COMER
VIAJAR
SOÑAR
La Guía
MAPAS
TU PLAN
Maleta

¿Vas a hacer un viaje?

Organiza los detalles con nuestro planificador y no te pierdas nada.

Empezar

El Mejor Rincón 2015

Monasterio de Santa María de Irantzu

Monasterio de Santa María de Irantzu

La arquitectura cisterciense, elegante y austera, brilla en esta abadía fundada a finales del siglo XII. Su claustro gótico, una cocina de estilo medieval con una gigantesca chimenea y unas dependencias perfectamente conservadas nos introducen en una atmósfera de paz y reposo espiritual.

Escondido en el verde valle de Yerri, al pie de la sierra de Andía, está el monasterio de Santa María de Irantzu, una majestuosa abadía cisterciense erigida entre los siglos XII y XIV. Abandonado desde la Desamortización de 1835, el lugar fue reconstruido en 1942 y repoblado por monjes teatinos que habitan entre auténticas piedras vivas del monasterio, piedras con las que se puede (y es un placer) conversar. Quien prefiera el silencio, se aislará dentro del lavatorio del claustro gótico, que es la paz hecha fuente hexagonal. 


Claustro. / Cedida por: © Tierras de Irantzu.

REDACCIÓN GUÍA REPSOL (@GuiaRepsol)

A pan y agua

La visita guiada se inicia en el claustro y permite conocer dependencias tan curiosas como la cocina medieval con su gigantesca chimenea o las celdas de castigo en que monjes y conversos purgaban sus pecados con pan y agua. La sala capitular se conserva tal como fue construida a finales del siglo XII y la iglesia, de la misma época, resplandece con la luz que entra por sus bien dispuestos ventanales. Junto al monasterio hay un merendero del que parten varios paseos por el valle, como el que remonta el cañón del Irantzu, una ruta fácil que bordea las caprichosas formas que este río ha ido labrando en la roca caliza y sus pozas de aguas cristalinas.

Patxaran, gorrín asado y trufas

A 3,5 kilómetros del monasterio, río abajo, se encuentra Abárzuza, la cuna del patxaran, donde hay que parar para comprarlo y ver cómo se hace. Y siete kilómetros más allá, Estella-Lizarra, la Toledo del Norte. Ciudad medieval, crecida al arrimo del Camino de Santiago, Estella-Lizarra atesora numerosos palacios, como el de los Reyes de Navarra (único ejemplo del románico civil en la comunidad), la iglesia cisterciense de San Pedro de la Rúa y una buena cantidad de templos románicos: Santa María Jus del Castillo (ex sinagoga), San Miguel, Nuestra Señora de Rocamador…

El gorrín (cochinillo) asado es casi una obligación cuando se visita la comarca de Tierra Estella-Lizarra y la especialidad del restaurante Navarra. Otra estrella de la gastronomía comarcal es la trufa, que cuenta incluso con un museo en Metauten, a diez kilómetros de Estella-Lizarra. Aquí, además de ver la exposición, se puede comprar trufa fresca (la negra, de diciembre a marzo, y la de verano, de junio a agosto), en conserva o en compañía (aceite, foie, queso…). El museo organiza además paseos guiados por las truferas, exhibiciones de adiestramiento de perros para su búsqueda, recogidas de trufa en las plantaciones y degustaciones. Para dormir, podemos optar por el Hotel Tximista, una antigua fábrica de harina que hoy se ha convertido en vanguardista establecimiento hotelero que cuenta con todas las comodidades.

data Ver mapa Cerrar mapa

Fecha de actualización: 14 de noviembre de 2016

Comentarios

Aviso sobre uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y su experiencia de usuario de acuerdo a sus hábitos de navegación. Si continúa navegando acepta su uso. Más información aquí.

Cerrar el tooltip