Guillermo Esaín

En este rincón de Asturias, hasta el viento y el mar parecen inspirados. Juntos han esculpido una de las costas más oníricas del Cantábrico.