COMER
VIAJAR
SOÑAR
La Guía
MAPAS
TU PLAN
Maleta

¿Vas a hacer un viaje?

Organiza los detalles con nuestro planificador y no te pierdas nada.

Empezar

Todos los reportajes

Mostrando 12 de 22 resultados

Foto de Consejos para tu viaje al moto GP

Consejos para tu viaje al moto GP

EDITORIAL

Es una de las grandes citas anuales para los amantes del motor y por eso cada año aumenta el número de aficionados que se acercan a Jerez para disfrutar no solo de la competición sino también del ambiente motero que allí se vive. Si eres uno de los afortunados que verá de cerca cómo los mejores pilotos de moto del mundo se baten sobre el asfalto, toma nota de lo que debes tener en cuenta para disfrutar del viaje de principio a fin.  REDACCIÓN GUÍA REPSOL (@GuiaRepsol)   Preparar la ruta con antelación es imprescindible para garantizarnos disfrutar del viaje y llegar a nuestro destino con seguridad, no solo porque conoceremos de antemano el trazado de la carretera sino porque podremos planificar las paradas para descansar. Para ello, te recomendamos que utilices los mapas de Guía Repsol en los que puedes calcular el recorrido, saber la ubicación de las estaciones de servicio, el estado de la carretera, la situación del tráfico, la ubicación de los radares e incluso el tiempo que encontrarás en el camino.  Calcula tu ruta en Guía Repsol. A través de los mapas de Guía Repsol, una vez calculada tu ruta, puedes visualizar las propuestas de gastronomía, turismo y alojamientos más interesantes del recorrido. Aunque la propia ruta te propondrá automáticamente algunos lugares, puedes clickar en la pestaña inferior ‘Te recomendamos’ y seleccionar todo lo que quieres conocer del recorrido: restaurantes, museos, paradores, ciudades, campings, hoteles… Puedes incluir lo que más te interese en el Planificador y así guardarlo y consultarlo cuando quieras.   Encuentra restaurantes, hoteles y puntos de interés en tu ruta a Cheste Aunque le hagamos revisiones anuales a nuestra moto, es necesario hacer unas pequeñas comprobaciones antes de iniciar un viaje largo. Nosotros mismos podemos hacer este chequeo en el que revisar: el nivel de carga de la batería, el estado de los neumáticos –tanto la presión como el desgaste del dibujo-, el nivel del aceite –recuerda que se debe cambiar una vez al año-, el líquido refrigerante y de frenos y el funcionamiento correcto de las luces. Revisión y puesta a punto de la moto. A pesar de que el espacio en una moto es reducido, siempre debemos reservar un hueco para llevar dos kits muy importantes: el de herramientas y el de primeros auxilios. En el primero, es recomendable llevar un kit reparapinchazos, un compresor, una herramienta multiusos, unas bridas, cinta americana y recambio de bombillas, fusibles y aceite. En el segundo debemos incluir lo más básico, gasas, vendas, tijeras, agua oxigenada y esparadrapo. Repasa también la mejor forma de equiparte para viajes largos.   Imprescindible llevar kit de herramientas y primeros auxilios. Además de los kits de emergencia, para un viaje largo siempre llevaremos bastante equipaje por lo que es imprescindible que nos aseguremos de llevar la carga bien distribuida antes de iniciar la ruta. Es básico que el peso se distribuya de forma similar en ambos lados, para evitar desequilibrios, y que las maletas sean estancas e impermeables, para que el equipaje no se moje en caso de lluvia. En viajes largos, las maletas tienen a moverse por lo que es imprescindible asegurarse de que están bien sujetas.  Reparte bien la carga en las maletas. La celebración del Gran Premio de MotoGP es uno de los eventos anuales más importantes de Jerez, por eso la ciudad se vuelca por completo con el evento organizando actividades de difernte tipo y poniendo en funcionamiento servicios especiales para los aficionados de las motos, como autobuses gratuitos hasta el circuito. Manténte atengo a la página web oficial de la ciudad y conoce al detalle la programación de su agenda.  Marc Márquez sobre el circuito. Viajar en grupo garantiza una gran ayuda en caso de avería o accidente. Es recomendable que el grupo tenga motos de similar cilindrada y potencia, para que podáis seguir el mismo ritmo, y que el que conozca mejor la ruta vaya en cabeza. No circuléis nunca en paralelo sino en zig-zag, para evitar colisiones en caso de frenada, y recordad acordar previamente los signos moteros para estar comunicados durante todo el viaje. Aprovecha para repasar antes del viaje la mejor forma de coger las curvas en moto.  Es recomendable viajar en grupo. Cada año se producen cerca de 250.000 movimientos de vehículos entorno al Gran Premio de Motociclismo de Jerez, lo que implica que las vías de acceso a la ciudad estén saturadas. Por ello es más necesario que nunca prestar atención a la carretera y guardar la distancia de seguridad. Como siempre, es imprescindible respetar el velocímetro, no solo por la seguridad, sino por no protagoniza las fotografías que desde el aire hará Pegasus, el radar más famoso de la Guardia Civil, que mide la velocidad de los vehículos desde un helicóptero.  Extrema las precauciones en la carretera. También te puede interesar ¿Qué son las GP Rooms? Estas casas sobre ruedas son el lugar de descanso para los pilotos durante los Grandes Premios. Safety car, seguridad en la pista Descubre el trabajo que desempeñan estos coches médicos que actúan en caso de imprevisto o accidente. Cómo son fuera de la pista Marc y Dani Ellos mismos nos cuenta cuáles son sus gustos en materia de viajes y gastronomía.

