COMER
VIAJAR
SOÑAR
La Guía
MAPAS
TU PLAN
Maleta

¿Vas a hacer un viaje?

Organiza los detalles con nuestro planificador y no te pierdas nada.

Empezar

El Mejor Rincón 2012

País Vasco

Cascada de Goiuri

Una ninfa y un espejo mágico dieron origen, según la leyenda, al vertiginoso salto que el río Oiardo pega en el noroeste de Álava, entre el parque natural del Gorbea y el bucólico valle de Ayala.

Un lugar de cuento, pero muy real.

El Oiardo es un riachuelo de la cuenca del Nervión que, con un caudal de sólo 340 litros por segundo –la décima parte que el Manzanares a su paso por Madrid–, ha excavado en la roca caliza, al lado mismo del pueblo de Goiuri, un vertiginoso barranco de 105 metros de profundidad, en el que se precipita formando una de las mayores cascadas de España. Para explicar este hecho aparentemente inexplicable, hay una leyenda que dice que hace muchos, muchos años, chapoteaba en estas aguas una ninfa, quien vivía feliz con un espejo que hacía realidad cuanto se le pedía, hasta que un pastor llamado Urjauzi se lo birló en un descuido.


Parish church of Delika
Iglesia parroquial de Delika, en el valle de Ayala.

REDACCIÓN GUÍA REPSOL (@GuiaRepsol)

Pero hete aquí que, al cabo de unos días, el hada sorprendió al ovejero sesteando bajo un haya a la vera del Oiardo, con el espejo pegado a los labios. “¿Quién eres tú, ladrón?”, le preguntó ella. A lo que él, todavía adormilado, respondió con un suspiro: “Urjauzi”. E instantáneamente se convirtió en este gran salto de agua, porque grande había sido su delito y porque urjauzi, en vasco, significa cascada. Para verla, sólo hay que andar 150 metros desde la iglesia románica de Santiago Apóstol, colarse a la derecha por una puerta giratoria y cruzar la vía del tren. Por cierto, que en el ábside de la iglesia hay esculpido un grupo musical. Debió de ser una broma del escultor: ponerles a tocar junto a una atronadora cascada.

Los poéticos verdores del valle de Ayala

Caballo en el valle de Ayala
Caballejo de la raza autóctona pottoka, en Delika, en el valle de Ayala.

Goiuri es la puerta de entrada al valle de Ayala: 140 kilómetros cuadrados de verdor regados por el joven Nervión, 45 pueblos de postal, miles de melenudas ovejas latxas y de musculosos caballejos pottoka, y viñedos los justos para que al aficionado al chacolí se le haga la boca agua. A 11 kilómetros de Goiuri se halla Delika, donde el Nervión, nada más nacer, se precipita por los paredones verticales de la sierra Salvada en un salto de 270 metros, récord nacional absoluto. Luego hay que visitar Orduña, villa medieval con plaza porticada, aduana neoclásica –hoy hotel-balneario– y una taberna, Belatz Gorri, cuyas tortillas de patata arrasan en los concursos de pintxos.

Palacio del canciller López de Ayala.
Palacio del canciller López de Ayala, en Kexaa (Quejana), en el valle de Ayala.

Y, por último, Kexxa (Quejana), pueblo en el que se conservan el palacio natal del canciller López de Ayala y el convento de San Juan, donde está enterrado en un rico sepulcro de alabastro el mismo que escribió: “Todas estas riquezas son niebla e roçío / honras e orgullos e aqueste loco brío: / échase hombre sano e amanesce frío, / ca nuestra vida corre como agua de río...” (Rimado de Palacio, hacia 1400).

data Ver mapa Cerrar mapa

No te pierdas...

Fecha de actualización: 23 de noviembre de 2016

Comentarios

Aviso sobre uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y su experiencia de usuario de acuerdo a sus hábitos de navegación. Si continúa navegando acepta su uso. Más información aquí.

Cerrar el tooltip