos hasta bisontes en estado de semi libertad.  Telecabina de Panticosa. ¿Dónde comer? Además de probar la gastronomía internacional que nos ofrece el festival, debemos dejar también hueco para la cocina tradicional oscense. A pocos kilómetros de Sallent de Gállego encontramos propuestas muy interesantes como la del restaurante Casa Pelentos, donde preparan un exquisito ternasco aragonés, o El Privilegio de Tena, donde cuentan además con una excelente bodega. A los pies de la estación de Formigal, el restaurante Vidocq es un acierto seguro.  Cochinillo crocante con puré de zanahoria. / El Privilegio de Tena.

Foto de San Juan en A Coruña

San Juan en A Coruña

EDITORIAL

San Juan en A Coruña La noche más corta ilumina las playas coruñesas Cada año, la noche del 23 de junio el fuego es el protagonista indiscutible en nuestro país. Hogueras en las playas, rituales, conciertos…Pero es en A Coruña donde esta fiesta se vive a lo grande, con una completa programación de actividades que se prolonga durante 11 días. San Juan se lleva celebrando en la capital gallega desde el siglo XIX y, aunque los festejos no son como antaño sino que ha ido evolucionando, es la magnitud que ha cobrado lo que le ha valido convertirse en un evento de Interés Turístico Internacional. Magia, fuego y agua“No creo en las meigas, mais haberlas, haylas”.  De hecho, tienen un especial protagonismo durante toda la semana. Con la elección de las Meiga Mayor y Meiga Infantil, comienzan diversos actos en los que participan y son ellas las encargadas de encender la hoguera principal la noche del 23 de junio. A pesar que días ante comienzan el extenso programa de actividades, es la noche de San Juan cuando cielo y tierra se iluminan por el fuego. Más de 10.000 hogueras se prenden en las playas de Riazor y Orzán en la que llaman A Noite da Queima, donde se congregan más de 100.000 personas cada año. A las 12 de la noche comienzan también los fuegos artificiales, que se reflejan en el mar gallego y que visten de color el cielo.Es ahora cuando los supersticiosos y los que no lo son tanto, comienzan los rituales para obtener salud, fortuna y amor: quema de deseos, saltar las olas o lavarse la cara al día siguiente con el agua donde previamente habremos metido toda la noche hierbas de San Juan.  No sabemos si estas costumbres tendrán el efecto esperado. Lo que sí es seguro es que ésta es la noche más corta del año y el comienzo del verano. Gastronomía y actividades para los más pequeñosSan Xoan Pequeniño, dentro del marco de los festejos de San Juan, permite a pequeños y mayores disfrutar de gran variedad de conciertos, talleres o títeres. Para hacer más llevadero los actos, se habilita incluso un chill out infantil y una zona para “aparcar” los carritos de los niños y disfrutar así con toda comodidad.Con tanto movimiento, no podemos olvidarnos de comer bien para recuperar fuerzas. El plato típico de esta noche tan especial es, como no podía ser de otra manera, grelos y sardinas, y es habitual que se celebren grandes sardiñadas para cenar entre amigos, siempre prestando atención a las normas de seguridad. Si ya hemos dicho que el cielo coruñés se ilumina con los fuegos artificiales la noche de San Juan, durante el resto de días, se llena de color gracias a Festicor (Festival internacional del viento Nordés). Los mejores pilotos de cometas del mundo volarán ejemplares antiguos, curiosos, gigantes etc aprovechando el viento que sopla en la costa gallega.  Por si fuera poco, se incluyen otro tipo de actividades relacionadas con el viento, como circo, espectáculo de pompas de jabón gigantes etc. No te pierdas toda la programación y las recomendaciones de seguridad para disfrutar de la noche más mágica de todas. Vive A Coruña A Coruña en 48 horas Ruta Picasso por la ciudad De tapas Restaurantes con Soles Repsol Top 10 productos gallegos Pescados, mariscos, vinos, quesos...seleccionamos los mejores productos gallegos que encontrarás en la Guía de alimentos y bebidas y que podrás consumirlos durante todo el año.