Foto de Conducir a edad avanzada

Conducir a edad avanzada

EDITORIAL

Cerca del 10% de los conductores que circulan en nuestro país es mayor de 65 años, con las limitaciones físicas y psicológicas que ello supone. Por esta razón, es necesario seguir unas pautas que permitan una conducción segura, entre las que se incluyen las revisiones médicas periódicas, la recomendación de no conducir con condiciones adversas y la necesidad de extremar las precauciones en todo momento. REDACCIÓN GUÍA REPSOL (@GuiaRepsol)Según datos de la Dirección General de Tráfico (DGT), de todos los conductores registrados en España a día de hoy, casi un diez por ciento de ellos ha cumplido o superado los 65 años, dato que está íntimamente ligado a la tendencia del envejecimiento de la sociedad española. Sin embargo, y a pesar de estar constatado que el aumento de edad provoca limitaciones físicas y psíquicas, el Reglamento General de Conductores no establece un límite de edad para dejar de conducir, aunque las revisiones psicofísicas son periódicas y más frecuentes cuanto mayor sea la edad del conductor.  De este modo, hasta los 44 años el permiso se prorroga cada diez años, entre los 45 y los 69 años la revisión es cada cinco años y a partir de los 70 años se prorroga cada dos años. Estos periodos de tiempo, sin embargo, pueden ser reducidos en casos puntuales si las autoridades observan que el titular padece una enfermedad o deficiencia que, aunque no le impida conducir, puede ser susceptible de agravarse. Las causas más frecuentes para denegar el permiso de conducción a personas mayores son el deterioro visual (glaucoma, cataratas), ciertas patologías cardiovasculares y neurológicas (ictus, Parkinson) y, en edades muy avanzadas, el deterioro cognitivo (inicios de demencia).Pautas para una conducción más seguraA pesar de que no todas las personas que llegan a una edad avanzada se encuentran en el mismo estado ni físico ni sicológico, es importante que los conductores que superen la barrera de los 65 años observen una serie de pautas generales para poder conducir con seguridad conforme pasan los años. Por ello es importante hacerse revisiones periódicas, en las cuales es necesario hacer especial hincapié en la vista (el 90% del procesamiento estimular para la conducción es adquirido por la vista), y nunca descuidar las revisiones auditivas.  También hay que ser consciente de las limitaciones de la propia edad, por lo que no conviene realizar viajes largos, así como conducir en condiciones que exijan recursos psicofísicos excesivos, como la conducción nocturna o en condiciones meteorológicas extremas (lluvia, nieve, niebla, etcétera).Y, por último, es importante realizar una conducción defensiva. Es decir, deben asegurarse bien las maniobras, prestar una atención especial a las normas de circulación y llevar a cabo una planificación de los desplazamientos teniendo en cuenta conducir con buena luminosidad, elegir el mejor trayecto y circular por vías en buen estado.Como norma, y teniendo en cuenta que muchos de los conductores con edades superiores a los 65 años están muy capacitados para circular por nuestras carreteras, además de ser conveniente hacerse revisiones de salud periódicas, sobre todo si se sufren dolencias o pérdida de facultades, los responsables técnicos recomiendan que las personas de edad más avanzada no manejen vehículos sin dirección asistida y que a ser posible aporten automatismos para el cambio, alumbrado y limpiaparabrisas, así como cuenten con pedales y espejos de gran superficie. Aparcar definitivamente el volantePara saber cuándo ha llegado el momento de aparcar definitivamente el volante es necesario que alguien cercano acompañe de forma más frecuente al conductor veterano en sus desplazamientos y busque su complicidad alternándose con él a los mandos del vehículo. De esa forma podrá observar señales como la pérdida de atención, el respeto de las normas de circulación así como la propia relación con el resto de conductores.Por tanto, se recomienda estar pendiente de:- Si está teniendo demasiados accidentes de tránsito menores.- Si le tocan el claxon otros conductores cada vez más a menudo.- Si emplea demasiado tiempo en completar un tramo corto y conocido, lo que sugiere que pudiera haberse perdido.- Si conduce menos que antes porque no confía en su habilidad.- Si se empiezan a producir cambios notorios sensoperceptivos, motores y cognitivos.- Si, cada vez con más frecuencia, se le aparecen otros automóviles o peatones "de la nada".- Si en una revisión, el médico determina que la persona no debería conducir debido a sus problemas físicos o psíquicos.

