COMER
VIAJAR
SOÑAR
La Guía
MAPAS
TU PLAN
Maleta

¿Vas a hacer un viaje?

Organiza los detalles con nuestro planificador y no te pierdas nada.

Empezar
TODO: Colocar aqui el texto como si fuera un ALT

Parque Nacional de Monfragüe

El último refugio del buitre negro

En pleno corazón de Extremadura y al abrigo del cauce del río Tajo, se esconde un edén de dimensiones y belleza descomunales. El Parque Nacional de Monfragüe, último refugio del buitre negro, es un paraíso más divino que terrenal. A su valor natural, apreciable a primera vista, se suma un importante componente histórico, ya que en este lugar encontramos tanto muestras de pinturas rupestres como restos arqueológicos prerromanos. Descubrirlo a través de cualquiera de sus rutas de senderismo es una de las mejores propuestas para disfrutar de la naturaleza extremeña.


Buitre negro del Parque de Monfragüe
Buitre negro del Parque de Monfragüe

REDACCIÓN GUÍA REPSOL (@GuiaRepsol)

Más de 18.000 hectáreas de naturaleza pura nos esperan en pleno corazón de Extremadura, en el triángulo formado por las localidades de Plasencia, Trujillo y Navalmoral de la Mata. Este inmenso bosque es hábitat natural de numerosos rapaces que han contribuido a prodigar por el mundo entero el carácter excepcional de este paraje. Y es que son numerosos los aficionados a la ornitología que acuden al reclamo del buitre negro, un ave de casi tres metros de envergadura que está en grave peligro de extinción y ha hallado en el parque su último refugio para vivir en libertad. Monfragüe, de hecho, posee la población más importante de esta ave en Europa. El águila imperial ibérica, el búho real, el mochuelo, la lechuza y la cigüeña negra son otras de las especies que podemos encontrar en la zona.

Para preservar intacto el hábitat de flora y fauna, el parque tiene restringido el acceso a una amplia extensión de zonas sensibles. Sin embargo, para compatibilizar su conservación con las visitas turísticas, existen itinerarios señalizados que nos permiten disfrutar del bosque.

Vistas desde el castillo de Monfragüe
Vistas desde el castillo de Monfragüe

El castillo de Monfragüe, señor de las tierras

Una de las excursiones más recomendables en la zona es la que nos lleva desde la parte baja de Villarreal de San Carlos hasta el castillo de Monfragüe. Su silueta, muy afectada por el paso del tiempo, domina el parque desde un elevado promontorio. La distancia es de algo más de 10 kilómetros, por lo que necesitaremos varias horas para completar la ruta. La excursión, digna de cantimplora y bocadillo, es fatigosa por la elevada pendiente pero sin duda queda compensada por la intensa belleza de la vegetación que nos acompaña a lo largo de todo el ascenso, que realizamos a la sombra de la sierra.

Ya en el recinto del castillo, donde aún se mantienen en pie restos de su muralla, podremos disfrutar de unas impresionantes vistas. Sus dos torres datan de época cristiana, está permitido el acceso a una de ellas, la Torre del Homenaje, de forma pentagonal y construida en el siglo XV; la otra está cerrada al público por su estado de deterioro. Debemos andarnos con cuidado porque quizás paseando por el castillo nos encontremos con el espíritu de la princesa Noeima que, según cuenta la leyenda, vaga eternamente tras ser castigada por su padre por enamorarse de un cristiano al que contó cómo acceder a la fortaleza.

Junto al castillo encontramos también una ermita, de construcción más moderna, que alberga a la Virgen de Monfragüe, una talla bizantina traída en el siglo XII desde las puertas de Jerusalén, en Palestina, por los caballeros cruzados.

Vista desde el castillo del Parque Nacional de Monfragüe
Vista desde el castillo del Parque Nacional de Monfragüe

Vistas espectaculares desde el cerro Gimio

Otro de los mejores lugares para contemplar el parque es el mirador de Collado, al que podemos llegar con otra excursión que parte también desde Villareal de San Carlos. El itinerario, de siete kilómetros, comienza junto a la carretera de Trujillo-Plasencia, donde encontramos la primera señal del recorrido. A través de un camino de eucaliptos, especie muy abundante por las replantaciones en las décadas de los 60 y 70, llegamos al arroyo de Malvecino y siguiendo el curso de éste, al encantador puente homónimo de madera y mampostería que lo cruza. Desde este punto comienza la ascensión por la ladera hasta el monte Collado, a su vez antesala del cerro Gimio. Podemos recuperar el aliento en el mirador del Collado, donde nos espera una impresionante panorámica. Desde el cerro, el paisaje enlazado con el azul del río Tajo -la zona conocida como Salto del Gitano- domina y embarga los sentidos.

Tanto para ésta como para el resto de rutas de la zona podemos solicitar información y mapas señalizados en el Centro de Información de Villareal de San Carlos.

Vista del Cerro Gimio
Vista del Cerro Gimio

Vestigios prehistóricos

La amplia variedad de fauna y flora no son los únicos tesoros de Monfragüe. En los numerosos "abrigos" que ofrecen sus montañas, se han descubierto más de 70 representaciones de arte rupestre, tanto en profundas cuevas como en pequeñas oquedades. En vivos colores rojos que se preservan hoy en día gracias al amparo de la sierra, aparecen representadas figuras antropomórficas, ídolos y animales. Un motivo más para recorrer y descubrir este increíble paraje extremeño.

Fecha de actualización: 13 de noviembre de 2016

Comentarios

Aviso sobre uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros con fines estadísticos y publicitarios para mejorar tu experiencia de usuario. Si continúas, consideramos que conoces nuestra Política de Cookies y que estás de acuerdo con su uso. Continuar

Cerrar el tooltip