Foto de Paseos marítimos

Paseos marítimos

EDITORIAL

Caminando a la orilla del mar Paseos marítimos Tenemos la suerte de tener casi 4.000 kilómetros de costa. De esta forma, es habitual encontrar, en los pueblos y ciudades costeras, increíbles paseos donde continuar disfrutando de la brisa marina una vez que salimos de la playa o si somos de los que huimos de la arena. No es exclusivo del verano, sino que podemos aprovechar a hacer ejercicio o caminar también cuando el sol no nos acompaña. Chiringuitos, heladerías, mercados artesanales o zonas infantiles los convierten en uno de los lugares preferidos por todos. A Coruña. El más largo de EuropaEl coruñés es el paseo marítimo más largo de Europa, 13,5 kilómetros que abrazan la ciudad comenzando desde San Antón hasta el Portiño. Siendo tan extenso no es de extrañar que nos parezcan diferentes paseos que se van sucediendo uno tras otro. Así, tenemos zonas donde pasear en bicicleta, a pie y otros tramos compartidos con el tranvía. Pero sin duda, hay tres espacios que merecen que nos detengamos y disfrutemos con atención: el paseo de los Menhires, que enlaza con el paseo marítimo y donde encontramos los Menhires de la Paz o el monumento a los fusilados de la República; la torre de Hércules, uno de los símbolos de la ciudad; y el recorrido que bordea las playas de Riazor y Orzán donde pasear por el día o bien por la noche alumbrados por las farolas modernistas que copan el paseo. Estas además sirven de soporte para varias piezas de arte de la coruñesa Julia Ares, donde se relatan algunos de los episodios de la historia de la ciudad. Alacant. Un gran mosaicoConstruido durante la primera mitad del siglo XX, apenas tiene medio kilómetro de longitud y sin embargo llama la atención por las 6,5 millones de teselas de colores que forman un mosaico que recuerda a las olas del mar.  El paseo marítimo alicantino se llama Explanada de España y encontramos edificios emblemáticos de la ciudad como la Casa Carbonell o el Real Casino. Cuatro filas de palmeras nos acompañan en un recorrido que debemos hacer sin prisa, disfrutando de artistas callejeros, mercado de artesanía y refrescándonos en alguna de las heladerías o cafeterías que encontramos. Un paseo marítimo animado tanto de día como de noche. Barcelona. Un paseo siempre activoDesde el monumento a Colón hasta el Puerto Olímpico son unos 4 kilómetros de paseo marítimo en el que, sea la hora que sea, veremos a locales y turistas caminando en patines, en bicicleta o simplemente disfrutando de la brisa del mar. Encontramos además conocidos símbolos de Barcelona como La Ballena, una escultura realizada en bronce y de 35 metros, obra del arquitecto Frank O. Gehry, o las torres Arts y Mapfre. Como punto final, el impresionante hotel W, que simula la gigantesca vela de un barco. Y entre medias, terrazas, skate park, zonas de columpios etc.  En el emplazamiento que ocupaba el Fórum Barcelona tenemos el Bosc Urbá, un parque de aventuras que en vez de árboles aprovecha la estructura de columnas de hormigón a modo de bosque y donde hay circuitos para todas las edades. Toda una aventura con vistas al mar. Donostia-San Sebastián. El más chic y eleganteEs uno de los más fotografiados. Se divide en varios tramos con nombres diferentes, ya que recorre  las playas de La Concha y Ondarreta. Desde el puerto, donde se encuentra el Ayuntamiento y hasta el famoso Peine de los Vientos, tenemos aproximadamente 2 kilómetros de distancia. La parte que queda en la zona de la playa de La Concha está flanqueada por la famosa barandilla diseñada por Juan Rafael Alday y que se instaló en 1910 y donde tenemos edificios como el balneario de La Perla, la Real Casa de Baños o el Palacio de Miramar, que se sitúa en la separación de ambas playas. Este paseo es muy frecuentado por turistas y locales incluso cuando el buen tiempo no acompaña, porque siempre es un placer caminar por él. No olvidemos, además de la barandilla blanca, las características farolas que se encuentran en la rampa de bajada a la playa de La Concha, también obra de Alday y que las diseñó en 1908. Cádiz. Con sabor cubanoMucho se ha hablado de la similitud de este paseo con el Malecón de La Habana. De hecho, el de Cádiz se usó como escenario para una película donde la capital andaluza se convertía en la capital cubana. Pero no solamente por sus casas de color pastel nos sentiremos en la isla caribeña. Es uno de los mejores lugares para admirar la puesta de sol, para pescar con anzuelo o para, simplemente, quedarnos soñando mirando al horizonte como ya hicieran muchos poetas que se inspiraron con semejante estampa.  Desde  La Caleta hasta Campo del Sur, encontramos el castillo de Santa Catalina y varias torres-miradores que se usaban para controlar la llegada de barcos que hacían rutas de comercio con las Indias. Al final del paseo, la famosa catedral de Cádiz con su característica cúpula amarilla que reluce más aún con el sol. Sitges. El primer chiringuito de EspañaUna vez que termina el día y si salimos de la playa tenemos 2,5 kilómetros que van desde la Fragata hasta el santuario de la virgen de Vinyet, muy venerada en la localidad por los marineros. Nos acompañan varias esculturas de los pintores Casas y Rusiñol, al igual que las casonas de indianos que salpican esta zona de Sitges. Además, si vamos con niños podremos detenernos en las zonas infantiles o en los jardines del Terramar, de casi 36.000 metros cuadrados y de estilo novecentista. Este gran parque tiene columpios, estanques, mesas para comer etc. Pero, sobre todo, es famoso porque es justo aquí donde está el que se denominó como primer chiringuito de España, fundado en 1913 y muy marinero, ya que está aún hoy pintado de blanco y azul. 

