COMER
VIAJAR
SOÑAR
La Guía
MAPAS
TU PLAN
Maleta

¿Vas a hacer un viaje?

Organiza los detalles con nuestro planificador y no te pierdas nada.

Empezar

Dónde cenar muy tarde en Madrid

Seis barras canallas para saciar el apetito a altas horas

La Ardosa. Foto: Roberto Ranero

Que los españoles cenamos tarde es algo que todo el mundo sabe. Pero lo que no todos conocen son estos bares y restaurantes en los que poder darle a la cuchara o a los pintxos bien pasada la medianoche. Secretos como La Ardosa, con su famosísima tortilla que sienta bien a todas horas; o Laidy Pepa, al que hay que llamar a su puerta y pedir un buen guiso con el que entonar el cuerpo de madrugada, o El Caripen, un francés noctámbulo e ilustrado en el que toparte con los artistas que acaban tarde la función.


CAMINO MARTÍNEZ

La Ardosa

Un viaje al pasado es lo que sentirás nada más poner un pie en esta emblemática “casa fundada en 1892”. Iluminación mínima, decoración a base de fotos, botellas y carteles antiguos, y una música muy al pelo, que bien pueden ser coplas o algo por el estilo, contribuyen a la atmósfera de esta bodega, que hoy sigue siendo uno de esos lugares que nadie debería perderse en Madrid. Entre semana, abre hasta las 2 h. y los fines de semana, hasta las 2.30 h. (si quieres comer, ve un poco antes de esa hora), así que, si te entra un antojazo nocturno de pincho de tortilla, ya sabes dónde ir. La tortilla de patata, jugosa y con cebolla, es su especialidad, así como una de las más afamadas de la capital. También triunfan sus alcachofas a la plancha, las fabes con calamares o las croquetas, que hacen de jamón, carabinero, bacalao… Si la zona de la entrada está llena, puedes probar en la salita del fondo, a la que se accede por el hueco de debajo de la barra. Encanto al 100%.

Calle Colón, 13. Madrid. Tel: 915 21 49 79

Tortilla de la Ardosa

Puerta de Alcalá

Y de un clásico, nos vamos ahora a uno de los sitios más nuevos de la ciudad. Este bonito restaurante está en la mismísima Plaza de la Independencia y es una opción a tener en cuenta a cualquier hora del día, incluida la noche. Hasta la 1.30 h. encontrarás abierta su cocina para que puedas saciar tu apetito tardío. Lo mejor es que dispone de opciones diversas para acertar sea cual sea el plan en el que vayas. Si quieres picotear, tiene una carta de tapas con patatas bravas, ensaladilla rusa, croquetas o las recurrentes tablas de queso y jamón ibérico. Pero si el cuerpo te pide algo con más enjundia, lánzate con alguno de sus guisos: albóndigas de ternera, arroz meloso con marisco... Cuenta con una zona de barra que está genial para tomar un cóctel y, si la noche acompaña, también tendrás la posibilidad de sentarte en la terraza, con vistas a la Puerta de Alcalá y provista de estufas para cuando empiece a apretar el fresquito.

Calle Serrano, 1. Madrid. Tel: 910 49 00 12

El novísimo Puerta de Alcalá. / Foto: C. M.

La Carmencita

Si andas por Chueca, recuerda que aquí tienes un buen lugar para cenar a deshoras, ya que entre semana no echa el cierre hasta las 2 h. y los fines de semana, hasta las 2.30 h. (pero ten en cuenta que admiten pedidos sólo hasta la 1.15 h.). "Por la noche vienen bastantes personas, sobre todo, gente que ha ido al teatro por la zona y sale con ganas de comer algo", nos cuentan. Aunque abren hasta esas horas, ellos recomiendan reservar, por aquello de que nos aseguremos sitio. Esta taberna se fundó en 1854 y, en su nueva etapa -desde 2013-, se han esmerado en recuperar no sólo la decoración original, con sus azulejos y su parqué de caoba, sino también la esencia de su cocina. "Lo nuestro son las recetas tradicionales, que hacemos sin prisa y con mucho mimo, como antiguamente", recalcan. En su carta encontrarás rabas de calamar bien crujientes o verduritas con jamón ibérico, pero también pescados al horno, un buen plato de callos o uno de macarrones.

Calle Libertad, 16. Madrid. Tel: 915 31 09 11

Huevos fritos eco con nocturnidad y alevosía de La Carmencita. / Foto: Pablo Zamora/La CarmencitaHuevos fritos eco con nocturnidad y alevosía de La Carmencita. / Foto: Pablo Zamora/La Carmencita

Laidy Pepa

Mira que lleva años, pero Laidy Pepa aún continúa siendo uno de esos sitios un poco secretos y desconocidos. Y por eso mola. Bueno, además de por su crapulismo, que también nos encanta. Ningún teléfono de contacto en Google y ni rastro de una página web. Para conocerlo, hay que ir. Eso sí, tardecito. MUY tardecito. Laidy Pepa es un “café teatro” al que es mítico ir a comer un guiso a horas intempestivas, después de una noche de parranda. Para entrar, debes llamar a la puerta y esperar a que te abran. Después, tomarás asiento en una de sus mesitas y alucinarás. El ambiente es entre surrealista y súper divertido. Suele haber alguien al piano, mientras los demás charlan, lo pasan bien y, aquí viene lo bueno, dan cuenta de unas lentejas, una fabada o unos espaguetis a las cinco, seis, siete… ¡de la mañana! Si no lo has hecho aún, apúntalo, porque es un clásico de Madrid al que hay que ir, al menos, una vez en la vida.

Calle San Lorenzo, 5. Madrid.

Una foto publicada por Román Cid de Rivera (@romancid) el

Fecha de actualización: 17 de enero de 2017

Comentarios

Aviso sobre uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y su experiencia de usuario de acuerdo a sus hábitos de navegación. Si continúa navegando acepta su uso. Más información aquí.

Cerrar el tooltip