La ciudad de las letras

Ver Videos Ver Mapa

José Zorrilla, Miguel de Cervantes y Miguel Delibes son algunos de los grandes escritores en castellano que han dejado su huella en Valladolid, o mejor sería decir que fue la ciudad la que dejó huella en ellos. Valladolid es una urbe cosmopolita y viva, que llegó a ser capital de España. En la actualidad, sigue haciendo honor a su tradición de ciudad abierta al visitante.

 

Primera mañana  

10.00 Bienvenida en la universidad 

Nuestra ruta comienza en la  estatua de Miguel de Cervantes, en la plaza de la Universidad. Frente a ella, aparece la fachada de la Facultad de Derecho de la Universidad (tel.: 983 423 008). Podemos entrar a recordar durante unos minutos el bullicioso ambiente estudiantil. Después, saldremos a la plaza y tomaremos la calle de la izquierda. Así llegamos a la Catedral de Nuestra Señora de la Asunción

En realidad, la catedral está a medio construir. Comenzó a levantarse en el siglo xvi, siguiendo los planos de Juan de Herrera (que dio su nombre al estilo herreriano), pero el proyecto era demasiado grande. Si observamos la fachada occidental, desde la plaza de Portugalete, parece que el edificio ha sido cortado. Es el efecto de la paralización del proyecto debido a la falta de fondos. En el interior, merece la pena pararse ante el sepulcro de don Pedro Ansúrez, repoblador de Valladolid, y el majestuoso retablo de Juan de Juni, en la Capilla Mayor. 

11.30 De palacio en palacio 

Tras abandonar la catedral, iremos hacia la derecha, hasta el comienzo de la calle Angustias, a apenas 20 metros. En el número 1, se sitúa el Teatro Calderón (tel.: 983 426 444). Casi sin darnos cuenta, mientras reparamos en los detalles de las casas señoriales, habremos llegado a la plaza de San Pablo. La esquina de la derecha está ocupada por el Palacio de Pimentel, donde nació Felipe II. Hoy es la sede de la Diputación de Valladolid (Angustias 44; tel.: 983 427 100). En el exterior, repararemos en la ventana plateresca, justo en la esquina, sobre nuestras cabezas. 

A la izquierda aparece el Palacio Real (Esteban García Chico, 1), que data del siglo xvi. Fue la morada de Felipe III mientras Valladolid fue capital de España, entre 1601 y 1606. El otro lado de la plaza está ocupado por la  Iglesia Conventual de San Pablo, que destaca por su esbelta fachada de estilo gótico isabelino. 

12.30 Arte para contemplar 

Justo detrás se halla el Museo Nacional Colegio de San Gregorio(Cadenas de San Gregorio 1; tel.: 983 250 375) que, por la mañana, abre hasta las 14.00 h. Una vez traspasamos su precioso pórtico gótico, nos espera una colección con lo mejor de los escultores españoles de los siglos xv a xviii, como Juan de Juni, Berruguete o Diego de Siloé. El fondo del museo es tan amplio que está distribuido por otros edificios, todos en la misma calle: el Palacio de Villena, la Casa del Sol y la Iglesia de San Benito el Viejo. 

13.30 Rumbo a la Plaza Mayor 

Pasaremos por la estrecha Rúa Oscura, Platería y Lonja hasta la calle de la Lencería. Estamos en la  Plaza Mayor: el punto de reunión preferido de los vallisoletanos. Muchos quedan en ella, sobre todo a los pies de la estatua de don Pedro Ansúrez. Es escenario de mercadillos, fiestas populares, actuaciones de música o de las famosas procesiones de Semana Santa. Está rodeada por edificios con soportales. El más importante, en el lado norte, es el ayuntamiento(tel.: 983 426 100), presidido por la Torre del Reloj. En el lado contrario, destaca el Teatro Zorrilla(tel.: 983 351 266).

 

Primera tarde  

14.00 Placeres gastronómicos 

Se impone apostar por la cocina de raíces castellano-leonesas, por ejemplo, en dos restaurantes a un paso de la Plaza Mayor. La Criolla(Calixto Fernández de la Torre 2; tel.: 983 373 822) está recomendado por la Guía Repsol y tiene platos como los guisantes con calabacín de Palencia o el chuletón de buey. El Caballo de Troya (Correos 1; tel.: 983 339 355) es toda una institución. Se encuentra en un edificio del siglo xvii que ocupa el mesón y hostal que ya existía en la Edad Media. Es imprescindible probar las legumbres y los postres caseros.

