Las posadas existen desde hace siglos, cuando los viajes por la península eran de varios días y servían de lugar de descanso para viajeros e incluso animales. Actualmente son alojamientos que ofrecen mucho más que un alto en el camino y se convierten en el destino en sí mismos. Ubicados en edificios con valor histórico, tradicional o cultural, mantienen la esencia de antaño con las comodidades actuales.

Te puede interesar...