Acebal

Acebal

Seguramente, casi todos hayamos visto un acebo en nuestra vida. Al menos, alguna de sus partes. Sus hojas verdes con bayas de un color rojo intenso son típicas en decoraciones navideñas de puertas, coronas, árboles de Navidad e, incluso, a veces se confunde con el muérdago bajo el que se besan las parejas de Hollywood. No obstante, no muchos podrán presumir de haber paseado por un auténtico bosque de esta especie protegida en la mayor parte de España, menos aún si se tiene en cuenta que no es fácil encontrarlo con forma de árbol (suele crecer como arbusto). Nada que no se remedie con una excursión al acebal de Valgañón, una de las más importantes del sur de Europa y donde los ejemplares pueden llegar a medir hasta 10 metros.

Una masa tupida, de esas que recuerdan al refrán de árboles que impiden ver el bosque, que se extiende por la sierra de la Demanda a lo largo de diez hectáreas, nos servirá para conocer esta especie vegetal más allá de su vínculo con la Navidad. Descubriremos troncos poderosos, imposibles de abarcar en un abrazo, caprichosos, con formas imposibles dignas de Eduardo Manostijeras, y compasivos, que proporcionan sombra y resguardo en los calurosos días de verano. Por si fuera poco, la ruta que lleva desde el pueblo a la dehesa donde se encuentra el acebal nos permitirá disfrutar de un paisaje de encinas, robles, hayas y delicados pastizales que dan paso a las escarpadas paredes de un barranco.

Contacto

42.326281, -3.080991
941354602
http://www.valganion.org