Foto de 5 motivos para ir al Festival de Peralada

5 motivos para ir al Festival de Peralada

EDITORIAL

Girona 5 motivos para ir al Festival de Peralada Escenarios de película Cualquier actuación cobra un sentido único cuando se interpreta sobre uno de los escenarios del Castillo de Peralada. Todos ellos son recintos góticos y renacentistas erigidos entre los siglos XIV y XVI: el auditorio Parque del Castillo, la iglesia del Carmen, el claustro del Carmen y las terrazas del Cotton Club.  Mucho más que ópera Aunque en sus inicios el festival se centraba especialmente en las representaciones operísticas y la música clásica, con el paso de los años la programación se ha ido diversificando y actualmente ofrece también propuestas de danza o música pop, ambas con un gran éxito de público. Por aquí han pasado grandes nombres como el bailarín Ángel Corella o el cantante Alejandro Sanz.  Cartel de primer nivel Desde las primeras galas musicales que se organizaban en el entorno del castillo, en el año 1983, han pasado por los escenarios de este festival primeras figuras de las artes escénicas a nivel nacional e internacional. Montserrat Caballé, Paco de Lucía, Nacho Duato,  la Orquesta Filarmónica de San Petersburgo o Woody Allen, son algunos de los artistas que han actuado aquí. En tierra de Salvador Dalí A solo 15 minutos en coche desde el castillo de Peralada nos espera la ciudad natal del genio Salvador Dalí, Figueras. Aquí se encuentra su Teatro-Museo, una obra de arte en sí mismo supervisada por el propio artista. Durante el mes de agosto se pueden realizar visitas nocturnas, en las que podemos contemplar las obras del artista a la luz de la luna y mientras degustamos una copa de cava. El mar a nuestros pies Mientras disfrutamos de cualquiera de los conciertos o espectáculos del festival podemos casi sentir el olor a mar, ya que la playa se encuentra a escasos 20 kilómetros de aquí. Por eso asistir a este certamen es una buena excusa para descubrir la increíble Costa Brava catalana. Abruptos acantilados, vegetación salvaje, calas de arena dorada y pequeños pueblos marineros de casas blancas nos están esperando. De entre todos los festivales del verano, el del Castell de Peralada destaca por encima del resto por la espectacularidad de su cartel y su ubicación. Artistas de primer nivel nacional e internacional se reúnen en un entorno de película: el castillo y palacio de Peralada y sus impresionantes jardines. Este conjunto monumental de la época medieval ofrece un marco incomparable para disfrutar de la música y la danza durante los meses de julio y agosto. De entre todos los motivos para asistir al certamen, hemos seleccionado los cinco que lo convierten en un evento imprescindible del verano.

