Nacimiento del río Miño (Laguna de Fonmiñá)

Nacimiento del río Miño (Laguna de Fonmiñá)

Dice la leyenda que bajo las sabias aguas de la laguna de Fonmiñá, aún resuenan las campanas de la iglesia de un pueblo sumergido en las profundidades. Sea cierto o no, lo claro es que su fondo es perfectamente visible. Esa cristalina lámina de cristal es considerada por muchos el nacimiento del río Miño, que comienza su andadura en unas tierras de verdes prados y densa vegetación. Sin embargo, en el municipio vecino de Pedregal de Irimia tiene otro nacedero. No importa el punto exacto. Lo relevante es que desde su origen le esperan 178 kilómetros por parajes gallegos hasta morir en al mar. Sea de una forma o de otra, el torrente de vida da sus primeros pasos en un lugar donde se respira tranquilidad. Por ello, la contemplación de la laguna de Fonmiñá es un himno a las sensaciones más profundas. El canto de los pájaros, el contacto del aire en la cara y las ondas del agua crean imágenes de ensueño. De ese modo, es una delicia recorrer todo su perímetro a través de la pasarela de madera. Durante el paseo, incluso veremos burbujas que indican que el agua brota de las profundidades. Vida en su máximo esplendor. En A Pastoriza, el Miño aún es adolescente. Poco a poco se convertirá en el río gallego con mayor sabiduría.

Contacto

43.224884, -7.320134
982332197
http://www.concelloapastoriza.es