{{title}}
{{buttonText}}
1 /

Villanueva de la Jara

La grandiosidad de la arquitectura religiosa de la provincia

Compartir

Preciosa villa de La Manchuela que destaca por la cantidad de atractivos turísticos que ofrece al visitante. Con su bonita plaza Mayor renacentista como centro de la vida de Villanueva de la Jara y de sus edificios más notables. Destacan el ayuntamiento, del siglo XVI, declarado Bien de Interés Cultural, que conserva su arquería de medio punto; la Posada Massó, un precioso ejemplo de construcción renacentista también BIC; el palacete de Villa Enriqueta que combina modernismo y arquitectura neomudéjar y cerró la plaza dándole su forma trapezoidal; la Torre del Reloj o el antiguo Pósito.

Entre los templos sobresale la basílica de Nuestra Señora de la Asunción, declarada BIC y considerada uno de los mejores ejemplos de la provincia de finales del gótico en transición al renacimiento. Se cree que se construyó sobre el primitivo castillo del marqués de Villena, destruido en el siglo XVI. Tiene una sola nave y planta de cruz griega. En su interior cuenta con un bonito retablo en el altar mayor, barroco de madera dorada y obra de Francisco Montllor, en el siglo XVII. Las capillas del Cristo de la Llaga y de la Virgen del Rosario, una bonita portada con un gran ventana circular a modo de rosetón o una imponente torre de 75 metros de altura con el escudo pétreo de los Reyes Católicos son otros de los atractivos de la basílica.

Completan la visita por los edificios de culto el convento de Santa Ana, el de las Carmelitas o la ermita de San Antón. La iglesia de las Nieves es de cruz latina y alberga un bonito coro de madera en altura, un retablo barroco-neoclásico y una imagen gótica de la Virgen de las Nieves sedente, patrona de la villa.