COMER
VIAJAR
SOÑAR
La Guía
MAPAS
TU PLAN
Maleta

¿Vas a hacer un viaje?

Organiza los detalles con nuestro planificador y no te pierdas nada.

Empezar

El Mejor Rincón 2013

Castilla y León

Lago de Truchillas

Una hoya esculpida por los hielos en la sierra leonesa de la Cabrera esconde una de las charcas glaciares más hermosas y desconocidas de la península Ibérica.

Comparado con otros muchos lagos de origen glaciar que hay en Castilla y León, el de Truchillas es un perfecto desconocido. Esto es muy bueno para quien lo visita, porque puede disfrutar de este paraíso relajadamente. Es más fácil tropezarse aquí con una manada de lobos (que los hay) que con un grupo de senderismo.


Imagen desde una de las orillas del lago. (Imágenes cedidas por Senderismo Sermar).

REDACCIÓN GUÍA REPSOL (@GuiaRepsol)

Se encuentra en la Sierra de la Cabrera, en el suroeste de León, lindando con Zamora. Es un espejo grande como diez campos de fútbol (65.000 metros cuadrados), en el que se refleja el pico Vizcodillo, máxima altura de la sierra (2.122 metros). Un espejo de aguas tan cristalinas, que dan ganas de bebérselas, si bien hay que advertir que muy cerca mana una fuente, la de la Fermosina, más recomendable para el consumo humano.

Declarado monumento natural en 1990, el lago está rodeado por un denso matorral de brezo, retama y enebro rastrero. Monte abajo abundan las manchas de roble rebollo y, lo que es más singular y valioso, los bosquetes mixtos de abedules, tejos, acebos y serbales. La fauna que vive en el entorno del lago posee también un elevado interés ecológico. Prueba de ello es que en la misma zona habitan el lobo y el mamífero continental más pequeño y raro: el desmán ibérico. Tritones, salamandras, nutrias, comadrejas, águilas y como no podía ser de otra manera, truchas, son el resto de vecinos del lago.

Paraíso natural relajante,

Un espejo de aguas cristalinas.

Imagen de la iglesia de Truchillas
Imagen de la iglesia de Truchillas. (Imágenes cedidas por Senderismo Sermar).

Avanzando un kilómetro y medio desde la aldea de Truchillas, por la carretera que dirige a Sanabria, se encuentra el inicio de la ruta a pie que lleva hasta el lago. Son seis kilómetros de subida (unas tres horas), bien señalizada y sin más dificultad que la cuesta de Millín, o Costomillín, donde la senda serpentea por la antigua morrena del glaciar, empinada, pedregosa y rompepiernas. El lago aparece flanqueado en su orilla septentrional por el murallón que desciende del pico Vizcodillo, donde en invierno se forman unas bellas cascadas de hielo, idóneas para escalar en este elemento. Los caminantes con más fuelle pueden continuar hasta el mismo pico para mirarse en el espejo del lago como se miran las águilas y la nubes. Y para celebrar el logro, un homenaje con la gastronomía de la zona: hay truchas, claro, pero también habones que dan sabor y gran consistencia a la olla de San Antón.

 

data Ver mapa Cerrar mapa

No te pierdas.....

Fecha de actualización: 23 de noviembre de 2016

Comentarios

Aviso sobre uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros con fines estadísticos y publicitarios para mejorar tu experiencia de usuario. Si continúas, consideramos que conoces nuestra Política de Cookies y que estás de acuerdo con su uso. Continuar

Cerrar el tooltip