COMER
VIAJAR
SOÑAR
La Guía
MAPAS
TU PLAN
Maleta

¿Vas a hacer un viaje?

Organiza los detalles con nuestro planificador y no te pierdas nada.

Empezar

Bibliotecas para hacer turismo

Oasis urbanos de cultura

Apertura_Biblioteca Castilla y León, Valladolid. Foto: cedida

Gracias a ellas descubrimos el placer de la lectura, aprendimos a apreciar el silencio y nos tropezamos con escritores que nos hicieron más sabios y más curiosos. Seguimos nuestro particular periplo por aquellas bibliotecas españolas que merecen, al menos, una visita.


Biblioteca para Jóvenes Cubit

Encuentros con Jordi Serra I Fabra, en la biblioteca Cubit para Jóvenes, Zaragoza. Foto: FacebookDurante los Encuentros con Jordi Serra I Fabra. Foto: Facebook.

Este centro puede considerarse único en su especie ya que el edificio, su colección y sus servicios la convierten en el primer referente nacional de biblioteca para adolescentes. Está integrada dentro del complejo de la Azucarera del Rabal, una antigua industria que es ahora sede de múltiples organismos centrados en ofrecer información sobre emprendimiento, búsqueda de empleo, cultura y nuevas tecnologías.

El interior de este contenedor de libros ha sido diseñado por el arquitecto alemán Christian Schmitz y consta de dos espacios diferenciados: un cubo de cristal de tres plantas en el que hay acceso a la red, comicteca, hemeroteca, sala multiusos, acceso a documentos audiovisuales y electrónicos, y La Torre de los Libros con el interior acristalado, donde se encuentran los fondos bibliográficos (alrededor de 15.000 títulos) además de videojuegos o discos.

Mas de las Matas, 20, Zaragoza.

Biblioteca Pública Ricardo Magdalena

Biblioteca Pública Ricardo Magdalena. Foto: cedidaLa estructura de hierro es imponente. Foto: cedida.

Ricardo Magdalena (1849-1910) fue un importante arquitecto zaragozano que construyó un conjunto compuesto por tres pabellones industriales alrededor de un patio central, para la Exposición Aragonesa de 1885-1886. Un año más tarde, su uso se destinó a Matadero Municipal y hoy conforma el Centro Cultural Salvador Allende en cuyo interior se encuentra la biblioteca.

El establecimiento tiene sala de lectura y consulta, hemeroteca, área infantil, acceso a la red, sala multiusos y un programa de actividades muy variado. Es impresionante su fachada modernista, pero también su interior con una estructura de hierro creada por Averly, una de las fundiciones aragonesas más famosas y hoy en día clausurada.

Avenida Miguel Servet, 57. Zaragoza.

Biblioteca Pública Jovellanos

Fachada de la Biblioteca Pública Jovellanos, de Gijón. Foto: cedidaAquí se proyectó por primera vez cine en Gijón. Foto: cedida.

En el solar que hasta 1934 ocupaba el Teatro Jovellanos, donde se proyectó la primera película en Gijón en el año 1896, se levantó la antigua sucursal del Banco de España entre 1944 y 1950, según un proyecto de Luis Menéndez Pidal. En 1991, los arquitectos Manuel García y José Manuel Caicoya lo reconvirtieron para uso bibliotecario pero, en la remodelación, se respetó el exterior del Banco, de aspecto monumental y macizo.

La institución dispone de una  colección de 200.000 documentos (80.000 de ellos de libre acceso) para su consulta y préstamo en varios soportes; una sala con prensa diaria y revistas y acceso wifi en todo el edificio. Entre sus fondos destaca una importante colección de obras anteriores a 1900 y conserva parte de la Biblioteca del Ateneo Obrero de Gijón.

Calle Jovellanos, 23. Gijón. Asturias.

Biblioteca Pública Juan Compañel

Exterior de la biblioteca Pública Juan Compañel. Foto: Olalla LojoExterior de la Biblioteca Juan Compañel. Foto: Olalla Lojo.

La Casa de Pedro Román es una de las construcciones más emblemáticas de Vigo. Actualmente es sede de la Biblioteca Pública Juan Compañel pero, durante mucho tiempo, acogió las reservas de hierro dando a la finca el nombre alternativo de Edificio de Hierro. El clasicismo ecléctico del arquitecto Jenaro de la Fuente se aprecia en toda su fachada.

En su origen, cada planta del edifico tenía una decoración diferente porque estaba destinado a ser comercio en la planta baja y casino en la superior. Hoy el salón de baile del casino, que destacaba por su amplitud y elegante decoración, se ha convertido en la principal sala de lectura de esta biblioteca cuyo nombre rinde homenaje al editor de Rosalía de Castro.

La sede cuenta con sala infantil y juvenil, hemeroteca, salas de actividades y proyecciones, comicteca, sala con acceso a internet, zona de exposiciones… En definitiva, todo lo necesario para llenar de cultura la vida de los vigueses.

Rúa Joaquín Yáñez, 6. Vigo. Pontevedra.

