COMER
VIAJAR
SOÑAR
La Guía
MAPAS
TU PLAN
Maleta

¿Vas a hacer un viaje?

Organiza los detalles con nuestro planificador y no te pierdas nada.

Empezar

Qué ver en Orellana la Vieja

Mostrando 8 de 8 resultados

Foto de La costa dulce de Extremadura

La costa dulce de Extremadura

EDITORIAL

Desde 2010, el gran embalse de Orellana, situado en la zona este de Extremadura, presume de la única playa de agua dulce de España con bandera azul. Un humedal de importancia internacional, zona especial de protección de aves y parte integrante de la Red Natura 2000. Todo un lujo natural con sombrillas, hamacas, veleros y toallas. Los más pequeños aprenden a amar el agua entre los brazos de los más experimentados. Foto: Manuel Ruiz Texto y Fotografías: MANUEL RUIZ TORIBIOFlanqueado por las sierras de Pela y la del Castillo, este brazo de agua de 37 kilómetros de longitud de cola termina en una presa cercana a Orellana la Vieja, una localidad de unos 3.000 habitantes que se convirtió desde hace más de medio siglo en el guardián de este entorno para el disfrute de bañistas, pescadores, ornitólogos y amantes de deportes náuticos.La Playa Costa Dulce de Orellana, siberiana y serena a la vez, es un oasis de ensueño en la provincia de Badajoz, la más grande de España. Construido en 1961, el embalse de Orellana fue uno de los hijos del Plan Badajoz, un conjunto de actuaciones ambiciosas que comenzaron a principios del siglo XX con el Plan Gasset y que finalizó bajo la dictadura de Franco, en la década de los 60 del pasado siglo.Sombrillas, toallas y hamacas en la orilla.La transformación y colonización para dotar de electricidad y regadíos a este territorio casi olvidado fue la causa que convirtió al Guadiana Medio en una sucesión de pantanos a su paso por Extremadura. Jamás hubieran pensado los tecnócratas de la época que este almacén de agua de 824 hectómetros cúbicos, aparte de producir 22 megavatios y regar las Vegas Altas, terminaría siendo la única zona de Extremadura, junto a las lagunas de Albuera, que goza del privilegio de la lista de humedales de importancia internacional establecidos en el Convenio Ramsar, como las emblemáticas Tablas de Daimiel, Doñana o el Valle del Ebro.Tampoco los habitantes de la zona imaginaban que su entorno fuera declarado zona especial de protección de aves (ZEPA) y a la vez ser incluido en la Red Natura 2000. Sombrillas, hamacas y toallas. Veleros, canoas y botes a pedales se asoman cada día a las aguas más limpias del país.Esta fue tierra de emigrantes a mediados del pasado siglo.Los más pequeños aprenden a amar el agua entre los brazos de los más experimentados, y los mayores recuerdan bajo la sombra de los eucaliptos sus años de emigrantes. "Si el Rin fuera el Guadiana no estaríamos aquí borrachos de nostalgias y cervezas, de vino no bebido", cantaba el extremeño Pablo Guerrero a los que tuvieron que marcharse de su tierra cuando todavía estaba seca.A pocos metros de esta playa de casi un kilómetro de largo, los más jóvenes del pueblo aprenden a navegar en el Centro Ibérico de Vela de Orellana la Vieja, demostrando que estas actividades no son patrimonio de los más privilegiados. Decenas de pequeñas embarcaciones amarran en el Club Náutico Municipal esperando a zarpar cada día y navegar entre sierras peladas.El embalse es conquistado por veleros en verano.Agua dulce y naturaleza se unen aquí para la práctica del carpfishing, una modalidad de pesca sin muerte de grandes carpas que encontró su Meca en las aguas de este paraje. Todo sigue siendo auténtico en la comarca a pesar de la presencia de los turistas que prefieren lo dulce a lo salado, que aman el sonido de los pájaros y detestan el ruido enlatado.La Canción del Guadiana, una de las composiciones del pianista que mejor ejecutó la obra Iberia de Albéniz, el orellanense Esteban Sánchez, se mete cada verano en este espacio azul intenso, en cada casa abovedada y en cada huerto, donde no falta un limonero ni un pozo antiguo de agua cristalina. Te puede interesar... España cuenta con más de 7.900 kilómetros de litoral con centenares de arenales para todos los gustos. Viajamos por diez de los más recomendables, por la belleza de sus paisajes y la calidad de sus entornos. Diez playas para no salir del agua La costa española cuenta con algunas playas oficiales y bien equipadas para poder darnos un chapuzón con nuestra mascota sin temor a multas municipales o quejas vecinales. Eso sí, son lugares que no se encuentran fácilmente. Por eso, seleccionamos los mejores enclaves 'petfriendly' del litoral donde poder lanzarnos al agua en compañía de nuestro amigo de cuatro patas. Playas muy caninas: ¡Al agua perros!

Filtrar por categorías

1


0


0


0


0


2


0


0


2


0


0


0


0


0


0


2


1


Aviso sobre uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros con fines estadísticos y publicitarios para mejorar tu experiencia de usuario. Si continúas, consideramos que conoces nuestra Política de Cookies y que estás de acuerdo con su uso. Continuar

Cerrar el tooltip