COMER
VIAJAR
SOÑAR
La Guía
MAPAS
TU PLAN
Maleta

¿Vas a hacer un viaje?

Organiza los detalles con nuestro planificador y no te pierdas nada.

Empezar

Desde Entrepeñas a Molina de Aragón

Una ruta motera policromada

El Parque Natural del Alto Tajo, entre Cuenca y Guadalajara, es un bellísimo paraje para recorrer en moto. Sobre todo en otoño. Barrancos, embalses, simas, bosques y naturaleza en estado puro forman un escenario de lujo donde las tonalidades rojizas, marrones y ocres tiñen el horizonte que nos encontramos tras cada curva del camino. Todo un espectáculo.


ALICIA SORNOSA (aliciasornosa.com)

Nuestra ruta otoñal comienza en el Mirador del Embalse de Entrepeñas, donde haremos nuestra primera parada. Merece mucho la pena bajar de la moto y disfrutar de las vistas desde la plataforma hecha al efecto a la que se accede desde el jardín y parking del mirador. Con la retina cargada de color, continuamos el camino hacia Sacedón por la N320. Otra buena idea (si nos sobra tiempo) es acercarse hasta el Real Sitio de la Isabela y Baños de Sacedón, un lugar escondido por las aguas en el Pantano de Buendía (al sur del Embalse de Entrepeñas) que en los momentos más bajos de nivel se puede visitar e incluso pasear entre sus calles.

Rodando cerca del Embalse de Entrepeñas. Foto: A.S.

La historia cuenta que este pueblo, ahora bajo 30 metros de profundidad, disponía de un manantial ya regentado por los celtas. Su agua fue utilizado como fuente de salud por centuriones y plebeyos y como riego para los agricultores, hasta que la realeza lo descubrió y decidió construir, a petición de la reina Isabel de Braganza (esposa de Fernando VII) un lugar de retiro de la vida en la corte de Madrid. Capricho de una reina que no llegó ver su palacio terminado debido a su temprana muerte.

El otoño, todo un espectáculo natural. Foto: A.S.

Ya en el siglo XX, en 1950 los últimos habitantes de La Isabela tuvieron que abandonar el lugar. Ocho años después sólo quedaba agua. El caso es que el lugar fue tan importante durante su existencia que se construyó un camino real. Desde la Puerta de Alcalá en Madrid hasta el palacio distaban 19 leguas. Cada media legua se colocó una piedra a modo de hito que marcaba el camino. Hoy solo queda la de Villalbilla, a 6 leguas y media de Madrid. ¿Te atreves a buscarla?

En el interior de la Sima de Alcorón. Foto: A.S.

Después de este curioso lugar continuamos desde Sacedón nuestra ruta, que nos llevará a comer (esta vez un picnic) hasta un curioso lugar. El camino nos regala curvas y pinos, robles y chopos vestidos de otoño mientras recorremos la CM2015 hasta Villanueva de Alcorón. Por el camino, mientras circulamos por el barranco del río Hoz, somos testigos de una paisaje casi único en la península Ibérica: las piedras de arenisca, perfectas para aficionados a la escalada y el rapel.

Rodando entre bosques otoñales. Pura magia. Foto: A.S.

Este cañón labrado por el río Gallo cuenta en sus escarpes con la Ermita de la Virgen de la Hoz y una zona de escalada para todos los niveles. Si lo nuestro no es trepar por las paredes podemos dar un bonito paseo hasta la Ermita. Para ello hay que desviarse en el pueblo de Corduente y desde allí seguir las indicaciones. En el interior del barranco podemos dejar la moto en el parking específico y prepararnos para subir a los tres miradores, justo tomando la empinada senda que sale desde la Ermita.

Curvas y más curvas. Foto: A.S.