Foto de Comprar un coche de segunda mano

Comprar un coche de segunda mano

EDITORIAL

La compra de un coche usado o de segunda mano es una compra muy importante y, es por ello necesario valorar una serie de elementos más allá de los económicos antes de tomar una decisión al respecto. Saber si el vehículo que nos están ofreciendo tiene la antigüedad que nos aseguran, si ha tenido algún percance o avería importante, son informaciones fundamentales para poder saber si lo que se está pagando está en consonancia con lo que compramos.  REDACCIÓN GUÍA REPSOL (@GuiaRepsolNo nos fiemos de las apariencias, no nos dejemos engañar por la primera impresión; pensemos y descubramos en qué condiciones mecánicas se encuentra, si ha tenido algún percance importante o si sufre de defectos graves. Será la única forma de que no nos den gato por liebre.El exterior del vehículoPara comprobar que el coche no ha tenido ningún percance importante y que no tiene la carrocería desplazada es necesario mirar tanto por delante como por detrás para observar que el capó como el maletero, tienen la separación adecuada en ambos lados. En caso que esto no sea así es necesario saber si el coche ha sufrido algún accidente o reparación reciente. El hecho de que la carrocería no esté bien alineada puede significar a medio/largo plazo que tanto el capó como el maletero no encajen bien al cerrar haga ruido al circular. Los neumáticos son otro elemento que nos puede dar pistas de problemas más graves que el propio estado de los mismos. Por norma general, deben tener un desgaste igual tanto en el interior como en la parte exterior del neumático puesto que si fuera irregular podría indicarnos que el coche tiene alguna anomalía de alineación o dirección.Los elementos comunes del interior del vehículo, volante, salpicadero, pedales así como el asiento del conductor pueden dar pistas, no ya solo del adecuado mantenimiento y el cuidado con que el anterior propietario ha realizado del vehículo, sino también ayudar a certificar que la antigüedad se acerca a lo que el vendedor asegura. Hay asientos que están más desgastados que otros debido a que el usuario era corpulento, pero es importante de todos modos, observar detenidamente si el uso del asiento va acorde a los años y kilómetros que marca el coche. En cuanto al volante, los perfumes, las manos resecas o el sudor, suelen acelerar su desgaste prematuro aunque si no es exagerado también nos está indicando que ha tenido mejor trato a la hora de su conducción.El salpicadero, al ser en su mayoría de plástico, nos dará pistas sobre si el coche ha “dormido” en garaje o aparcado en plena calle. De ser así, y de sufrir las inclemencias del tiempo durante años, resultará estar más dañado y ajado por lo que el resto del vehículo también se habrá visto afectado por la humedad, la lluvia, la nieve el sol o el hielo. Asimismo, hay que revisar si los pedales están desgastados, el correcto deslizamiento de los cinturones, el anclaje ante posibles accidentes y las posibles quemaduras, manchas o desperfectos en el tapizado interior. La mecánica del vehículoTras la revisión exterior toca realizar las pruebas necesarias para conocer cuál es el estado general de la mecánica del coche. Por tanto, lo primero que deberemos hacer será arrancar en frío el motor y dejarlo al ralentí. Si está en perfecto estado no se producirán oscilaciones y las revoluciones se mantendrán constantes. Si el vehículo que estamos probando incorpora turbo, habrá que acelerar para comprobar que no se produce un silbido muy exagerado.Para comprobar el estado del embrague no habrá más que, con el freno de mano puesto, meter tercera y acelerar hasta el punto de llegar a calar el coche. Si el embrague no patina, señal de que está en mal estado, el motor del coche mostrará la fuerza necesaria para comenzar la marcha. Además de probar que todas las marchas entran sin ningún problema aprovechar para ver si el motor empuja acorde a la potencia y sin tirones.Analizar la dirección, los frenos, la suspensión y la amortiguación. También la frenada, que debe ser simétrica y el coche no irse hacia ningún lado cuando se frena de forma más o menos brusca. Para comprobar el estado de los discos basta pasar el dedo por la parte que hace contacto con la pastilla y comprobar que están lisos y sin hendiduras. Por último, alcanzar una velocidad de 120 kilómetros por hora y asegurarse de que no existen vibraciones ni ruidos; si lo hace puede ser debido al mal estado de los rodamientos.En cuanto a la suspensión es necesario hacer comprobaciones para certificar su buen estado. Para saber si están en buen estado es suficiente presionar cada una de las esquinas del coche y comprobar que no haya ruidos extraños y que la carrocería vuelve a su posición original sin ningún rebote.Y por último, la documentaciónAntes de adquirir un vehículo, de firmar el traspaso y hacer el pago, es obligatorio realizar una serie de comprobaciones en relación a la documentación del coche. Lo primero y más importante es verificar que el vendedor esté al corriente de pagos del impuesto de circulación, la ITV y que no tenga pendiente el pago de multas o estar bajo embargo. Todo ello se puede consultar con facilidad en la Dirección General de Tráfico.Hechas estas comprobaciones, mirar que la ficha técnica esté correcta y que la información que se recoge en ella, lugar de fabricación del coche, aspectos técnicos del motor, cilindrada, potencia, medidas y carga máxima del coche, sean las correctas. También podremos verificar si el vehículo ha pasado todas las ITV sin defectos y si los kilómetros concuerdan con la información de venta, si procede de particular o de alquiler y si tiene las homologaciones correspondientes.Con todo ello en regla y el acuerdo verbal de la compraventa del vehículo, recordar que el vendedor tiene 10 días para comunicar la transmisión del vehículo y el comprador la obligación de hacer la transferencia en un plazo máximo de 30 días.

Foto de Ayudas compra coche no contaminante

Ayudas compra coche no contaminante

EDITORIAL

El Gobierno español, a través de los diferentes programas de incentivación para la compra de vehículos ecológicos y no contaminantes, ha destinado 15 millones de euros para financiar las convocatorias y gestión de las ayudas del Plan de Impulso al Medio Ambiente PIMA Aire 4, y del Plan de Impulso al Medio Ambiente en el Sector Transporte, PIMA Transporte. REDACCIÓN GUÍA REPSOL (@GuiaRepsol)Denominada como PIMA Aire 4, mantiene el objetivo de renovar el parque móvil español de  vehículos comerciales, vehículos a gas y bicicletas de pedaleo asistido por motor eléctrico y así, mejorar la calidad del aire de las ciudades de España, favoreciendo la retirada al desguace y su baja definitiva en la Dirección General de Tráfico.Las novedades que trae consigo el Plan PIMA Aire 4 son que una parte del presupuesto (1.600.000 euros) se destinará exclusivamente a vehículos propulsados con GLP, GNC o bifuel (gasolina-gas) y 500.000 euros como máximo, exclusivamente para bicicletas de pedaleo asistido por motor eléctrico. Para acceder a las ayudas del Plan PIMA AIRE 4, será imprescindible enviar al desguace un turismo, un vehículo comercial o furgoneta de más de 7 años de antigüedad. Dicho vehículo a achatarrar tendrá que ser propiedad del titular durante al menos un año, previo a la entrada en vigor de la convocatoria. Además, se tendrá que acreditar el pago del último impuesto de circulación y que éste también figure a nombre del beneficiario de la ayuda que quiera renovar su vehículo o bicicleta.El descuento se realizará en el momento de la compra y dependerá del tipo o características del nuevo vehículo que se vaya a adquirir.Ayudas económicas del Pima Aire 4Ayudas para vehículos a gas:Se incluyen ayudas específicas a vehículos homologados como Gas Licuado del Petróleo (GLP), Gas Natural Comprimido (GNC), Gas Natural Licuado (GNL) o bifuel gasolina-gas. De esta forma, los turismos o vehículos comerciales ligeros (menor de 2.500 kg) obtendrán una ayuda de 2.500 euros por vehículo, más 1.000 euros que aportará el punto de venta, fabricante o importador.  Los vehículos ligeros de masa igual o mayor de 2.500 kg, la cuantía sumará 5.500 euros por vehículo más 2.000 euros que aportará el punto de venta, fabricante o importador.Ayudas a la adquisición de vehículos nuevos:En cuanto a los vehículos para el transporte de mercancías o viajeros, la ayuda se situará en 10.000 euros por vehículo, para aquellos de Masa Inferior a 18.000 kg, y a 20.000 euros por vehículo, para vehículos -MMTA- igual o superior a 18.000 kg.En el caso de las bicicletas por pedaleo asistido por motor eléctrico, la ayuda será de 200 euros.

