Cóbdar

Un pueblo acunado por su Piedra Blanca

1 / 10

Mostrar todas las fotos

Compartir

Compartir

Dice el historiador Antonio Sevillano que pocas postales hay en la provincia de Almería tan reconocibles como la de Cóbdar. “Una imponente montaña blanca acunando al no menos blanco caserío de callejuelas plenas de tipismo”, describe. El pueblo descansa, rodeado de pinares, en un alto valle de la Sierra de los Filabres. En su Cueva del Castillo se hallaron restos del Neolítico. Restos, esta vez árabes, persisten también en la cima de su Piedra Blanca. Y también restos, de una herrería del siglo XVIII, perduran junto al río. En el bien cuidado casco urbano destaca el monolito de bienvenida de la entrada; un edificio civil, la Terna de Cóbdar, y otro religioso, la Iglesia de Santa María, reconstruida en 1784.

Contacto

Localización