Si tenemos curiosidad por probar las tapas locales, iremos a Los Zagales de Abadía(Pasión 13; tel.: 983 351 525), a pocos metros. Sus tapas y canapés han recibido numerosos premios, así que los probaremos mientras degustamos alguno de los buenos vinos de la zona: croquetas, hojaldrillo relleno, verbena de canapés, embutidos ibéricos o mollejas de lechazo. 

16.00 Camino del sur 

Cien metros a la izquierda está la calle de María de Molina, que nos llevará en línea recta hasta la plaza de Zorrilla. Pasaremos por el Teatro Lope de Vega (María de Molina 12; tel.: 983 352 781). Fue fundado en 1861 y hereda una tradición que se remonta al siglo xvii, cuando ya existía un patio al raso donde se interpretaban comedias. 

Ante nosotros aparece el  Campo Grande. Este parque es el pulmón verde del centro de Valladolid. Se construyó en 1877 a la usanza de jardín romántico. Si tenemos suerte con el tiempo, es una delicia pasear por él. Podemos ir hasta la Pérgola y la Fuente del Cisne; hacia el Estanque y la Cascada, o hacernos una fotografía en el Monumento al Fotógrafo, al lado del Paseo del Príncipe. 

17.30. De pronto… Asia 

Cruzaremos el Campo Grande para acceder al Paseo de los Filipinos, donde se halla el  Real Colegio de los Padres Agustinos. Su interior acoge las 18 salas del Museo Oriental(avenida Padres Filipinos 7; tel.: 983 306 800). Su horario es de 10.00 a 14.00 h y de 16.00 a 19.00 h. Es el legado de los padres agustinos que, desde el siglo xvi, fueron los principales evangelizadores del sudeste asiático. De ahí viene el calificativo popular de filipinos. A su regreso, trajeron consigo parte de la cultura de los países donde vivieron: caligrafías y muebles chinos, cerámica de Filipinas o, incluso, la armadura de un samurái japonés de los siglos xvii-xviii. 

19.00. El pulso de la ciudad 

Salimos del Museo Oriental y vamos hacia la izquierda, en dirección al Paseo de Zorrilla, una arteria animada y llena de comercios y tiendas de las mejores firmas. De nuevo en la Plaza de Zorrilla, seguimos por Miguel Íscar, calle que nos lleva hasta la  plaza de España. Por la mañana hay mercado de frutas y flores, pero a esta hora, sin embargo, está algo más tranquila, así que podemos aprovechar para tomar un café. 

A la derecha de la plaza, aparece la calle López Gómez, que tomaremos hasta Fray Luis de León. Hemos de ir despacio, si no, nos pasaremos la entrada del Pasaje Gutiérrez. Se trata de una corta galería comercial cubierta, otro recuerdo de la época de expansión burguesa, que se levantó en 1886, siguiendo la moda de las grandes capitales europeas de la época. 

20.30. Hacia el Trigo 

El callejeo de todo el día puede provocar cansancio… y ganas de cenar. La mejor opción es el  restaurante Trigo (Los Tintes 8; tel.: 983 115 500), llamado así en honor al oro de Castilla. Está a diez minutos a pie, al lado de la catedral, y tiene un Sol de Repsol. ¿Qué podemos degustar? Todo lo que nos propongan: pichón con trigo, patata del abuelo, silla de cabrito, pescado de mercado, los canelones de miel de postre… 

La velada se puede prolongar con alguna copa en buena compañía. Valladolid tiene muchas zonas donde elegir: El Cuadro (entre el Campo Grande y el Pisuerga), Paraíso, Coca-San Lorenzo (la zona pijita) y Universidad-Portugalete, la más animada.

 

Segunda mañana 

10.00. Ciencia sobre el río 

Comenzamos la segunda jornada en Valladolid en el Museo de la Ciencia(avenida Salamanca 59; tel.: 983 144 300), que podemos visitar en horario ininterrumpido hasta las 19.00 h (de 11.00 a 21.00 h en verano). El edificio es obra de Rafael Moneo y Enrique de Teresa, que aprovecharon una antigua fábrica de harina. Han conservado una de las fachadas de ladrillo rojo, que contrasta con la torre enrejada o con la cúpula de hormigón del Planetario Digital. En su colección, llama la atención el único coche declarado Bien de Interés Cultural en España: un modesto Renault 4CV, el primer modelo en salir de la fábrica de FASA Renault en Valladolid, allá por 1953. 

