La nobleza del vino de La Rioja - Guía Repsol

La nobleza del vino

Vino de La Rioja

La Denominación de Origen Vinos de La Rioja es la más antigua de España, data de 1925. En pleno siglo XX se ha convertido en una de las más prestigiosas, tanto a nivel nacional como internacional. La Rioja es una tierra íntimamente ligada al vino. La presencia de la vid en la región tiene su origen en la época romana, pero no es hasta la Edad Media cuando el volumen de producción de los caldos riojanos comenzó a ser considerable. En el Cartulario de San Millán se puede encontrar un escrito del 873 sobre una donación de viñedos entre monasterios.

Ver mapa Mobile Placeholder
  1. Haro
    1

    Haro

    La localidad de Haro está ubicada en la Rioja Alta, donde comenzamos nuestra ruta. Es una de las ciudades riojanas con mayor concentración de bodegas y con algunas de las más célebres, como las instalaciones de La Rioja Alta, donde se produce el Viña Ardanza. Allí también se sitúa el Centro de Interpretación del Vino, organismo que vigila la proyección de este alimento.

    La gastronomía es uno de los encantos de la ciudad. A cada paso nos encontraremos con restaurantes y bares de tapas que no nos defraudarán si decidimos visitarlos. Las hortalizas, los embutidos y los dulces de la zona son celestiales y forman parte de elaboraciones como la menestra de verduras, la borraja con patata, los pimientos rellenos acompañados de vino o de zurracapote, cocinados con vino, limonada, licor y frutas, típicos de Semana Santa. En la zona de La Herradura atinar con el mejor pincho o plato es una tarea de niños.

    La cadena Beethoven o Atamauri son dos buenos ejemplos de lo que nos deparan los rincones gastronómicos de la villa.

    Paralelamente al vino se desarrolla una fuerte industria del textil, la piel y el calzado tal y como se constata en sus tiendas. Y si estamos de compras, es obligatorio pasarse a por un queso a Los Cameros, donde podremos incluso hacer una visita guiada a la quesería.

    El río Ebro limita por el este con esta villa medieval llena de palacios y monumentos religiosos como la Iglesia de Santo Tomás, la Basílica de Nuestra Señora de la Vega o los palacios de Condes de Haro, Bendaña, Tejada o Salazar. El edificio del ayuntamiento, de estilo neoclásico, es del arquitecto Ventura Rodríguez.

  2. Briñas
    2

    Briñas

    A cinco kilómetros de Haro se encuentra Briñas, municipio vinatero por excelencia cuya estampa más reconocible es la de las chimeneas de sus antiguas bodegas, unas cuevas del siglo pasado en las que se excavaron estos respiraderos para poder deshacerse de los gases tóxicos emitidos en el proceso de fermentación del vino.

    Las opciones para disfrutar del vino en Briñas son infinitas. Podemos elegir entre ofertas de enoturismo como la que nos ofrece la Hospedería Señorío de Briñas, el Hotel Los Agustinos o el Museo del Vino, un curioso museo-tienda donde conocer los vinos de cerca a través de diferentes actividades; degustar recetas únicas en restaurantes como el Mesón Chomin; o visitar bodegas como la de Ramón Ayala e Hijos.

  3. Ábalos
    3

    Ábalos

    Salimos de Briñas con dirección a Labastida, localidad que dejamos atrás para llegar a Ábalos, donde se pueden ver restos de decenas de antiguos lagares rupestres y los famosos guardaviñas (construcciones en piedra en forma de iglú que servían de refugio a los agricultores). La fiesta por excelencia de Ábalos es la de San Esteban Protomártir, el 3 de agosto, momento en el que se hace la tradicional “manchada” de vino entre los asistentes.

    Y en septiembre sus bodegas celebran las Jornadas de Puertas Abiertas con degustaciones, comida popular y visita gratuita a las bodegas de la villa: Alonso González, Eduardo Garrido y Solabal entre otras.

    Una opción de alojamiento con experiencia enoturística es la que ofertan las Bodegas Puelles con la Hospedería del Vino, donde disfrutar de la visita a sus bodegas o sus viñedos, degustando los platos de su cocina maridados con sus vinos o relajándonos en su spa.

