COMER
VIAJAR
SOÑAR
La Guía
MAPAS
TU PLAN
Maleta

¿Vas a hacer un viaje?

Organiza los detalles con nuestro planificador y no te pierdas nada.

Empezar

Recetas refrescantes

Tres sangrías caseras para beberte el verano

Apertura recetas sangría

Si hay una bebida refrescante que te ayude a llevar mejor las altas temperaturas del termómetro esa es la sangría. Aunque la más purista se elabora con vino tinto, te proponemos tres recetas de sangrías que te sorprenderán con el primer trago. Prepara unas paragüayas, unos limones y unas brevas, y conseguirás una nueva bebida para el verano en un periquete.


Texto: ROSA TOVAR | Fotografías: DAVID DE LUIS

La sangría parece llevar ese nombre por el color tinto del vino con el que se elabora, pero como vivimos en el tiempo en el que nada es lo que parece y las denominaciones se aplican con desenfado total, ¿por qué no vamos a llamar así a las bebidas frescas elaboradas con un líquido con cierto grado de alcohol, frutas diversas y un refresco o agua gaseosos? En eso consiste en realidad la sangría, una de las bebidas veraniegas clásicas. Con esas premisas y la osadía reinante, he aquí unas cuantas que, aunque no lo son en puridad, sí lo parecen.

Rosa Tovar haciendo sangría de breva. Foto: David de LuisRosa Tovar haciendo sangría de breva.

Para servir estas bebidas frías sin que el hielo acabe aguándolas, sobre todo cuando tienen que esperar, con la consiguiente pérdida de aromas, alcohol y sabor, se pueden utilizar jarras que tienen un compartimento con salida al exterior que se llena de hielo, cubitos como los que se encuentran en el mercado de esteatita –un mineral bastante inerte, que también se utiliza para fabricar cazuelas– o cubiteras de plástico estancas que no dejan salir el agua cuando se funde. También se puede meter la jarra en otro recipiente mayor lleno de hielos.

Sangría de rosado con paraguayas

Esta sangría –cierto pundonor profesional me obliga a buscar el color al menos rosado de este refresco– se basa en el famoso Bellini de paraguayas y prosecco, en el que la fruta se tritura congelada y el vino prosecco, que tiene aguja, se revuelve con esta especie de sorbete de fruta antes de verter en copas alargadas de champán. El nombre alude y homenajea al pintor Bellini, muy gustoso en sus pinturas de los colores rosados. Parece que surgió o se inventó en el 'Harry’s Bar', de Venecia.

Sangría de paraguayas servida. Foto: David de Luis

En plan más refinado, sin gaseosa, se podría hacer con champagne rosé y el dulzor de la fruta en exclusiva, pero aquí viene a cuento, como en ningún otro lugar, aquel comentario, creo que de Eugenio D’Ors, Las experiencias con gaseosa, joven. Parece que estas palabras no se referían a tratar el champagne rosé de forma tan torpe mezclándolo con frutas, sino a la inexperiencia del camarero al descorchar la botella, pero sirve.

SAngría de paraguayas. Ingredientes. Foto: David de Luis

INGREDIENTES:

(para 1 litro y ¼ aproximadamente)

1 botella de vino rosado muy frío
½ kg de paraguayas ecológicas maduras, de las de pulpa blanca
½ l de gaseosa muy fría
½ limón ecológico
Hielos

Sangría de paraguayas. Echando gaseosa. Foto: David de Luis

ASÍ SE HACE:

Echar el vino en la jarra. Las paraguayas se pueden pelar o no, pues la piel da color y sabor, pero no es agradable. Si se quieren comer al final, cortarlas en trozos, regarlas con 1 cucharada de zumo de limón y añadirlas a la jarra junto con la botella de vino. Dejar en frío en maceración 30 minutos. En el momento de servir, añadir la gaseosa, también muy fría, y algunos trozos de hielo.