Después cruzaremos el Pisuerga por la pasarela peatonal, que nos llevará a la  Casa del Río. Es un moderno centro de divulgación de los ecosistemas fluviales. Nada como un momento de descanso sobre la misma pasarela, que aprovecharemos para disfrutar de unas magníficas vistas de la ciudad, con el Puente Colgante frente a nosotros. 

11.30 Por la margen izquierda 

Tomamos la avenida de Salamanca como eje de la ruta e iremos hacia el norte. En nuestro recorrido, podemos visitar el Monasterio de Nuestra Señora de Prado, que ocupa la Consejería de Educación, Cultura y Turismo (tel.: 983 358 990), el Centro Cultural Miguel Delibes(Avda. Monasterio Nuestra Señora de Prado 2; tel.: 983 385 604), obra de Ricardo Bofill, o la sede de  las Cortes de la Junta de Castilla y León(tel.: 983 421 500). Si queremos ahorrar fuerzas, tomaremos el transporte público o, mejor, usaremos el servicio gratuito de préstamo de bicicletas Valladolid en bici

12.00 Volvemos al centro 

Hemos llegado al  Puente Mayor, el más antiguo de la ciudad. Cuando lo crucemos, a nuestra derecha queda la Playa de las Moreras donde, a poco que caliente el sol, se reúnen los vallisoletanos. Puede que divisemos una pequeña embarcación de color blanco, que recuerda algo a los legendarios transbordadores del Misisipi. Es la Leyenda del Pisuerga (tel.: 666 552 266), un barco de 25 metros que cubre dos veces al día (a las 12.30 y a las 17.30 h) la ruta hasta Arroyo de la Encomienda, río abajo. 

12.30 Postres y museos 

Damos la espalda al Pisuerga y cogemos la calle de la Encarnación. En el número 6 está el Monasterio de Santa Isabel (tel.: 983 352 139), regido por monjas clarisas franciscanas, donde se pueden comprar sus famosos dulces: isabeles, roscones, amarguillos o charinas. Están para chuparse los dedos. 

Justo enfrente aparecen el monasterio e iglesia de San Benito, que ocupan el solar del antiguo alcázar y de las murallas medievales. Sus tres patios acogen otros tantos museos, conformando un circuito cultural de primer orden. Destaca el Patio Herreriano o Museo de Arte Contemporáneo de Valladolid (Jorge Guillén 6; tel.: 983 362 771). No podemos dejar pasar la ocasión de admirar su colección, con obras de Dalí, Miró, Chillida o Tàpies. También tiene horario continuo entre semana, de 11.00 a 20.00 h. El sábado es de 10.00 a 20.00, y el domingo de 10.00 a 15.00 h. 

13.30 La casa del Quijote 

Aunque vayamos justos de tiempo, vamos a hacer una rápida escapada hasta el Museo Casa de Cervantes(Rastro s/n; tel.: 983 308 810). Hay que darse prisa porque cierra a las 15.00 h y sería una lástima perdérsela. A pie, solo es una caminata de quince minutos. Cervantes vivía aquí cuando publicó El Quijote, en 1605.

 

Segunda tarde 

15.00 Sabores para todos los gustos 

Regresamos en dirección al Museo Patio Herreriano pero, en la calle de San Lorenzo, nos desviaremos a la izquierda. Aquí se encuentra La Parrilla de San Lorenzouno de los restaurantes de cabecera de Valladolid. Ocupa los bajos del antiguo convento de San Joaquín (siglo xvi) y en su oferta destacan las carnes (corzo, lechazo, pato o faisán). 

Pero Valladolid es, ante todo, una ciudad de tapeo, así que para comer, nada mejor que entrar en algunos de sus bares y dejarse seducir por su oferta. En Don Bacalao, tienen sorpresas como el arroz con gambas o las anchoas al vermut blanco. Hay quien prefiere el arroz a la zamorana de Vinotinto (Campanas 4; tel.: 983 342 291) o las tortillas rellenas de La Central (plaza de la Universidad 7; tel.: 983 294 480). Entre los clásicos, destacan las tostas y los bocadillos recién hechos de La Cárcava (Cascajares s/n, tel.: 983 296 747) y los torreznos del Alarcón (Alarcón 3; tel.: 983 335 017).

