Es por todos conocidos que Castilla es una tierra de grandes vinos. Muchos de ellos nacen de las bodegas Protos, las más importantes de la ribera del Duero. Nacieron en 1927 y solo dos años después ya habían conseguido la medalla de oro otorgada en la Exposición Universal de Barcelona. Entonces empezó a forjarse la historia de una bodega cargada de tradición, que refleja como pocas el crecimiento del sector vinícola e incluso del enoturismo en la provincia de Valladolid. Os invitamos a visitarlas por tres motivos: el vino, la arquitectura y el paisaje, ya que las bodegas están flanqueadas por el impresionante castillo de Peñafiel.