NOTA: Si no se dispone de buenas paraguayas blancas –porque también las hay amarillas– se pueden sustituir por melocotones o pavías de pulpa blanca, que también tienen, como las paraguayas, tonos rosados cerca del hueso.

 

Sangría de limón

¿Por qué no aprovechar el trou normando, ese trago de calvados que limpia la boca entre platos de distinta naturaleza en Normadía, como inspiración para una "sangría" de limón?

Sangría de limón, servida. Foto: David de Luis

Hasta hace relativamente poco en la cocina más refinada era normal servir un sorbete con algo de alcohol muy seco y zumo de limón en las comidas de muchos platos para "limpiar" el paladar de los primeros y entrantes, a veces con tonos ácidos, como ensaladas o verduras, y atacar los de carnes contundentes y salsas con cuerpo con las papilas gustativas a estrenar.

En este caso la inspiración se va a quedar en eso, porque esta especie de sangría de limón no será como uno de aquellos sorbetes, ni tendrá color de sangría ni nada por el estilo, pero será muy rica.

Sangría de limón. Ingredientes. Foto: David de Luis

INGREDIENTES:

(para 1 litro y ¼ aproximadamente)

2 limones sin tratar, de cultivo ecológico
1 copita de limoncello
1 copita de orujo de Galicia, calvados o grappa
1 botella de vino blanco seco muy frío
½ l de gaseosa muy fría
Hielo

Sangría de limón. Vertiendo el zumo. Foto: David de Luis

ASÍ SE HACE:

Lavar los limones. Cortar uno en rodajitas finas, con piel y todo, y exprimir el zumo del otro. Echarlo todo en la jarra fría –con hielo en su compartimento exterior– y verter encima el limoncello y el orujo. Dejar en maceración en frío alrededor de ½ hora. Verter encima el vino y la gaseosa, bien fríos. Revolver, añadir los cubitos de hielo, si la jarra no tiene compartimento para el hielo, y servir.

 

Sangría de higos o brevas

Esta sangría no es la clásica, pero, si se hace con brevas, tendrá un color púrpura cercano al del vino. Se puede preparar con vino rosado o un tinto ligero, para darle aún más color. El pacharán añade un poco más de tono tinto, pero se puede hacer con un orujo o destilado seco, si no se quiere añadir más azúcar que la que suministran las frutas y el azúcar del almíbar en el que se cuecen.

Sangría de brevas preparada. Foto: David de Luis

INGREDIENTES:

(para 1 litro y ¼ aproximadamente)

½ k de higos o brevas
Agua, 2-3 cucharadas de azúcar
75 ml de buen pacharán
1 botella de vino rosado, muy frío
½ litro de sifón o agua de soda, muy fríos
1 limón
Hielos

Sangría de brevas, ingredientes. Foto: David de Luis

ASÍ SE HACE:

Con el agua necesaria para cubrir los higos o brevas cortados en mitades o cuartos, según tamaño, hacer un almíbar con el azúcar hervido 4 minutos. Introducir la fruta, bajar el fuego a ligero y dejar en un temblor durante 10 minutos. Retirar del fuego y dejar enfriar. Introducir en el frigorífico. Mientras, lavar el limón y cortar del centro 4-5 rodajitas finas.

Sangría de brevas, echando limón. Foto: David de Luis

En una jarra introducir los higos o brevas escurridos y añadir 200 ml de su líquido de cocción y las rodajitas de limón. Verter el pacharán, el vino, la soda, revolver con los hielos que se elijan, si la jarra no tiene compartimento para el hielo, y servir de inmediato.

Fecha de actualización: 21 de junio de 2017

Comentarios

Aviso sobre uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros con fines estadísticos y publicitarios para mejorar tu experiencia de usuario. Si continúas, consideramos que conoces nuestra Política de Cookies y que estás de acuerdo con su uso. Continuar

Cerrar el tooltip