Parador de Cardona

La habitación 712

Panorámica Parador de Cardona. Foto: Paradores de Turismo.
Panorámica Parador de Cardona. Foto: Paradores de Turismo.

Hay que tener mucho valor, o poca fe en lo esotérico, para alojarse en la habitación 712 del Parador de Cardona. Eso sí, la habitación solo se ocupa a petición propia ya que, tras escuchar los relatos y reclamaciones de muchos clientes, la dirección del hotel decidió cerrarla al público, salvo por solicitud expresa. Seas testigo o no de sus fenómenos paranormales, visitar este Parador te dejará boquiabierto, no por su leyenda sino por su ubicación, en un impresionante castillo en lo alto de un promontorio.

A escasos 100 kilómetros de Barcelona encontramos uno de los hoteles más impresionantes de toda la red de Paradores de Turismo, un castillo que, por su ubicación y buen estado de conservación, nos transporta a la Edad Media en un abrir y cerrar de ojos. El recinto fortificado del siglo IX incluye, además, la torre Minyona y una iglesia, ambas del siglo XI. La ubicación de este impresionante castillo, en lo alto de un promontorio, nos regala unas espectaculares vistas del valle del río Cardener y del valle Salino, donde se encuentra una de las minas de sal potásica más importantes del mundo, actualmente inactiva pero que podemos conocer en visitas guiadas, una actividad muy recomendable. 

Salón interior del Parador de Cardona. / Cedida por: Paradores de Turismo.
Salón interior del Parador de Cardona. / Cedida por: Paradores de Turismo.

Todo en este castillo está cuidado al máximo detalle -mobiliario, alfombras, decoración…- para que, de un simple vistazo, tengamos la sensación de haber retrocedido 12 siglos en el tiempo. La propia arquitectura del edificio tiene un halo de cuento, con largos y estrechos pasillos, salas austeras, abovedadas, con arcos apuntados, viguetas de madera y elementos góticos. Todo ello, envuelto en un ambiente silencioso y solemne que se torna misterioso al llegar al ala oeste de la séptima planta, donde se encuentra la habitación 712.

 

Esta sala se mantiene siempre cerrada, a no ser que algún huésped se atreva a solicitarla. En los últimos años, los clientes que han pasado por esta habitación aseguran haber sentido en ella presencias extrañas. La mayor parte de ellos simplemente dicen que les ha costado conciliar el sueño o que han pasado una noche inquieta, otros sin embargo, mantienen que ha sido imposible dormir por el movimiento de muebles en la habitación superior, aunque ésta siempre ha estado vacía.

El personal de limpieza del Parador ha decidido acceder a la habitación de dos en dos, para estar acompañados en todo momento. Quieren evitar así estar solos ante algún fenómeno extraño como los que se han vivido en los últimos años, como encontrar todos los muebles juntos en el centro de la habitación u oír voces, ver un grifo abierto o escuchar ruidos cuando no había dentro ningún huésped. Algún cliente incluso mantiene haber presenciado alguna aparición fantasmagórica. 

Cuenta la leyenda que el origen de estos sucesos paranormales está en una triste historia ocurrida aquí en el siglo XI, cuando una joven cristiana, Adalés, se enamoró de un musulmán y fue condenada por su padre a vivir para siempre encerrada en la Torre Minyona, donde murió de pena. Su triste alma, aseguran, vaga todavía por la zona y se manifiesta en estos extraños sucesos que muchos han percibido en la habitación 712.

Patio interior del Parador de Cardona. / Cedida por: Paradores de Turismo.
Patio interior del Parador de Cardona. / Cedida por: Paradores de Turismo.

Sea cierta o no la leyenda, nos atrevamos o no a dormir en la 712, lo cierto es que no se puede dejar pasar la oportunidad de visitar este impresionante castillo. Alojarnos en él, además, nos permite conocer la villa medieval de Cardona, repleta de estrechas callejuelas y rincones repletos de encanto. 

Te puede interesar...