COMER
VIAJAR
SOÑAR
La Guía
MAPAS
TU PLAN
Maleta

¿Vas a hacer un viaje?

Organiza los detalles con nuestro planificador y no te pierdas nada.

Empezar

Hotel Posada Priorato del Val (Villacibio, Palencia)

Espiando el pasado por el ojo de la cerradura

Morbo y cultura son una mezcla fantástica. Dormir en un priorato desde el que podrás patearte el románico palentino o los Picos de Europa y estar deseando que acabe la jornada para disfrutar de ese lugar confortable, en el que te has recogido el día anterior, es un placer. Si además te espera un masaje japonés de calidad, la fusión te asegura el éxito.  


Texto: ANA CAÑIL | Fotos: JOSÉ GARCÍA

Entramos a dormir en un antiguo priorato. ¿Y eso qué es? pregunta alguno. Vale. Ahí va. El priorato era una casa de monjes –o monjas– más pequeña que un monasterio o un convento. Los frailes solían disponer de una iglesia y gestionaban tierras de alrededor. Son lugares con un cierto aire misterioso en todos sus rincones. Esta historia comenzó el día que Icíar (de Bilbao) miró a través del ojo de la cerradura del Priorato de Villacibio, un pueblito al norte de Palencia, entre Aguilar de Campoo y Herrera de Pisuerga, muy cerca de Reinosa. Un lugar donde se dice adiós u hola a las faldas de los Picos de Europa y a la meseta castellana.

Posada Priorato de Val, Palencia.Partes de la casa pueden transportarte a otros tiempos y lugares.

Después de rastrear durante meses lugares de alrededor de Bilbao "que no estuvieran a más de una hora y media o dos, descubrí el patio interior, los muros de piedra y adobe, todo en ruinas", recuerda Icíar, la dueña de la 'Posada El Priorato del Val'. Esa mezcla de olor a humo y pueblo al atardecer, cuando los días se acortan, o a hierba segada en verano, te entra en la piel antes de cruzar la puerta.

Posada Priorato de Val, PalenciaEl salón invita a descansar, a leer, a escuchar música o, simplemente, a soñar.

Ya desde la entrada, es fácil imaginar la nieve cayendo, con una chimenea encendida y un buen té tras una jornada de caminata. "Este año no ha nevado casi, pero hace dos o tres años estuvimos unos días aislados". Y eso pese a que están prácticamente al pie de la autovía, en el desvío a Mave. Durante el invierno, en Villacibio, Icíar vive con otros seis habitantes más.

Posada Priorato de ValEn la parte alta de la casa se aprecian mejor los diferentes matices de la luz.

Cuatro confortables orejeros flanquean el recibidor-salón, al que se accede después de atravesar el patio y la puerta de cristal, con una pila de agua bendita que quizá date de 1607, la fecha que reza en el dintel de la entrada principal. La piedra, la madera y el cristal son una mezcla habitual en la restauración y, aunque a veces se ha abusado, Icíar ha logrado mantener el equilibrio. La calidez en la luz –el tragaluz que ilumina la escalera la tiene tamizada– los rincones con butacas, mantas y velas –sí, velas, pero bien distribuidas– invitan a la charla o al recogimiento.

Posada Priorato de Val, PalenciaCada una de las siete habitaciones está decorada de forma distinta.

Recuerdos de viajes

"Decidí que aquí quería montar la posada y aquí estamos. Ha sido duro", explica la propietaria, aunque insiste en reconocer que su presencia es más bien casual, porque la gestión corresponde a su hija Maider y a su yerno. "Los tres juntos, durante seis años, hemos restaurado este lugar con mimo y amor". Lo cuenta mirándose las manos, las mismas que mezclaron el barro y la paja para hacer los adobes que se aprecian en la segunda planta, decorada con recuerdos de sus viajes –Asia está muy presente– y toques que evocan cuentos de hadas, como la increíble rueca que adorna uno de los rincones más hermosos.

Posada Priorato de Val, PalenciaUna rueca o recuerdos de viajes lejanos, entre los detalles especiales de la casa.

