Viaje por los castillos de España


Castillos de leyenda donde habitaron desde Guzmán el Bueno hasta el Cid Campeador; algunos de ellos convertidos en Paradores, te harán revivir una época ya pasada, con todas las comodidades del presente. Este es un tipo de viaje diferente y con espíritu cultural por 10 de los mejores castillos de nuestro país.

España cuenta con algunos de los castillos mejor conservados del mundo. Son construcciones fascinantes que nos devuelven a una época de caballeros, justas y trovadores. Ofrecen mucho más que una lección sobre el pasado. Nos permiten disfrutar de las poblaciones cercanas, de sus gentes y su cultura. Pero también de sus entornos naturales, de sus tradiciones gastronómicas y, por supuesto, de sus leyendas e historias.

Torre del Castillo

 

1. Manzanares el Real, un castillo de película

Descubrir el castillo del Cid Campeador es algo “mágico”, ¿verdad? Pues eso es algo que se puede hacer en Manzanares el Real. En su castillo se rodó buena parte de la superproducción que protagonizaron Charlton Heston y Sofía Loren. 

Hollywood no ha sido el único en admirar la antigua morada de los Mendoza, una de las familias más importantes de España. No te pierdas las rutas complementarias.  

¡Y conoce todos sus secretos!

 

 

Castillo de la Mota (Medina del Campo)

2. Castillo de la Mota, en Medina del Campo, la morada de Isabel la Católica

El Castillo de la Mota, en Medina del Campo  (Valladolid), impresiona por sus proporciones. Varias guías turísticas extranjeras lo consideran el mejor de España. Su historia está marcada por su estrecha relación con nuestra reina más famosa, Isabel la Católica.

Isabel de Castilla (más conocida por Isabel la Católica) nació en 1451 en Madrigal de las Altas Torres, una pequeña población de la provincia de Ávila a tan sólo 27 kilómetros de Medina del Campo. 

Su agitada vida familiar y política la llevó con corta edad a asentarse en Medina, la ciudad más importante de esa zona. En 1468, su hermanastro, Enrique IV, la reconoció como princesa de Asturias. A partir de ese momento, se convirtió en la Señora de Medina.

¡No te pierdas su historia!

 

 

Castillo de Almodóvar del Río

3. Almodóvar del Río, el "guardián" del Guadalquivir

El castillo de Almodóvar del Río, en la provincia de Córdoba, es el mejor conservado de Andalucía. Desde este castillo, situado en el cerro de La Floresta, se obtienen una de las mejores vistas que existen de la Vega del Guadalquivir. Y, como todo castillo que se precie, tiene su propia leyenda… La de la Princesa Zaida.

Según cuentan las crónicas, hace casi mil años que la princesa musulmana Zaida se refugió en el castillo de Almodóvar. Huía de los almorávides, que asediaban Córdoba. En Almodóvar esperó en vano a que su amor, el príncipe Al Mamum, escapara del asedio. El 28 de marzo de 1091, el alcázar cordobés cayó y el príncipe fue asesinado.

¡Haz clic aquí para descubrir sus misterios!

 

 

Puerto de Tarifa con el castillo al fondo

4. Castillo de Guzmán el Bueno, en Tarifa, la ciudad de los vientos

Desde que se convirtiera en una de las capitales mundiales del windsurf, Tarifa  es sinónimo de libertad. Sus calles sirven de puente entre las playas y el centro histórico. Sin embargo, poca gente conoce que cuenta con uno de los mejores castillos de España, aunque también es conocido por una historia ciertamente trágica…

El castillo de Tarifa había levantado por orden del califa Abderramán III en el año 960 para defender el punto más estratégico del Estrecho de Gibraltar. Desde entonces, ha sido pieza codiciada por numerosos enemigos (almohades, cristianos y, posteriormente, los piratas berberiscos) y ha mantenido su condición de fortín.

¿Quieres saber más? ¡Te lo contamos todo!

 

 

El castillo iluminado

5. Castillo de Santa Catalina, Jaén a vista de pájaro

Las vistas sobre Jaén son, quizás, el principal atractivo de este castillo, que mantiene la impronta de su origen como encrucijada de reyes y reinos, allá en el siglo XIII. Hoy, es uno de los principales reclamos de una capital con una gran vitalidad histórica y cultural.

El caudillo cartaginés Aníbal fue el primero en erigir una fortaleza en el cerro de Santa Catalina. Con Roma se mantuvo esa fortaleza, que almorávides y almohades convirtieron en todo un modelo de la arquitectura militar de frontera. El alcázar árabe acabó siendo demolido y sus restos se encuentran junto al restaurado edificio que actualmente es un Parador Nacional, desde cuyas habitaciones se disfruta de unas panorámicas extraordinarias.

