COMER
VIAJAR
SOÑAR
La Guía
MAPAS
TU PLAN
Maleta

¿Vas a hacer un viaje?

Organiza los detalles con nuestro planificador y no te pierdas nada.

Empezar

Bosques para toda la familia

11 paseos para perderse entre las hojas

Hayedos, bosques de castaños y arboledas de hoja caducifolia son algunos de los umbríos rincones que otorgan a esta época del año de una magia especial. Porque el otoño es color, luz y naturaleza en estado puro.


ALFREDO MERINO

No hay que buscar los bosques más conocidos ni los que tengan mayor grado de protección. Estos últimos suelen presentar problemas en su acceso y recorrido. La mayoría de los elegidos en esta ocasión son de muy fácil acceso, están casi al pie del aparcamiento. En algunos casos tienen centros de interpretación, cuya visita es muy aconsejable. Y todos cuentan con senderos aptos para todos los públicos.

Fragas do Eume, Pontedeume (A Coruña)

Es uno de los bosques atlánticos de ribera mejor conservados de Europa. A orillas del río crece un espectacular bosque de galería con chopos, fresnos, alisos y carballos. En su centro, el monasterio de Caaveiro, el lugar mágico de su foresta.

Un lugar mágico. Foto: Shutterstock

Castañares de las Médulas, Ponferrada (León)

Aunque este paraje es conocido sobre todo por los restos que dejaron las explotaciones de oro de los antiguos romanos, aquí hay un espectacular bosque de castaños, con ejemplares varias veces centenarios. A la búsqueda de castañas debe unirse la visita a una vieja y profunda galería excavada en la montaña.

Bosques de castaños entre minas. Foto: Shutterstock

Hayedos de Liébana (Cantabria)

El Parque Nacional de Picos de Europa es conocido por sus legendarias montañas, como el Naranjo de Bulnes. Bastante menos por sus bosques, aunque en su acceso por Potes, el valle de Liébana esconde a los pies de las paredes calizas bosques ancestrales. Rodean lugares como el monasterio de Santo Toribio de Liébana y son recorridos por caminos más hospitalarios y sencillos que los que llevan a sus cumbres.

Árboles ancestrales en el valle del Liébana. Foto: Shutterstock

Santuario de Urkiola (País Vasco)

Los hayedos que rodean este lugar tienen muy fácil acceso. Encontraremos cruceros, viejas calzadas e incluso una piedra de virtudes mágicas. En el Centro de Interpretación situado junto al santuario ofrecen detallada información de su naturaleza y los paseos por sus alrededores.

Un santuario perdido entre hayedos. Foto: Shutterstock

Señorío de Bertiz, Oronoz/Mugaire (Navarra)

Declarado Parque Natural, esta antigua propiedad privada es una apuesta segura que permite agradables paseos por un bosque maduro. Los abundantes regatos y nieblas añaden un plus a la magia otoñal de sus umbríos rincones.

Ideal para un paseo sin prisas. Foto: Shutterstock

Hayedo de Santiago, Cameros (La Rioja)

Situado apenas a 6 kilómetros de la localidad riojana de Munilla, en este espacio existen diferentes itinerarios que recorren el interior de sus bosques caducifolios. Uno de los más recomendables está en las cercanías del área recreativa de Zarzosa.

Un bosque caducifolio que merece una visita. Foto: Shutterstock

Parque Nacional de Ordesa, Torla (Huesca)

En los alrededores del aparcamiento del valle se extiende un fantástico bosque de hayas y otras especies caducifolias. Solo hay que seguir el camino principal hacia las cascadas para penetrar en su interior. El único inconveniente es el frío que suele hacer en este lugar.

Ordesa, siempre impresionante (y más en otoño).  Foto: Shutterstock

Montseny, Barcelona (Cataluña)

El parque natural más antiguo de Cataluña destaca por la variedad de sus bosques: encinares y alcornocales de las partes bajas, y hayedos, pinares y robledales en la montaña media. En el entorno del Centro de Can Casadas, en Santa Fe del Montseny, existe una red de senderos que recorren los lugares más interesantes de sus forestas.

Así es la naturaleza en el parque natural más antiguo de Cataluña. Foto: shutterstock

Cañón del Duratón (Segovia)

El tramo medio de este río castellano, catalogado como Parque Natural, es conocido en el mundo entero. Se trata de uno de los mejores ejemplos de bosques de galería. Un bosque de sauces, álamos, olmos, fresnos y alisos desborda el fondo del cañón. Por si fuera poco, en sus paredes vive la mayor colonia europea de buitre leonado. Imprescindible la visita del Centro de Visitantes en la antigua iglesia de Santiago, en Sepúlveda.

Uno de los mejores ejemplos de bosques de galería. Foto: shutterstock

Hayedo de Tejera Negra, Cantalojas (Guadalajara)

Hermano alcarreño del conocido hayedo de Montejo, este bosque de Guadalajara tiene la ventaja de que los recorridos no son guiados como los del espacio madrileño. Es decir, se hacen por cuenta de cada uno y aunque también hay límite de visitas diarias, es mayor que el de Madrid.

Mayor que el hayedo de Madrid. Y sin guía. Foto: shutterstock

Bosques de Ambroz (Cáceres)

El valle del norte de Extremadura que tiene su epicentro en Hervás, acoge un variado mosaico boscoso de castaños, robles, alisos, chopos y demás árboles de hoja caduca árboles que convierten a la comarca en un espectáculo escenario otoñal. Una red de senderos de 200 kilómetros descubre sus mejores rincones.

Todo un espectáculo otoñal. Foto: shutterstock

Fecha de actualización: 21 de noviembre de 2016

Comentarios

Aviso sobre uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y su experiencia de usuario de acuerdo a sus hábitos de navegación. Si continúa navegando acepta su uso. Más información aquí.

Cerrar el tooltip