La Fiesta de las Nabatas, que se celebra el tercer domingo de mayo, es mucho más que una celebración. Es un homenaje a una profesión ancestral y una llamada a que no se olvide la cultura que nació a su alrededor y pervivió durante cuatro siglos. Los nabateros eran transportistas fluviales que desde el siglo XVI bajaban en balsa las aguas del río Cinca llevando madera a las tierras bajas para vender las industrias manufactureras. Construían sus humildes embarcaciones o 'nabatas' durante todo el año en los pueblos del Sobrarbe y, ya por la primavera, emprendían un duro viaje que podía llevarles incluso hasta Tortosa, cerca de la desembocadura del Ebro. Los medios de transporte modernos y la construcción de embalses acabaron con el oficio, que desapareció definitivamente a mitad del siglo XX.

En los años ochenta, los viejos nabateros que quedaban decidieron retomar la tradición y sacarla del olvido. Desde entonces sus descendientes, ataviados con ropajes tradicionales, recrean el viaje desde su botadura en Escalona hasta llegar a Aínsa. Vecinos, curiosos y visitantes se unen finalmente en una fiesta de gran originalidad y encanto.

Contacto

Localización

Avda. Pineta, s/n 22363 Escalona, Huesca