Conservas en salazón de la región de Murcia - Guía Repsol

Conservas en salazón

Mojama de atún rojo

Las salazones murcianas tienen buena y merecida fama. El clima cálido y la brisa marina hacen que este método de conservación sea en la zona uno de los más usados desde la antigüedad.
Si a esto unimos que el atún rojo se convierte en la joya del Mediterráneo desde que llega en primavera a desovar entrando por el estrecho de Gibraltar, la ecuación se completa y la solución es la mejor mojama de atún rojo que se pueda soñar.

Ver mapa Mobile Placeholder
  1. San Pedro del Pinatar
    1

    San Pedro del Pinatar

    Comenzamos camino en la localidad de San Pedro del Pinatar, localidad bañada por las aguas del Mediterráneo y del Mar Menor. Allí hay un par de ofertas de restauración muy interesantes para ir abriendo boca a los sabores murcianos. Una es la del restaurante Venezuela, reconocido con Soles Repsol, con una experiencia de más de 40 años en cocina local entre la que destaca el famoso caldero (arroz caldoso con pescado y langostinos) y donde podremos encontrar la mojama. La segunda es Juan Mari, especialistas también en arroces y otras delicias de la tierra como el rabo de toro o las verduras de la huerta.

    El tercer domingo de cada mes se celebra en San Pedro el Mercado de Artesanía La Sal, una feria a la que acuden multitud de artesanos y empresarios del sector alimentario de la comarca.

    Y no podemos marcharnos de la villa sin visitar Las Salinas, con su ecosistema único compuesto del pinar, las dunas, los carrizales… y donde se encuentra un observatorio de aves de gran atractivo para el visitante.

  2. Cartagena
    2

    Cartagena

    De San Pedro del Pinatar a Cartagena hay casi 43 kilómetros que viajaremos por la AP7 para internarnos en una ciudad repleta de historia y restos de ella en forma de ruinas. Una de las visitas ineludibles es el Mercado Santa Florentina, situado en un emplazamiento muy céntrico y donde se encuentran casi una decena de puestos de salazones.

    Y del mercado al plato, ese es el ejercicio que practican en los mejores restaurantes de la ciudad. Un buen ejemplo de ello es La Catedral, junto al teatro romano y a la catedral.

    Otro muy reputado es La Cocina de Alfonso, de cocina mediterránea. Y un tercero es La Marquesita, cuyos platos estrella son los tradicionales de la zona.

    Si continuamos nuestro paseo por el centro de la ciudad, en la calle San Fernando nos toparemos con una de las tiendas más antiguas de Cartagena. Es La Casa de las Especias, cuyas instalaciones llevan más de 60 años ofreciendo al público delicias como el azafrán murciano, el pimentón y otros muchos productos.

  3. Mazarrón
    3

    Mazarrón

    Dejamos atrás Cartagena y nos dirigimos a Mazarrón por la misma autopista. Una vez recorridos 39 kilómetros, a unos 10 kilómetros de la costa, se encuentra esta localidad en la que la gastronomía es uno de sus signos de identidad cultural. Así lo demuestran restaurantes como Miramar (en Puerto de Mazarrón, a 7,2 km de Mazarrón por la RM-332), donde son expertos en pescados y arroces.

    Antes o después de deleitarnos con sus manjares, hay un par de lugares muy peculiares en Puerto de Mazarrón para conocer de cerca cómo llegan las materias primas del mar a la tierra. Uno es la Lonja Pesquera, cuyo espectáculo de puja merece la pena ver, y otro el Puerto Pesquero, dentro de la localidad.

    Los productos más frescos de Mazarrón los encontraremos en el Mercado Cresta del Gallo (Avda. de la Constitución, 115), que posee una tienda de salazones en la que encontraremos el atún. Otro de los locales donde lo podremos adquirir es Valera Salazones (en la calle Mayor).

    Si coincidimos en nuestro viaje en la primera quincena de diciembre podemos aprovechar y disfrutar de los bocados que los restaurantes de la ciudad elaboran con motivo de la Ruta del Aperitivo de Mazarrón. Entre ellos suelen participar locales como el Hotel Guillermo, el restaurante El Pilón (C/ Librilla, s/n) y el bar La Cañadica (C/ La Atalaya, s/n).

Conoce el entorno

El sabor

La mojama de atún es un alimento tradicional de Murcia que se ha convertido en una verdadera delicatessen. Generalmente se sirve como aperitivo, sola, acompañada de algún fruto seco o en combinaciones como la mojama con tomate o formando parte de alguna ensalada.

Su sabor salado y su textura tersa y suave aparecen en todo su esplendor cuando se corta bien, al igual que en los grandes jamones.

Qué comprar

En los mercadillos típicos murcianos no suele faltar el puesto de salazones, tampoco en los mercados de abastos. Además, en las ciudades más significativas suele haber tiendas de salazones o de delicatessen que los comercializan. Pero la tecnología ha venido para acercarnos los productos de máxima calidad desde cualquier rincón a nuestras casas. A eso se dedican en Delicatessen del Mar Menor, una tienda gourmet en la que encontraremos desde salazones hasta toda clase de productos exclusivos.

Visita obligada

En la población de Mazarrón hay un interesante museo en el que podremos observar la tradición centenaria que tienen los salazones en la provincia de Murcia. Es la Factoría Romana de Salazones (La Torre, Edificio Insignia), un espacio donde se muestran los restos arqueológicos de un complejo industrial del siglo IV donde se elaboraban salazones y conservas.

La fiesta

En Cartagena, con permiso de la Semana Santa, hay una fiesta que es la más esperada del año y se distingue por su originalidad y fama. Es la de Romanos y Cartagineses. En los días en los que se desarrolla la fiesta se celebra también la Ruta de la Tapa Carthagineses y Romanos, en la que (dentro del Campamento de Día) se ofrece a los visitantes una tapa y una bebida por un precio muy asequible.

Actividad

La localidad de Puerto de Mazarrón celebra los primeros días de junio en su puerto deportivo la Jornada del Atún Rojo, un evento en el que confluyen unas jornadas gastronómicas centradas en este alimento con actividades culturales de diversos tipos. La primera edición tuvo lugar del 6 al 8 de junio de 2014 y en ella se dieron la mano la cultura, el espectáculo, la gastronomía y la enología en tres jornadas inolvidables.

Comentarios