Biblioteca de Cort

Interior de la Biblioteca Pública de Cort, en Palma. Foto: cedidaEstilo clásico y atmósfera solemne. Foto: cedida.

La Biblioteca de Cort es una de las más concurridas y famosas de la isla balear. Inaugurada en 1935, fue la primera biblioteca municipal de Mallorca. Su encanto radica en las columnas de hierro de la sala y en las paredes revestidas de estanterías de madera, lo que le da un aire solemne y clásico.

Su fondo inicial lo formaban unos 7.000 volúmenes procedentes, en su mayoría, de colecciones privadas. Actualmente, supera los 22.000 y está especializada en libros sobre la ciudad, además de  contar con un extenso fondo local de monografías, folletos, y publicaciones periódicas.

Plaza de Cort, 1. Palma de Mallorca.

Biblioteca Insular de Gran Canaria

Interior de la Bibliote Insular de Gran Canaria. Foto cedidaDe Círculo Mercantil y Palacete a Biblioteca. Foto: cedida.

El edificio original donde se levanta este centro cultural representa una de las mejores muestras de la arquitectura de los últimos años del siglo XIX. Construido por Fernando Navarro, ha tenido varios usos y reformas. Fue Círculo Mercantil y sede de un banco hasta que, en 1986, el Cabildo de Gran Canaria lo recuperó para albergar los fondos de la Casa de Colón, creándose en ese momento el proyecto de una Biblioteca Insular que abrió sus puertas al público en 1991.

En el año 2001 las autoridades decidieron adquirir la contigua Casa de Doña Úrsula Quintana Llarena, también conocido como el Palacete Romántico, construido por Manuel Ponce de León, con el objetivo de ampliar las instalaciones de la biblioteca. Tras la unificación, en 2013 se inaugura la nueva Biblioteca Insular de Gran Canaria convirtiéndose en un reclamo turístico de la zona Vegueta-Triana.

La biblioteca no solo guarda importantes documentos antiguos destinados a investigadores, sino que también cuenta con una importante selección de volúmenes actuales. Tiene también zona infantil y juvenil, comicteca, sala de estudio, acceso a Internet…

Plaza Hurtado de Mendoza, 3. Las Palmas de Gran Canaria.

Biblioteca Pública de Pamplona-San Francisco

Biblioteca Pública de Pamplona San Francisco. Foto: Adolfo LacunzaUna fachada que no pasa desapercibida. Foto: Adolfo Lacunza.

El edificio de La Agrícola, donde se encuentra la biblioteca, es uno de los más bonitos de la ciudad, considerado uno de los mejores ejemplos de la arquitectura ecléctica de Pamplona. Es obra del arquitecto Francisco Urcola y se construyó entre 1911 y 1912. Recibe el nombre de La Agrícola por haber sido la sede de la Sociedad de Banca y Seguros homónima que quebró en 1925.

A lo largo de su historia el edificio ha sido un Gran Hotel e, incluso, ha tenido diversos usos administrativos. Entre 1972 y 2011 acogió la Biblioteca General de Navarra, que más tarde se trasladó a Mendebaldea. Llama la atención del inmueble la fachada, que se caracteriza por el cromatismo, las esquinas redondeadas coronadas por cúpulas y el mosaico de motivos vegetales de su frente. La biblioteca ocupa la parte baja de La Agrícola, casi mil metros cuadrados, dedicados al placer de leer. Cuenta con hemeroteca, visuales y dos salas de lectura (infantil y juvenil y adulta).

Plaza de San Francisco, s/n. Pamplona.

Biblioteca Pública de Yamaguchi

Biblioteca Yamaguchi, Pamplona, charla Pedaleando. Foto cedidaUn pedazo de Japón en Pamplona. Foto: cedida.

Si eres amante de los animes este es, sin duda, tu paraíso. No solo porque lleva el nombre de un famoso parque de la isla asiática sino también porque cuenta con un Club de Lectura sobre Japón. Su aspecto, además, recuerda el futurismo de los cómics orientales, una construcción moderna, atractiva y transparente ubicada en un espacio privilegiado, junto a uno de los parques más concurridos de la ciudad, entre los barrios de San Juan, Ermitagna y Mendebaldea.

Ofrece préstamo a domicilio para todas aquellas personas con movilidad reducida, sección infantil, un amplio número de dvd's, cd's y revistas, así como una sección especial dedicada al cómic y a la cultura del país del sol naciente.

Plaza de Yamaguchi, 12. Pamplona.

Biblioteca Pública de Castilla y León

Biblioteca Pública de Castilla y León. Foto cedidaAntigua residencia real, hoy biblioteca. Foto: cedida.

Situada en el Palacio de los Condes de Benavente junto a la Iglesia de San Nicolás fue uno de los palacios más importantes de la ciudad. Escenario de Corte, sirvió de residencia a la familia real (a Felipe II en 1559 y a Felipe III en 1601), y fue lugar de nacimiento de la infanta doña Ana Mauricia, reina de Francia por su matrimonio con Luis XIII, y de la infanta doña María, hija de Felipe III y Margarita de Austria.