Foto de Consejos para contratar un seguro de coche

Consejos para contratar un seguro de coche

EDITORIAL

En la actualidad existen tantas aseguradoras y seguros de coche que, en el momento de elegir la póliza, es difícil acertar con la opción más adecuada. Hay ocasiones en las que la elección, casi siempre la más económica, no es la más conveniente pero uno solo se da cuenta de ello tras sufrir un siniestro. Para que no te tengas que arrepentir de la decisión tomada y estar tranquilo con la opción contratada, es importante analizar una serie de aspectos de la propuesta antes de firmar. REDACCIÓN GUÍA REPSOL (@GuiaRepsol)Cuándo adquirimos un vehículo, uno de los principales gastos al que debemos de hacer frente es la contratación del seguro obligatorio exigido por la ley. Muchas compañías, precios y modalidades de coberturas hacen que cada cliente tenga que plantearse seriamente el realizar un estudio previo de lo que ofrece cada póliza o bien, emplear un comparador que le diga dónde están las mejores ofertas para el vehículo adquirido.Pero lo que realmente hay que tener en cuenta son los factores determinantes que hacen que los precios de los seguros puedan variar entre los cuales están las características personales del conductor, la antigüedad del permiso de conducir y el tipo de vehículo así como sus características. Hacer una buena comparativaLo primero que se debe hacer antes de tomar una decisión es realizar una buena comparativa entre las diferentes opciones que nos ofrecen las aseguradoras. Para ello, la primera decisión a de ser la de no dejarse impresionar por los seguros de coches más baratos. El precio no es el único patrón de comparación; hay que fijarse bien en la relación precio-calidad de las coberturas que se ofrecen.Para ello es recomendable utilizar un comparador de seguros de coche y conocer las diferentes opciones que existen en el mercado. Además del precio se deberá tener en cuenta que el comparador incluya un análisis detallado sobre las diferentes coberturas y servicios que brinda cada aseguradora. Elegir el que mejor se adecue al vehículo a asegurar. Si es un vehículo nuevo o de alta gama, lo más aconsejable es optar por una póliza a todo riesgo; si es un coche antiguo que, en caso de siniestro probablemente lo declaren siniestro total, una póliza de responsabilidad civil puede ser suficiente.Actualmente muchas aseguradoras permiten crear una póliza personalizada por lo que es relativamente sencillo contrata las coberturas que realmente se necesitan.Evaluar la posibilidad de contratar una franquicia. Lo más recomendable es contratarla para los daños propios ya que las primas del seguro disminuirán ostensiblemente y no afectarán a las bonificaciones por no siniestralidad, lo cual representará un ulterior ahorro.Valorar los servicios que brinda la compañía de seguro tales como asistencia en carretera desde el kilómetro cero, servicio de gestión de multas totalmente gratuito, asistencia sanitaria urgente, etc. Es importante la comunicarse con la aseguradora. Aún no teniendo oficinas físicas, como las aseguradoras online, es necesario que cuenten con una infraestructura que les permita responder rápidamente a las llamadas telefónicas o a los correos electrónicos.Una vez decidida la compañíaCuando, tras haber elegido la compañía, se vaya a firmar el contrato que asegura nuestro vehículo es necesario leer atentamente la póliza en la que se deberán explicar, clara y detalladamente, las cláusulas por las que se ha elegido dicho seguro, especialmente la letra pequeña para que en caso de siniestro no haya ninguna sorpresa.Es importante preguntar hasta quedarse satisfecho y no tener dudas sobre todas las cláusulas que no se comprenden. El corredor deberá explicarle las coberturas así como las limitaciones y las exclusiones de ciertas situaciones y, si se realiza alguna modificación, deben de plasmarse por escrito en el mismo contrato. Además, es necesario saber los recargos que la compañía puede aplicar en caso de intervenir en varios siniestro durante la vigencia de la póliza.Una vez elegido y firmado el seguro, el último paso será guardar la póliza junto a los papeles del coche y el resto de la documentación, puesto que en caso de siniestro será necesario ante los diferentes agentes de los cuerpos encargados de la seguridad vial y puede ser de mucha utilidad. 

