COMER
VIAJAR
SOÑAR
La Guía
MAPAS
TU PLAN
Maleta

¿Vas a hacer un viaje?

Organiza los detalles con nuestro planificador y no te pierdas nada.

Empezar

Vinos de Tenerife: Bodega Altos de Trevejos

Las viñas que acarician el Teide

Dos kilómetros separan estas viñas del pico más alto de España. Cuando el Sol se oculta, el frío helado de la cima curte la cara. Las viñas también lo sienten y ese contraste de temperaturas hace que sus uvas maduren más lentamente y se potencien los aromas y sabores frutales. El fruto de estos viñedos de Vilaflor se fermentará y criará en la casona canaria tradicional de la familia Alfonso, en San Miguel de Abona, al cuidado del bodeguero Enrique, y de Antonio, el hombre encargado del servicio de la finca desde hace más de medio siglo.


Texto: EDUARDO SÁNCHEZ | Fotografías: ROBERTO RANERO

"Estamos en uno de los viñedos más altos de España, a los pies del Teide". Enrique Alfonso contempla sus viñas, podadas en enero y a punto de brotar con la primavera, que se extienden por la ladera sur del volcán; descorcha un Brut Nature de listán blanco para celebrar la maravillosa estampa y desear una buena cosecha. Son 25 hectáreas de cepas centenarias y jóvenes en los Llanos de Trevejos (1.300 metros sobre el nivel del mar), en el municipio de Vilaflor, "uno de los más altos del país y con más insolación del mundo".

Aquí crecen, con días muy secos y soleados y noches muy frías, las variedades de listán blanco, malvasía aromática, albillo criollo, moscatel y verdello, además del baboso negro, vijariego negro, syrah y listán prieto que dan sabor a la bodega Altos de Trevejos. Durante décadas, el vino se hizo en la casona canaria de 1800 que la familia Alfonso tiene en el municipio de San Miguel Abona, y cuyo patio principal preside un enorme lagar de principios del XIX.

Altos de Trevejos: Enrique Alfonso en el patio. Foto: Roberto RaneroEnrique Alfonso en el patio de su casa, presidido por un lagar de 1822.

"Trabajé con el abuelo, con el padre y ahora con el hijo. Entré en esta casa con 27 años y tengo 81", recuerda Antonio García, mientras ofrece unos quesos y una pella de gofio para acompañar el coupage de albillo y verdello, servido directamente de la barrica. "Este es un vino con mala leche, como digo yo: con cuerpo y presencia, con un punto de acidez y frescor extraordinario", sentencia. Antonio aprovecha el aperitivo para hacer memoria. Su familia era de Los Realejos, y a diferencia de la mayoría de los chicharreros de aquellos años, su padre, su hermano mayor y él se vieron en la necesidad de emigrar del norte al sur en los años sesenta para trabajar en las tomateras de El Médano. Se quedó, se casó y sirvió en la casa de los Alfonso.

Aquí se hicieron vinos a granel hasta 1999. Los vecinos llegaban con sus garrafas y garrafones a la bodega, donde aún se conservan las grandes barricas de roble y decenas de botellas conquistadas por el polvo, "que de vez en cuando abrimos para catar y probar cómo evolucionan", reconoce Enrique Alfonso, presidente de la Asociación de Bodegueros y Viticultores de Tenerife, con apenas un año de existencia. En 2012, este farmacéutico se embarcó en la aventura de Altos de Trevejos, adaptando la casona a una bodega moderna, cuyo equipo técnico lo componen el bodeguero Alberto Alfaya y el enólogo Damián Díaz, un ingeniero químico al que "enganchó la pasión por el mundo del vino tras unas prácticas de verano".

Altos de Trevejos: enólogo. Foto: Roberto RaneroEl enólogo Damián Díaz se enamoró del mundo de vino tras unas prácticas como ingeniero químico.

Los reyes de esta bodega son los Mountain Wines, los vinos de altura a 1.300 metros de altitud. El blanco seco de listán y malvasía de cepas viejas, de maceración en frío y conservación sobre sus propias lías durante nueve meses. "Es un vino de gran complejidad. Se combinan los aromas frutados y florales de la malvasía aromática con los herbáceos del listán blanco de altura".

Altos de Trevejos: viñas a los pies del Teide. Foto: Roberto RaneroLos viñedos están a 1.300 metros de altitud, en el municipio de Vilaflor.

En tintos destacan el baboso negro, de 14 % de graduación, con doce meses de crianza en barrica de roble francés, "con intensidad aromática alta, a fruta madura y especias"; y la variedad autóctona vijariego negro, con aromas a frutos rojos.

Altos de Trevejos: botellas. Foto: Roberto RaneroLos espumosos se crían durante 12 meses en rima y luego en pupitre; se degüellan 'en seco'.

En esa búsqueda de hacer cosas distintas, Enrique cuida ahora con mucho mimo, como si de un niño se tratara, los espumosos Brut Nature de listán blanco y listán prieto. "Aplicamos el método tradicional champenoise: segunda fermentación y crianza en botella durante un periodo mínimo de 12 meses en rima y luego en pupitre hasta el degüelle 'en seco', con lo que no adicionamos azúcares", explica mientras sirve unas copas bien frías en el mirador de la finca, desde donde divisa la cima nevada del Teide, el gran protector de estas viñas.

Fecha de actualización: 28 de marzo de 2017

Comentarios

Aviso sobre uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y su experiencia de usuario de acuerdo a sus hábitos de navegación. Si continúa navegando acepta su uso. Más información aquí.

Cerrar el tooltip