Restaurantes en la A-5 y la A-66: dónde comer rico y barato

Sabor extremeño en la carretera

Toma nota: 'Bálamo', 'Sierra de Monesterio' y 'La Isla'...
Toma nota: 'Bálamo', 'Sierra de Monesterio' y 'La Isla'...

Ver más

Este camino que dibujan los Soletes de Carretera en la A-5 comienza en una marisquería en Madrid y termina muy cerca de la frontera de Portugal donde el bacalao es la especialidad. Entre medias: ricas tapas, buenas carnes y excepcionales embutidos para probar y llevarte a casa. 

# Madrid

Madrid

La marisquería 'Bálamo', a las afueras de Alcorcón (Madrid) y muy cerca de la A-5, sorprendió a los vecinos de esta localidad madrileña y ahora sorprende a todos los que paran a probar su pulpo al limón o su camarón salteado. Un local amplio y cuidado y una ubicación accesible hacen de este lugar una muy buena opción para comer antes de emprender el camino. 

# Badajoz

Badajoz

En la A-5, cuando llegamos a Montijo (Badajoz) hay que desviarse tan solo cinco minutos para llegar a 'Corral del Rey' y pedir su bacalao a la brasa. En el extrarradio de la capital pacense, suelen triunfar la casquería y los quesos de 'El Chupi'. Tampoco conviene olvidarse de pedir sus míticas chuletas de cordero empanadas. En la Autovía de la Plata, a su paso por Badajoz, nos encontramos en la salida 722 el restaurante 'Sierra de Monesterio'. Sus montaditos de jamón ibérico son soberbios y los platos con carnes de la zona, apetitosos. También en la A-66 aguanta el clásico 'Venta El Culebrín', rústica y taurina, se recomienda pedir carne a la brasa y comprar ibéricos de la zona. 

Un sitio que realmente merece la pena fuera de los circuitos habituales. Foto: Facebook 'Bálamo'
Un sitio que realmente merece la pena fuera de los circuitos habituales. Foto: Facebook 'Bálamo'
# Cáceres

Cáceres

Es la Autovía Ruta de la Plata la que fundamentalmente recorre la provincia de Cáceres, y un buen lugar para apuntarse es 'La Isla', en Plasencia: cuenta con una terraza agradable para desconectar frente al Júcar. En este rincón de desconexión se pueden probar platos de toda la vida con un toque singular. Las carreteras nacionales cacereñas también ofrecen opciones: en el 'Bar Díaz', junto a la N-521 y un par de kilómetros antes de entrar a Portugal, en el municipio de Valencia de Alcántara, sorprende el chef luso António Díaz. Allí destaca el bacalao en todas sus vertientes, también el arroz de marisco. Muy cerca de la N-110, destaca 'La Tenería': el cochinillo deshuesado y confitado, y el cordero relleno de ajetes, setas y chalotas emocionan al viajero en un restaurante al final del Jerte hacia Ávila. 

Ver más