COMER
VIAJAR
SOÑAR
La Guía
MAPAS
TU PLAN
Maleta

¿Vas a hacer un viaje?

Organiza los detalles con nuestro planificador y no te pierdas nada.

Empezar

En ruta con Antílopez

"Cuando vamos por la Ruta de la Plata nos encanta parar en el Mesón Juan Porro"

Antílopez en Gymage Lounge. Foto: Ismael Marinero

Con los Antílopez la carcajada siempre está cerca, incluso cuando menos te lo esperas. Este dúo de músicos procedentes de Isla Cristina nos revela los pormenores de sus giras, sus paradas de carretera obligatorias, una decena de restaurantes con sustancia y las claves del 'chiripop', su estilo personal e intransferible.


Texto: ISMAEL MARINERO

Se llaman Miguel Ángel Márquez y José Félix López pero cada vez más gente los conoce como Antílopez. Su desparpajo en directo y sus tres discos les han llevado, desde que se conocieron en un instituto de Isla Cristina haciendo ritmos con un estuche y cantando canciones de Kiko Veneno y Silvio Rodríguez, a agotar entradas allá por donde van, tener su propia sección en programas de radio y realizar apariciones estelares en El Hormiguero y Late Motiv. Una buena ocasión para verles en directo con la banda es el próximo 26 de mayo, en un concierto especial en la sala madrileña La Riviera.

En persona Félix y Miguel son todo un espectáculo acostumbrados, como están, a tomarse la vida a chiste y los chistes muy en serio. Nuestra cita con ellos es en la terraza del 'Gymage Lounge Resort', donde estaban los cines Luna, justo detrás de la Gran Vía. "Venimos por aquí de vez en cuando y se come bastante bien". El menú lo tiene todo: lentejas con chorizo y dorada al horno sazonado con anécdotas con la guardia civil, recomendaciones hosteleras de todo tipo y, sobre todo risas, muchas risas.

En La Cuchara de Rivas, en el espectáculo Rock & Food. Foto: AntílopezEn 'La Cuchara de Rivas' participando en la cena-espectáculo Rock & Food. Foto: Antílopez.

¿Sois muy exquisitos a la hora de elegir los restaurantes?

Félix: Depende de las circunstancias y la compañía. Pero mira, para que veas que nos hemos preparado la entrevista te hemos traído una lista bien surtida y de varias provincias. Recomendamos el restaurante sidrería 'As Cangas', un estupendo mesón asturiano en Vigo. En Madrid nos gustan mucho el 'Alfredo’s Barbacoa' y el 'Café del Río'. En Isla Cristina siempre vamos a 'El Manino' y al bodegón 'Abuelo Curro' en Bollullos del Condado, también en Huelva. Están muy bien el 'Ventorrillo Canario' en Sevilla, la 'Taberna Salinas' en Córdoba…

Miguel: A mí me gustan mucho el 'SíKim Café' de Figueres, el 'Bilbotarren Bazkuna Txoko' de Bilbao y 'MiSitio', frente al Mercado del Cabañal, en Valencia.

Félix: Hemos hecho los deberes, ¿eh?

¿Cómo os organizáis para las giras?

Félix: Nos gusta conducir. Al coche de Miguel le hicimos todos los kilómetros que pudimos y más, hasta que el cacharro dijo basta hace poco y no se pudo ni malvender. Lo reventamos. Hemos parado en todas las estaciones de servicio que te puedas imaginar. Encontrar la ruta más sencilla, más segura y más rápida es muy importante, pero también saber dónde parar para agilizar todo y comer bien. Cuando vamos por la Ruta de la Plata nos encanta parar en el mesón 'Juan Porro', en San Pedro de Mérida, porque hay un menú maravilloso.

Miguel: Ahora intentamos conducir menos por cansancio y porque desde Madrid hay más opciones de transporte.

Con el maestro chirigotero Selu, en Cádiz. Foto: AntílopezEn Cádiz, comiendo con el maestro chirigotero Selu. Foto: Antílopez.

Con tantos kilómetros entre pecho y espalda, os ha debido pasar de todo en la carretera.

Félix: Una vez nos equivocamos de salida en la autovía y se ve que nos estaba observando una pareja de la guardia civil. Empezaron a seguirnos, no sabemos muy bien por qué, y acabamos parando en un camino de tierra. Luego lo típico: salgan del coche, abran el maletero… Y lo teníamos lleno hasta arriba de cajas y cajas de discos de nuestro primer disco. "¿Qué es eso y por qué llevan guitarras?", nos preguntaron. Les estuvimos contando nuestra vida y al final les regalamos el disco. Se apuntaron las fechas de los conciertos y todo.

Miguel: Y eso nos ha pasado varias veces. La mitad de los guardias civiles de este país tienen nuestros discos porque se los hemos regalado nosotros.

En cuanto a los hoteles, ¿cuál es vuestro 'modus operandi' habitual?

