Olivenza | Guía Repsol

Cuanto más se acerca el Guadiana a su fin más se le quiere. El amor a un río que ahora no es de nadie y es de todos, que habla en dos idiomas similares que sus peces entienden cuando van de una orilla a la otra.