COMER
VIAJAR
SOÑAR
La Guía
MAPAS
TU PLAN
Maleta

¿Vas a hacer un viaje?

Organiza los detalles con nuestro planificador y no te pierdas nada.

Empezar

De vermú "gamberro" por La Coruña

Tomar el aperitivo, esa costumbre tan española que consiste en tomar “un algo” antes de comer, especialmente en fin de semana, está bien arraigada en Coruña. Con el aperitivo, como con el tiempo en Galicia, nunca se sabe: empieza en torno a las 13h, se extiende a gusto del consumidor y la oferta se adapta a todas las edades, situaciones familiares e, incluso, ganas de fiesta. En todo caso, es el responsable de que pocos coruñeses se sienten a comer en fin de semana –ya sea en casa o en un local- antes de las 15h.


CLARA VILAR

Si hay un lugar muy popular a la hora del aperitivo en Coruña esa es la calle Payo Gómez, cerca de la Plaza de Pontevendra. Aquí encontramos locales como Sabores a Tope – similar aunque no igual a la conocida cadena Bierzo/leonesa-, o Casa Rita, ambos de gusto tradicional, tapa generosa y con una carta interesante de producto local si decides extender el aperitivo hasta el almuerzo. Y Casa Rita tiene vermú casero de barril.

En su versión más actual, el aperitivo coruñés evoluciona a la sesión vermú, que se entiende por aquellos locales que programan actividades, sobre todo musicales. En la preciosa plaza de Azcárraga, en la Ciudad Vieja, conviven locales tradicionales como A Vella con recién llegados como La Gata, que programa actuaciones de música en directo y sesiones de Djs. Sentarse en sus terrazas y respirar la piedra y el musgo, mientras la luz atraviesa sus frondosos árboles, es una manera inmejorable y tranquila de iniciar una ruta del aperitivo. La plaza acoge además los primeros sábados de cada mes un mercadillo de artesanía y antigüedades y es uno de los centros neurálgicos de la Feria Medieval que tiene lugar durante el verano.


Así es el vermú en Bikiño. Foto: Clara Vilar

Para los que buscan un ambiente más animado, la zona de Plaza de España es la mejor opción. Hay mucho locales y la gente abarrota las pequeñas aceras, convirtiendo los coches en mesas y puntos de apoyo improvisados, mientras charlan y toman una Estrella (Galicia), un vino o un vermú. Un local interesante hasta la hora de comer es el Bikiño, en la calle San José. Con muy buen vermú de grifo y tapa de callos, no cierran la cocina, con lo que es buena opción para compartir raciones sentado en una mesa del interior o compartiendo la barra situada en la calle. Además, se puede entrar con perros. Otra parada obligatoria para disfrutar de un buen vermú es Pepa A Loba, donde cuidan todos los detalles.

Ambiente de vermú en Pepa A Loba. Foto: Clara Vilar

A partir de las 17h, nos mudamos a la paralela calle de San Juan, donde con amplificadores y micrófonos improvisan escenarios a pie de bar y empieza a sonar la música. Especialmente los domingos por la tarde, la zona se abarrota de los coruñeses más animados. En bares como Echeoquehay o La Ama hay actuaciones y, sobre todo, improvisaciones. Los clientes y habituales van rulando delante del micrófono para tocar y cantar. Y el bar acompaña. La sesión vermú de la calle San Juan es la más amplia y también, a medida que avanza la tarde, la más gamberra: desde las 13h hasta las 23h, se puede empezar tomando un vino y unas raciones en el bar San Xoan y terminar maldiciendo los lunes mientras se entonan clásicos cerveza en mano. Lo dicho. Cuestión de gustos.

La tapita que no falte. Foto: Clara Vilar

Fecha de actualización: 21 de junio de 2017

Comentarios

Aviso sobre uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros con fines estadísticos y publicitarios para mejorar tu experiencia de usuario. Si continúas, consideramos que conoces nuestra Política de Cookies y que estás de acuerdo con su uso. Continuar

Cerrar el tooltip