Foto de Renting o leasing

Renting o leasing

EDITORIAL

Datos de las asociaciones de fabricantes de (Anfac) y vendedores (Ganvam) certifican que el 80 por ciento de los compradores de vehículos necesitan financiación y eso ha hecho que los propios departamentos financieros de las marcas hayan tenido que prestar dinero para conseguir vender coches. En la actual coyuntura económica las formulas para compra un vehículo se han multiplicado pero el Leasing y el Renting siguen siendo las favoritas de las empresas y de los trabajadores autónomos. REDACCIÓN GUÍA REPSOL (@GuiaRepsol)Decantarse por un leasing o un renting es una tarea compleja en muchos casos, dado que aunque son muy similares, las diferencias que presentan entre ambas fórmulas son sustanciales. Por eso, a la hora de decantarse por uno de las dos productos para la adquisición de un vehículo es necesario saber en que se diferencian y reflexionar sobre cuál de ellos es mejor para nuestros intereses, si el leasing o el renting.El Leasing, alquiler a largo plazoEs una de las fórmulas de financiación más utilizada por grandes compañías, aunque, también por algunos autónomos y pequeñas empresas. Consiste en un alquiler financiero a largo plazo –a partir de dos años- con derecho de compra. El usuario dispone del vehículo para su uso y disfrute durante el tiempo establecido y llegado el final del contrato tiene la opción de renovarlo, devolver el coche o comprarlo pagando un precio determinado. La cuota final se calcula en base a la diferencia entre lo que pagó la compañía de leasing y lo que el usuario abona durante la duración del contrato. A esta cantidad se añaden los gastos e intereses del contrato que, en general, son mayores que en un crédito bancario tradicional. El renting, con servicios incluidosEl renting también es un alquiler a corto o largo plazo pero a diferencia del Leasing, no incluye la opción de compra al finalizar el contrato. Sin embargo, se puede dar el caso de algunos clientes que negocian con el concesionario la compra del vehículo.Se trata del pago de una cuota fija durante un periodo que varía entre uno y cinco años, en el que el cliente se asegura no solo el uso y disfrute de un vehículo, sino también una serie de productos asociados como son el seguro, los impuestos, el mantenimiento, las reparaciones, la asistencia en carretera y, en algunos casos, también el cambio de neumáticos. Lo único que no incluye es el combustible, posibles multas y averías por negligencia del conductor.Con esta modalidad el vehículo es sólo propiedad de la empresa de alquiler, no del conductor, y al finalizar el contrato, el cliente sólo podrá devolver el vehículo, prorrogar el contrato o alquilar otro coche.Teniendo en cuenta que la opción del renting tiene asociadas más opciones, las cuotas mensuales son mayores que con una financiación tradicional pero a, su vez, además de tener ventajas fiscales, se puede cambiar de coche cada poco tiempo. Y, ¿por cuál de ellos decantarse?Cuando se habla de renting, realmente nos estamos refiriendo a un simple contrato de alquiler, que suele venir enriquecido con más servicios. Eso es todo. Por el pago de una cuota mensual se puede disfrutar de un coche nuevo y olvidarse de impuestos, permisos, seguros, averías, etc. Además, cuenta con importantes ventajas fiscales y nos ayuda a planificar los gastos.No obstante, hay que recordar que con esta fórmula no se compra el vehículo sino que se adquiere el derecho de utilizarlo durante un periodo de tiempo determinado. Por dicho motivo, el renting es una opción ideal a la hora de comprar cuando se tiene la intención de cambiar el mismo cada dos o tres años. Pero, cuidado, el contrato de renting suele ser muy complejo y en él se incluyen siempre cláusulas como el kilometraje. Esto quiere decir que si se utiliza, en este caso, el coche más de lo pactado habrá que abonar un importante extra en la cuota mensual. En el caso de que la intención sea disponer de un vehículo durante más tiempo la mejor opción puede ser el leasing. En este caso no estamos ante un alquiler propiamente dicho, puesto que el leasing es un arrendamiento financiero de un bien durante un tiempo, que ofrece la posibilidad de quedarse con dicho bien al final del periodo estipulado en el contrato. Esta formula tiene varios inconvenientes y el más importante es que el tipo de interés que se paga es más elevado que el habitual de las hipotecas, y en la mayoría de los casos obliga a la formalización de seguros que cubran totalmente el funcionamiento del vehículo.

Foto de Luces de cruce

Luces de cruce

EDITORIAL

Con el fin del verano, el número de horas de luz se reduce, especialmente con el cambio de hora que se realiza en octubre. Es por ello que la Dirección General de Tráfico recomienda circular por las carreteras con luz de cruce durante el día. Con esta medida se pretende reducir hasta en un 10% las muertes en accidente de tráfico. REDACCIÓN GUÍA REPSOL (@GuiaRepsol)Durante el otoño y el invierno las horas de luz disminuyen notablemente en España y por esta razón, cada año, la Dirección General de Tráfico (DGT) aconseja a aquellos conductores que no dispongan de un vehículo con Luces de Conducción Diurna (DRL), circular por carretera con la luz de cruce encendida durante el día, especialmente durante estos meses de menor luminosidad. El objetivo de esta medida no es la de alumbrar la vía por la que se circula, sino hacerse más visible al resto de usuarios, tanto conductores de otros vehículos, como peatones o ciclistas, ya que muchos de los accidentes de tráfico que se producen cada día son debidos a que los conductores no detectan la presencia de otros vehículos o usuarios en la vía por la que circula. La DGT calcula que con esta sencilla medida se podrían evitar  en torno al 10% de los fallecidos en accidentes de tráfico.No obstante, hay que recordar que circular con las luces de cruce encendidas no es obligatorio sino aconsejable, a no ser que sea de noche. Sin embargo la normativa indica que hay que llevar activadas las luces de cruce en túneles, carriles reversibles, adicionales y habilitados para circular en sentido contrario. Durante el día también se deben  utilizar como en todas las vías siempre y cuando se den situaciones de niebla, lluvia abundante, nevada o nubes de polvo y humo.