Foto de Cartagena, capital mediterránea de la música

Cartagena, capital mediterránea de la música

EDITORIAL

La Mar de Músicas Cartagena, capital mediterránea de la música Como lo hicieran los cartagineses hace 3.000 años, los artistas desembarcan cada año en Cartagena para tomar por completo la ciudad. Lo hacen de la mano de un festival consolidado ya como uno de los mejores de Europa dedicado a las músicas del mundo. El certamen lleva en su estela 21 años de existencia en los que artistas de todas las partes del mundo han compartido con el público murciano exquisitas muestras de música, cultura, cine y literatura internacional. Una especie de esperanto cultural es el único idioma necesario para que desaparezcan las fronteras sobre los escenarios de La Mar de Músicas. Aunque fue concebido como festival de música, a lo largo de estas dos décadas de historia el certamen no solo ha crecido en éxito de público sino también en programación. En los últimos años, además de conciertos, en La Mar de Músicas hemos visto también exposiciones, presentaciones de libros, proyecciones audiovisuales… El resultado son dos décadas de proyección imparable con un cartel donde figuras consagradas, como Carlinhos Brown, Calle 13 o Compay Segundo, comparten cartel con artistas emergentes, prácticamente desconocidos en nuestro país. Descubrir al público español la cultura de países africanos, nórdicos o sudamericanos, es uno de los grandes logros por los que este certamen merece colgarse una medalla. Lejos queda ya el recuerdo de el primer concierto de este festival en 1994, con apenas 70 espectadores, cuando en la edición de 2014 reunió a más de 40.000 asistentes.  En las últimas ediciones, el certamen ha consolidado su programación dividiéndola en cuatro secciones: música, cine, arte y letras. El eje vertebrador de todas ellas es el país invitado de cada año, del que proceden la mayoría de artistas del certamen. En la edición de 2014, por ejemplo, la mayor parte de las actividades se centraron en Noruega, y pudimos ver a artistas como el músico Lindstrom, con una apuesta de dance escandinavo, o Kjartan Flogstad, uno de los autores noruegos más importantes y leídos, autor de Gran Manila, una de sus novelas más laureadas. Junto ellos destacaban otros nombres que nada tiene que ver con la cultura nórdica, como la española Martirio o la misma Orquesta Sinfónica de la Región de Murcia, una curiosa y deliciosa mezcla que sin duda alguna es seña de identidad del certamen.  Escenarios de películaUno de los valores añadidos de este festival es que el arte no sólo se concentra sobre el escenario sino también alrededor de él y es que todas las localizaciones de los eventos tienen historia propia. Es el caso del Castillo Árabe, la Catedral o el auditorio Parque Torres, desde el que tenemos impresionantes vistas de la bahía. Y qué decir del Teatro Romano, donde podemos escuchar música en directo junto a un monumento construido en el siglo I antes de Cristo. Otros escenarios que acogen eventos durante el festival son el auditorio Batel o las plazas del Ayuntamiento, el ICUE y San Francisco. En total, siete localizaciones distintas que harán que toda la ciudad se sumerja en la marea del festival.Recorrer cada uno de estos escenarios, respirar la historia de Cartagena y dejarse llevar por el ambiente internacional que emana la ciudad durante los diez días que dura La Mar de Músicas, es una de las mejores propuestas que nos regala la agenda cultural del mes de julio. 

