COMER
VIAJAR
SOÑAR
La Guía
MAPAS
TU PLAN
Maleta

¿Vas a hacer un viaje?

Organiza los detalles con nuestro planificador y no te pierdas nada.

Empezar

Suiza en Bilbao

Funicular de Artxanda: Swiss made

Funicular Artxanda

Construido en 1915 por la empresa suiza L. Von Roll, especialista en trenes alpinos, el funicular de Artxanda sigue siendo, casi un siglo después, la mejor forma (la más rápida, divertida y segura) de encaramarse al monte homónimo, cuya cima de 250 metros de altura ofrece una soberbia panorámica de la ciudad. Se divisa el emblemático arco sobre el estadio de San Mamés y se goza de una perspectiva distinta del reluciente Museo Guggenheim. También se entiende, viendo allá abajo Bilbao, encajonado entre montes, por qué le llaman cariñosamente el Botxo, el agujero. Arriba, además de la vista, hay terrazas y merenderos de restaurantes, como el Txakoli Simón (www.txakolisimon.com), paraíso del chuletón a la brasa.


REDACCIÓN GUÍA REPSOL (@GuiaRepsol)

El funicular ha sufrido varias reformas y tan sólo un accidente grave, en 1976. Recorre 770 metros, con una pendiente máxima del 44,98 por ciento, en sólo tres minutos. Parte cada cuarto de hora (laborables, 7.15-22.00 - festivos, 8.15-22.00 - 0,92 euros) de la calle Castaños, muy cerca del Campo Volantín, entre el Ayuntamiento y el puente de la Salve. Desde el Museo Guggenheim, hay un paseo de diez minutos hasta la estación inferior, cruzando el Nervión por el puente Zubi Zuri, de Santiago Calatrava.


Dirección: 

Calle Castaños s/n, Bilbao
Tfno: 944 454 966 
Web: www.bilbao.net/funicularartxanda/

(Foto: Miguel Fernandes)

 

Fecha de actualización: 23 de noviembre de 2016

Comentarios

Aviso sobre uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros con fines estadísticos y publicitarios para mejorar tu experiencia de usuario. Si continúas, consideramos que conoces nuestra Política de Cookies y que estás de acuerdo con su uso. Continuar

Cerrar el tooltip