Carreteras para perderse: De Cabezoás a Niñodaguia (66 km por la OU-508, OU-605 y OU-536)

Día 2: Obnubilados por el río Sil y el misterio de Santa Cristina

El balcón de Cabezoás está colgado sobre el río Sil
El tiempo se detiene sobre esta pasarela que cuelga sobre el río gallego.

Miradores para apreciar uno de los cañones más desconocidos de España, el del Sil, y un monasterio para visitar en soledad aguardan a la vuelta de cada curva en este segundo día de ruta por la Ribeira Sacra ourensana. Incluidos, esta vez, un castillo, muchas vacas y recuerdos típicos para llevarse un pedazo de esta tierra de vuelta a casa. 

CUADERNO DE VIAJE: CONSEJOS | COMER Y  DORMIRCOMPRAS | SELFIES 

Las vistas del Sil embelesan desde arriba atrapando al visitante y obligan a ir de mirador en mirador con la esperanza de encontrar en cada balcón una perspectiva diferente pero que siga enamorando. Por esta razón, la ruta arranca a escasos kilómetros de donde se acabó el primer día, en otro mirador, esta vez, uno de los más conocidos de la zona, el de Cabezoás en la carretera OU-508.

Vacas en las carreteras de la ribeira de ourense
Las razas autóctonas de vacas de Galicia nos acompañan en esta bucólica ruta.
# 1. Colgados sobre el cañón del Sil

1. Colgados sobre el cañón del Sil

Después de un copioso desayuno en el parador, el coche espera para dar de nuevo la bienvenida al día con el río gallego serpenteando a nuestros pies. Las montañas estriadas muestran caminos que sueñan con alcanzar el agua desde el Mirador de Cabezoás. Esta parada obligatoria, que se hace sobre su plataforma que casi flota sobre el cañón, permite realizar una de las mejores fotos de la ruta.

Mirador de Cabezoás colgado sobre el cañón del Sil
Las cámaras no descansan en este balcón sobre el cañón del Sil.

El tiempo pasa con la ida y venida de familias que se apiñan para conseguir el selfie o de amigas que se ayudan unas a otras para obtener una buena foto de perfil. Y, entre pose y pose, hay que reservar un momento para quedarse allí contemplando una panorámica que casi nunca aparece, afortunadamente para los que lo contemplan por primera vez, en los listados de los cañones más increíbles de España.

Vista del río Sil desde el Mirador de Cabezoás, donde se aprecia un catamarán en el agua.
Desde el Mirador de Cabezoás se obtiene una de las mejores postales del cañón del Sil.
# 2. El silencio de un monasterio

2. El silencio de un monasterio

En dirección al pueblo Parada de Sil los campos atraen la atención por la cantidad de vacas que rumian despreocupadas en los prados verdes. Jugamos a identificar las razas autóctonas de la ternera gallega, entre rubias y morenas, que le dan ese aspecto bucólico al itinerario. Después de pasar el pueblo de Caxide, un cruce indica la bajada al Monasterio de Santa Cristina de Ribas de Sil. El conjunto románico del Siglo X está ubicado en un bosque de castaños centenarios, en cuyos troncos huecos se esconden ofrendas que nada tienen que ver con la tradición cristiana. De hecho, antiguamente se confiaba a estos árboles la curación del raquitismo. Lejos de las creencias populares, actualmente, las cavidades se aprovechan para dejar a buen recaudo los aperos y los sacos durante la recolección de las castañas. 

Monasterio de Santa Cristina de Ribas de Sil
El bosque centenario que rodea al monasterio incrementa el hechizo que ejerce este lugar sagrado.

La iglesia está abierta durante unas horas al día, sin embargo, y pese a que llegar antes o después implique perdérsela, aconsejamos visitar el monasterio al amanecer o al atardecer. La soledad del recinto en esas horas termina de inundar el lugar de misterio y magia, como si antes hubiera poca. El silencio del bosque engulle al conjunto arquitectónico y atrapa al que lo visita en una burbuja temporal capaz de curar todos los males. Aquí la paleta de verdes, marrones y grises se desparrama sobre el paisaje poniendo de buen humor al más deprimido.

Detalles del Monasterio de Santa Cristina de Ribas de Sil (Ourense)
Resulta más interesante visitar el conjunto del siglo XV cuando los turistas desaparecen.
# 3. Los Balcones de Madrid en Ourense

3. Los Balcones de Madrid en Ourense

Para alimentar la fascinación que provoca el monasterio, nada como hacer a pie el camino que separa el lugar sagrado de los miradores con más historia de la Ribeira: Balcones de Madrid. Son dos kilómetros de caminata por el bosque. Si no se dispone de tiempo, regresar al coche y hacer el trayecto por carretera tiene el aliciente de poner al Sil de nuevo al borde del asfalto en un sinuoso recorrido de vértigo. 

Mirador Balcones de Madrid sobre el río Sil
Desde este mirador despedían las mujeres a sus maridos cuando se marchaban a Madrid.

