Historia de la Guía Repsol

40 años de Soles

40 años de historia de Guía Repsol: collage con varias guías
Una guía que ha acompañado a varias generaciones en la guantera de los coches.

Cuatro décadas después, la Guía Repsol permanece como máximo referente gastronómico en España. Estos son algunos de los hitos que ha apoyado desde sus páginas.

En 1979, la Unión de Centro Democrático de Adolfo Suárez arrasaba en las elecciones y España enviaba a la cantante Betty Missiego al festival de Eurovisión. “No es un año de afirmación como 1968 o 1989, sino de encrucijada, de posibilidades, un momento de revoluciones inciertas, un punto de inflexión en el que arrancaron cosas que aún están abiertas”, señalaba Carlos Guerra, comisario de una exposición celebrada en Barcelona y que consideraba el 79 un año vital para la historia del país. Fue un tiempo de cambios, de walkmans, de Francis Ford Coppola y su Apocalypse now, de The Clash y el London calling... Y el año en que arrancó una publicación llamada a cambiar el paisaje gastronómico nacional: la Guía Repsol.

Guía Repsol mapas
Una guía para no perderse por el camino y descubrir hasta el último rincón de España.

En una España sacudida por los vientos de renovación que llegaban del norte (con Juan Mari Arzak al frente), la Guía Repsol –que empezó llamándose La Guía del Viajero, popularmente conocida como Guía Campsa, un proyecto que muchos consideraban marciano–, no tardó demasiado tiempo en demostrar que la idea de crear una publicación que recomendara y premiara a los mejores restaurantes del país, era una misión necesaria. Así llegaron los primeros Soles: cuatro para 'Jockey' y 'Horcher' en Madrid y –por supuesto– el mencionado 'Arzak' de San Sebastián.

Con tres Soles aparecían templos gastronómicos que marcaron un antes y un después en lo de sentarse a la mesa: 'Zalacaín', 'Akelarre', 'El Molino' o un restaurante situado en una pequeña cala de Roses, en la Costa Brava, llamado 'Hacienda El Bulli'. Con dos Soles se listaban 49 establecimientos y 275 se hacían con un Sol. Además, se añadían “los recomendados”, con un total de 800 restaurantes a lo largo y ancho de la península.

Guía Campsa y Repsol de varias ediciones
La primera Guía Gastronómica y Turística Campsa salió al mercado en 1979. En 2009 pasa a llamarse Guía Repsol.

El 5 de julio de 1979, La Guía del Viajero recibía el espaldarazo de las instituciones y el título de “libro de interés turístico” por parte de la Secretaría de Estado de Turismo del Gobierno de España. Era la confirmación de que atreverse a tratar de aupar el talento gastronómico de un país famoso por su diversidad tenía muchas posibilidades de ser mucho más que una ocurrencia o un proyecto con fecha de caducidad. Nadie imaginaba dónde podía llegar, pero había espacio por recorrer.

La Guía exploraba terreno desconocido, ya que hasta aquel entonces pocos habían osado recoger en un solo lugar todas las corrientes gastronómicas de un país diverso, que se movía entre el peso de la tradición y el deseo de innovar. Así fue como un lustro después, en 1984, un joven cocinero llamado Ferran Adrià se metía en la Guía con 4 soles y plantaba la primera semilla de una carrera meteórica que le llevaría a reclamar el trono de la cocina mundial, rematado en 2003 cuando protagonizó la portada del suplemento de The New York Times: habían pasado casi 20 años desde que la Guía se sentara en la Cala Montjoi a disfrutar del que algunos consideran el mejor chef de todos los tiempos.

Guía Campsa 2005
Desde 1999, la 'Guía Campsa' en formato papel iba acompañada con un CD interactivo.

Como no solo de calificaciones y expertos puede vivir el hombre, la Guía Repsol parió el primer influencer cuando ni existía esa figura. Fue a finales de los años 80, cuando el escritor Camilo José Cela protagonizó una campaña en la que recorría España en busca de los mejores manjares. El más célebre de todos sus eslóganes, convertidos después en parte de la cultura popular de la época, era aquel en el que el autor de La colmena, sentado a la mesa, dialogaba con el dueño de un restaurante: “¿Unas gachas, don Camilo?”, le inquiría el propietario. “Si se empeña…”, contestaba Cela, guía en mano. Pocas campañas han tenido un efecto tan profundo como aquella, impacto que convirtió a la publicación en un referente imprescindible en un momento en que el papel lo era todo, mucho antes de la llegada de Internet, las aplicaciones y los teléfonos móviles.

Camilo José Cela, con sus míticos ‘spots’, se convirtió en un pionero de los ‘influencers’.

Las hermanas Rexach, propietarias del mítico 'Hispània' en Arenys de Mar, entraron en la Guía con tres Soles. Fueron las primeras mujeres en formar parte del elenco de la publicación, una señal de que los tiempos estaban cambiando y la confirmación de que la cocina en España no era un asunto exclusivo de hombres. Tampoco los Soles tuvieron un camino sencillo: cambiaron a tenedores, surtidores y –finalmente– volvieron al origen. De 4 Soles se pasó a 3 y se instalaron definitivamente no solo en el sector, sino en el lenguaje de los amantes de la gastronomía española como termómetro de calidad y fiabilidad.

Guía Repsol 2014
Además de mapas y restaurantes, la Guía también ha sido un libro inspiracional para viajes y rutas.

Llegados ya a un futuro en el que priman las nuevas tecnologías y celebrando 40 años de vida, muchas cosas han cambiado pero otras permanecen igual: Juan Mari Arzak sigue con sus Soles y parece que el tiempo no pasa por él (ni por su restaurante), Martín Berasategui encabeza la calificación de Soles gracias a un trabajo impecable y Dabiz Muñoz nos recuerda que no fue casualidad que fuera el cocinero más joven en obtener los tres Soles.

Guía Repsol 2018
La última edición en papel fue la de 2018.

La Guía Repsol es ahora un referente foodie (el lenguaje también ha dado muchas vueltas en cuatro décadas) y una publicación online que sigue viajando por todos los rincones de España en busca de las mejores mesas, el mejor pan, el mejor vino y –obviamente– las mejores gachas. Si se empeñan…

Te puede interesar...