Orea

Orea

Información turística: 949836001

Web información turística

El pueblo está a 1.499 metros de altitud, lo que lo convierte en el municipio más alto de la provincia, en los límites con Aragón. Es tierra de ganaderos trashumantes. En el Alto Tajo, rodeado de frondosos pinares, esta localidad tiene un pasado interesante y lejano en el tiempo. Aunque su origen más seguro es el de la repoblación por vascos, navarros y castellanos tras la Reconquista y su dependencia del Señorío de Molina. Antaño hubo una fábrica y fundición de artillería, debido a la riqueza mineral de la zona, donde se fabricaban balas de hierro.

El visitante debe entrar en la iglesia de la Asunción, templo de piedra rojiza y espadaña triangular; y también ver la Casa Grande, ejemplo de las casonas molineras de los siglos XVII y XVIII. También se puede ver el pairón (especie de crucero, civil o religioso, típico de las entradas de los pueblos del Señorío de Molina) de las Ánimas, en sillar de arenisca rojiza, de época barroca.

Otros restos de interés son el castro del cerro de la Mezquita y un torreón del XV construido para defenderse del Caballero de Motos, auténtico terror de la zona en tiempos del Medioevo.

La llamada de la naturaleza es muy potente. Parajes como los de la fuente de la Canaleja, en el monte de la dehesa de Valdemalos; la fuente del Cerrillo Herrero, en la misma dehesa; y la fuente de la Jígara son lugares para el esparcimiento entre bosques, ríos y praderas. En las cercanías se encuentra el pico de la Gallina, de 1.800 metros.

Actualmente, los ganaderos de Orea trasladan sus reses (ovejas, vacas y toros de lidia) a la parte alta de Andalucía –zona de Bailén y La Carolina– y Ciudad Real. El traslado se hace en 21 días, dos veces al año, otoño y primavera, para salvar los meses de invierno y los calores del verano. Son uno de pocos ejemplos que quedan de trashumancia.

Planes en Orea

Ver todos