Saray Encinoso

Vivo en una isla en medio del Atlántico, pero siempre estoy viajando. A veces con todos los sentidos y otras solo con la imaginación. Porque, como decía Kapuscinski, el viaje empieza mucho antes de que pisemos el destino y continúa mucho después. Pero, también, porque en un mundo hiperconectado encontrar lo genuino es un regalo que no quiero perderme.

Las Islas Afortunadas tienen muchos kilómetros de costa y un interesante número de chiringuitos con Solete en Canarias repartidos por el litoral. Cada uno tiene su idiosincrasia, pero todos suelen incluir en su menú papa arrugadas y una buena dosis...

No todo es playa en la costa tinerfeña, ni falta que hace. La isla más grande del archipiélago canario está salpicada de charcos y piscinas naturales que muestran su lado más genuino. Algunos han sido adaptados por la mano del hombre y otros...