COMER
VIAJAR
SOÑAR
La Guía
MAPAS
TU PLAN
Maleta

¿Vas a hacer un viaje?

Organiza los detalles con nuestro planificador y no te pierdas nada.

Empezar

El Mejor Rincón 2013

Navarra

Santa María de Eunate

Poco antes de llegar a Puente la Reina, la ruta jacobea enhebra esta perla románica que suscita pasiones y misterios por su insólita arquitectura y su aislamiento.

A pie, como el peregrino, o en coche, como el resto de los mortales. Da igual como lleguemos a Santa María de Eunate. Está aislada en mitad de un llano, a dos kilómetros largos de las casas más cercanas, en Muruzábal. El misterio de su soledad se acrecienta al descubrir su planta octogonal, indicio para algunos de obra templaria, lo que supone un potente reclamo para los amigos de lo esotérico, que vienen en manadas. Y como si todo esto no fuera ya suficientemente raro, la iglesia aparece enteramente rodeada por una galería porticada, como encerrada en un artístico corral de piedra. De ahí su nombre, ehun-ate: cien puertas, en euskera. Un nombre algo exagerado, porque son 33 arcos.


Capilla interior de la iglesia
Vista de la capilla interior de esta iglesia del s.XII. (Imágenes cedidas por Turismo Reyno de Navarra):

REDACCIÓN GUÍA REPSOL (@GuiaRepsol)

En la ruta tolosana del Camino de Santiago, poco antes de que esta confluya en Puente la Reina con la procedente de Roncesvalles, se alza desde 1170 esta insólita iglesia románica, cuyo origen no está nada claro. Algunos historiadores han especulado con la posibilidad de que fuera obra de los templarios y hospital de la orden de San Juan, mientras que la tradición popular asegura que fue una noble dama la que la construyó para yacer en ella, a modo de capilla funeraria.

Al margen de quién la edificara, el descubrimiento de enterramientos con la concha de los peregrinos evidencia su uso como cementerio de estos. Aunque también hay quien opina que pudo servir de faro para guiar a los caminantes, gracias a un fuego que ardía noche y día en su tejado.

Construída aislada en medio de un llano,

es una de las edificaciones mas bellas del Camino de Santiago.

Noche en Santa María de Eunate
Vista de noche de esta mágica iglesia singular y misteriosa. (Imágenes cedidas por Turismo Reyno de Navarra).

A ocho kilómetros, en Olcoz, se halla la iglesia de San Miguel, con una portada casi idéntica a la de Eunate. Cuenta la leyenda que el maestro cantero al que le habían encargado los templarios su construcción se enfadó mucho porque, en su ausencia, un gigante se le había adelantado, realizando la obra en solo tres días. El abad templario retó al cantero a ejecutar otra portada igual en el mismo plazo, hazaña que consiguió con la ayuda de una bruja, una piedra mágica y la luz de la luna.

La copia, sin embargo, tenía un defectillo: estaba invertida. La leyenda termina en el momento en que el gigante, al ver aquel clon imperfecto al lado de la puerta original, la que había hecho él, monta en cólera y le atiza tal patadón que la manda volando hasta Olcoz.

Y volando también es recomendable visitar la cercana Puente la Reina, tierra de vinos con denominación de origen, y probar uno de sus reconocidos claretes con, por ejemplo, pimientos de piquillo o de cualquier otra rica hortaliza de la zona. Y si es el último fin de semana de septiembre, mejor porque la localidad celebra su famosa feria.

 

data Ver mapa Cerrar mapa

Fecha de actualización: 23 de noviembre de 2016

Comentarios

Aviso sobre uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros con fines estadísticos y publicitarios para mejorar tu experiencia de usuario. Si continúas, consideramos que conoces nuestra Política de Cookies y que estás de acuerdo con su uso. Continuar

Cerrar el tooltip