COMER
VIAJAR
SOÑAR
La Guía
MAPAS
TU PLAN
Maleta

¿Vas a hacer un viaje?

Organiza los detalles con nuestro planificador y no te pierdas nada.

Empezar

Lleva a tus padres al Teleférico

Hasta el infinito y más allá

Desde hace 47 años, en las 80 cabinas ya vintage del Teleférico de Madrid han subido y bajado niños, que luego fueron padres y ahora les falta poco para llevar a sus nietos. Tiene la gracia de que en un pis pas pasas del centro de la ciudad a pleno campo. Los más pequeños se quedan pegados a la ventanilla con ese ambivalente vértigo de ir colgados mirando desde un plano de superioridad un paisaje de juguete. 


PILAR PORTERO (@pilarportero) / FOTOS: ROBERTO RANERO

 entrada telefericoEntrada al Teleférico por el madrileño paseo del pintor Rosales

“Por favor, llévame al Teleférico, anda, que no he ido nunca”. Pepe (9 años) hacía tiempo que imaginaba la sensación de observar con otra perspectiva todo lo que a diario contempla desde su metro y medio de altura e insistía a sus padres para hacer juntos el trayecto.

Sobrevolar autopistas, árboles, casas, gente, todo tan diminuto como si fuera parte de una maqueta, con ese vértigo de flotar a una altura suficiente, 40 metros, como para creerse un todopoderoso personaje de película que tiene al alcance de la mano un pequeño mundo que controlar.

 cabinas vintage en el Teleférico

Las cabinas esperan alineadas su puesta en marcha

El niño sube a la cabina del Teleférico

Pepe sube a la cabina del Teleférico mientras el encargado le sujeta la puerta

Su interés se había acrecentado desde que su abuela le contó que un señor de un pueblo que conocía, cuando subió hace muchísimos años al Teleférico –se inauguró en 1969- por primera y única vez en una visita a Madrid, se quedó sin dinero para comprar el ticket de vuelta y decidió regresar siguiendo los cables hasta la estación de salida en el paseo del pintor Rosales.

 la cabina sale hacía la Casa de Campo

Rumbo a la Casa de Campo

El niño mira por la ventana y se cruza con otra cabina

Pepe imaginando la vida de los otros

A pesar de que sus padres se hacían los remolones, Pepe les acabó convenciendo. “Vosotros ya habéis subido de pequeños, a mí también me gustaría probarlo”. Ellos pensaron que seguro que le encantaría ver el Palacio Real, la estación de Príncipe Pío, la ermita de San Antonio de la Florida, atravesar el río Manzanares y la M-30, hasta llegar a la Casa de Campo.

Vista del Manzanares desde la cabina del Teleférico

Ya vamos llegando al campo. Yuhu!

“Lo que más chulo me ha parecido es ir por el aire desde la ciudad y de repente, bajarte en medio del campo y ver unos columpios que ya están en mi lista de favoritos”.  En los 11 minutos que dura el trayecto no despegó la cara de la ventanilla de la cabina. Mientras sus padres le señalaban los lugares más destacados del recorrido, él elucubraba. “Cuando nos cruzamos con otra cabina, me fijo en las personas que van dentro y pienso cómo será su vida entera. En qué trabajan, en cómo es su casa... Seguro que a ellos les pasa lo mismo”.

 El niño en los columpios de la Casa de Campo

Un rato en los columpios hasta que sea hora de regresar

Vista de la montaña rusa del parque de atracciones

La montaña rusa del parque de atracciones es la tentadora vista que se encuentra uno al descender en la Casa de Campo

Cuando el encargado de ir dando salida a las cabinas le abrió la puerta hace un rato, explicó que entre semana se realizan unos 800 viajes al día y 3.000 los fines de semana. Teniendo en cuenta que en cada cabina, caben un máximo de seis viajeros, hay gente suficiente como para hacer una serie sobre sus vidas que dure años. Los días de diario la mayoría de visitantes son extranjeros pero el sábado y domingo los padres con niños ganan por goleada. 

Grupo de extranjeras sube a una cabina del teleférico

Un grupo de extranjeras dispuestas a iniciar el viaje

“A veces vienen parejas y uno de los dos lleva los ojos vendados” dice el encargado confirmando que Pepe no anda tan desencaminado al fantasear sobre los pasajeros que suben y bajan de las cabinas vintage con una cadencia de otra época.

Sala de mandos del Teleférico

Sala de mandos del Teleférico, con el atractivo de otra época

Fecha de actualización: 21 de noviembre de 2016

Comentarios

Aviso sobre uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y su experiencia de usuario de acuerdo a sus hábitos de navegación. Si continúa navegando acepta su uso. Más información aquí.

Cerrar el tooltip