Foto de La Mar de Músicas

La Mar de Músicas

EDITORIAL

Para la puesta en escena de las actividades del certamen no hace falta más atrezo que el mismo escenario ya que cada localización encierra en si misma parte de la historia de la ciudad. Escenarios con historia propia Fotogalería Cartagena Una ciudad por descubrir Cartagena en 48 horas Para visitar bien Cartagena se necesitarían, no 48 horas, sino 3.000, tantas como años tiene esta ciudad murciana, que fue la Cartago Spartaria bizantina, la Carthago Nova romana, la Qart Hadasht cartaginesa y la Mastia ibérica o tartésica. Te proponemos el mejor plan para vivir esta ciudad en solo dos días. http://www.guiarepsol.com/es/turismo/destinos/urbanos/ciudades-en-48-horas/cartagena/ Batería de Castillitos Parece hecha de cartón piedra pero esta fortificación es real y está situada en un enclave espectacular, cabo Tiñoso. Además de disfrutar de sus cañones de 18 metros de altura, desde aquí conseguimos una de las mejores vistas de la bahía. El Mejor Rincón Parque Natural de Calblanque A poco más de media hora en coche desde Cartagena nos espera un paraje de naturaleza casi salvaje. El Mejor Rincón Gastronomía Festival de sabores Romanos, fenicios y árabes han dejado su huella en esta cocina de fusión que se nutre de una de las mejores huertas de España bañada por un mar con especies propias. La cocina tradicional de Cartagena Gastronomía Son el lugar ideal para reponer energías en la visita a la ciudad. Los restaurantes que no te puedes perder Top 5 Productos locales, cocina de vanguardia e historia de la ciudad. ¿Qué más se puede pedir? La Catedral, esencia cartagenera Restaurante Del 17 al 26 de julio Cartagena acoge la XXI edición de La Mar de Músicas, uno de los festivales de músicas del mundo más importantes de Europa. Además de los conciertos, las exposiciones, charlas y proyecciones audiovisuales toman la ciudad para transformarla en un espejo mundial de la cultura. Cartagena La Mar de Músicas Mucho más que un festival de música Dos décadas de historia Entre los setenta asistentes al primer concierto de La Mar de Músicas y los 40.000 que asistieron al total de propuestas del 2014, han pasado veinte años en los que este certamen se ha consolidado como una cita ineludible del calendario de festivales del verano. El cartel de 2015 Con propuestas que van desde un homenaje a Víctor Jara hasta la música italiana de Gino Paoli, el festival llega este año más ecléctico que nunca. Blog Y un buen lugar para descansar... Este hotel de cuatro estrellas es la opción perfecta para descansar tras una visita a Cartagena. Situado en el corazón comercial de la ciudad, nos permite llegar caminando en pocos minutos a las principales atracciones turísticas. NH Cartagena ¿Necesitas más? Descubre lo mejor que puedes ver y hacer en esta tierra donde las ciudades milenarias conviven con huertas espectaculares y kilómetros de costa sin fin. Especial Región de Murcia