¡Aquí encontrarás muchos más detalles!

 

 

Castillo-Parador de Sigüenza

6. Castillo de Sigüenza, la ciudad del Doncel

Sigüenza  es una de las ciudades con más historia de España. Sin duda, este municipio está marcado por su castillo, actual Parador Nacional. Pero también por la leyenda medieval del Doncel de Sigüenza y una artesanía única. Además, su entorno natural es de los mejores de España, especialmente el Parque Natural del Río Dulce y las Hoces del Río Salado.

El Castillo de Sigüenza fue edificado en el siglo XII sobre una alcazaba árabe que dominaba la ciudad, bañada por el río Henares. El primer señor de Sigüenza fue el arzobispo de Toledo, Bernardo de Agen. Fue él quien recuperó la ciudad a los musulmanes en 1123. Quince años después, Alfonso VII concedió a los obispos de Sigüenza la propiedad sobre la ciudad y sus gentes, de ahí que se la conociera como “la de los cien obispos de armas tomar”.

¿... estás listo para descubrir más de este castillo mítico?

 

 

Centro histórico de Olite

7. Palacio Real de Olite, los jardines colgantes de Navarra

Antigua capital del reino, Olite  se encuentra en la comarca de la Zona Media, entre la Navarra montañosa y el Valle del Ebro. En cuanto uno se aproxima, se nota la presencia del palacio real, su edificio más emblemático y principal reclamo turístico.

El Palacio Real de Olite tiene raíces francesas y es reconocido mundialmente. Su fundador, Carlos III el Noble, fue rey de Navarra entre 1361 y 1425, pero nació y se crió en suelo francés. Entre 1402 y 1424 afrontó la construcción del Palacio Nuevo, que, junto con la capilla de San Jorge, actualmente en ruinas, es la parte visitable del recinto. Su antecesor, el Palacio Viejo, adosado a sus muros, es un Parador Nacional.

¡Su historia te sorprenderá!

Exterior del castillo

8. Castillo de Peralada, pensado para el ocio

En 1923, el empresario Miguel Mateu, hijo del cofundador de la legendaria marca de automóviles Hispano-Suiza, compró el Castillo de Peralada con la intención de convertirlo en la sede de sus colecciones privadas de arte. 75 años después, el municipio de Peralada  y su castillo son un referente en el mundo cultural y del ocio gracias a una oferta que incluye casino, campo de golf, hotel, bodegas y un prestigioso festival de música.

Aunque Peralada fue una villa fortificada desde los comienzos de la Edad Media, el incendio que asoló el viejo castillo en 1285 y el alejamiento de la frontera cambiaron su futuro. Los señores del castillo, los Rocaberti, apostaron por una nueva fortaleza de aires renacentistas.

¡Te damos las claves para recorrer sus mejores puntos!

 

 

Castillo de Santueri

9. Santueri, atalaya sobre la isla de Mallorca

El castillo de Santueri, es una reliquia del pasado, cuando las fortalezas se edificaban sobre peñas inexpugnables. También ofrece uno de los mejores puntos de observación de la Serra de Llevant mallorquina y de toda la costa oriental de la isla, salpicada de calas.

Santueri  ocupa un roquedal aislado de poco más de 400 metros de altura. La aparición de la artillería hizo que el castillo, edificado en 1316, quedara relegado al olvido. Actualmente es de propiedad privada.  El actual recinto amurallado se construyó aprovechando las ruinas de la antigua fortificación árabe. Tiene una planta triangular –algo poco usual en la época- e incorpora diversas torres. La torre principal es de forma circular.

¡Visita los alrededores de esta gran fortaleza!

 

 

Exterior del Castillo de Coca

10. Castillo de Coca, una joya del arte mudéjar

Es un castillo levantado para sorprender al visitante. En sus muros y salones interiores, algunos de los mejores creadores del arte mudéjar y renacentista dejaron una huella que todavía hoy resalta en su emplazamiento, en un meandro del río Voltoya.

En 1453, Alonso de Fonseca, arzobispo de Sevilla, consiguió de Juan II la autorización para levantar una fortaleza en la antigua Cauca romana. Su construcción no se realizó siguiendo parámetros militares, sino dando plena libertad a sus arquitectos, en especial a los alarifes mudéjares. El castillo de Coca  cuenta con volúmenes, adornos y detalles que realzan la importancia del ladrillo como material de construcción. Una diversidad y complejidad ajenas por entonces a la austeridad castellana. 

Pero eso es sólo uno de sus muchas peculiaridades... ¡Descúbrelas todas aquí!

 

Para saber más sobre los castillos de España: 

www.castillos-de-espana.com
www.castillosnet.org

Acceso a Confianza online