En su otra vida, Icíar ha sido una maestra de las manos, ya fuera en las exposiciones de pintura o en su labor como decoradora. La crisis la obligó a reinventarse y así terminó en Villacibio aquella mañana, buscando un lugar donde asentarse, donde arrancar de nuevo. Tras la restauración, llevan cinco abiertos como posada-hotel, y han creado uno de esos sitios en donde te puedes sentir en el interior de una casa inglesa, en el corazón de la campiña francesa o en las puertas de la Toscana.

Posada de Val, PalenciaEl desayuno: copioso, variado y riquísimo.

Solo que estás en el norte de Palencia, entre la magia de los ríos que corren aún con las nieves de los Picos de Europa, a kilómetros andando de las joyas del románico palentino que puedes empezar a trillarte desde Aguilar de Campoo, y en el corazón de la ruta de los eremitas, los ermitaños del siglo VIII o IX.

Posada Priorato de Val, PalenciaEl rincón de la rueca, uno de los más hermosos de la casa.

"Sí, ya os decía que la visión del patio fue total para decidir que esta casa sería mía. Pero no fue tan fácil, el día de antes había estado vendida. Me costó un disgusto". Icíar cuenta la aventura en el desayuno, mientras pone el café y la leche en una mesa vestida primorosamente y repleta de bollos calientes, pan y tostadas también calientes de cereales, integrales o blanco; yogures y fruta. Abandona la charla para salir al patio y abrir el caño de la pequeña alberca, que tiene el tamaño perfecto incluso para darse una sumergida, aunque sea de broma.

Posada Priorato de ValEl sosiego se respira en cada estancia de la casa, incluidas las habitaciones.

Exotismo japonés

Por la noche, en las habitaciones solo se han escuchado los grillos y a ratos el viento del norte. O el crujir de las maderas viejas de las vigas del techo y de las paredes, que te llevan a pensar en los espíritus de los jesuitas que vivieron en el lugar. Todas las habitaciones –las siete– están decoradas de forma diferente. En lila y gris una, en burdeos y sillón barroco otras; papeles pintados en los baños, armarios y chaise longue o jacuzzi en alguna otra. Hay para todos los gustos, pero ni una con aire "a lo ikea" o madera de pino miel.

Posada Priorato de Val, PalenciaLos baños también están decorados con mimo. 

Quizá el sosiego que transmite el lugar se deba también al aire de la dueña, aficionada al Tai Chi y la cultura zen. "A partir de enero ofrecemos cursos de Tai Chi y retiros programados durante el año", explica Maider, que corrobora la información de su madre sobre el excelente masaje japonés que ofrecen o la ceremonia del té. ¡En el norte de Palencia, Japón y ceremonia del té! Un exotismo, un contraste que puede resultar un incentivo más para el lugar. "Hasta hace poco, ofrecíamos cenas o comidas por encargo, pero ahora los sustituimos por el picoteo informal frente a la chimenea, y la verdad que es otra forma de fomentar la charla", añade Maider.

Posada Priorato de Val, PalenciaLa restauración del priorato ha sido equilibrada y se respira en todas las esquinas.

Al otro lado del comedor, un patio interior con poyato, fuente, parras y tumbona resguardada bajo lo que fue el corredor del priorato de los jesuitas. "Esa fue la parte que más nos costó restaurar y por donde empezamos. Estaba derruida, ni siquiera los últimos monjes y la gente que habitó aquí se atrevieron a entrar", recuerda Icíar. "El Priorato del Val es una hotel integrado en el Patrimonio de Cultura", concluye.

Posada Priorato de Val, PalenciaLa entrada al priorato invita al viajero a descubrir los encantos que se ocultan dentro.

Comprobado que no es fácil encontrar lugares donde refugiarse y mantener la sensación de bienestar y sosiego tras un día de visitas al románico que siembra todo el norte de Palencia y Burgos –o una ruta por los Picos, el Cañón de la Horadada, Las Tuerces o patearse el Canal de Castilla– es imposible no sentir una gota de agradecimiento a la gente capaz de crear atmósferas con aura.

POSADA PRIORATO DE VALCalle Iglesia, 8. Villacibio, Palencia. Tel. 979 06 39 11.

Fecha de actualización: 26 de septiembre de 2017

Comentarios

Aviso sobre uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros con fines estadísticos y publicitarios para mejorar tu experiencia de usuario. Si continúas, consideramos que conoces nuestra Política de Cookies y que estás de acuerdo con su uso. Continuar

Cerrar el tooltip