Maó-Mahón

Maó-Mahón

Información turística: 971369800

Web información turística

Las casitas bajas y coloreadas de Mahón contrastan con la enormidad de algunos de los barcos que llegan al mayor puerto natural de las Islas Baleares. Pero el espíritu de Mahón se parece más a esas casas que a los trasatlánticos. Tras siglos de disputas por su posesión, la ciudad ahora puede disfrutar con calma del prestigio ganado por su inmejorable localización natural y el que se ha ido labrando en los últimos años como destino turístico de primer nivel. Mahón es una ciudad luminosa, abierta y con múltiples atractivos para todos los públicos.

Llegar a su puerto es deslumbrarse con una ciudad que se despereza por las colinas y que está amablemente vigilada por el Campanario de Santa María, con los 3.120 tubos de su órgano, y la extraordinaria fachada de la Iglesia del Carmen. Los yates se arremolinan en el puerto dando la bienvenida y esperando a sus dueños, que pasean por el muelle o disfrutan relajados, sentados en sus muchas terrazas.

El barroco es el estilo del Ayuntamiento de Mahón y en una de sus fachadas, desde 1731, da puntual la hora el célebre reloj que el gobernador inglés Richard Kane regaló a la ciudad. A unos pasos de allí se levanta el Convento de Sant Francesc, hoy Museo de Menorca, que es un lugar ideal para hacer un recorrido por la historia de la isla guiados por los más de 200.000 objetos que allí se exhiben.

Las notas musicales de la Semana Internacional de la Ópera o del Festival de Música d’Estiu regalan los oídos del viajero que se pasa a la orilla norte para visitar la impresionante Fortaleza de La Mola, una fortificación levantada en el siglo XIX para, cómo no, evitar el acoso de los buques de guerra que miraban con deseo la Isla de Menorca.

En las inmediaciones de Mahón se pueden visitar sitios como el Fuerte de Marlborough, en Es Castell, el Poblado talayótico de Trepucó, a un par de kilómetros, los restos talayóticos de Talatí de Dalt o el magnífico espacio natural que conforma el Parque Natural de S’Albufera des Grau, parte de la Reserva Natural de la Biosfera de la isla.

Íntimamente ligado al carácter de Mahón se encuentra su queso, que posee el sello de calidad de la Denominación de Origen Protegida. No debe irse de la isla sin probar todas sus variedades ni sin degustar los muchos platos que con él se preparan en las cocinas locales.

Planes en Maó-Mahón

Ver todos