{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Bagüés

Origen de la 'Capilla Sixtina’ del románico aragonés

Compartir

Rodeado de frondosos bosques de pinos y robles, en un paisaje prepirenaico de ensueño en la Comarca de las Cinco Villas, nos encontramos con el pueblo más pequeño de Aragón. Bagüés nos sorprenderá por sus pintorescas calles en las que se suceden casonas de piedra con ventanales de trazados románicos y góticos. De entre su patrimonio artístico destaca la parroquia de los Santos Julián y Basilea (siglo XI), de estilo románico lombardo. Hasta mediados del siglo XX, sus paredes albergaban unas impresionantes pinturas murales románicas que fueron trasladadas en 1970 al Museo Diocesano de Jaca. Considerados por los expertos como la 'Capilla Sixtina del románico aragonés', estos frescos pueden visitarse hoy en el museo jacetano.

En los alrededores del núcleo urbano de Bagüés se ubican otras dos pequeñas ermitas: la de la Virgen de la Paruela (románica), y otra dedicada a Nuestra Señora del Pilar (siglo XVII). Recorrer los senderos que atraviesan este rincón bañado por los arroyos de Feito y Val de Manzanas y con los Pirineos como telón de fondo es una experiencia inolvidable.

Localización