Otros alimentos, diversidad gastronómica - Guía Repsol

Otros alimentos

Diversidad. Esa es la característica que define la esencia de este ‘cajón de sastre’ culinario. La riqueza natural y gastronómica española ha dado lugar a alimentos de calidad difíciles de encasillar. Por eso aquí se les da cabida a todos esos extraordinarios productos que merecen ser reseñados.

Desde sales exclusivas, tesoro más apreciado del Mediterráneo y recurso esencial de los veteranos pescadores del Cantábrico  que hicieron del salazón su método de vida, hasta dulces delicados como turrones, hojaldres y mantecados. Esas pequeñas joyas de la repostería trasladan al comensal hasta la remota Al-Andalus, aunque, por paradojas de la vida, esos productos se perpetuaron a lo largo de la historia en los conventos y cenobios de los distintos lugares de España.

 “La calidad de lo que se envasa en España es muy alta porque el consumidor cada vez es más exigente”

También hay espacio para carnes de caza y las tiernas legumbres más delicadas.Elaboraciones culinarias que nacieron hijas de la necesidad, y otras que solo las técnicas de conservación más modernas han permitido llevar hasta los anaqueles y alacenas de las tiendas gourmet, listas para ser apreciadas en toda su grandeza: desde perdices y codornices en escabeche a garbanzos y lentejas en conserva, en este espacio bosque y huerta se dan la mano.

Este apartado se hace necesario porque la calidad no entiende de categorías, la excelencia radica en la singularidad. Por tanto, es difícil enmarcar en apartados concretos el delicado trabajo de las abejas y la producción de miel o el frágil cometido de recolectar el azafrán en los campos de Castilla.

No podían faltar tampoco delicatessen de la industria alimentaria como el caviar, elmarrón glasé o el foie gras. Tampoco sería de justicia obviar especias, entre las que destaca el pimentón, o el rey de la repostería, el chocolate, ni las nueces glaseadas o los bizcochos.

Cada uno de estos productos alimenticios es fruto de una tierra determinada y del esfuerzo de sus productores que elevan a la máxima expresión un alimento y una tradición, en definitiva, el buen hacer que se traduce en calidad.

Mirar, tocar, oler y saborear. Esas son las claves de este privilegiado conjunto de alimentos, un aliciente para el consumidor curioso, el verdadero gourmet que disfruta con la diversidad dispuesto siempre a recorrer tiendas delicatessen y supermercados, tahonas de barrio y sofisticados almacenes en busca de una calidad superior. Seguro que aquí se encuentran razones para mantener o intensificar esa actitud. Eso sí, una vez disfrutado, toca cerrar este cajón para que no se pierdan sus infinitas propiedades.

Leer más

Especias

Azafrán

Es la especia más cara del mundo, precio que está justificado por lo delicado y laborioso del proceso de recolección y elaboración que se realiza de manera manual.

Pimentón

Fundamental en la cocina tradicional española, el sabor del pimentón nos hace evocar la gastronomía más hogareña.

Sal

Ha estado siempre presente en la historia de la gastronomía como recurso culinario y da a las comidas un sabor único e irreemplazable. España cuenta con una gran variedad de sales de gran calidad.

Salado

Alimentos preparados

Cada día son mejores y más logradas las recetas de platos preparados listos para calentar y servir.

Caviar

Este manjar lleva a la cocina las huevas del esturión. Los ríos españoles han tenido una estrecha relación con este producto gourmet.

Caza

Las elaboraciones de platos derivados de la caza han alcanzado niveles extraordinarios de calidad. Las empresas alimentarias cuidan al extremo los ingredientes de sus platos preparados.

Foie gras

Este producto se ha hecho un hueco importante en la industria alimenticia española. Es una delicia gastronómica que se elabora a base de hígado de aves, pato y oca.

Patatas fritas

Las patatas fritas han sido un aperitivo siempre popular y recurrente, pero con los años su presentación ha variado desde lo más artesanal hasta su industrialización como snack.

Paté y otras tarrinas

Es un alimento concebido para untar que no debe confundirse con el foie gras. Su nombre, tomado del francés pâté, alude precisamente a su textura de “pasta” o “masa”.

Pato

El repertorio de elaborados procedentes del pato es extraordinariamente amplio. En su versión confitada, las piezas adquieren una textura y sabor extraordinarios.

Dulces

Alfajores

Son un ejemplo de la riqueza y diversidad de sabores que la Navidad convierte en imprescindible en las mesas de nuestro país.

Caramelos, castañas y nueces glaseadas

Aunque el amplio abanico de dulces a veces impide reparar en los caramelos como tal, su elaboración es tan tradicional e importante como la de cualquier otro producto.

Galletas

Recuerdos de infancia, momentos de café o dulces tentempiés

Hojaldres y bizcochos

Estos productos aúnan la grandeza de lo único y la singularidad de lo pequeño que sigue haciéndose según una misma receta que se ha demostrado excepcional.

Mantecadas

Las mantecadas son una muestra repostera característica de Astorga, en la zona leonesa de La Maragatería.

Miel, mermelada y membrillo

Miel y mermelada son esos productos de la gastronomía universal cuya perfección innata y la conservación de la tradición les ha servido de garantía durante siglos.

Nicanores de Boñar

Estos delicados y deliciosos hojaldres leoneses toman su nombre de la persona que les dio forma y fama y de su pueblo de origen.

Polvorones

Los polvorones representan la variante más innovadora y moderna de los tradicionales mantecados, otros dulces protagonistas de la Navidad.

Tocino de cielo

Uno de los postres de mayor tradición repostera y como muchos otros, nacido de las manos de las monjas en los conventos.

Turrones

El turrón es, sin duda, la gran aportación a la repostería navideña internacional realizada por España. Este producto se reconoce por su elevado estándar de calidad.

"’La calidad de lo que se envasa es muy alta porque el consumidor cada vez es más exigente."

Lourdes Plana

Experto en Otros alimentos

Firma Lourdes Plana