Miguel: Buscamos sobre todo una buena relación calidad-pecio y cercanía a la zona del concierto. Si el hotel cumple los requisitos y hay que pagar un poco más, se paga porque al final te lo ahorras en taxis. Nos encanta, por ejemplo, el 'Hotel San Marcos', en Badajoz. Muy 'apañao', 'cuqui', detallista. Y también el 'Hotel Vincci Frontaura', de Valladolid, una pasada. Lo descubrimos la primera vez que fuimos a la ciudad y fue de la mano de J. J. Vaquero, que nos invitó por todo lo alto y, además, nos llevó a comer en familia al restaurante 'Aquarium Sabores', donde probamos un delicioso arroz con nécoras y vinos de la zona.

en la pastelería Dulce Lola de Barcelona. Foto: AntílopezEn la pastelería 'Dulce Lola', de Barcelona. Foto: Antílopez.

Con Madrid parece que tenéis una relación de amor-odio. La letra de 'Jurelillos de urbe' tiene ese punto contradictorio.

Miguel: Madrid es Madrid. Como cuando los jugadores se van de un equipo y dicen eso de que lo importante es el club. Madrid te usa y te tira. Yo al menos tengo esa sensación. Es especial porque la necesitas como lanzadera y por lo que se vive aquí, que es un ambiente de gente desesperada intentando llamar la atención de todo el mundo.

Félix: Madrid es el Cabo Cañaveral de los proyectos.

Miguel: Es una fábrica de solteros muy curiosa. Y lo que dice la canción: "hay muchos delirios de bajeza".

¿Tenéis algún secreto confesable?

Miguel: Yo estoy muy a tope con el planeta. Tengo semanas que no como carne, cuido de no gastar demasiada agua, soy un maniático de apagar las luces… pero cuando estoy en los hoteles me pongo un poquito emperador de Roma. Tampoco es gran cosa, pero enciendo la luz… y la dejo encendida. Me pongo el aire acondicionado a tope y me doy un pedazo de baño. Y al final me siento hasta culpable, como una monja cuando se come un bombón.

Selfie comiendo en Zaragoza. Foto: Antílopez'Selfie' en Zaragoza. Foto: Antílopez.

A vosotros que os gusta tanto trabajar con el lenguaje y buscarle las vueltas, ¿cuánto podéis tardar en hacer una canción?

Miguel: Eso depende. Hay canciones que salen de trabajarlas y otras que son un fogonazo y punto. Nada te garantiza que una vaya a ser un éxito y otra no. No le damos mucha importancia a las canciones en sí. Yo creo que las canciones nacen muertas, pueden estar en un cajón como una pila sulfatada o soltarla en el sitio y el momento adecuados y ser un éxito.

Decía Jean Paul Sartre que cuando sus libros empezaron a traducirse y eran leídos por personas para las que no los había escrito, empezó a fraguarse en él un otro yo, una personalidad más atrevida, menos insegura. Y eso nos pasa un poco, componemos sin fe pero ya tenemos la confianza y el escaparate para ser escuchados y por eso nos atrevemos a decir ciertas cosas.

Félix: Lo importante es la libertad de imaginar. Una canción puede estar terminada pero para nosotros es más importante la interpretación que hagamos de ella. Siempre intentamos buscar un enfoque nuevo o distinto.

Hasta el punto de que os habéis inventado una etiqueta para definir lo que hacéis, el 'chiripop'.

Félix: Eso es por hacerle el trabajo a las discográficas, más que nada, a ver si alguna se animaba a ficharnos. Aunque al final estamos mejor por nuestra cuenta, tenlo por seguro. Es una expresión que usamos para definir ese lenguaje que está en las letras y en la manera en que nos comunicamos y explicamos las cosas, que viene de la chirigota pero también de nuestra manera de pensar y ver el mundo.

Miguel: 'Canción de autor globetrotter' es la definición que me gustaba a mí. Esos tíos hacen lo que les da la gana, se divierten, a veces meten triples desde el medio campo y otras fingen lesiones, le echan un cubo de agua al árbitro… Eso es la gloria, jugar sin competir, porque si ellos quisieran estaban ahí ganando la NBA.

¿Os gusta sacarle punta a la realidad?

Miguel: Nosotros venimos de Isla Cristina, que se llama así por María Cristina de Borbón y Dos Sicilias, desterrada porque se había llevado parte del patrimonio. Así que fíjate tú de dónde viene todo lo que estamos viviendo ahora. Yo no puedo ponerle a eso la carita de alcalde nuevo y sonreírle a todo el mundo, no puede ser. Tenemos que hablar de lo que está pasando, no mirar hacia otro lado, pero a nuestra manera, claro.

¿Qué sorpresas nos esperan en el concierto especial de la Sala Riviera?

Félix: Vamos a hacer como el canal de National Geographic que, últimamente, cuando estrena algo lo anuncia como "estreno global que cambiará el destino del planeta". Algo así pero en concierto.

Miguel: Es un conciertito en el que intentaremos pasarlo bien, que venga el mayor número de amigos posible, gente con la que tenemos una relación de admiración mutua. Beyoncé quería venir, pero le hemos dicho que no. Estarán El niño de la hipoteca, Miguel Carrasco, Antonio Carmona, que ha sido el último que se ha sumado… Venirse, que lo vamos a pasar bien.

Fecha de actualización: 11 de julio de 2017

Comentarios

Aviso sobre uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros con fines estadísticos y publicitarios para mejorar tu experiencia de usuario. Si continúas, consideramos que conoces nuestra Política de Cookies y que estás de acuerdo con su uso. Continuar

Cerrar el tooltip