    El vestigio histórico más destacable de la villa es la Iglesia de San Esteban Protomártir con su espectacular pórtico renacentista. El edificio hace juego con el casco urbano de esta villa, llena de palacios y casonas que te transportan a otra época.

  4. San Vicente de la Sonsierra
    4

    San Vicente de la Sonsierra

    La tradición manda sobre las costumbres de San Vicente de la Sonsierra, y de los fogones de los restaurantes de la villa, como Casa Toni, salen las especialidades de la tierra como las patatas o el patorrillo a la riojana y el bacalao en salsa.

    Para alojarse, en pleno casco histórico se encuentra el hotel Villa Sonsierra, desde donde nos facilitarán alguna actividad relacionada con el vino.

    El patrimonio histórico y cultural de la ciudad es digno de visita con ejemplos arquitectónicos de su pasado medieval y más cercano. El castillo, la iglesia gótica de Santa María o la ermita de San Roque del siglo XVIII son algunos ejemplos.

  5. Briones
    5

    Briones

    La LR-210 nos llevará hasta el final de nuestra ruta, Briones, cuya huerta y viñedos son famosos. En lo que al vino se refiere, en Briones se encuentra el Museo Vivanco de la Cultura del Vino, levantado por la bodega Dinastía Vivanco, uno de los más completos del mundo en este tema.

    Tras una visita a alguna bodega de la localidad (Betolaza o Zurbal) podremos degustar la cocina tradicional. Una opción perfecta es el restaurante Los 4 Arcos, especialistas en asados al sarmiento y postres caseros.

Conoce el entorno

El sabor

La Rioja es una tierra excepcional para el cultivo de la vid. La buena conjunción de clima, sustrato y abundancia de agua se ha conjugado con la agudeza empresarial de sus habitantes y la capacidad de renovarse siempre tras la búsqueda de la calidad.

Atendiendo al proceso de envejecimiento del caldo (tinto, rosado o tinto) la Denominación de Origen Rioja establece varios tipos: Garantía, vinos jóvenes y afrutados de uno o dos años; Crianza, más de tres años de envejecimiento, al menos uno en barrica de roble (seis meses para los blancos); Reserva, caldos especialmente seleccionados que han sido criados en barrica de roble y botella (al menos uno en barrica); Gran Reserva, cosechas muy especiales que se han criado dos años en barrica de roble y tres en botella (cuatro años para blancos y al menos seis meses en barrica).

Qué comprar

La Rioja Alta es la cuna del vino de Rioja. En cada población hay unas cuantas bodegas que lo atestiguan. En la variedad está el gusto, dicen, y es cierto en estas tierras marcadas cultural y económicamente por una tradición gastronómica centenaria.

En cada bodega disponen de su propia tienda en la que podremos adquirir sus caldos. Desde las más internacionales como Paternina o Muga, hasta pequeñas instalaciones familiares llenas de encanto como la pequeña Miguel Merino.

Visita obligada

Una visita llena de curiosidades la ofertan las bodegas López de Heredia, las más antiguas de Haro y una de las más veteranas de La Rioja.

La enorme bodega está construida en las entrañas de un edificio mítico de Haro y se la conoce con el sobrenombre de la Catedral del Vino.

Los extensos viñedos también son dignos de visita y su taller de tonelería, del que salen en la actualidad las barricas de su bodega. Cuentan con un museo de herramientas relacionadas con la agricultura de la vid y la fabricación del vino.

La fiesta

El día 29 de junio se celebra en Haro la fiesta de San Pedro y con motivo de este festejo la Batalla del Vino. Los riscos de Bilibio son el escenario en el que tiene lugar este singular espectáculo en el que todos los asistentes acaban empapados de vino.Tras la escaramuza, celebran un almuerzo y continúan la jornada de celebración.

La fiesta fue declarada de Interés Turístico Nacional en el año 2011.

Actividad

El Consejo Regulador del Vino de Rioja realiza actividades con el fin de potenciar el consumo de este alimento y de darlo a conocer. Uno de sus proyectos más exitosos es el Aula de Cata. A través de él se organizan cursos de diferentes tipos dirigidos a todo tipo de usuarios, desde expertos hasta turistas que quieran conocer el mundo del vino un poco más de cerca.

Podremos aprender a analizar el vino, a usar correctamente nuestros sentidos y a diferenciar los tipos de vino y sus características.

Comentarios