16.30 Un lugar con historia… oculta 

Reanudamos nuestra ruta por Ramón y Cajal hasta la calle Real de Burgos, que nos lleva hasta Madre de Dios. En el número 20, se encuentra el Centro Cívico Esgueva (tel.: 983 310 465). Pocos saben que en ese mismo lugar se encontraba  la cárcel de la Inquisición. Entre 1559 y 1809 sirvió de mazmorra a centenares de presos, entre ellos Fray Luis de León. 

17.30 El túnel del tiempo 

Seguimos nuestro paseo por Chancillería y San Martín. Después giraremos a la derecha por la calle de la Lira, hasta Torrecilla. Veremos, a la izquierda, el inicio de una calle estrecha. Si nos adentramos en ella, llegaremos a la Casa Museo José Zorrilla (Fray Luis de Granada 2; tel.: 983 426 266). Se trata del edificio en el que nació el autor, en 1817, y donde vivió sus primeros siete años. Entre las piezas que se exponen está su mesa de despacho e incluso su mascarilla mortuoria. 

Bajando a la izquierda, damos enseguida con la Casa Revilla(tel.: 983 426 246). Aquí vivió, a comienzos del siglo xvii, un joven mozo que resultó ser una novicia, Catalina de Erauso, que se había escapado de un convento. Emigró a América e hizo fortuna como soldado. Era la famosa monja alférez

19.00 Y ahora, Colón 

Nuestra ruta continúa. Andamos por la avenida Ramón y Cajal hasta llegar a la Casa Museo de Cristóbal Colón(Colón s/n; tel.: 983 291 353). Aunque Colón falleció en Valladolid en 1506, lo cierto es que no lo hizo en esta casa. Pero el museo reúne documentos y recuerdos de la época y nos acerca de manera fiel a la figura del descubridor. 

20.00 Fin de fiesta 

Es hora de regresar al centro histórico, con destino a la Plaza Mayor o al Mercado del Val. Está situado por detrás del ayuntamiento, separado del mismo por la plaza de la Rinconada. Es un último paseo por calles que ya son un poco nuestras. Nos confundiremos con los transeúntes anónimos que realizan las últimas compras o con los grupos de amigos que deciden el sitio donde cenar o tomar una copa. Lo que es seguro es que nos iremos de Valladolid con un buen recuerdo.

Seas como seas, tenemos un plan para ti

Para los sofisticados.  

Pecaremos de sibaritas para conocer el restaurante Ramiro’s (avenida de Salamanca 59; tel.: 983 276 898). Es la gran obra del chef Jesús Ramiro. Tiene dos Soles Repsol y su cocina es moderna y cosmopolita, pero con raíces. Ofrece unas vistas magníficas desde el décimo piso de la torre del Museo de la Ciencia. Lo mejor es probar el menú degustación, con una base de materia prima de Castilla y León (lechazo, piñones de Pedradas o morcilla). 

Para relax. 

A 44 km de Valladolid, por la N-601, llegamos al Hotel Balneario Villa de Olmedo (Pago de Sancti Spiritus s/n; tel.: 983 600 237). Ocupa el antiguo convento de Sancti Spiritus, fundado en el siglo xii, donde moraron, entre otras, Santa Teresa de Ávila y Juana la Loca. Un entorno histórico donde recibiremos los tratamientos termales y de recuperación más novedosos. 

Para los más aventureros

Se puede practicar piragüismo en zonas acotadas por el Pisuerga, como la que lleva de la desembocadura del Esgueva al Puente Colgante. Más información en el Complejo Municipal de Piragüismo Narciso Suárez (tel.: 983 268 220). 

Para amigos. 

Nada mejor que una salida en bicicleta por ruta señalizada al Pinar de Antequera, comenzando en el Paseo de Zorrilla (tel.: 983 201 293). Llegaremos hasta el Puente Duero y podemos volver por la Cañada Real o por el Camino Viejo, después de pasar el día en Simancas. En total, será un paseo de unos 30 kilómetros. 

Para familias

Los más pequeños se quedarán boquiabiertos si los llevamos al parque El Valle de los 6 sentidos (tel.: 983 427 174). Lo encontraremos en una finca en el antiguo Palacio de los Power, en la carretera de acceso a Renedo de Esgueva, y está pensado para niños de entre 3 y 16 años. Presenta varias zonas temáticas de juegos y un espacio verde con más de 200 árboles.



Ya puedes descargarte nuestra mini guía de Castilla y León


Mini Guías





Acceso a Confianza online