COMER
VIAJAR
SOÑAR
La Guía
MAPAS
TU PLAN
Maleta

¿Vas a hacer un viaje?

Organiza los detalles con nuestro planificador y no te pierdas nada.

Empezar
TODO: Colocar aqui el texto como si fuera un ALT

Ruta de día

Alfarería, bodegas y un museo

Más que vinos

La Rioja sorprende por la gran variedad de actividades que podemos realizar durante todo el año. Cerca de su capital, además de bodegas encontramos la meca de la alfarería, con piezas artesanales y también un museo bastante peculiar.

Si disponemos de un día más, es buena idea dedicarlo a explorar los alrededores de la capital, pues en un radio de 15 kilómetros hay tres lugares que son un diez en la escala del más exigente viajero. El primero es el Museo Würth (www.museowurth.es), en Agoncillo, a 15 kilómetros al este de Logroño. Würth es una multinacional alemana que se dedica a comercializar “todo lo que sirva para fijar, unir, pegar y montar” y a fundar museos de arte contemporáneo en sus sedes, aunque éstas se encuentren, como es el caso, en un polígono industrial, el del Sequero. Tan sorprendente como el emplazamiento, es la calidad y la cantidad de la colección Würth: 16.000 obras de Munch, Picasso, Magritte, Moore, Warhol, Botero, Chillida… La colección española está centrada en cinco importantes artistas: Miquel Barceló, Richard Deacon, Miquel Navarro, Jaume Plensa y Manolo Valdés. La entrada (nueva sorpresa) es gratuita.


Otro sitio de las vecindades de Logroño que tenemos que visitar es Navarrete, un pueblo donde hay 11 alfarerías nada menos. Donde más autocares de turistas paran (por algo será) es en Alfarería Naharro. Ver a Antonio Naharro trabajando en el torno es como ver al mar haciendo olas: uno no se cansa nunca de mirarlo. Tampoco es nada aburrido pasear a caballo por los viñedos del lugar con los guías del Centro Hípico Navarrete (www.hipicanavarrete.com).

 Y para finalizar la jornada, en Entrena (a 14 kilómetros al suroeste de Logroño), está Finca de los Arandinos,bodega, hotel, restaurante y spa que ocupan un moderno edificio de color blanco, bajo y alargado, con grandes ventanales abiertos a los viñedos y a la sierra de Moncalvillo. Dos cosas nos dejan maravillados: los baños de las habitaciones diseñadas por David Delfín y la alta cocina del restaurante Tierra. Si se come en la terraza, el placer es mayor.

Fecha de actualización: 10 de octubre de 2015

Comentarios

Aviso sobre uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y su experiencia de usuario de acuerdo a sus hábitos de navegación. Si continúa navegando acepta su uso. Más información aquí.

Cerrar el tooltip