Turrón de Jijona, dulces manjares - Guía Repsol

Dulces manjares

Turrón

Si hay un dulce en el panorama gastronómico español que ha traspasado fronteras ése es el turrón de Jijona. Recorriendo la regional CV-800, a una veintena de kilómetros de la costa alicantina, el paisaje interior de la huerta se salpica de factorías dedicadas a este alimento. La receta del turrón procede de los tiempos en los que se pierde la memoria y son las materias primas de la tierra las que forman la base de este dulce: almendras y miel de romero, espliego y tomillo.

Ver mapa Mobile Placeholder
  1. Alicante
    1

    Alicante

    Partimos de la costa y antes de entrar en carretera descubrimos cómo la esencia del Mediterráneo empapa cada esquina de la ciudad de Alicante. La muralla medieval protege los puntos más interesantes para el turista, ávido de conocer la historia de la ciudad. Vigilada por el Castillo de Santa Bárbara, se extiende la capital y sus calles burbujeantes de vida, comercio, cultura y planes gastronómicos. Si queremos hacernos con algún producto de la zona, son buenas opciones los  Turrones Espí, maestros turroneros desde 1890 y Salazones Vicente Leal, con la cuarta generación de salazoneros en Alicante en sus dependencias. A nuestro paso iremos encontrando numerosos establecimientos indicativos de la fuerte presencia de la industria artesana (zapatos, bolsos…) y de alimentación con denominación de origen de la tierra. La cadena de Pastelerías DeCaramelo comenzó en el sector heladero y ha ido ampliando el negocio a pastelería y confitería sin perder sus orígenes artesanales. Para hacer parada y comer en la ciudad hay muchas posibilidades. En Nou Manolín, reconocido con Soles Repsol y con más de 40 años de experiencia, podemos degustar en el restaurante manjares como el salteado de sepionet sobre pasta fresca. El Portal Taberna & Wines (Gastrobar), reconocido con Soles Repsol, es otro buen ejemplo; también Piripi y Monastrell, ambos reconocidos con Soles.

  2. Jijona
    2

    Jijona

    A media hora de Alicante por la CV-800 llegamos a la ciudad de Jijona, que se remonta a la época almohade (siglos XII-XIII). Erigida en torno al castillo, la población posee un casco antiguo medieval digno de una visita. Las fuentes son uno de los elementos recurrentes en Jijona, la localidad posee más de 100 documentadas dentro del término municipal. La gastronomía está basada en las materias primas de la zona. Algunos platos típicos son la borreta (un guiso hecho a base de bacalao, huevos, espinacas, patatas, ajos, ñoras y cebolla), la pericana (salsa en la que se emplea aceite de oliva, pimientos choriceros y ajo, junto con una variedad de pescado en salazón) o el giraboix (el más típico plato de cuchara hecho con patatas, bacalao, pencas y alubias en el que no pueden faltar, entre otros ingredientes, el pan y los huevos). El restaurante El Museo es un buen lugar donde hacer parada. Su especialidad es el gazpacho de mero. Pero si hay un alimento que define la imagen de Jijona es el turrón y su exuberante oferta de dulces de elaboración artesanal (toña, doblades, iguales…). Recomendable hacer una visita al Museo del Turrón, donde descubrir más características de este tradicional dulce. De octubre a diciembre también podremos visitar la fábrica de turrones Primitivo Rovira, un edificio del año 1900, que en su concepción fue ya proyectado para el uso que tiene hoy en día. Y en cualquier época del año, para comprar los mejores dulces, se puede acudir al Horno del Raval (C/ Raval, 10), una panadería-confitería que dispone de un horno morisco al que aún se le da buen uso.

  3. Alcoy
    3

    Alcoy

    Para terminar nuestra ruta, a unos 30 kilómetros por la N-340 nos encontramos con Alcoy, una ciudad industrial y moderna donde nos iremos topando con vestigios del pasado como sus torres medievales,  los modernistas Círculo Industrial y Casa del Pavo, el refugio de la Guerra Civil o su Museo de Moros y Cristianos. La oferta gastronómica de Alcoy no tiene nada que envidiarle a la del resto de la comarca y en la localidad se encuentra uno de los restaurantes más conocidos de la zona, Lolo, con su arroz pericana como uno de los platos estrella de la carta. Desde la oficina de turismo nos proponen una interesante Ruta del Tapeo que pasa por locales como Ca L’Angel, (C/ Sant Maure, 7), el bar Antigua Sevilla, (C/Mossén Torregrossa, 6) o el restaurante Montecarlo (Avda. Puente San Jorge, 2-4).

Conoce el entorno

El sabor

Hay dos factores que determinan la calidad y autenticidad del turrón de Jijona o turrón de Alicante y que avala el sello de Denominación de Origen: que esté hecho en el término municipal de esta localidad y que se hayan respetado las condiciones de elaboración tradicionales. Sus ingredientes básicos son miel, azúcar y almendra de la mejor calidad. Se puede distinguir entre turrón de Alicante (o duro) o turrón de Jijona (o blando). Pero no hay solo turrón en las fábricas de dulces alicantinos. Una gran variedad de golosas referencias componen la oferta tradicional: polvorones, mazapanes, garrapiñadas, pasteles de gloria o panes de Cádiz. Otros dulces típicos de la zona son el roscón de Reyes, la coca amb tonyina y la mona de pascua.

Qué comprar

Prácticamente todas las marcas españolas más conocidas de turrón están adscritas a esta Denominación de Origen. Así La Fama, Antiu Xixona, Picó, 1880 o El Lobo, entre otras muchas, tienen situadas sus fábricas allí. La cultura repostera del turrón en Alicante está muy arraigada y cualquier pastelería o confitería son el lugar perfecto para adquirir dulces y turrones. Una de las más conocidas es Torreblanca, propietarios de varias tiendas dispersas por la ciudad y por diversos puntos de la geografía española.

Visita obligada

La prueba más fehaciente del peso que tiene este dulce en la industria de la comarca es la existencia del Museo del Turrón. Situado en Jijona, es un espacio en el que se pueden observar la maquinaria que históricamente se ha ido utilizando en la elaboración del dulce con el paso del tiempo y el proceso que se sigue para obtenerlo.

La fiesta

Si hay una fiesta vinculada histórica y culturalmente en España al turrón es la Navidad. Aunque se consume durante todo el año en formato tradicional o en otros formatos como helado o mousse, es en los últimos días del año cuando las despensas de las casas se llenan de tabletas de turrón en todas sus modalidades: duro, blando, de chocolate, de yema… o los más innovadores, que año tras año van incluyendo sorprendentes sabores.

Actividad

La oficina de turismo de Jijona nos propone, en mayo y durante casi un mes, una actividad curiosa e interesante a partes iguales: la deliciosa ruta Tapeando con Turrón por Jijona. Los restaurantes y bares de la villa se ponen manos a la obra y ofrecen a todo aquel que quiera disfrutarlo una innovación en su carta, que consiste en un plato elaborado con turrón. En formato dulce o salado, el típico dulce forma parte de platos, como el canelón de crêpe relleno de pollo al turrón que propuso La Pergoleta (C/ Alicante, 18); en la edición de 2014, el pulpo con turrón de la cervecería La Solana (C/ de la Constitución, 45); la pulguita de solomillo al turrón de la cervecería El Hermano (C/ Josep Hernández Mira, 1) y el atún con salsa de turrón del Racó de la Paquita (Urb. Segorb, 3).

Comentarios