Juan Thiems

Tras años nutriéndome de los valores de hostelería, hoy es el turno de inculcárselos a la fotografía. No sé lo que significa “aburrimiento". Creo en que la fotografía es el reto de conseguir activar cualquiera de los cuatro sentidos restantes a una imagen fija.

Lo que ha montado Begoña Rodrigo en el local donde se ubicaba 'La Salita' va de panes especiales y de rellenos cuidados, pero no de bocatas. Rodrigo pretende ser un referente en Valencia y con 'Farçit' está un poco más cerca de serlo.