COMER
VIAJAR
SOÑAR
La Guía
MAPAS
TU PLAN
Maleta

¿Vas a hacer un viaje?

Organiza los detalles con nuestro planificador y no te pierdas nada.

Empezar

El Mejor Rincón 2012

Cantabria

Playa de Covachos

Muy próxima a Santander, esta playa acantilada se transforma con la marea baja en un escenario de película de aventuras. Quizá, la más bella de Cantabria. Y, sin duda, la más entretenida.

Obra perfecta de la naturaleza

Si fuéramos Dios y nos viésemos en el arduo trance de tener que crear la playa perfecta, copiaríamos descaradamente lo que la naturaleza ha hecho en Covachos: una media luna de 500 metros con un arroyo precipitándose en cascada desde el acantilado que la rodea y con una isla conectada a ella durante la bajamar, y en la isla una gruta de paredes y techos afilados como cuchillos para que los niños y los no tan niños que se pasan el día jugando a videojuegos descubran el placer de vivir una aventura real y de salir por piernas cuando las olas estén ya tragándose el tómbolo.


Playa de La Arnía
Las crestas de roca caliza asoman en la playa de La Arnía, vecina de la de Covachos

REDACCIÓN GUÍA REPSOL (@GuiaRepsol)

Le haríamos un marco de verdes prados tachonados de azules carrasquillas y amarillas cascajas y, en lugar de un socorrista, pondríamos como guardián y único testigo de tanta hermosura a un halcón peregrino. Covachos está a 10 kilómetros al oeste de Santander, en Santa María de Bezana. La playa aparece señalizada, junto con la de La Arnía, antes de llegar a Liencres.

Farallones, dunas y surfistas

Dunas de Liencres
Pasarela de madera sobre las dunas de Liencres.

Vecina de Covachos, y su más directa competidora en belleza, es la playa de La Arnía, con sus crestas rocosas asomando sobre las aguas como aletas dorsales de gigantescas criaturas marinas. Más que para bañarse, es una playa para asomarse desde los acantilados y avanzar por el filo de los farallones hasta donde el interés y el vértigo de cada cual lo permitan. Se ven muchos aficionados a la geología, verificando la distinta dureza de las rocas que han dado lugar a este paisaje: calizas, más resistentes al oleaje, y margas, fácilmente erosionables. Costa Quebrada, le llaman.

Más hacia poniente, en la desembocadura del Pas, se descubre otro paisaje alucinante: las dunas de Liencres. Declaradas parque natural en 1986, son de las más extensas de la costa cantábrica, con una superficie total de 194 hectáreas, que también abarca un bosque de pinos marítimos. Se puede pasear a través de ellas por pasarelas de madera, que a veces desaparecen engullidas por estas montañas móviles. Y se puede caminar a su vera por la playa de Valdearenas: son dos kilómetros hasta llegar al Puntal, entre altas dunas y surfistas.

data Ver mapa Cerrar mapa

No te pierdas...

Fecha de actualización: 23 de noviembre de 2016

Comentarios

Aviso sobre uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y su experiencia de usuario de acuerdo a sus hábitos de navegación. Si continúa navegando acepta su uso. Más información aquí.

Cerrar el tooltip