Foto de Estrés al volante

Estrés al volante

EDITORIAL

El estrés es uno de los elementos de riesgo más importante con el que se encuentran las personas que se ponen al volante. Tanto desde la Jefatura de Tráfico como desde autoescuelas y asociaciones diversas se insiste, una y otra vez, que al conducir un vehículo y compartir espacio con otros usuarios se dejen atrás las prisas y el nerviosismo. REDACCIÓN GUÍA REPSOL (@GuiaRepsol)Las estadísticas pocas veces recogen o reflejan el estado de ánimo de los accidentados. Siempre que se analizan las razones de siniestralidad en las carreteras, los informes recogen aquellos factores que, por ejemplo, hablan del consumo abundante de alcohol, la velocidad excesiva, distracciones al volante… pero pocas veces se ven reflejados aquellos conductores que, por su situación personal, están tan alterados y afectados como para perder la atención en la carretera, no ver las señales de peligro o no reaccionar de la forma más adecuada. El estrés es un importante elemento de peligro en la seguridad vial.Mente despejada y concentraciónA la hora de coger el vehículo, el factor que debe primar por encima de todos es el de la seguridad y esta se consigue reduciendo la velocidad, siendo respetuosos con los demás conductores, siguiendo las indicaciones de las señales de tráfico y, por supuesto,  despejando la mente y dejando atrás las prisas y las preocupaciones.Sin ir más lejos y, según los datos recogidos a lo largo de los últimos años, en el estado español casi un 20 por ciento de los accidentes se producen a causa del estrés. Y estas cifras no tienen visos de descender, dado que la actual situación económica, la laboral o incluso la social son preocupaciones que aquejan y mucho a la sociedad actual. Pero si queremos minimizar los riesgos en la conducción debemos dejar atrás las preocupaciones y centrarnos en la carretera. ¡Nuestra seguridad y la de los nuestros están en juego! Síntomas y efectos del estrés en el conductorLos síntomas más comunes son la ansiedad y un mayor grado de irritabilidad al volante, la incapacidad para concentrarse, la sensación de fatiga permanente, el cansancio y la apatía… y cuando estas situaciones se prolongan en el tiempo aparecen otro tipo de sintomatologías como, por ejemplo, migraña, contracciones y rigidez muscular, palpitaciones y dolor generalizado. Todos ellos, estados físicos y anímicos no deseados que evidentemente dificultan una circulación segura.Se han realizado multitud de estudios acerca de los diferentes comportamientos y actitudes que tienen los conductores cuándo se encuentran bajo los efectos de una situación de estas características, y, en la mayoría de los casos, es más agresivo. Su forma de actuar se vuelve apremiante e impaciente y tales actitudes multiplican las posibilidades de accidente tanto del conductor afectado como de la del resto de usuarios de la vía por obligarles a realizar movimientos bruscos, imprevisibles y peligrosos. Los estudios también indican que las maniobras que realizan aquellas personas con el estado de ánimo alterado son vagas e imprecisas: no respetan los límites de velocidad, las distancias de seguridad ni las señales de tráfico y, por ello, la Dirección General de Tráfico insiste en realizar campañas de sensibilización para aquellos conductores estresados así como endurecer las sanciones para los que, impulsados por su forma de actuar, afectan al resto de usuarios que circulan por la carretera.Video campaña DGTConsejos para una conducción más segura y menos estresanteEstas actitudes de malestar y ansiedad son difíciles de amortiguar en nuestra forma de actuar pero existen una serie de acciones que, de llevarse a cabo, pueden mejorar nuestra sensación anímica y rebajar en cierta medida el estrés acumulado:Utilizar ropa y calzado cómodo y transpirableMantener una adecuada temperatura interior de entre 20 y 22ºAntes de emprender un viaje, no realizar comidas copiosasNo excederse con bebidas excitantes, con gas o azucaradasNo consumir alcoholRespetar las señales de tráficoMantener la distancia de seguridad entre vehículosRespetar los límites de velocidadSer respetuoso y solidario con los demás usuarios

Foto de Mantenimiento de los neumáticos en invierno

Mantenimiento de los neumáticos en invierno

EDITORIAL

Los neumáticos son el único punto de contacto entre el vehículo y la carretera y para garantizar tanto la seguridad como la movilidad es muy importante mantener la calidad y prestaciones de los mismos, tanto en invierno como en verano. Su correcta utilización y la alternancia en función de la climatología, incrementará la seguridad de nuestra conducción. REDACCIÓN GUÍA REPSOL (@GuiaRepsol)Una de las imprudencias más comunes en el mantenimiento de nuestro vehículo es la de circular con neumáticos excesivamente desgastados. Algunos conductores  no son conscientes de que prolongar la vida útil de las gomas de sus vehículos mucho más allá de lo recomendable puede acarrear innumerables problemas y situaciones de peligro, principalmente en aquellas ocasiones en las que debamos realizar una frenada de emergencia o girar de forma brusca para poder evitar una colisión. Es ahí cuando uno se da cuenta de que la goma del neumático nos ha abandonado.Recuerda que son la única unión entre el vehículo y la carretera, soportan todo el peso del coche, una carga de hasta 50 veces su propio peso; responden a los distintos movimientos de la conducción como la dirección, la aceleración y la frenada del coche y absorben todos los obstáculos de la carretera.Además de evitar riesgos, hay que subrayar que el ahorro de combustible es otro factor importante para que el mantenimiento de nuestros neumáticos sea el adecuado. Cuanto mejores sean las condiciones de nuestras ruedas, mayor será el ahorro de combustible. Mantenimiento básico de las gomasSegún la legislación vigente, el límite legal de profundidad de los surcos de los neumáticos es de 1.6 milímetros, por lo que si el desgaste fuera superior, podríamos enfrentarnos a una multa por parte de las autoridades de tráfico e incluso a la inmovilización de nuestro vehículo. Para saber si nuestros neumáticos están correctamente y superan el mínimo de profundidad, no tenemos más que observar los testigos con los que cuentan en los surcos exteriores, que indican si se ha superado el límite legal y por tanto es necesario sustituirlos. Es necesario comprobar regularmente la profundidad del dibujo puesto que los canales de la escultura de la goma sacan el agua que queda debajo del neumático, ayudando a mantener el control y evitando, en situaciones de lluvia o calzada mojada, el riesgo de aquaplaning.Otro de los elementos importantes para el mantenimiento básico que podemos realizar a nuestros neumáticos es vigilar y adecuar la presión de inflado de forma regular. Si la presión es correcta se reduce la pérdida del control del vehículo así como el desgaste prematuro y de daños irreversibles en la construcción interna. Además, si los neumáticos tuvieran la presión correcta nos podría ayudar a disminuir el escape natural de aire por los componentes del neumático o incluso por una bajada en la temperatura ambiente o un pinchazo.La mejor manera de adecuar la presión es realizar el inflado con los neumáticos en frío, sin que hayan circulado más de 4 kilómetros a baja velocidad. Si se comprobara con las gomas calientes por su uso, habría que sumar 0,3 bar a la presión recomendada en el manual de usuario del vehículo, en el lateral de la puerta, junto al asiento del conductor o en el interior de la trampilla del depósito de carburante. Nunca tomar como referencia la cifra que aparece en el neumático puesto que es la presión máxima que puede soportar ese mismo neumático. Llega el invierno y el cambio de neumáticosCon la llegada del invierno y, en consecuencia, del empeoramiento de la climatología en carretera, es aún más importante mantener las ruedas en perfecto estado. Si además, calzamos nuestro vehículo con neumáticos de invierno, nuestra seguridad aumentará considerablemente puesto que estos neumáticos son una alternativa legal a las cadenas que estaríamos obligados a montar en caso de hielo o nieve.Pero es un error asociar estos neumáticos a la conducción por carreteras nevadas. Los neumáticos de invierno, son los que mejor rendimiento presentan también sobre superficies secas o mojadas cuando la temperatura exterior es baja (por debajo de 7°C). Más allá del superior agarre, presentan menos riesgo de sufrir aquaplaning al evacuar mejor el agua, y también reducen la distancia de frenado sobre suelo mojado. Normalmente con estos neumáticos los conductores se aseguran una movilidad más segura desde otoño a primavera siendo lo ideal ponerlos en octubre y cambiarlos de nuevo a los de verano en marzo. No es necesario preocuparse porque de repente pueda subir la temperatura o hacer más calor puesto que el neumático de invierno está preparado para aguantar perfectamente.Eso sí, hay que tener en cuenta que al llegar las estaciones más calurosas será necesario volver a recuperar los neumáticos normales para conseguir la máxima seguridad no desgastar los de invierno y, al mismo tiempo, incrementar el kilometraje total que puedes realizar con cada juego de neumáticos.

