Paisajes de película

¿Dónde se rodó La isla mínima?

La isla mínima.

De haber existido la categoría, La isla mínima también habría sido nominada al Goya a las mejores localizaciones. Y es que los paisajes que Alberto Rodríguez ha utilizado para su película, una de las más exitosas de 2014, no dejan indiferente a nadie. El Guadalquivir y sus marismas han proporcionado al director el aire de misterio e intriga perfecto para su thriller. Nos embarcamos en un delicioso viaje a través de los lugares donde se han rodado algunas de las escenas más espectaculares de esta particular isla.

Como un personaje más de la película. Así concibió Alberto Rodríguez los paisajes sevillanos que escogió para el rodaje de La isla mínima. De hecho, tenía antes las localizaciones que el propio guión ya que empezó a concebirlo tras visitar una exposición fotográfica sobre la zona. Aunque algunas escenas se grabaron en Sevilla ciudad, la mayor parte del rodaje se realizó 30 kilómetros al sur de ésta, en las marismas del Guadalquivir. Aquí encontró el director no solo el impresionante cauce del río sino también extensos campos de arrozales y zonas prácticamente desérticas, el atrezo perfecto para ambientar un crimen sin resolver en un pequeño pueblo de los años 80.  

La película arranca con unas espectaculares tomas aéreas del cauce del Guadalquivir y sus innumerables brazos al acercarse a la desembocadura, una imagen que incluso llega a recordarnos al mismo Amazonas. La mayor parte de las secuencias de arrozales se rodaron en Isla Mayor, un municipio de poco más de 5.000 habitantes y una de las puertas de entrada al Parque Nacional de Doñana. El pueblo está rodeado de campos de cultivo por lo que, cuando están inundados, da la sensación de ser una auténtica isla. Las marismas y las casi 40.000 hectáreas de cultivo que existen en ellas son, de hecho, una de las escenas más recurrentes de la película. Entre campos de espigas, arrozales y cultivos inundados de la zona se producen la mayoría de las secuencias de intriga. La escena de persecución final, se rodó concretamente en la playa de los Morenos de Isla Mayor

Escena de La Isla Mínima. / Atípica Films.
Escena de La Isla Mínima. Foto: Atípica Films.

Entre los muchos brazos del Guadalquivir, uno se convierte en protagonista del film, se trata del Brazo de los Jerónimos, por donde se adentran en barca los protagonistas para acceder a zonas intransitables desde tierra. Si somos aficionados al piragüismo, no podemos perdernos la experiencia de navegar por aquí, entre cañas y juncos. Por otro lado, el embarcadero en el que vivían con su familia las chicas desaparecidas, se encuentra en el municipio de Puebla del Río, donde también se rodaron las escenas del barco con la vidente Angelita. Y es que no todo se rodó en Isla Mayor, Carmona, Coria del Río o Dos Hermanas son otros de los pueblos de la zona donde se grabaron exteriores de la película, con la participación de casi 400 extras. En el término municipal de Las Cabezas, por ejemplo, se ambientaron las escenas de la feria que aparece al inicio de la película. En realidad, se trata del conocido como Poblado de Comtesa, un antiguo poblado propiedad de la empresa arrocera Herbas, que se construyó para dar alojamiento a los temporeros.  

Si nos acercamos a conocer esta zona de Andalucía en persona, no podemos perder la oportunidad de descubrir el Parque de Doñana, un auténtico paraíso para los amantes de la ornitología donde podemos disfrutar de un sinfín de rutas de senderismo y cicloturismo. No muy lejos de aquí tenemos también la famosa aldea del Rocío, a donde peregrinan cada año miles de feligreses. Aunque Rodríguez no pudo rodar en todos ellos, existen infitinos paisajes dignos de una película en la geografía andaluza. 

Te puede interesar...