COMER
VIAJAR
SOÑAR
La Guía
MAPAS
TU PLAN
Maleta

¿Vas a hacer un viaje?

Organiza los detalles con nuestro planificador y no te pierdas nada.

Empezar

Los veranos de la Villa

Todo Madrid es un escenario

Los sorprendentes espacios elegidos para la programación veraniega de Madrid componen un mapa de la ciudad hecho de música, teatro y danza. Parques antes restringidos, edificios de ilustre pasado y calles con historia convierten Madrid en una gran ruta que recorrer mientras se alimentan los sentidos.


ISMAEL MARINERO (@ismarmed)

La música, tradicional apuesta de los Veranos de la Villa, sigue siendo protagonista, y de qué manera. Las grandes figuras tienen sitio este año en las paralelas Noches del Botánico, pero el programa dirigido por Maral Kekejian no se resiente. Poder ver y escuchar a Damien Jurado (21 de julio), cantautor de folk americano reconvertido en visionario del pop psicodélico, en un lugar tan especial como el Parque Quinta de los Molinos (San Blas-Canillejas), no tiene precio. Literalmente, porque es gratis.

De los tres escenarios habituales, todos en la almendra central, se pasa a 36, con más de medio centenar de actividades gratuitas (las de pago tienen un precio entre 3 y 12 euros) para disfrutar en todos los sentidos.

Almendros en flor en el Parque Quinta de los Molinos. Foto: Kus Cámara (CC)

No es el único parque público a descubrir: el concierto del Trío Ludwig (2 de agosto), conjunto de cámara de reconocido prestigio, tendrá lugar en el Jardín Histórico El Capricho de la Alameda de Osuna (Barajas), uno de los sitios más bellos y poco conocidos de todo Madrid. El paseo por sus caminos y veredas, el lago central o la visita al recientemente reabierto búnker del Cuartel General del Ejército Republicano en Madrid, merece mucho la pena. En la misma medida que la música de Mozart, Beethoven y Shostakovich.

El espectacular Jardín El Capricho de la Alameda de Osuna. Foto: José Javier Martin Espartosa (con Creative Commons)

Otro artista con repertorio clásico, pero de impacto mediático mucho mayor, es James Rhodes, el pianista-prodigio que ha sacudido el panorama de la música clásica con unas memorias reveladoras (Instrumental, editadas por Blackie Books). Tanta atención ha suscitado su recital que ha agotado las entradas. A pesar de eso, el concierto también invita a conocer de cerca la Fundación Francisco Giner de los Ríos, un edificio vanguardista de reciente construcción, obra del estudio español AMID.cero9, con un tesoro en forma de jardín en su interior.

El pianista británico James Rhodes. Foto cedida por los Veranos de la Villa

Algunas calles de Madrid también serán protagonistas en propuestas tan curiosas como una zarzuela itinerante, concierto en bicicleta que sirve para recorrer algunos de los lugares más característicos del género (de Callao a la Ermita de San Antonio de la Florida), o un paseo musical-gastronómico por el Poblado Dirigido de Fuencarral, uno de los ensanches de los años 50 olvidados por los madrileños y las administraciones pero de indudable valor histórico y arquitectónico. La calle Bailén, en esa zona peatonal ideal para pasear o contemplar la monumentalidad del Palacio Real, será el insólito escenario de una demostración de bailes de salón con orquesta, a la que están invitados a participar todos los transeúntes.

Panorámica del Matadero de Madrid. Foto: Matadero Madrid Destino

El ciclo de conciertos en el Teatro Circo Price sí recuerda al de ediciones pasadas. Por el escenario de este antiguo circo reconvertido en una de las salas mejor preparadas de la capital para acoger un concierto, pasará el pop aterciopelado de Tindersticks, la veteranía de Juan Perro y el jolgorio balcánico de Goran Bregovich. Ocasiones perfectas para, antes o después de los conciertos, recorrer la calle Argumosa de Lavapiés, sus bares, teterías, restaurantes y terrazas, a cual más recomendable.

El escenario del Teatro Circo Price. Foto: Facebook

Kiko Veneno y Martirio (29 y 30 de agosto) serán los encargados de cerrar la programación musical con conciertos gratuitos en el Auditorio Pilar García Peña de Hortaleza, un recinto al aire libre con una acústica privilegiada. Pero estos Veranos de la Villa son mucho más que música. Uno de los espectáculos más destacados de todo el verano en la capital es el que ofrecerá la compañía de danza Marie Chouinard en Matadero (24 de julio). Su inspiración es El Jardín de las delicias, de El Bosco, excusa perfecta para visitar la exposición del Museo del Prado dedicada al genio holandés o darse una vuelta por Madrid Río.

Kiko Veneno será uno de los encargados de cerrar el programa musical. Foto cedida por los Veranos de la Villa

Otras citas a considerar: una velada de circo, con taller de trapecio volante incluido, en el Parque Emperatriz María de Austria (24 de julio), El cuello de la jirafa, una propuesta multidisciplinar de la compañía gallega Matarile en el Teatro Daoiz y Velarde (3 de agosto) o una traca final la noche del 28 de agosto en el Parque Enrique Tierno Galván, con performance y fuegos artificiales. El fin de fiesta perfecto para celebrar un verano distinto en Madrid.

Fecha de actualización: 21 de noviembre de 2016

Comentarios

Aviso sobre uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y su experiencia de usuario de acuerdo a sus hábitos de navegación. Si continúa navegando acepta su uso. Más información aquí.

Cerrar el tooltip