Foto de Evita errores a la hora de rellenar un parte de accidente

Evita errores a la hora de rellenar un parte de accidente

EDITORIAL

La Declaración Amistosa de Accidente (DAA), más conocida como 'parte' es la mejor forma de explicar cómo se ha producido un siniestro. Sólo es válido cuando hay dos coches o más implicados, algo que sucede en el 85% de los accidentes, y es muy importante rellenarlo correctamente para informar a la compañía de seguros de lo ocurrido. Una de cada cuatro reclamaciones no se resuelven de forma satisfactoria por errores al cumplimentarlo. REDACCIÓN GUÍA REPSOL (@GuiaRepsol)Lo primero que hay que saber es que el Parte Europeo de Accidente puede ser utilizado en cualquier país dado que es un documento homologado. Consta de tres columnas, en las que se han de cumplimentar los datos de los vehículos implicados y un espacio en blanco para explicar el siniestro a través de un “croquis”.Para poder rellenarlo, es importante recordar que hay que hacerlo con letras mayúsculas y claras y que, si es el contrario quien dicta sus datos,  hay que comprobar que sean los correctos. Cuántos más datos, mejor, especialmente en la descripción de la columna central. Este es el elemento que más errores acumula y que hace que el 25% de las reclamaciones no se resuelvan correctamente. Uno mismo siempre es el “A”, y el contrario el “B”, y si hay más vehículos implicados, hay que recoger sus datos en el anverso del parte amistoso. Si ninguna de las 17 circunstancias del accidente está reflejada en el parte, hay que dejar el espacio en blanco y explicar cómo se ha producido el siniestro en el apartado de “observaciones”. Atento al 'croquis'. No hace falta esmerarse en el dibujo, pero hay que procurar reflejar bien lo sucedido, con flechas que indiquen la dirección que seguía cada vehículo. Las fotografías tomadas en el lugar del siniestro ayudarán a esclarecer las circunstancias del mismo.Para que un parte sea amistoso, todos los conductores implicados deben firmarlo y una vez hecho se acepta lo que en él se recoge. Si existen dudas o diferentes puntos de vista, lo mejor es llamar a la Policía. Una vez firmado, hay un plazo de siete días para entregar el parte a la compañía.Estos son los datos que debe llevar un parte de accidente:Fecha y hora. Lugar del accidente. Número de victimas, incluso leves. Si hay terceros vehículos implicados y si hay daños externos.Datos completos de los de testigos, si los hubiera.Nombre de la persona o empresa que ha contratado el seguro coche. Marca y modelo del vehículo así como su matrícula. Datos de la aseguradora. Datos del conductor, permiso de conducir y número de teléfono. Punto del impacto utilizando solo una flecha. Daños que ha sufrido el vehículo.Un dibujo que ejemplifique cómo ha sido el accidente. Observaciones, si las hubiera. Firma de los dos conductores.Recordar que rellenar el parte de accidente no es difícil, pero se debe hacer con cuidado pues un error puede invalidar todo el documento o achacar la culpa a quien no la tiene.