Foto de Sabías que....Feria de Abril de Sevilla

Sabías que....Feria de Abril de Sevilla

EDITORIAL

¿Sabías qué...? Feria de Abril de Sevilla Es la semana más esperada por los sevillanos. Durante los días que dura la feria la ciudad se viste de colores, se engalanan las casetas y se baila, se come y se pasea a caballo. Entre otras cosas, a la capital andaluza esos días se va a ver y que te vean. Si ya de por sí Sevilla tiene un color especial, es en abril cuando más brilla y no solamente por su portada alumbrada con miles de bombillas. Porque durante la feria la noche se vive con intensidad, como dice la canción: “La noche ríe en Sevilla, y se abraza con el alba”. A bailar, a bailar, a bailar... El comienzo En los inicios era una feria para comprar y vender ganado y fue promovida por un comerciante vasco y otro catalán que en 1846 solicitaron permiso para hacerla. Ya entonces había una zona preparada para descansar, beber y comer algo entre trato y trato. Desde ese año y hasta 1973 se celebraba en el Prado de San Sebastián y contaba con apenas 19 casetas. Casetas. /Flickr de Tales of Wanderer Los vestidos de gitana Los trajes de flamenca o gitana están inspirados en los vestidos que llevaban las mujeres de los campesinos, unas batas ceñidas en la cintura y rematadas en los bajos con volantes. Al comprobar lo favorecedor para el cuerpo femenino que esos vestidos tenían, pronto fueron imitadas por las mujeres de la capital.  Trajes de flamenca o gitana Los caballos A mediodía empieza el tradicional paseo de caballos y enganches. Hasta las 8 de la tarde, es usual ver los elegantes caballos montados por jinetes y amazonas vestidos con trajes típicos y paseando por el recinto ferial. Solo en 1990 no hubo caballos debido a la peste equina, una imagen nada habitual porque forman parte de la feria. Paseo a caballo por la feria El "alumbrao" El comienzo de la feria viene marcado por el “alumbrao”. Es el encendido de las miles de bombillas que decoran la portada o la entrada al recinto ferial y que se produce el lunes a las 12 de la noche. Cada año el diseño de la portada varía con temáticas diferentes. Así, por ejemplo, pueden reproducir edificios emblemáticos o dedicarse a eventos significativos y relacionados con la ciudad. Portada de la feria. /Flickr de Edmund Gall La calle del Infierno La calle dedicada a las atracciones se conoce como calle del Infierno, debido al gran ruido que todas ellas en funcionamiento producen. Y es que son más de 100 las atracciones que se instalan, convirtiendo a Sevilla en el mayor parque de atracciones provisional de España. El espacio destinado a ello es junto al recinto ferial. Calle del Infierno./Flickr de Retratista de Paisajes ¿Cuándo es la feria? La Semana Santa determina la fecha en la que tiene lugar. Así, la Feria de Abril se celebra una o dos semanas tras la Semana Santa, en función de si ésta es a comienzos o a finales de abril. Si es tardía, para que toda la feria no sea en mayo, se deja una sola semana de diferencia entre una y otra celebración. Durante la feria se baila, y mucho. Gastronomía durante la feria Durante la noche del lunes al martes es costumbre que las casetas sirvan una selección de frituras de pescado y otros productos del mar. Es lo que se conoce como la “noche del pescaíto”. Otros platos típicos presentes durante toda la semana son ibéricos, queso, garbanzos con bacalao o buñuelos y churros, llamados en Sevilla “calentitos”. Pescaíto frito. /Flickr de Elfo Tógrafo El "Rebujito" Es una bebida típica solamente desde comienzo de los años 2000 y que se ha popularizado desde entonces. Consiste en servir la tradicional manzanilla (vino de Sanlúcar de Barrameda) con mucho hielo y refrescos con sabor lima-limón. Aunque se dice que lo inventaron en un pueblo de Córdoba, es habitual encontrarlo en todas las ferias andaluzas. Rebujito./ Flickr de Salvatore G2 Las casetas Las hay públicas y privadas. Son una parte importante de la feria y se reparten por todo el recinto ferial, siendo más de 1.000. Se trabaja mucho en su decoración, para lo que se utilizan encajes, mantones, celosías etc. Cada año, el ayuntamiento otorga premios a las mejor decoradas.  Casetas./ Flickr de David Sim

Aviso

Uso de cookies

El presente sitio web y otros vinculados de Repsol utilizan cookies, propias y de terceros, para la mejora de nuestros servicios y de su experiencia como usuario, así como para ofrecerle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. Más información sobre nuestra Política de cookies aquí.

Cerrar el tooltip