COMER
VIAJAR
SOÑAR
La Guía
MAPAS
TU PLAN
Maleta

¿Vas a hacer un viaje?

Organiza los detalles con nuestro planificador y no te pierdas nada.

Empezar

El Mejor Rincón 2015

Monumento Natural los Barruecos

Monumento Natural los Barruecos

Peñas que parecen esculturas, más de un centenar de cigüeñas y las obras vanguardistas del Museo Vostell conviven en estos humedales de Malpartida de Cáceres, a dos pasos de la capital. Mejor maridaje entre naturaleza y arte, imposible.

Sobre las grandes peñas de Los Barruecos anida una de las mayores colonias de cigüeñas de Europa, tan numerosa que llenan con su extraña música (el castañeteo de los picos) todos los recovecos de este no menos extraño paisaje. Debajo de las peñas también hay que mirar, porque allí se esconden pinturas y grabados rupestres que atestiguan la fascinación que los hombres han sentido desde siempre por este pétreo lugar. Si en vez de granito, las rocas fueran de imán, no podrían atraer más al visitante, como si el paraje estuviera encantado.


Monumento Natural los Barruecos / Cedida por: Ayuntamiento de Malpartida de Cáceres. Autor: Gabino Cisneros
Monumento Natural los Barruecos / Cedida por: Ayuntamiento de Malpartida de Cáceres. Autor: Gabino Cisneros

REDACCIÓN GUÍA REPSOL (@GuiaRepsol)

Arte del hombre y la naturaleza

Una víctima de ese hechizo, la más famosa, fue el alemán Wolf Vostell (1932-1998), pintor, escultor, pionero de la instalación y el videoarte y figura destacada del movimiento Fluxus, una vanguardia artística de los años 60 que apostaba por la expresión interdisciplinar y la mezcla de materiales de distintos campos. Nada más contemplar este paisaje, en 1976, lo declaró “obra de arte de la naturaleza” y decidió crear allí un museo donde se combinan las creaciones naturales con las humanas. 

De las cuatro sendas autoguiadas que recorren el Monumento Natural de Los Barruecos, la más completa es la ruta azul, de dos horas de duración, que permite ver las peñas más curiosas, tumbas antropomorfas, un asentamiento romano, un poblado neolítico, grabados y pinturas rupestres y las esculturas al aire libre del Museo Vostell, incluida la impactante VOAEX, Viaje de (h)Ormigón por la Alta Extremadura, que no es otra cosa que el viejo Opel Kadett del artista cubierto de hormigón y empotrado contra un muro de ese mismo material.

Cáceres, monumental y gastronomía

A poco más de diez kilómetros está Cáceres, que es Patrimonio de la Humanidad y Capital Española de la Gastronomía 2015. Paseando por la ciudad vieja, veremos más cigüeñas en las torres de las iglesias y los palacios renacentistas. Y más arte moderno, el de la Fundación Helga de Alvear, una de las colecciones privadas más importantes de Europa. Otra experiencia vanguardista, pero ésta culinaria, es la del restaurante Atrio, uno de los grandes de España, con el cerdo ibérico presente en muchas de sus sofisticadas recetas y una bodega circular que atesora vinos casi imposibles. También es un hotel de diseño, obra de Tuñón y Mansilla, donde se duerme divinamente, entre sábanas de Frette, en el corazón medieval de Cáceres.

data Ver mapa Cerrar mapa

Fecha de actualización: 23 de noviembre de 2016

Comentarios

Aviso sobre uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y su experiencia de usuario de acuerdo a sus hábitos de navegación. Si continúa navegando acepta su uso. Más información aquí.

Cerrar el tooltip