Foto de Transporte escolar

Transporte escolar

EDITORIAL

 Llega septiembre y con él la vuelta al colegio para miles de niños y niñas españoles. Muchos de ellos tienen la suerte de colgarse la mochila y acudir a clase caminando pero, otros miles, están obligados a tener que desplazarse en vehículos de motor al colegio. A continuación repasamos la normativa para que viajen seguros Por ello, es muy importante que tanto el transporte público por carretera como los vehículos particulares atiendan y respeten la normativa de seguridad vial y transporte escolar. Medidas de seguridad necesarias en el autobúsEl medio de transporte más habitual, el que mueve mayor cantidad de niños y niñas, es el autobús que, según la Dirección General de Tráfico, es el medio más seguro de todos. En total, se calcula que son cerca de 17.000 autobuses (40% privado) los que realizan servicios de transporte escolar.Según los datos de la DGT, las principales causas de accidentes de autobuses escolares, son la velocidad inadecuada y las distracciones, por lo que para evitar accidentes y bajar el índice de siniestralidad, tanto los padres como los niños y conductores deben saber y cumplir las normativas antes, durante y después del trayecto.La normativa del transporte escolar dice básicamente que cada niño debe viajar en un asiento  y siempre sentado y si el 50 por ciento de los ocupantes tiene menos de 12 años, el autobús debe contar con un acompañante. Además, los autobuses dedicados al transporte escolar no podrán superar los 16 años de antigüedad y deberán pasar controles de ITV periódicas. Además, el autobús debe tener plazas para minusválidos y estar dotado de martillos rompe cristales así como de un botiquín de primero auxilios y extintores. El piso del vehículo no puede ser deslizante y los bordes de las escaleras deben ser de colores vivos.En cuanto a las salidas de emergencia, se tiene que poder leer de manera clara y visible, desde el interior y exterior, la expresión “Salida de emergencia” o “Salida de Socorro”. Las puertas del autobús sólo podrán ser operadas por el conductor, y la abertura de las mismas deberá ser señalizada con las luces de emergencia. Respecto al trayecto, la duración máxima del tiempo de viaje en cada sentido no debe exceder 1 hora. Los recorridos y las paradas deben estar previamente autorizados, y siempre debe circular a una velocidad 10km/h menor que la establecida en la vía. La obligatoriedad del cinturón de seguridadEn cuanto a los asientos, es importante resaltar el uso del cinturón. Todos los asientos deberán contar con cinturones de seguridad individuales (vehículos matriculados a partir de 2007) a excepción de aquellos que por su antigüedad tengan permitido no llevarlos. Ahora bien, si cuentan con asientos ubicados frente a huecos de escalera, o aquellos que no estén protegidos por el respaldo de otro, deben contar con un elemento fijo de protección y, si estos asientos van ocupados por niños de cinco a once años, los cinturones tendrán tres puntos de anclaje y dispondrán de cojines elevadores.Viajar en un vehículo particularCuando se trata de un vehículo particular, es imprescindible que los padres y madres sean conscientes para que el niño vaya correctamente sentado y sujeto con el cinturón de seguridad o con los sistemas de retención homologados. Según datos de la DGT, llevar estos dispositivos puede evitar 9 de cada 10 lesiones infantiles.Hay que recordar que por muy corto que sea el trayecto, es muy importante que todos los ocupantes del vehículo utilicen los sistemas de seguridad adecuados, ya que estos salvan vidas, y en caso de colisión, a una velocidad de 50 km/h, un niño de 20 kilos de peso que viaje sin ningún tipo de sujeción, se golpearía contra el parabrisas con una fuerza equivalente a 500 kilos. La seguridad está en manos de todos.

Foto de Uso correcto del GPS

Uso correcto del GPS

EDITORIAL

La comodidad en la conducción ha aumentado mucho en los últimos años gracias a los avances tecnológicos. Uno de los aparatos que se ha convertido en el aliado de los conductores es el GPS. Sin embargo, si no se usa adecuadamente puede transformarse en un gran enemigo. A continuación, explicamos varias pautas básicas sobre su manejo: REDACCIÓN GUÍA REPSOL (@GuiaRepsol)1. Uso responsableLa utilización del GPS siempre supone una distracción, por eso solo debe habilitarse cuando sea imprescindible para poder llegar al destino. Cuando se inicie una ruta con el navegador activado y se llegue a un punto en el que el conductor ya se sepa desenvolver, se debe apagar el dispositivo. Tampoco hay que sobrecargarlo con información y pedirle que indique la situación de lugares cuya situación es irrelevante para el viaje. 2. Programarlo antes de iniciar el viajeSiempre se debe introducir la ruta antes de iniciar el trayecto y con el coche parado. Si hay que manipular el GPS para cambiar algún dato lo ideal es parar en un sitio seguro como podría ser un área de descanso. Cuando se viaja acompañado debe ser el copiloto quien lo manipule. En este caso es necesario que el acompañante sepa configurarlo e interpretar los datos. De lo contrario el conductor tendrá que darle explicaciones sobre cómo funciona y se distraerá de la misma manera. 3. Ante la duda, hacer caso a las señales vialesSi se da una contradicción entre lo que ordena el GPS y lo que dicen las señales de la vía, siempre hay que hacer caso a las señales. A veces se dan fallos en el dispositivo, el mapa está obsoleto o, simplemente, puede que haya obras y se desvíe el tráfico por otra carretera. Para evitar algunas de estas confusiones se recomienda actualizar los mapas cada determinado tiempo. 4. Situarlo en un lugar correcto y en un soporte adecuadoSe debe colocar en un lugar en el que no obstruya demasiado el campo de visión. Lo correcto sería ubicarlo lo más abajo posible, ya sea a la izquierda o derecha, en la línea visual del conductor. Aunque mucha gente lo pone encima del parabrisas nunca debe situarse en este lugar.Además, tiene que ir bien sujeto, en un soporte adecuado para evitar que se caiga. No se debe llevar suelto en el asiento del copiloto, ni colocarlo donde haya un airbag. 5. Opciones que se deben habilitarLo primero de todo es activar la opción de navegación por voz, de esta manera se evita que el conductor aparte la vista de la carretera para fijarse en lo que indica la pantalla del GPS.También hay que tener en cuenta el momento del día en el que se vaya a utilizar. Aunque algunos GPS lo hacen de forma automática, es recomendable activar el modo noche a medida que vaya bajando la intensidad de la luz natural del día. En este estado el navegador cambia el brillo de la pantalla y hace que los colores contrasten mucho, haciéndose más visible.Si se quiere observar una ruta completa o contemplar un punto alejado del lugar en el que nos encontramos se aconseja activar la opción 2D. Cuando se prefiera tener una visión más detallada y realista se debe usar el modo 3D.

Aviso sobre uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros con fines estadísticos y publicitarios para mejorar tu experiencia de usuario. Si continúas, consideramos que conoces nuestra Política de Cookies y que estás de acuerdo con su uso. Continuar

Cerrar el tooltip