Bóvedas 'limpias de polvo y paja'

Los municipios turolenses de Alcañiz, Calanda, Ginebrosa, La Cañada de Verich, Belmonte de San José, La Mata de los Olmos y Valdealgorfa están dentro de uno de los secretos mejor conservados del Bajo Aragón y que dispone de sus rutas pertinentes: las Bóvedas del Frío. Se trata de unas construcciones unas veces excavadas en la montaña, otras enterradas aprovechando algún talud en el terreno, construidas en piedra durante los siglos XVII y XVIII. De planta circular con una leve inclinación para facilitar el desagüe, estas bóvedas, aunque distinta cada una, suelen medir unos cuatro metros de altura y tienen un techo abovedado. Allí se guardaba la nieve compactada y separada en capas por paja para facilitar su extracción durante los meses de marzo a noviembre. Este hielo se utilizaba tanto para medicina como para la conservación de los alimentos que llegaban desde el Mediterráneo. Cada bóveda tiene su historia, están iluminadas y una agradable locución nos cuenta su historia. De aquí viene la conocida frase "limpia de polvo y paja" que se refería al hielo limpio que se sacaba de estas antiguas neveras.

Contacto

Plaza de España, Alcañiz
Más información

Más experiencias en Alcañiz, Belmonte de San José, Calanda, La Cañada de Verich, La Ginebrosa, La Mata de los Olmos y Valdealgorfa

Planes Cercanos