Tras este agradable paseo, arrancamos de nuevo la moto. Sin levantar mucho la vista del trazado y con las mirada impregnada de marrones, amarillos y rojos tomamos el desvío de la CM2101. El paisaje cambia a una carretera mucho más plana enmarcada por bosques de pinos. Esta vez el verde es el color que nos guía hasta la entrada de la Sima de Alcorón donde nos esperan unos amigos para comer algo ligero. Junto a la entrada de esta cueva erosionada por el agua, encontramos un refugio, barbacoas y varias mesas. Hay que estar atentos a los carteles de las pistas que asoman a la carretera para no pasarnos del que nos interesa y reza: “Sima de Alcorón” en una pequeña plancha de madera. Pese a que es una camino de tierra no hay de qué preocuparse, el lugar se encuentra a pocos metros y resulta sencillo acceder. Damos cuenta de los quesos y fiambres para bajar los 70 metros que hay hasta el pequeño embalse de agua filtrada de la sima. Vete bien abrigado, notarás que la temperatura desciende drásticamente.

Una parada imprescindible: Molina de Aragón. Foto: A.S.

De nuevo en la moto, unos pocos kilómetros más nos llevan al desvío de la CM2015 dirección Playa del Alto Tajo, otro lugar para descansar o dar un paseo, e incluso bañarnos si el clima lo permite (y no eres friolero). Para encontrarla, salimos desde Villanueva de Alcorón, por la misma carretera, hasta llegar a Zaorejas. A ocho kilómetros de aquí mas o menos encontramos el Puente de San Pedro,  justo donde el río salta dando forma a la “La cascada de la herrería”. El color del agua, cristalina y azul caribeño, resulta mágica. Aquí mismo hay una pequeña playa que se forma con la arena fina del río y que ofrece un tranquilo baño en pleno Río Gallo.

Unos pocos kilómetros más nos separan del pueblo fortificado de Molina de Aragón, según dicen el más frío de España. Antaño fue un lugar neurálgico entre provincias y muy rico debido al comercio que llegaba hasta sus puertas. Es una parada ideal para aprovechar a comer o tomar algo en alguna de sus terrazas. Desde Molina de Aragón por la CM210 volvemos a perdernos entre las curvas hasta llegar al Parque Natural del Alto Tajo.

Alicia junto a las mimbreras. Foto: A.S.

Pero el camino aún nos guarda más sorpresas ya que pasado Peñalén, cerca de Beteta, nos encontramos con otro accidente geográfico: La Hoz y Sumidero de Mata Asnos. Y aquí comienza (o termina) otra ruta mágica: la del Mimbre, que en otoño tiñe de rojo los campos de su labranza, regalando aún más color si cabe al paisaje. Los pueblos que la recorren ofrecen interesantes centros de artesanía para visitar. Desde Villaconejos de Trabaque a Priego, una localidad romana y monumental que se hizo famosa por el trabajo de la cestería de sus artesanos, la ruta continúa por Cañamares y la garganta del río Escabas, donde nos desviamos a la CM2023 para volver cerrando el círculo hacia Sacedón.

Preparada para seguir la ruta. Foto: A.S.

También puedes disfrutar de tu moto en estas rutas que te planteamos.


INFORMACIÓN PRÁCTICA

Km totales: 262

Tiempo: 5 horas

Para Visitar: Parque Natural del Alto Tajo, el balneario de Solán de Cabras, la ruta del Mimbre y sus pueblos.

No te puedes perder: Entrar en una tienda de artesanía y ver cómo fabrican las cestas de mimbre. Beber el agua de los caños de la fuente de Solán de Cabras o pasear por cualquiera de los pueblos del camino, todos con muchos siglos de historia.

Dónde dormir: La zona está llena de hoteles rurales, hostales con un precio correcto y restaurantes de kilómetro cero, productos de la región y de temporada. El Hotel los Ánades y el Real Balneario de Solán de Cabras son buenas opciones.

 

Fecha de actualización: 21 de noviembre de 2016

Comentarios

Aviso sobre uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y su experiencia de usuario de acuerdo a sus hábitos de navegación. Si continúa navegando acepta su uso. Más información aquí.

Cerrar el tooltip