Su construcción comienza en 1515 y fue sede de las Cortes Generales y de los Reales Consejos. Sufrió graves incendios en 1667 y 1716. En 1847 lo adquirió la Diputación de Valladolid, que lo mantuvo como hospicio hasta la década de los 70 y, desde el año 1990 pasó a ser biblioteca pública. Entre sus múltiples servicios están los de hemeroteca, sala infantil y juvenil, préstamo a domicilio, acceso a internet, e incluso, visitas guiadas.

Plaza de la Trinidad, 2. Valladolid.

Biblioteca Pública de Burgos

Interior de la Biblioteca de BurgosFachada gótica e interior contemporáneo. Foto: cedida.

Lo más llamativo de esta biblioteca es cómo sus arquitectos, Andrés Celis y Jael Ortega, han conseguido unir sin estridencias un portal gótico con una construcción contemporánea. Para ello han creado un monolito aparentemente homogéneo, con una piel continua de vídrio serigrafiado. Esta envoltura reviste zonas opacas, transparentes y translúcidas, incluida, la fachada gótica único elemento conservado del primitivo Hospital de San Juan, construido por Simón de Colonia en 1479, que quedó totalmente destruido tras el incendio de 1949.

La institución guarda un importante fondo local y antiguo pero también tiene títulos recientes tanto para adultos como para niños y jóvenes. Cuenta con un importante fondo audiovisual amén de hemeroteca, libros electrónicos y acceso a internet entre otras muchas propuestas.

Plaza de San Juan, s/n. Burgos.

Biblioteca pública de Castilla-La Mancha

Biblioteca pública de Castilla La Mancha en el Alcázar de Toledo. Foto: cedidaEn la última planta del Alcázar, leer es una maravilla. Foto: cedida.

Este centro bibliotecario es considerado el más importante de la región y uno de los más destacados del país. Ocupa la última planta del Alcázar de Toledo, una fortaleza erigida por los romanos y modificada y adaptada por visigodos y árabes. El rey Alfonso VI, tras la conquista de la ciudad, fijó en ella su residencia mientras que Fernando III y Alfonso X consolidaron su estructura defensiva. La construcción medieval fue convertida por Carlos I y Felipe II en el gran palacio que hoy conocemos, para lo cual contaron con los trabajos de los arquitectos más famosos del momento como Alonso de Covarrubias, Juan de Herrera o Diego de Alcántara.

El edificio fue destruido por un incendio durante la Guerra de Sucesión y, en 1771, Carlos III lo cede a la Iglesia donde establece la Casa de Caridad. Sin embargo, el edificio es incendiado por las tropas de Napoleón en 1810. Tras ser reconstruido en 1882, en él se instala la Academia Militar General pero, otro incendio vuelve a destruirlo siete años más tarde. De nuevo será arreglado y se destinará al mismo fin hasta el asedio sufrido durante la Guerra Civil.

Sala de lectura de la Biblioteca de Castilla La Mancha. Foto: cedida Grandes espacios en el interior de la Biblioteca Pública de Castilla La Mancha. Foto: cedida.

Tras la contienda, albergó el Museo del Asedio y el Gobierno Militar pero, en 1998, la biblioteca se instaló en el edificio, adquiriendo una nueva condición de lugar para el encuentro, la cultura, la comunicación y el ocio. Consta de una importante colección de volúmenes antiguos indicados para investigadores, además de libros de consulta y ediciones modernas. En sus instalaciones hay sala de lectura y consulta, servicio de préstamo, acceso a internet, salas de exposiciones, etc.

Cuesta de Carlos V, s/n. Toledo.

Biblioteca de La Rioja

Fachada de la Biblioteca Pública de La Rioja. Foto: José Antonio FontánConvento, fábrica de tabaco y ahora, biblioteca. Foto: José Antonio Fontal.

Tiene su sede en el antiguo Convento de la Merced erigido durante la primera mitad del siglo XVI por la orden de los mercedarios de Logroño. Durante la ocupación francesa se convirtió en hospital militar. A finales del siglo XIX, el edificio se transformó en una fábrica de tabaco, testigo de la incipiente sociedad industrial de la ciudad. Con esta labor permanecería hasta finales de la década de los 70 del siglo XX.

En la actualidad, las construcciones levantadas al este de la iglesia y el claustro conforman el área total ocupada por la biblioteca y, aunque en su interior no se conserva ningún elemento de la antigua construcción, se respetó la estructura originaria de alas distribuídas alrededor de un patio central.

La biblioteca actualmente es un centro muy activo que programa múltiples actividades para mayores y pequeños. Guarda un importante archivo histórico y regional, además de cómics, películas y documentales, música, revistas, publicaciones y hasta libros escritos en otros idiomas.

Calle La Merced, 1. Logroño. La Rioja.

Fecha de actualización: 3 de mayo de 2017

Comentarios

Aviso sobre uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y su experiencia de usuario de acuerdo a sus hábitos de navegación. Si continúa navegando acepta su uso. Más información aquí.

Cerrar el tooltip