Pasado el municipio Parada de Sil, hay un indicador hacia el siguiente punto de la ruta, que dispone de un aparcamiento amplio para los vehículos. Tras caminar unos 200 metros, volvemos a tener una nueva perspectiva del río Sil.  El Mirador de Os Torgás dejó de ser conocido con tal nombre hace mucho tiempo, cuando los gallegos tuvieron que emigrar para buscar un futuro mejor. Los caminos escaseaban y una de las formas más fáciles de salir de la región era en barca, navegando por río arriba para coger el tren en Monforte o abajo para hacerlo en Peares; cualquier de ellos con dirección Madrid, de ahí el nombre actual del mirador. Dicen que las mujeres venían hasta aquí para despedir a los maridos mirando al río.

Ahora, unas escaleras y unas barandillas de madera sobre las rocas que dan paso al cañón permiten relajarse viendo el paisaje y gozar de la panorámica olvidando totalmente las lágrimas que se debieron derramar aquí en épocas pasadas.

Vistas desde el mirador Balcones de Madrid
Entre las montañas que descienden hasta el Sil se descubren a veces los monasterios que pueblan estas tierras.
# 4. Un castillo con sabor a bizcocho

4. Un castillo con sabor a bizcocho

El regreso a la carretera es para llegar hasta un punto del itinerario muy distinto a los visitados hasta este momento: Castro Caldelas. Aunque haya que hacer más kilómetros, el trayecto que conduce hasta el pueblo de Cristosense da una opción diferente por la carretera OU-605 hasta la OU-607 que exime de regresar después por los mismos caminos. 

Castillo medieval en Castro Caldelas
Ya en la zona de Teixeira, nadie se resiste a visitar Castro Caldelas con su historia medieval.

El castillo de Castro, una fortaleza medieval del siglo XIV, atrae a los visitantes de la zona. Encaramado en lo alto del pueblo, no solo mira de reojo a los pobladores que tiene a sus pies sino a toda la Ribeira Sacra de este lado de Galicia. Dentro se puede visitar el Museo Etnográfico, la Torre del Reloj y la del Homenaje, pero quizás lo mejor es poder ver ese horizonte bien distinto. 

Entrada al castillo medieval de Castro Caldelas
En el castillo del pueblo se puede subir a varias torres y apreciar otra perspectiva de la ribeira.

Sin embargo, en este pueblo mueve más la gula que las ganas de acercamiento a la historia. Aquí un bizcocho de mantequilla, conocido como bica amantegada, es la reina indiscutible. "Antiguamente se preparaban en casa, las mujeres se encargaban de hacer bicas para las fiestas del pueblo", cuenta Miguel Álvarez de la 'Tienda do Grilo', que está en la plaza del pueblo con su terraza y su bar para sentarse a degustarla con un café con leche, un ColaCao o un licor café, como la toman los paisanos. 

Bica amantegada, dulce típico de Castro Caldelas
En Castro Caldelas es imprescindible probar su dulce típico: la 'bica amantegada'.

Este dulce engaña con su apariencia de bizcocho simple para deslumbrar después con su esponjosidad en la boca. Buena idea probarlas aquí, en su territorio, pero también lo es llevárselas para comerlas en casa y rememorar a través de su sabor lo dulce de la Ribeira Sacra. Eso sí, un consejo básico: "Si no tiene la costra por encima no es bica, que algunos venden imitaciones pero no tiene nada que ver", explica Miguel. Nueve euros cuesta la grande; y 5,5 euros, la pequeña. Souvenir o aperitivo, la bica es un deber en este viaje.

Miguel Álvarez de la 'Tienda do Grilo' de Casto Caldelas sirviendo 'bica'.
Miguel Álvarez, de la 'Tienda do Grilo', sirve la famosa 'bica' de su pueblo.
# 5. Un recuerdo tradicional

5. Un recuerdo tradicional

Antes de acabar la ruta siguiendo la carretera OU-536 dirección a Niñodaguia para conocer la cerámica de esta parte de la Ribeira Sacra, para los que se quedaron con hambre en el camino una parada el 'Restaurante Vilalongo', en la misma localidad, es una alternativa apropiada. Es un local frecuentado por los lugareños y el menú es variado y amplio. En otoño e invierno, una buena sopa para calentar el cuerpo nunca viene mal.

Dos clientas observan la cerámica tradicional de la Ribeira Sacra ourensana
En Niñodaguia las alfarerías cuentan con su propia tienda y taller abierto al público.

Dos monasterios más, el de Montederramo y el de Xunqueira de Espadanedo, darían para un par de paradas en el camino. Sin embargo, para nosotros se acabó el tiempo y vamos directamente a conocer la cerámica blanca y amarilla de la loza tradicional de aquí. A un par de kilómetros de Xunqueira, ya dirección a Ourense, llegamos a Niñodaguia. Hay un museo en el pueblo que se puede visitar, aunque lo más original es ir directamente a alguna tienda y descubrir cómo trabajan el barro en los propios talleres.

Fotomontaje de tres fotos con piezas tradicionales de la alfarería.
Las piezas de la derecha blancas y amarillas son las autóctonas de Niñodaguia.

Aparcar a la puerta de 'Alfarería Agustín' es muy sencillo. Está en la localidad, justo en un lateral de la carretera OU-536. Ni siquiera obliga a los interesados a desviarse de su ruta para llevarse un recuerdo de la región hecho a mano. Y con esto ponemos el broche final al viaje que iniciamos un día antes en Ourense.

Más en Castro Caldelas