COMER
VIAJAR
SOÑAR
La Guía
MAPAS
TU PLAN
Maleta

¿Vas a hacer un viaje?

Organiza los detalles con nuestro planificador y no te pierdas nada.

Empezar

El Mejor Rincón 2013

Castillo de Davalillo

Castillo de Davalillo

Esta fortaleza, construida para defender la región de los ataques navarros, ofrece las mejores vistas de la Rioja Alta. Cerca está San Asensio, la cuna del clarete.

Visto desde los viñedos de San Asensio, el castillo de Davalillo parece una especie de barco navegando sobre un mar de vides. Se construyó en tiempos de Alfonso VIII, a finales del siglo XII o principios del XIII, para defender La Rioja de los ataques navarros. Dominaba (y domina) un gran meandro del Ebro y, con la vecina fortaleza de Briones, tenía la misión de repeler las incursiones que el enemigo podía efectuar con relativa facilidad a través del puente fortificado de San Vicente de la Sonsierra. Hoy puede parecer romántico habitar junto a un castillo en lo alto de un cerro. A los de aquella época debía de parecerles un cuartel.


Capilla románica del castillo
Vistas del interior de la capilla románica del castillo. (Imágenes cedidas por La Rioja Turismo).

REDACCIÓN GUÍA REPSOL (@GuiaRepsol)

El castillo de Davalillo tiene siete lados, torre del homenaje en el extremo oriental de la muralla en cuyo piso bajo hay una capilla románica. Más que la obra, lo que impresiona es el panorama que domina, pues ofrece una soberbia vista de los viñedos de San Asensio, Briones, San Vicente de la Sonsierra y otras poblaciones vecinas. Y desde la parte posterior, se ve el Ebro serpenteando por el fondo del valle, y amurallando el horizonte, la mole rocosa de la sierra de Cantabria. Al pie del cerro está la ermita de Davalillo, que fue la iglesia del pueblo homónimo.

San Asensio es la cuna del clarete, vino fresco, afrutado, de color salmón, que goza de gran predicamento en la zona, pese a no contar con ningún tipo de regulación ni de protección oficial. El domingo más cercano a Santiago (25 de julio), se celebra la Batalla del Clarete, en la que se arrojan 30.000 litros de este vino con todo tipo de armas pulverizadoras. Tiene lugar en el barrio de las Bodegas, cita inexcusable para las aficionados al buen comer y al buen beber.

Por su localización privilegiada,

se observa el paso del Ebro y la sierra de Cantabria

Viñedos de la zona
Imagen de los viñedos de la zona. Imágenes cedidas por La Rioja Turismo.

Estas bodegas, que ocupan cuevas de piedra, se han convertido en restaurantes donde, además de los caldos de la tierra, ofrecen las especialidades de la zona, mucho producto de temporada (espárragos, pimientos) y carnes y pescados frescos. Hay en el pueblo además un Monumento al Vino de Rioja, obra de cuatro toneladas y media de acero, diseñada por Ibarrola. Y un museo, el Centro Sensorial del Vino, dedicado al sentido de la vista. El Santuario de Santa María de la Estrella, antiguo monasterio jerónimo, es otro lugar que merece la pena visitar, y mucho.

data Ver mapa Cerrar mapa

No te pierdas....

Fecha de actualización: 23 de noviembre de 2016

Comentarios

Aviso sobre uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros con fines estadísticos y publicitarios para mejorar tu experiencia de usuario. Si continúas, consideramos que conoces nuestra Política de Cookies y que estás de acuerdo con su uso. Continuar

Cerrar el tooltip